Arifureta — Capítulo 136


En principio se publicaran 5 capítulos por semana los lunes, miércoles, viernes y sábado siendo el sábado capitulo doble. En cuanto al horario estoy algo dudoso, me gustaría subirlo igual que como hacía con Magiex, pero con esto de estar encerrado me despierto muy tarde y en ocasiones mi hermano tiene que hacer tareas, así que quizás subirlos entre las 3:00-4:00 de la tarde hora de caracas este bien, aun tengo que pensarlo profundamente.

Traductor: Expectro
Editor: Gif


Anterior |Índice| Siguiente


Futuro Incierto

Después del claro afecto que Hajime le mostró a Shia, Kaori se le acercó con un extraño balanceo en su caminar.

“… Hajime… ¿Qué fue eso hace poco?”

Una sombra imposible flotaba en su rostro, sin una fuente de luz discernible como la causa. Solo sus ojos se oscurecieron. Combinado con su aspecto inquietante, tuvo un efecto terrible.

“Aunque duele pensar en eso… ¿Shia realmente se convirtió en alguien ‘especial’ también?, ¿Cuándo?, ¿Por qué?, ¿Qué causó esto?”

Para el interrogatorio de Kaori, Hajime esbozó una sonrisa irónica mientras se rascaba la mejilla.

“Bueno, qué decir… Aunque no puedo decir que está al mismo nivel que Yue… de alguna manera u otra, he comenzado a desear una posesión exclusiva de Shia. También influyo el incentivo de Yue, así que decidí tratar a Shia de manera adecuada. No hubo nada en particular que cambiara”.

“Entonces, ¿son… sentimientos románticos por Shia?”

“No estoy seguro… Se siente diferente. ¿Pero creo que puedes llamarlo amor?”

En realidad, Hajime no pudo evitar inclinar su cuello como si preguntara si estos sentimientos por Shia eran realmente románticos.

Por Yue, su corazón palpitaba y sentía una pasión que voló su razón, lo cual no era igual con Shia. Además de los ardientes sentimientos por Yue, se sentía más tranquilo y suave cuando se trataba de Shia. Una vez que lo puso en palabras, se dio cuenta de que realmente podría ser amor.

Siempre tenía sentimientos que ardían como el sol por la siempre tranquila Yue, sin embargo, la dulce e inocente Shia era como la luna. Era un pensamiento muy misterioso. Eran sentimientos contrarios, pero claramente era más que simple afecto. Sin embargo, dado que los sentimientos eran sutiles, Hajime no sabía cómo explicarlos.

Todo el comedor se calmó cuando se expresaron los sentimientos de Hajime. Shizuku tenía una expresión complicada, mientras que Yue y Tio tenían un aspecto ligeramente gentil mientras continuaban comiendo pastel dulce, y en cuanto a Kaori, quien había comenzado este interrogatorio…

“… Si, entiendo”.

Llevaba una cara contenta, una sonrisa feliz se formaba en su rostro por alguna razón.

Incluso si la posición de Yue no cambiaba, esto era prueba de que todavía había espacio en el corazón de Hajime. Esa sonrisa fue por su importante amiga quien logró esto. Aunque descubrirlo la había perturbado y aún estaba algo presionada inconscientemente, entendió que la distancia entre Hajime podía ser cruzada y como resultado sonrió.

Por supuesto, sintió envidia. Hubo ardientes sentimientos, incluso en este mismo momento. Sin embargo, se había dado cuenta completamente de la situación basada en el viaje hasta ahora. Si había tiempo para hacer algo así, tenía sentido mostrarse bajo una luz favorable.

Mientras Kaori se movía a través de sus vívidos sentimientos, pensó que la mitad de los sentimientos de Hajime eran el resultado de las virtudes naturales de Shia. A Kaori realmente le gustaba la fuerza y ​​la diligencia de Shia. Ella podía estar feliz por su amiga.

