Espada del Amanecer — Capítulo 90

Capítulo 90 – Me asustó hasta la muerte

 

EZ: 3/6


Tal como Gawain anticipó anteriormente, depender únicamente del colapso del acantilado y de las minas terrestres en todas partes no sería capaz de exterminar a esos monstruos por completo.

 

Por supuesto, si tuviera una mayor profundidad, un campo de minas más grande y cristales explosivos con mayor fuerza, eso no sería imposible de lograr. Después de todo, esos monstruos no tenían cerebro. Mientras hubiera suficientes minas terrestres, estaban obligados a pisarlas todas y luego volar todos juntos a los cielos. No obstante, como las condiciones no podían cumplirse, todo lo que se dijo(antes en su mente) fue en vano.

 

Todavía había monstruos que — por suerte o, mejor dicho, por la fuerza — atravesaban todos los explosivos y luego volaban hacia ellos aullando.

 

A este paso, cualquier vacilación y miedo se había disipado; los soldados habían puesto a prueba todos los nervios hasta el límite. En el momento en que se dio la orden fue cuando surgieron los centelleos y destellos del frío acero, y comenzó el inevitable combate cuerpo a cuerpo.

 

Los gritos de los humanos y rugidos de los monstruos se fusionaron en uno solo.

 

Esta fue la segunda vez que cruzaron espadas.

 

La vez anterior fue en el territorio de los Cecil que ahora había sido incinerado por un dragón. Los soldados de entonces estaban vestidos con un simple equipo de acero de mala calidad, usando armas completamente no encantadas contra las casi inexpugnables aberraciones con excepcionales habilidades regenerativas, pero esta vez, estaban vestidos con equipos mágicos(super gears) dejados atrás por una antigua civilización. Tenían escudos para protegerse, junto con lanzas y espadas encantadas. Por otro lado, el enemigo que tenían ante ellos había sido parcialmente volado en pedazos.

 

Aunque este era un campamento simple y llano, la situación real era mucho mejor que la vez anterior.

 

Una vez que se comprometieron entre sí, algunos soldados veteranos experimentados se dieron cuenta de esto. El equipo que llevaban puesto estaba dando un buen rendimiento que iba más allá de la imaginación contra las fuerzas causadas por las aberraciones. Los humanos ya no eran inferiores ante los monstruos y en su lugar eran capaces de luchar contra ellos de frente. Por lo tanto, después de que las líneas se balancearan un poco, se estabilizaron instantáneamente, e incluso comenzaron a forzar a los monstruos que salieron del campo de minas a volver a entrar(a este).

 

Sir Byron incluso se vio obligado a gritar desde atrás, “¡No vayan demasiado hacia adelante! No deben cruzar la valla — ¡cuidado con caer en las trampas ustedes mismos!”

 

Gawain derribó una aberración cuyo cuerpo entero se carbonizó por las explosiones. Se dio cuenta de que no había más suspenso en esta batalla. Incluso sin su ayuda, los soldados del campamento bajo la dirección de los dos caballeros eran suficientes para manejar a todos los enemigos.

 

Así que dio un suspiro de alivio y estaba a punto de regresar para ver cómo estaba Rebecca. Pero justo entonces, de repente se dio cuenta de que una docena de aberraciones en el lado este del campo de batalla se habían detenido en sus pasos de carga en la línea de defensa. Esos titanes sangrientos sin rostro parecían haber ‘olido’ algún olor que de repente levantaron sus cabezas al mismo tiempo y ‘miraron’ hacia cierta dirección.

 

Después de eso, se lanzaron ahí, ignorando completamente a las tropas de defensa rodeadas de poder mágico frente a sus narices.

 

Gawain vaciló por un momento antes de darse cuenta abruptamente de lo que había en esa dirección, ¡la carpa que albergaba la ‘esfera de rocas-alias huevo de dragón!’

 

¿Sintieron el aura de ese ‘huevo de dragón’? La atracción del ‘huevo de dragón’ para ellos era incluso mayor que la de los humanos vivos y el poder mágico?!

 

Estos pensamientos irrumpieron repentinamente en la mente de Gawain, y esta inesperada situación también lo dejó con un sudor frío. Inmediatamente le gritó a Rebecca, “¡Toma a tus guardias y sígueme!”

 

Entonces, sin esperar a que Rebecca respondiera, se puso en marcha y corrió a la tienda donde se guardaba la esfera de rocas.

 

Habían, por supuesto, soldados haciendo guardia alrededor de la tienda, pero debido a la escasez de mano de obra — junto con el hecho de que las aberraciones deberían ser fácilmente atraídas por la colección de auras de poder humano y mágico — la mayoría de su capacidad de combate se concentró en la línea de defensa en el lado suroeste del campamento. Los que quedaron atrás en la tienda del huevo de dragón eran simplemente un pequeño escuadrón de milicianos, y eran nuevos soldados que acababan de completar el entrenamiento. Dada su capacidad de combate, definitivamente no podrían detener a esos monstruos.

