Súper Gen Divino – Capítulo 592: Milagro


Quinto Capítulo Semana 4

¡Disfrútenlo!

Zhu Ting y su gente se sorprendieron y se sintieron un poco inseguros cuando vieron la gran cantidad de criaturas poderosas que se enfrentaban a ellos. Su presencia consumió toda su visión, y su número excedía por mucho los doscientos que Han Sen tenía con él. Ni siquiera eran tan talentosos, así que era difícil imaginar qué matanza podría ocurrir si empezaban a atacar.

Incluso si las criaturas hacían cola y les permitían luchar uno contra uno, sólo sería cuestión de tiempo que cada combatiente se agotara demasiado para luchar y fuera asesinado.

Incluso el tío Qing, el anciano que había visto mucho, tenía un rostro sombrío. Viendo que las criaturas no se movían, no se atrevió a entrar y provocarlas.

Han Sen, sin embargo, se encontró con las criaturas solo. Los otros no estaban seguros de si seguirlo o no.

Al segundo siguiente, Yang Manli, el tío Qing y Zhu Ting se quedaron mirando incrédulos. Mientras Han Sen corría hacia los monstruos, se separaron como un océano, como si le tuvieran miedo. Parecían asustados, y cada uno de ellos se apartó del camino.

Cada vez que Han Sen daba un paso adelante, otra criatura daba un paso atrás. Incluso una serpiente Titán de cien pies de largo se echó hacia atrás y no se atrevió a golpearle.

Ver a Han Sen marchar como un dios fue algo extraño de ver. Yang Manli y el resto tenían las mandíbulas en el suelo, y casi no podían creer lo que estaban viendo.

“Jefe, ¿va a ir al cielo?” Zhu Ting lo siguió.

El tío Qing y el resto también lo siguieron, a pesar de sus miradas asustadas y desconcertadas. Mientras seguían a Han Sen, las criaturas que estaban cerca salían corriendo en cuanto se acercaban. Él era realmente como una deidad, infundiendo miedo en los huesos de cada monstruo del refugio.

“¿Cómo puede hacer eso?” Yang Manli tenía una expresión desconcertada cuando miraba a Han Sen, y no podía imaginar qué tipo de poderes estaba empleando.

El tío Qing parecía fiel, y tal vez un poco fanático cuando miraba a Han Sen. “Él realmente es el heredero del Maestro Han, ¿no? Él posee poderes mágicos… ¡Él los posee!”

Para los demás, o bien pensaban que estaban presenciando un milagro absoluto o estaban soñando.

Han Sen llevó a Yang Manli y al resto a la Sala de los Espíritus. Estaba familiarizado con ese lugar y no quería perder más tiempo. Así que se apresuró a entrar en cuanto llegó.

No muy lejos de la pared del refugio de la realeza, Queen pudo ver todo. Ella también estaba bastante sorprendida. “¿Cómo lo hizo?” Aunque alguna medicina podría repeler a ciertas criaturas, tales artículos no funcionarían al enfrentarse a criaturas bajo el mando directo de un Espíritu. Especialmente a un número tan grande de ellas.

Esto aumentó el interés de Queen en Han Sen, así que se aseguró de tener mucho cuidado en sus observaciones. Desde la distancia, por supuesto.

Finalmente, Qi Xiuwen logró entrar al refugio con su gente. Lo que vio le dio un buen susto y lo asustó bastante. Había criaturas por todas partes, y en mayor número que las que se encontraban en el campo de batalla. Incluso había muchas criaturas divinas esperándolos.

Pero no pudo ver a dónde habían ido Han Sen o su gente, y tampoco pudo ver ningún signo de lucha o batalla. Era como si Han Sen y su gente hubieran tirado de un Houdini, desapareciendo sin dejar rastro.

“Eso es extraño. ¿Dónde están?” Qi Xiuwen estaba confundido, pero no podía pasar mucho tiempo reflexionando sobre ello. Un gran grupo de criaturas se acercó, y todos se lanzaron a una aterradora batalla con los monstruos que habían venido por ellos.

En ese momento, Han Sen y su gente estaban justo afuera del Salón de los Espíritus, y habían llegado allí sin problemas. Yang Manli quería sacudirse, como si intentara despertar de un extraño sueño. Después de ver a las Espíritus de oro y plata, no pudo evitar decir, “¿Unas Espíritus gemelas residen en este refugio?”

“Tomen un descanso, siéntense y observen. Yo me encargaré de esto.” Han Sen había entrenado su habilidad dual durante mucho tiempo con el objetivo de derribar a las Espíritus gemelas. No quería que nadie más se uniera a él, porque quería vencerlas por sí mismo.

