espada

Espada del Amanecer — Capítulo 85


Capítulo 85 – La Gran Barrera

 

EZ: El mapa del continente por ser spoiler se los daré mucho mas adelante sorry hasta que no estemos por el cap 400 o 500 cerca del final del arco 3 y comienzo del 4 que es donde tiene relevancia el mismo por ahora basta con el del territorio cecil… y sus alrededores [ya se los di hace unos cap link esta al final del mismo]

4/6


Las aberraciones habían dejado, en efecto, considerables huellas de contaminación en su proceso de desplazamiento. Aunque esas caóticas auras mágicas se estaban disipando muy rápidamente, como fue un descubrimiento oportuno, todavía quedaban pruebas sustanciales.

 

Siguiendo esas auras de contaminación que aparecerían de vez en cuando, Gawain y compañía avanzaron sin cesar en la Cordillera Oscura y se acercaron gradualmente al hueco en las montañas que estaba situado en la dirección suroeste del campo. Y este hueco puso a Gawain en alerta.

 

Esta era una parte de la Cordillera Oscura con menor relieve y también la intersección más fácil de cruzar. Si esos monstruos hubieran entrado por este hueco… pronto podrían sentir el aura de los humanos del campamento pionero y bajar de las montañas para entrar directamente y atacar el mismo.

 

El trío subió a una enorme roca y observó la brecha en las montañas desde lejos. No había mucha vegetación cubriendo las rocas ahí; las rocas blancas grisáceas expuestas estaban sin vida como esqueletos fracturados. Todo el terreno parecía como si hubiera sido cortado por un hacha afilada, y en el fondo de la brecha, podían ver claramente una inquietante niebla oscura que se curvaba hacia arriba.

 

Gawain inmediatamente hizo que Heidi usara hechizos para ocultar las diversas auras de los tres, incluyendo el poder mágico. Las capacidades de un mago de nivel tres en este aspecto eran naturalmente limitadas. Tal ocultamiento no funcionaría en ningún profesional de nivel intermedio y superior. Pero, Gawain fue muy claro acerca de las debilidades de las aberraciones. Después de salir del entorno de la Ola Oscura, sus sentidos se volverían muy obtusos, y su capacidad de pensamiento disminuiría. Mientras no sintieran claramente el poder mágico o el aura de los seres inteligentes, no reaccionarían.

 

Después de completar el trabajo de ocultación, las tres personas encontraron cautelosamente su camino a seguir. Antes de que estuvieran siquiera a mitad de camino, se podía oler un olor pútrido que venía de adelante.

 

“Bleuurp…”Heidi se quedó quieta mientras sus dedos se apretaban alrededor de su báculo mágico. Ella conocía este olor demasiado bien. Tal olor había aparecido en sus pesadillas más de una vez y la despertó de sus sueños. — Hace unos meses, todo el viejo territorio de los Cecils fue destruido en medio de este hedor.

 

Sabiendo que esos monstruos podían sentir las fluctuaciones de la magia y que el efecto de su hechizo de ocultación era limitado, Heidi suprimió el impulso de liberar el Escudo de Viento. Pasó cuidadosamente por detrás de Gawain para rodear las rocas y viejos árboles que bloqueaban su camino.

 

Gawain, que los guiaba desde el frente, de repente hizo un gesto. “Escóndanse — están en frente”.

 

Los tres se escondieron entre las rocas dentadas en una sola fila. Amber audazmente asomó su cabeza bajo el hombro de Gawain. En el siguiente segundo, se le puso la piel de gallina.

 

El sendero montañoso de abajo estaba cubierto por una capa de niebla oscura. La vegetación estaba marchita y mutada; pinchazos y antenas se deslizaban por el suelo y los huecos entre las rocas; incontables masas amontonadas que se asemejaban a cierto tipo de moluscos se retorcían y rodaban entre esas rocas y el suelo. La vista le hizo a uno sentirse mal del estómago. Y los sangrientos titanes avanzaban con dificultad por este camino que parecía el el infierno. Carne y sangre como lodo se deslizaban por sus rostros turbios mientras murmullos profanos y bajos sonaban desde sus cavidades torácicas, formando un zumbido resonante en el aire.

 

Lo que hizo que uno se estremeciera aún más era que muchos de estos sangrientos titanes se habían descompuesto y tenían armas antiguas en sus cuerpos. Amber incluso vio un esqueleto humano hueco alojado en el abdomen de uno de los titanes. Tales pruebas repugnantes confirmaron el juicio de Gawain: Este era un lote de tropas demoníacas que habían vagado por el páramo de Gondor y se originaron en el infierno.

