Espada del Amanecer — Capítulo 89

Capítulo 89 – Detonación

 

EZ: Titulo Corregido con una de las sugerencias de Ulric

2/6


La explosión iniciada por los cristales mágicos de poder y los explosivos en la Tierra eran dos cosas totalmente diferentes. A pesar de que el resultado final de ambos sería magníficos fuegos artificiales, el proceso fue muy diferente. El último era una reacción química rápida y violenta, mientras que el primero, por su propia naturaleza, era un proceso mágico.

 

Por ende, la detonación de los cristales de poder mágico no tenía una demanda estricta en su empaque; tampoco era particular sobre el recipiente utilizado. Tampoco tenía requisitos para ser cargado en una cámara. Pero en lugar de eso, requería que todos los cristales de almacenamiento se colocaran dentro del alcance del círculo mágico explosivo; requería precisión en el propio círculo mágico explosivo, así como la alta calidad y compatibilidad de los materiales conductores mágicos; también requería que la cantidad total de poder mágico almacenado en los cristales estuviera llena.

 

Y en la situación en la que se daban todas estas condiciones, su poderío complacería a cualquier persona que controlara la explosión.

 

Todo el acantilado quedó cubierto por una cegadora luz blanca. Dentro del rango de exposición de los círculos mágicos explosivos, cada grieta y abertura llena de cristales comenzó a producir una violenta explosión de poder mágico. Las aberraciones que se habían amontonado y comenzaron a subir por la pared del acantilado cayeron en una confusión momentánea debido a la abrupta desaparición de su objetivo. Después de eso, ‘el arte explosivo’, que repentinamente les afectó, los destrozó…

 

Lamentablemente, Heidi, que fue arrastrada al reino de las sombras por Amber, no estaba destinada a ser testigo de tal espectáculo.

 

El colapso del acantilado desencadenó una reacción en cadena. Las rocas sobre el camino que no eran lo suficientemente estables también se soltaron en el violento terremoto. Las rocas y masas de tierra se derramaron sobre ellos como un torrencial aguacero, y esos sangrientos titanes fueron sucesivamente enterrados bajo estas rocas y tierra que caían. Entre ellos, un buen número fueron aplastados en ese momento y ahí, gruñendo mientras se disolvían en la niebla elemental, que transpiraban continuamente.

 

Para cuando el desmoronamiento terminó, cerca de la mitad de los monstruos aún estaban vivos. Algunos de ellos estaban fuera del alcance del derrumbe, mientras que otros simplemente no murieron por el impacto. Esas aberraciones especialmente fuertes volcaron casualmente las rocas y el suelo que las cubría y se arrastraron temblorosamente fuera de los escombros. La magia primitiva liberada por sus compañeros que los rodeaban reparó rápidamente sus miembros andrajosos. En el breve momento de unas pocas respiraciones, los monstruos que tenían sus miembros destruidos por el impacto habían recuperado el 70-80% de su movilidad.

 

Las auras de Heidi y Amber habían desaparecido. Pero, los monstruos que sobrevivieron se recuperaron del caos y giraron sus cabezas hacia el norte una por una.

 

Habían ‘olido’ otra aura, un poco más lejos, pero en gran número. Ahí había un gran número de humanos vivos, así como magia activa.

 

Las aberraciones no tenían nada parecido a la moral. La estimulación del aura de su ‘presa’ los empujaba a una excitación primitiva y maníaca. Los sangrientos titanes avanzaron, lanzando a sus compañeros que fueron reducidos a carne desgarrada y huesos aplastados detrás, y cargaron hacia los caminos del norte como hienas que olían sangre.

 

Luego se adentraron en el campo de minas que se extendía por todas partes en las colinas y llanuras.

 

El sonido de la explosión y el colapso que se produjo en la Cordillera Oscura fue como el estallido de un trueno. Se podía oír claramente incluso desde el campamento. Una pizca de conmoción no pudo evitar que surgiera entre los soldados que estaban listos para el combate al oír esos fuertes ruidos. Pero justo después, fueron suprimidos por los retumbos de Sir Philip y Sir Byron.

 

Contrariamente al humor de sus soldados, Gawain suspiró de alivio cuando escuchó la explosión. Hubo una explosión, lo que implicaba que al menos el primer paso del plan fue un éxito.

 

Con Amber coordinando con ella ahí, la seguridad de Heidi debería estar garantizada. Al escuchar continuos estruendos mezclados con los sonidos de las explosiones, pudo confirmar que el colapso del acantilado también ocurrió como lo había planeado. Luego, posteriormente, esperaría a que esos monstruos descerebrados fueran volados al cielo uno por uno.