De alguna manera, esos sentimientos fueron percibidos, haciendo que Hajime mostrara una mirada avergonzada antes de que extendiera la mano y frotara sus mejillas al estilo muni.

“¿Fe?, ¿Ha… Hajime?”

“No es realmente nada importante”.

“¿Eh?, ¿Qué es?”

Kaori, que se alegró por alguna razón, preguntó con una sonrisa, sin comprender.

Sin embargo, Hajime no respondió. Mientras tenía una expresión como si se estuviera rindiendo en silencio, fue completamente muni en las mejillas de Kaori. Entonces volvió sus ojos hacia Yue.

Yue había visto el creciente afecto por Shia en los ojos de Hajime, y tenía una pequeña sonrisa mientras daba su aprobación.

Arrancando un trozo de pan, le dio a Hajime una sonrisa misteriosa antes de sumergirlo en su sopa y luego arrojarla a Kaori.

¡Becha! El pan se pegó a la frente de Kaori con un sonido empapado, aferrándosele a la frente. Transmitió rápidamente su implicación: “Se ha decidido y no tienes participación”. Kaori tenía las mejillas apretadas, quitándose el pan mientras lucía una sonrisa oscura, se lanzó a atacar a Yue.

“¡Yu-e!”

“… Detente. Esfuerzo malgastado. Solo mete la cola entre las patas y vete a casa”.

Yue evitó el ataque de Kaori escapando por la ventana por la que Shia había saltado. Mirando hacia atrás por encima del hombro, sonrió. Tenía la sensación de “Intenta atrapar algo fuera de tu alcance”.

Alzando una voz molesta mientras hacía “¡Uuu!”, Kaori la persiguió. Sus alas plateadas se desplegaron y se elevó hacia el cielo. ¿Es su relación buena o mala…? Al menos a Yue parecía gustarle sus interacciones con Kaori.

La gente fue dejada atrás mirando en un estado distraído.

“Hmmm, finalmente, Maestro también se rindió a Shia. En ese caso, el tiempo en que se enamorara del encanto de Esta y de Kaori se acerca cada vez más”.

Tio inflo su antinatural pecho, las brutales colinas dobles sobresalieron con un ¡Bachikon! El sonido parecía tener un efecto en la habitación. Encanto se desbordó de su cuerpo, en particular, los hombres restantes de repente se volvieron más encorvados.

Sin embargo, ese atractivo sexual se desató específicamente en Hajime.

“Dejando de lado a Kaori, no tienes oportunidad”.

“Haa… haaa… tan intenso… Maestro… rompiendo mis esperanzas… perforando precisamente, la debilidad de esta… ¡haa… haaa!”

Su cuerpo comenzó a temblar por las palabras de Hajime, sus muslos se agitaron mientras se abrazaba. La atmósfera sensual que esto daba era incomparable al atractivo sexual de momentos antes.

Sin embargo, la apariencia encorvada de los hombres de antes se marchitó rápidamente. Esto se debió a la desagradable mirada en el rostro de Tio. Esto mató el estado de ánimo. 

Shizuku captó el extraño comentario de Hajime, que parecía sugerir casualmente que Kaori estaba en la misma categoría que Shia.

(Entonces, yo también puedo… ¡Hey, qué tengo que ver con todo esto! Kaori parece siendo tratada bien. ¡Eso es suficiente y, sí, no hay nada más que concluir!)

De pie en una esquina de la habitación, la cara de Shizuku se frunció haciendo cara cómica tras cara cómica. Todos los demás estaban enfocados en Tio. Algunos le dieron a Hajime siniestras o malvadas expresiones. Hajime dio otro suspiro. Mientras tanto, las persecuciones continuaron afuera.

Para el mediodía en Faea Belgaen, era muy ruidoso en comparación con la habitual tranquilidad.

“Uu, me encontré con unos ojos tan crueles…”

Sonó desde un rincón del bosque de Faea Belgaen, la queja fue expresada con el brillo naranja del sol por la tarde como fondo.