 

Pronto, esas aberraciones despejaron esa no muy larga distancia. Los soldados que rodeaban la tienda del huevo de dragón lo vieron desde lejos y se pusieron nerviosos, intentando formar una línea de batalla para enfrentarse a los enemigos, pero parecían totalmente desordenados.

 

Las extremidades de un soldado temblaban mientras mantenía su lanza a la altura, trabajando duro para recordar los pocos movimientos simples que finalmente había memorizado con gran esfuerzo en los últimos dos días. En ese momento, un sonido parecido al de una tela siendo rasgada vino de atrás de él.

 

Este soldado no se atrevió a apartar la mirada de esas aberraciones, pero no pudo evitar la tentación de mirar hacia atrás. Al final, no pudo contener su curiosidad por el sonido que había detrás de él y rápidamente miró hacia atrás. En el momento en que se volteó, sus ojos quedaron muy abiertos.

 

Vio que a unos diez metros de distancia, el toldo de la tienda que estaba originalmente atado se había abierto, y que esa enorme esfera de rocas con un diámetro de 1,5 metros estaba saliendo de entre los dos tolvas. En el siguiente segundo, se dio cuenta de que esta esfera estaba flotando en el aire.

 

Asociando esto a las extrañas características de esta esfera, el soldado instintivamente agarró su arma con más fuerza al mismo tiempo. Sin embargo, la esfera de rocas no tenía intención de atraer a los metales circundantes esta vez. Se balanceó de lado a lado por un momento después de salir de la tienda, y luego dejó escapar un grito con un sonido metálico, “¡¿Maldición, qué es esto?!”

 

Parece haber ‘visto’ esas aberraciones que se precipitaban hacia sí mismo.

 

Los milicianos responsables de vigilar la carpa notaron inmediatamente la actividad de la esfera de rocas entonces. Los monstruos que se precipitaban desde lejos y esta esfera de rocas que hacía ruidos extraños detrás de ellos tenían a estos soldados recién entrenados, que acababan de ser armados recientemente, en un estado de confusión. Ni siquiera el líder de su escuadrón sabía cómo hacer frente a la situación actual. Pero, justo en ese momento, vieron una figura alta y grande envuelta en un tenue brillo blanco que se acercaba rápidamente desde otra dirección.

 

Era Gawain que activó su carga de caballero, y siguiendo a Gawain estaba Rebecca y un pequeño escuadrón de soldados del clan.

 

Gawain vio la esfera de rocas flotando a la entrada de la tienda desde la distancia. Esta extraña escena casi lo hizo tambalearse y estrellarse en medio de la carga. Justo después, escuchó que la esfera de rocas dejaba escapar un ruido que le perforaba los oídos. “¡Ayuda! ¡Monstruos! ¡¿Qué está pasando?!”

 

¡¿Así que esta cosa puede hacer sonidos?!

 

Gawain estaba demasiado ocupado en ese momento para analizar qué era exactamente ese maldito ‘huevo de dragón’. Decidió dejar de pensar en una situación tan extraña. Después de eso, de repente puso fuerza en sus piernas. Con un salto de altura, lanzó una de las habilidades distintivas de un caballero, Champion Slash. (EZ: corte de campeón, se queda en ingles para que quede mejor)

 

Toda su figura estaba envuelta en una esfera blanca y cegadora en el aire. Llamas de energía de hasta mil grados centígrados repentinamente ardían en su longsword. Luego, aterrizó como un cometa que atraviesa el cielo, cortando despiadadamente la cabeza de un monstruo.

 

Este sangriento titán fue golpeado fatalmente por el Champion Slash. Fue instantáneamente cortado por la mitad en dos. Las dos mitades de su cuerpo no tuvieron tiempo de separarse completamente antes de ser quemadas por la alta temperatura en las cenizas dispersas. El impacto restante creado por la cuchillada continuó avanzando, dejando un profundo barranco.

 

Las aberraciones en los alrededores tenían sus sentidos perturbados por la repentina y poderosa energía de Gawain. Dudaron durante un tiempo en el lugar, en una ligera confusión. Mientras tanto, aprovechando esta oportunidad, Gawain rápidamente gritó a la esfera de rocas en la distancia. “¡Escóndete rapido! ¡Hay monstruos aquí afuera!”

 

“¡Maldición!” La esfera de roca dejó escapar un grito. “Con sólo una tienda que se derrumba con una bocanada, ¡¿qué sentido tiene esconderse?!”