 

Más de diez minutos después, otra explosión sonó finalmente desde las montañas.

 

Eran ruidos completamente diferentes a los de la primera explosión — eran un poco más débiles, pero continuos. Una sonaba casi cada pocos segundos — como si hubiera dos magos con sólo el hechizo de bola de fuego lanzándolas el uno al otro (mirada de reojo a Rebecca) — y esos sonidos se acercaban cada vez más. Al principio, venían de las profundidades de las montañas, pero pronto, se escucharon cerca del paso de la montaña.

 

Gawain casi podía imaginar la imagen de esos monstruos corriendo hacia el campo de minas con sus cabezas enterradas. ¿Qué tan encantadora sería esa escena?

 

Los soldados escucharon el ruido que era totalmente diferente a sus batallas anteriores. Aparte de agarrar sus armas con fuerza, sólo podían intercambiar miradas entre ellos. Sabían que no había ni un solo soldado defensor en las montañas, pero el ruido era tan fuerte que resultaba sorprendente. Cientos de titanes sangrientos pasaban por esos estrechos y serpenteantes caminos montañosos, y lo que los detenía no eran los valientes guerreros sino un grupo de trampas explosivas… ¿Era también esto una guerra?

 

La conmoción en las montañas se extendió naturalmente a donde residían los civiles. Al principio, esas temblorosas personas comunes sólo se escondieron en la parte de atrás, pero las explosiones que sonaban sin cesar les dificultaban contener su curiosidad. Eso no sonaba a soldados desesperados en la guerra, sino a truenos que retumbaban. Los aldeanos de las zonas rurales nunca tendrían la oportunidad de ver a magos de alto rango en toda su vida. Por supuesto, tampoco habían oído nunca la agitación de los archimagos lanzando grandes bolas de fuego y hechizos de llamas entre sí… Por lo tanto, sólo podían soñar con algo — incluso si había decenas de maestros magos luchando afuera, la conmoción probablemente no sería más que esto.

 

Finalmente, algunos de ellos que eran especialmente audaces y no podían reprimir su curiosidad salieron de sus tiendas y llegaron al lado sur del campamento; se animaron y miraron a lo lejos en dirección a la Cordillera Oscura. En este punto, las explosiones en las montañas habían llegado finalmente al paso de la montaña — o más bien, las aberraciones que imprudentemente se abrieron paso hasta aquí finalmente hicieron estallar las minas terrestres a lo largo del paso de la montaña.

 

Una nube de humo, polvo y niebla se arremolinó al pie de la montaña. En la nube de polvo rojo oscuro, el primer titán sangriento cargó hacia adelante con un gruñido. Corrió a través del campo de minas que estaba por todas partes y corrió hacia el campamento humano en medio de la sangre y el fuego. Luego, en el proceso de hacerlo, fue lanzado al aire por una explosión y aterrizó en el suelo después de haber sido dividido en más de veinte porciones y posteriormente pisoteado en carne picada por los que estaban atrás de el…

 

Los soldados que custodiaban el campamento solo se quedaron mirando mientras el primer monstruo completaba todo el proceso de aparición de gruñidos, carga sin miedo, explosión en el lugar, ascensión giratoria, desintegración del demonio, y luego ‘abrazar/amar’ muy profundamente esta tierra (es decir, ser enterrado profundamente en esta). Instintivamente apretaron sus espadas y contuvieron la respiración, pero aún así se sintió un poco incómodo…

 

Aparte de los soldados que una vez ayudaron a Rebecca y Heidi a probar esos explosivos, para el 99% de las personas comunes presentes, era la primera vez que se daban cuenta de que las cajas de madera que hicieron y enterraron en el suelo tenían tal poder.

 

Sin embargo, esto fue sólo un comienzo.

 

Oleadas de nubes de polvo surgieron del paso de la montaña; eran las piedras trituradas y el polvo que se había levantado de las múltiples explosiones en los caminos, y había una niebla demoníaca caótica formada por la sangre y los trozos de aberración mezclados en ella. Mientras tanto, saliendo de las nubes de polvo rodantes, había incontables titanes sangrientos maltratados por las explosiones.

 

Gawain se dio cuenta muy rápidamente de que se sentía realmente satisfactorio hacer explotar a estos usando campos de minas, pero como los que estaban siendo explotados eran un montón de patanes, esto afectaría severamente la experiencia operativa. Estas aberraciones sin mucho intelecto eran como un enjambre de insectos que han perdido a su líder. Sólo sabían concentrarse en la dirección de la comida. Bajando la cabeza y viendo sólo una ‘A’ entre paréntesis[1]. Cargaron hacia adelante en el campo de minas. Uno se paró mientras otro caía, luego giró en el aire en todo tipo de poses, y aterrizó en un número aleatorio de piezas y en la dirección de las sacudidas de la cadena de explosiones. A pesar de ello, permanecieron completamente sin temor y siguieron cargando en la misma dirección. Además, constantemente había nuevos monstruos que salían corriendo del paso de la montaña.