En una plaza situada en un pequeño camino de la ciudad, se habían dispuesto muchas mesas. Había una fuente con agua de manantial en el centro. Por lo general, era un lugar para que la gente descanse, pero ninguno de los residentes estaba afuera en este momento, preocupados por otros asuntos. Solo Hajime y Shia permanecieron allí. Todos los demás miembros se habían ido, haciendo preparativos para viajar.

Hajime se sentó en una de las mesas en el desierto espacio abierto, dando a Shia un asentimiento de aceptación por su arduo trabajo y entrenamiento. La causa, por supuesto, fue el ataque de Arutena. Shia había sido perseguida hasta el agotamiento por alguien que usaba una percepción animal en lugar de fuerza física, probablemente solo se detuvo por la intervención de su abuelo.

Mientras Hajime miraba caer sus orejas de conejo, no pudo evitar estallar en carcajadas. Esas orejas comenzaron a temblar violentamente.

“Por favor no lo disfrutes. ¡Fue realmente aterrador!”

“No digas eso. Es genial encontrar una amiga de tu edad. ¿No es bueno que puedas jugar mucho?”

“No puedo mentirte, pero ¿realmente puedes llamar a eso jugar, o a ese tipo de relación amistad? Creo que ahora entiendo lo que Hajime está pasando con Tio, ¿eh? ¿Cómo debería decirlo… ser querido no se siente mal, pero es agotador?”

El cansancio hizo que las orejas de Shia volviera a caer.

Hajime sintió simpatía por Shia, dándole un asentimiento. Entendió mejor que nadie cómo la buena voluntad que le dio a Tio no era al alcance de una mera transformación. El deseo de Tio de no ser derrotada por Shia y Yue era fuerte. Por lo tanto, Hajime se sintió cansado, una lamentable realidad de sus verdaderos sentimientos.

La expresión de Hajime se convirtió suavemente en una sonrisa, y levantó una mano en silencio. Le dio una amable palmadita a Shia, calmando sus orejas de conejo. Mientras Hajime mimaba una de sus orejas, Shia tembló ofreciéndole la otra oreja.

Tenía ambas maravillosas orejas de conejo envueltas en su mano, sus mejillas se suavizaron. El dulce sonido de él acariciando sus oídos con sus dedos se resonaba, la dulzura se transmitió al aire de los alrededores y envolvió a Shia y Hajime en un dulce espacio.

Escondiendo su rostro en su cabello blanco azulado, hablo con voz susurrada.

“… Hajime… Es… es que, es de día… eso…”

La voz estaba cargada de expectativas que no pueden ocultar su vergüenza. Era obvio lo que quería decir. Ella solo quería ser clara.

Hajime se levantó de su asiento con un ruido, se acercó a Shia y se sentó a su lado. Shia notó la señal y se retorció mientras dirigía la cara hacia abajo, su cuerpo aun temblando. Hajime la persiguió gentilmente, y giró los hombros de Shia hacia él. La abrazó poderosamente, así como así.

La cara de Shia, sostenida por Hajime, estaba completamente roja. Sus pupilas, llenas de luz, se humedecieron. Los ojos de doncella eran demasiado bonitos, miraban a Hajime, rebosantes de afecto.

“… Shia, fuiste tú quien dijo ‘El futuro no es absoluto’, ciertamente es así”.

“Ah…”

Fue lo que Shia le había dicho a Hajime hace mucho tiempo cuando quería viajar con ellos. Una confesión única en la vida, palabras en respuesta que Shia desde hace mucho tiempo creían eran imposibles. Absolutamente, estas palabras de determinación se volvieron hacia Hajime.

“Shia… todavía, no has confirmado tus sentimientos”.

Todavía estaba Yue que era “especial”. ¿Es realmente lo suficientemente buena como para escuchar algo así? Shia tenía miedo de confirmarlo.

“Amo mucho a Shia… no quiero perderla con nadie”.