 

Amber inmediatamente tomó el brazo de Gawain y pronunció su pensamiento más claro en ese momento con la voz más suave y débil que ha soltado en su vida, “Jefe, ya no quiero mi paga. Sólo déjeme ir…”

 

“Shh—” Gawain sostuvo la cabeza de Amber, pero sus ojos estaban escaneando a través de esos monstruos. Revisó una y otra vez y finalmente dio un ligero suspiro de alivio. “Afortunadamente, esta no es la peor situación”.

 

“¡¿Esto todavía no es terrible?!” Amber sintió como si estuviera mirando a un loco cuando fijó su mirada en Gawain. “¡Un grupo tan grande es suficiente para derribar todo el campamento tres veces!”

 

“No te asustes por las apariencias. En realidad, sus números no son tantos como lo imaginabas.” Gawain conocía el tipo de percepción errónea que la gente promedio tendría cuando viera el ejército de aberraciones por primera vez. Por lo tanto, explicó pacientemente, “Esas nieblas y parafitas que surgen en el suelo te dan la ilusión de que hay muchos. Pero al contar con cuidado, la cifra real es probablemente menos de un millar…”

 

Amber vaciló por un momento pero luego estimó seriamente el número de titanes sangrientos que se balanceaban a la vista. “Realmente parece que sólo hay unos pocos cientos…”

 

Pero reaccionó rápidamente. “Pero todo nuestro campamento consiste en sólo ochocientas personas — ¡y setecientos de ellos no pueden luchar!”

 

“Pero esto ya es mucho mejor que mis peores expectativas”, respondió Gawain en voz baja. “Al principio, lo que más me preocupaba era que su número haya excedido el umbral de la ‘línea’ por demasiado. De esa forma, su número aumentaría rápidamente, como si estuvieran brotando del aire. En ese entonces, tuvimos un tiempo considerablemente difícil por esto. Los dos mil enemigos de los informes se hubieran multiplicado por tres o incluso cuatro mil cuando los encontramos… Pero miren esto. No hay ninguna nueva aberración surgiendo del aire. Esto significa que sus números no han excedido la línea, o la han excedido sólo ligeramente, pero aún no han alcanzado el grado en el que aumentaran naturalmente…”

 

“Aún así, aunque sólo haya esta cantidad, no es algo que el campamento pueda manejar en este momento.” Heidi señaló con preocupación esto en voz baja. “Ancestro, su dirección de movimiento es hacia el norte de las montañas. Llegarán cerca del campamento tarde o temprano. Una vez que el campamento esté expuesto dentro del rango de sus sentidos…”

 

El par de orejas puntiagudas de Amber temblaban incesantemente en el aire. “¿No dijiste que esas aberraciones vagarían al azar o se detendrían donde estaban cuando ya no sintieran el poder mágico o a los humanos? Quién sabe, podrían detenerse después de caminar otro tramo y permanecer ahí durante ochocientos o mil años…”

 

“No pongas tus esperanzas en ello. Aunque su número no aumentara, ha sobrepasado el punto crítico de la extinción natural. Contando con que estos casi mil monstruos permanezcan en las montañas para siempre y sean nuestros vecinos… Sigue soñando”. Gawain frunció el ceño. “Tenemos que encontrar una manera de deshacernos de ellos…”

 

Amber miró silenciosamente a Gawain. “Entonces tengo un plan…”

 

Gawain se sorprendió un poco. “¿Tienes un plan?”

 

“Así así. Primero me escabulliré y acabaré con uno. Luego tú, el legendario caballero, saltarás como un dios que desciende sobre el mundo mortal. Al final de la batalla, te habrás deshecho de los novecientos noventa y tantos restantes. Entonces esta hermosa tarara nieta tuya encenderá unos arcanos fuegos artificiales mágicos para aumentar la diversión. Y cuando hayamos regresado, diremos que estos mil monstruos han sido derrotados con el esfuerzo conjunto de ambos. Entonces podrás seguir siendo el Lord que eres y cultivar con tranquilidad, mientras yo iré a presumir en las tabernas… ¡Eh! No te vayas. No he terminado…”

 

Gawain supo a mitad de su discurso que había caído en un estado de nerviosismo severo con su análisis descuidado. Por lo tanto, ni siquiera prestó atención a la mitad restante. En su lugar, levantó la cabeza y se centró en el terreno circundante. En este punto, finalmente encontró una ruta que podía evitar a esos monstruos. Así, tiró de la túnica mágica de Heidi y luego emprendió cautelosamente el desvío.