 

Algunos monstruos que fueron destruidos de la cintura para abajo seguían moviéndose con un espíritu indomable; se arrastraban en esta dirección usando los miembros que les quedaban.

 

Esto no serviría; no sólo no reforzaría la moral de la tropa, sino que muchas personas podrían, en cambio, verse sacudidas por esta horrible escena.

 

Quienes se han hundido en el pánico incluso descuidarían el hecho de que el número de monstruos se ha reducido drásticamente.

 

Gawain creía que debía hacer algo, pero justo antes de entrar en acción, oyó de repente a Sir Byron a su lado estallando en risas.

 

Este caballero canoso, que había cambiado de profesión a mitad de su vida de mercenario a caballero, usó la espada en su mano para apuntar a esos monstruos deformes que estaban siendo destrozados, volados o arrastrándose por el suelo. Se reía hasta jadear por respirar. “Estas… estas cosas son realmente estúpidas y débiles. Miren cómo siguen arrastrándose aquí y allá después de estar desorientados por las explosiones… Haha… ¡Mejor aún, la mitad de ellos están siendo pisoteados hasta convertirse en carne picada por ellos mismos antes de haber cubierto siquiera la mitad de la distancia! ¡¿Por qué nos intimidaron (hahaha) con tales cosas en ese entonces?! haha…”

 

El tono de Sir Byron estaba lleno de puro desprecio. Aparte de reírse, incluso usó su hombro para dar un codazo a Sir Philip. “Sir Philip, ¿qué opinas?”

 

Entonces Byron rápidamente susurró, “Maldición. Apóyame. Es tan incómodo hacer esto solo”.

 

Sir Philip se enderezó de inmediato y miró a Byron con una cara seria y una mirada recta. “Los caballeros no deben burlarse de los débiles. Están en tal estado ahora sólo porque tuvimos la ayuda de la sabiduría de nuestro ancestro…” (EZ: huh ay dios Philip….)

 

Los soldados de los alrededores ya estaban infectados por Byron. En este punto, las severas y justas palabras de Phillip se basaron en ello mientras tocaban un acorde sensible en sus corazones. La ligera conmoción de antes terminó rápidamente. Observaron a esos monstruos que continuamente salían a chorros y eran volados repetidamente hacia los cielos. El miedo se desvaneció gradualmente al final.

 

Algunos individuos listos fueron incluso tentados a reírse.

 

Mientras tanto, Gawain miró a los dos caballeros que estaban a su lado, levemente aturdido. De repente sintió que este territorio tenía realmente talentos ocultos; estos dos caballeros eran personas competentes, especialmente ese Phillip. Normalmente parecía ser una persona seria y apropiada. ¿Quién hubiera sabido que era tan bromista…?

 

Pero, el mismo Phillip era completamente ajeno a todo esto.

 

Había agarrado con fuerza su espada de caballero y dio medio paso adelante.

 

Según sus recuerdos del ‘campo de minas’, determinó que no todos los monstruos serían aniquilados en las explosiones. Al menos unas pocas docenas deberían sobrevivir. Estaban muy cerca ahora… ¡Esto podría llevar a un verdadero combate cuerpo a cuerpo!

 

Gawain también llegó a la misma conclusión. Levantando la longsword en su mano, ordenó a los soldados en voz alta, “Celebraremos después de haber exterminado a estos monstruos”. – Todos, atención. ¡Levanten sus espadas!”

 

La fría luz emitida por un mar de acero les levantó el ánimo. Bajo la iluminación del enorme sol que comenzaba a ponerse en el oeste, una tenue capa de brillo rodeó las armaduras y armas de los soldados.

 

Las armas y armaduras encantadas se volvieron especialmente ‘llamativas’ a los ojos de esas aberraciones.

 

El primer monstruo que salió corriendo del campo de minas se tambaleó ante las tropas. Su único brazo (a medio perder) se agitó hacia el cielo, mientras que un gruñido confuso resonaba en su pecho. Entonces se lanzó al vacío.

 

“¡Peleen!”

 

Notas

[1]En StarCraft, la letra “A” es la clave para el ataque


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Ats
Ats
hace 1 año

ARTE

Ulric
Administrador
hace 1 año

Para el título puedes poner Detonación o Detonado…

2
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x