 

Gawain de repente se hizo a un lado, evadiendo las garras afiladas de una de las aberraciones, y luego contrarrestó con un golpe del revés de su espada. Al mismo tiempo, una bola de fuego del tamaño de una cubeta pasó volando a menos de medio metro de él y aterrizó en otra aberración que intento un ataque furtivo, haciendo que la mitad de su cuerpo se inclinara hacia atrás.

 

Gawain aumentó su ventaja y acabó con este monstruo que había perdido el equilibrio. Por el borde del ojo vio que Rebecca llegó a la frontera del campo de batalla bajo la protección de los soldados. Ella levantó su mano izquierda en alto. Otra enorme bola de fuego tomó forma en su mano. Entonces lanzó esta bola de fuego; con sus dos manos agarrando su bastón, ¡se balanceó! Con un golpe, la bola de fuego fue enviada volando. “¡Lord Ancestro! ¡Te ayudaré a contenerlos!”

 

Jovencita, ¡es evidente que hay un problema con el uso de tu hechizo bola de fuego!

 

Pero, por el momento, Gawain no tuvo tiempo ni esfuerzo para preguntarle a Rebecca cómo había dominado exactamente su hechizo de bola de fuego, porque notó que las pocas aberraciones que habían delante se acercaban mucho a la tienda y a la esfera de rocas. Un soldado reunió su coraje y empujo su lanza en un intento de detener al enemigo, pero fue golpeado por una flecha de energía caótica liberada por otra aberración muy lejana. Toda su persona voló del golpe. Pero, aún quedaba un tenue brillo en su escudo, por lo que era poco probable que estuviera muerto.

 

Esa esfera de rocas que flotaba en el aire a menos de medio metro del suelo hizo un escándalo por temor. Se lanzó rápidamente, tratando de evitar que esas aberraciones se precipitaran en todas las direcciones. Pero, antes de que los enemigos se multiplicaran por diez, el espacio disponible para esquivar se hizo cada vez menor. Finalmente, cuando no había ningún lugar donde esconderse, esta esfera de rocas fue forzada a soltar un grito mezclado con un trineo metálico; entonces elevó la altura a la que flotaba a unos diez metros…

 

Gawain pensó que este bribón estaba a punto de volar directamente, pero perdió su impulso después de volar parcialmente y aterrizó como un meteorito que caía.

 

Con un fuerte ‘Boom’, un monstruo justo debajo de la esfera de rocas fue aplastado así. Esa aberración, que fue la más desafortunada, no tuvo tiempo ni siquiera de hacer un sonido antes de ser golpeada contra el suelo. El pozo recién hecho se hundió a al menos un metro.

 

Al igual que cuando atrajo a los tres soldados anteriormente, ni siquiera el empujón de Gawain fue capaz de hacer que esta esfera de rocas se moviera ni un centímetro. Este era su verdadero peso.

 

No mencionemos que Gawain se tambaleó, incluso la esfera de rocas misma estaba aturdida.

 

Pero los monstruos de alrededor no se quedaron quietos. Sólo podían sentir a la presa ante sus ojos. Por lo tanto, una vez que la esfera de rocas aterrizo, se lanzaron de nuevo hacia adelante.

 

La esfera de rocas volvió a emitir un grito e intentó relanzarse hacia el cielo, fallando una vez más y estrellándose contra un enemigo en el suelo por segunda vez.

 

Gawain agitó la Espada de los Pioneros en su mano. De repente sintió que no parecía necesario que se precipitara tan urgentemente para salvar el día.

 

Incluso si era realmente el día del juicio final, este huevo loco podría no estar en problemas…

 

Los soldados que se habían apresurado y los milicianos que se quedaron alrededor de la tienda sólo pudieron ver esta divertida escena con miradas extrañas. Esa esfera de rocas (que se sospecha que ser un huevo de dragón) chillaba de miedo mientras aplastaba a todos y cada uno de los monstruos invasores ya muertos en el suelo. Mientras que las descerebrados aberraciones se alineaban como niños de calabaza salvando al abuelo[1], lanzándose hacia adelante uno tras otro.  Hasta que sólo quedaban los tres últimos monstruos, Gawain de repente se dio cuenta de que la altura de ‘despegue’ de la esfera de rocas era de menos de dos metros. Inmediatamente desenvainó su espada y se adelantó, eliminando a los últimos enemigos.

 

La esfera de rocas que había matado una docena de aberraciones salió lentamente de la pila de monstruos. Ahora estaba a sólo diez centímetros del suelo, evidentemente agotada. Después de confirmar que ya no quedaban enemigos, finalmente dio un suspiro de alivio. “Maldición, eso me asustó hasta la muerte…”

 

Gawain: “…”

 

Notas

[1]Referencia a la trama de la serie de televisión “Hermanos Calabash” donde siete niños fueron en sucesión para salvar a su abuelo pero todos fueron atrapados


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

4 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x