Aunque las palabras eran egoístas, su deseo se filtró de ellas. Los ojos de Shia aumentaron en calor, dejó escapar un caliente aliento como un dragón.

“No hay posibilidad de que quiera dejarte ir, así que por favor decide. ¡Shia es mi mujer!”

“… Si… Sí… ¡Soy la mujer de Hajime!”

Mientras las lágrimas caían por sus mejillas y sus labios temblaban, ella sonrió. Era una floreciente y enérgica, completa sonrisa. No, una sonrisa que era muchas veces más bella y hermosa que cualquier cosa que la precediera. Seguramente, si otros hombres vieran a la Shia de hoy, sus corazones se acelerarían y su presión arterial aumentaría solo con esta sonrisa.

De hecho, Hajime no fue la excepción. El amor dentro de él se disparó y abrazó a Shia con fuerza, forzando sus labios contra los suyos.

“Nu… mmmm…”

Al llamado de Hajime, las lágrimas de alegría cayeron de Shia. Su cuerpo se aligeró como algodón de azúcar, un dulce suspiro se filtró de ella. Su cuerpo estalló en calor como el Gran Laberinto Guryuuen, como si fuera a derretirse en cualquier momento.

“… Ah… Hajime…”

Un puente plateado colgaba de sus labios separados. La avergonzada Shia bajo sus ojos. Su alegría habitual fue sobrescrita por un terrorífico encanto. Era un encanto que podía mantener cautivo a un hombre de una forma que igualaba incluso la misteriosa belleza de Yue.

Los labios rosados ​​de Shia se abrieron ligeramente, su lengua se lamio los labios. Sus ojos le miraban desde abajo. Una mirada que decía… “más”.

Hajime sonrió, mirando a la encantadora súplica de Shia. Sus labios se encontraron con los de ella nuevamente cuando su mano tocó su mejilla.

En ese momento, una voz impaciente de repente habló.

“¡Fuhya, para comenzar a hacer eso… esos dos… y afuera!”

“¡Shh!, ¡Suzu, estás siendo demasiado ruidosa!”

“Shizuku-chan está siendo demasiado amable cuando se trata de Hajime”.

“… Todas están siendo demasiado ruidosas, avergonzarán a Shia”.

Ante esas voces familiares, Shia separó sus labios con un jadeo y volvió su mirada hacia los que estaban hablando.

Shia, al darse cuenta del grupo, perdió el ánimo de continuar. “¡Espera, oh, eso!” mientras personas caían de la esquina del macizo de flores en la plaza.

Cayendo uno encima del otro, Kouki, Ryutaro, Suzu, Shizuku y Kaori estaban allí. Yue dejó escapar un suspiro, apareciendo por detrás. Tio apareció también, con una interesante sonrisa en su rostro. Aparentemente, todos se habían estado escondiendo para ver la historia de amor entre Shia desde las sombras.

Mientras se levantaban apurados, el grupo se sonrojó. Suzu y Shizuku no parecían poder mirar directamente a Shia y Hajime.

“Para haber vis, visto… y todos, cuánto tiempo han estado allí…”

Shia estaba temblando, su cara se puso roja como si fuera a explotar. El que respondió la pregunta dirigida a Suzu resultó ser Hajime.

“Fue desde que estaba jugando con las orejas de Shia”.

“¿No es eso desde el principio? Todos lo vieron… aun así lo dices tal cual…”

Shia golpeó a Hajime repetidamente por vergüenza. Las lágrimas se forman en sus ojos, pero tenían un significado diferente al de hace un momento.

“¿Por qué quieres ocultarlo? Fue un buen momento, y no quería perder la oportunidad”.

“Yo tampoco quería perderla… pero aun así…”

El espíritu de Shia se apagó por la actitud de Hajime, haciéndola sentir aún más avergonzada, pero también feliz.

Como de costumbre, Tio hablo mientras le sonríe a Shia.