 

Amber se quedó perpleja por un momento. Terminando su análisis sin sentido, desapareció obedientemente entre las sombras y siguió los pasos de Gawain.

 

El trío rodeó la ruta de esas aberraciones de movimiento lento y encontró un sendero entre las rocas. Avanzando en la dirección a la que apuntaba ese sendero deteriorado, se acercaron con dificultad a la brecha en las montañas de la Cordillera Oscura y finalmente encontraron un terreno montañoso que era suficiente para que su línea de visión fuera más allá de las rocas y mirara hacia el lado norte de la Cordillera Oscura.

 

Gawain subió a las rocas y miró a la distancia.

 

Ese lado de las montañas… Estaba cerca, le recordaba a los pitufos por accidente.

 

No había un grupo de pitufos adorables en ese lado de la montaña. Sólo había las ruinas de la civilización, sólo los restos del orden mundial, sólo los páramos de Gondor envueltos en el caos y la oscuridad.

 

A pesar de que los actuales páramos de Gondor estaban en algún lugar aún más lejos, el aura de ese suelo contaminado se presentaba en los cielos del lado más alejado de la Cordillera Oscura. Después de cruzar un cierto límite, los cielos de ese lado exhibían un estado de oscuridad y caos como una eterna puesta de sol. En el horizonte colgaban enjambres de nubes densas y asquerosas que creaban una sensación opresiva, como si estuvieran a punto de tragarse el mundo. Y bajo el molde de un cielo tan peculiar, el mundo mostraba un extraño aspecto, como un retorcido otro mundo.

 

Comenzando en las llanuras del extremo sur de la Cordillera Oscura, un bosque oscuro sin límites cubría toda la montaña y una pequeña mitad de las llanuras agrupadas. Aunque estaba muy lejos, Gawain todavía podía ver – en ese bosque deformado conocido como la ‘Selva Negra’ – muchos árboles gigantes mutados que crecían justo en el horizonte, balanceándose lentamente y extendiendo hacia el cielo ramas tóxicas en forma de antenas. Mientras que en las llanuras los bordes estaban aún más lejos, había una densa niebla que se elevaba. La niebla mostraba constantemente ciudades antiguas, fuertes, palacios y otros objetos similares. Mirando más allá de esas visiones, uno podría ver una barrera parecida a una aurora.

 

Esa barrera parecida a la aurora parecía ser la única cosa a la vista que podía tranquilizar a las personas y también era agradable a los ojos. Desde esta distancia, parecía una cinta brumosa y brillante, pero en realidad, era extremadamente alta y grandiosa. Esa capa de ‘brillo’ conectada al cielo y al suelo; aunque parecía ser una lámina de débil fluorescencia, era incluso más gruesa y resistente que las montañas. Y en la base de esa pantalla fluorescente, se podía ver una fila de torres bien colocadas.

 

La capa fluorescente estaba sostenida por la poderosa energía liberada por esas torres.

 

Esa pantalla era la Gran Barrera, y las torres debajo de la capa fluorescente eran las torres centinela. Esta configuración selló todos los páramos de Gondor e impidió la muerte de todos los seres vivos en todo el continente.

 

Todo el mundo sabía que esta barrera fue construida por el Imperio Plateado de los elfos, pero en realidad, estaba tan lejos de la imaginación, que las habilidades y recursos requeridos para construirla habían excedido el límite que cualquier especie inteligente podía soportar sola. Incluso el poderoso y próspero Imperio Plateado de los elfos fue incapaz de emprenderlo de forma independiente. En realidad, los elfos de entonces tomaron la iniciativa de proporcionar la mitad de los recursos y todas las habilidades, y luego todas las demás fuerzas del continente — incluido el Reino Enano y los supervivientes de Gondor — se responsabilizaron conjuntamente de la otra mitad de los bienes y materiales antes de que lograran construir esta barrera.

 

Esa fue una época realmente conmovedora.

 

…pero también una era en la que el terror envolvía al continente, y nadie podía dormir tranquilo.

 

La cabeza de Amber se balanceaba aquí y allá bajo el hombro de Gawain. Miraba nerviosa a los terrenos contaminados del lado norte, pero se maravillaba de la barrera que estaba aún más lejos.

 

Incluso con la obstrucción de la Gran Barrera, el aura de la Ola Oscura todavía había contaminado un área considerablemente vasta fuera de ella. Pero comparado con el interior de la barrera, incluso la Selva Negra era un paraíso total.

 

Gawain apartó su mirada de la pantalla fluorescente. Suspiro ligeramente. “La barrera sigue ahí”.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s