Además, la gente de los otros refugios aún no había llegado. Si derrotaban a las Espíritus gemelas demasiado pronto, muchas criaturas saldrían corriendo también. La recompensa que todos podían conseguir se reduciría, así que quería esperar a que Qi Xiuwen y el resto llegaran antes de acabar con el espíritu.

El tío Qing y su gente ya trataban sus palabras como si fueran el evangelio, y ahora, veían a Han Sen ir hacia las Espíritus gemelas como si realmente fuera su deidad religiosa yendo a la batalla.

Sin embargo, cada uno de ellos estaba afectado por un sentimiento extraño, uno que no podían distinguir. Un gran número de criaturas en el refugio de la realeza se detuvieron y vieron a Han Sen comenzar el combate con las Espíritus gemelas. No estaban haciendo nada, y era tan desconcertante que si contaban esta historia a otros que no estaban aquí para ver eso, la gente los tacharía de mentirosos o simplemente locos.

Los riñones de Han Sen rebosaban de energía y su corazón saltaba como un trueno rítmico. Su cuerpo se sentía como si tuviera un poder ilimitado. Mientras se aferraba a sus espadas púrpura y plateada, corrió hacia las Espíritus gemelas sin dudarlo.

Las Espíritus gemelas odiaban a Han Sen. Agarrando fuertemente sus espadas de oro y plata, fueron a luchar contra su molesto némesis una vez más. Cada golpe fue ejecutado como un rayo de oro y plata.

“Esas son unas habilidades muy buenas. No es de extrañar que sean Espíritus de la Realeza. ¿El jefe va a estar bien luchando contra ambos?” Cuando Zhu Ting terminó sus palabras, vio a Han Sen usar sus dos espadas para golpear a las Espíritus gemelas con tal fuerza, que los envió a volar por los aires.

Invencible.

Todos tenían esta palabra en su mente. Las poderosas espadas de Han Sen y sus habilidades habían resultado en que las Espíritus gemelas fueran despojados de su habilidad para luchar. No importaba cuán rápido o poderoso fuera el ataque de las Espíritus gemelas, Han Sen siempre estaba un paso adelante.

Ambas manos de Han Sen sostenían una espada, y cada una realizaba una habilidad diferente para luchar contra las Espíritus gemelas. Y mientras luchaba y luchaba, las Espíritus gemelas eran golpeados cada vez más lejos.

“¡El jefe es demasiado genial!”

“¡El jefe es el hombre!”

“¿Un hombre enfrentándose a dos chicas? ¡Maldita sea, es el mejor!”

Los jóvenes de atrás agitaban sus banderas de apoyo. Era surrealista. Se suponía que esto era un sangriento campo de batalla de guerra, pero era más como si se sentaran a ver un espectáculo en una arena.

Los rostros de las Espíritus gemelas se veían terribles. Antes, podían ir contra Han Sen sin ningún problema. Pero ahora, no podían seguirle el ritmo y eran repetidamente golpeados hacia atrás, no tenían el poder de luchar. Entonces Han Sen corrió hacia el centro de la Sala de los Espíritus.

Al otro lado del refugio de la realeza, residían docenas de letales criaturas de élite. Un camino se formó entre ellas mientras los cuerpos de innumerables criaturas se desplomaban y se alejaban tambaleándose para formar montones de muertos. A lo largo del sangriento camino otros caminaban ahora. Intentaban encontrar la Sala de los Espíritus.

El líder de esta gente estaba cubierto por un rayo verde, y sostenía una espada larga que brillaba, chispeaba y crepitaba con electricidad. Las criaturas que fueron golpeadas por esta espada fueron enviadas volando hacia atrás, quemadas en carbón por el fuego aéreo que cargó su arma.

Ese grupo de personas marchó hacia adelante, desinhibido por las criaturas que intentaron detenerlos.

Este era Thunderdevil y sus hombres. Pero no importaba cuán rápido se abrieran paso, no eran tan rápidos como Han Sen, que ni siquiera tuvo que luchar contra ninguna criatura.

Además, Thunderdevil y su gente no sabían dónde estaba la Sala de los Espíritus. Pasaron mucho tiempo buscándola, pero aún así no pudieron encontrarla. Entonces, se encontró con Qi Xiuwen.

“¿Qué hacéis todavía aquí?” Qi Xiuwen vio a Thunderdevil y a su gente con mucha sorpresa.

“Este refugio real es demasiado grande. ¡Es fácil perderse! No podemos encontrar dónde está la Sala de los Espíritus. Ya hemos buscado en el otro extremo del refugio, así que tiene que ser por aquí.” Thunderdevil apuntó en la dirección en la que iba.

“Vamos entonces. La gente de los otros dos refugios también están en camino. ¡No podemos dejar que lleguen primero!” Qi Xiuwen dijo. Luego, fusionándose con las fuerzas de Thunderdevil, marcharon hacia la Sala de los Espíritus.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s