“Por favor, ¿cómo estuvo?, ¿Cómo fue el sabor de la pasión del Maestro?, ¿Nn? Dile a esta un poco, ¿cómo es la feliz vergüenza de Shia?”

“Habla por ti misma, pervertida”.

Tio había abrazado a Shia y de repente se desplomó de un golpe en la parte posterior de la cabeza. Su dedo se tembló, moviéndose hacia un punto, y fue atraído a… “Así que fue Yue”. Yue había inesperadamente arrojado un trozo de hielo sin piedad a su cabeza.

“Yue…”

“… Shia”.

Shia se volvió a mirar a Yue, quien estaba mirando fríamente a Tio mientras esta le señalaba. Después de que Yue alejo a Tio, le dio a Shia una mirada paciente. Y entonces sonrió levemente, abriendo ambas manos.

“… Ven”.

“… ¡Yue!”.

Shia saltó al pecho de Yue. Se agarró a Yue, quien tenía el tamaño de una niña, pero la estabilidad de una mujer. Yue acarició su cabeza con una mirada de gentil afecto mientras a su vez abrazaba a Shia.

“… Yue, yo… ¡Finalmente!”

“Nn… trabajaste duro. Buena chica”.

“¡Amo a Yue, casi igual!”

Shia dio un grito y luego lloró de alegría. Shia fue entendida. Por mucho que Hajime pensara que alguien era importante, en última instancia dependía de Yue, quien era “igual que él”. Sin preocuparse por Hajime, cualquier otra persona sería una “otra” para Yue.

Yue trató a Shia como una hermana menor. Ella, la hermana mayor, había visto trabajar a su hermana menor. Es más, los sentimientos de Hajime, que eran tercos, finalmente cambiaron. Fue un evento alegre que Yue aceptó sinceramente, el valor de Shia y el derecho a sus sentimientos…

“¿Yue no está molesta?”

Sin querer, Hajime murmuró con una cara algo oscura mientras Shia felizmente presionó su rostro contra el pecho de Yue. La hermana menor que depende demasiado es reacia. Al igual que una buena hermana mayor no tiene hijos, ambas personas tenían una expresión de satisfacción que parecía conmovedora en general.

“Tio, el próximo será nuestro turno, trabajemos duro”.

“Por supuesto, sueño con el día en que mi esposo me ataque y trabaje duro”.

“… no puedes actuar como… Tio”.

Tio estaba en estado de colapso mientras Kaori hablaba mientras la tocaba. Tio revivió con los ojos brillando de esperanza. En los alrededores, Kouki y Ryutaro se miraban torpemente, mientras que Shizuku miraba a Shia y Hajime con una expresión indescifrable.

¿Necesitan animarse mutuamente? Hajime abrió la boca con una sonrisa preocupada después de escuchar las palabras de Kaori.

“Por favor, no me tienten tanto…”

“¡¡!!” X2

Kaori y Tio miraron a Hajime con sorpresa, sus ojos brillaban como estrellas. No había otro significado para eso… su caída confianza se recuperó rápidamente.

Hajime no tenía intención de aceptar una compañera que no le gustara a Yue en absoluto, pero no podía pensar que Yue no valoraría a las personas con las que ella luchaba constantemente. Por supuesto, ahora que Shia ha sido aceptado, ya hay alguien “además de Yue”, y el rechazo por tener solo “un especial” ya no sirve.

El punto principal es que Hajime ha reconocido a dos personas como importantes. En la medida en que se olvida cuando hay otros.

Aunque Shia no tiene el monopolio de su deseo, todavía se declaró que Hajime aceptó a Shia y esta tenía un lugar en su corazón. Esto significaba que las cosas no eran imposibles para las demás.

Y en ese momento, Yue tenía una expresión de satisfacción, los ojos de Kaori y Tio estaban brillantes mientras que Shizuku les observaba nerviosamente. Los ojos de todos parecían encontrarse inquietos.

Hajime abrió la boca sin saber qué estaba pasando por la mente de Shizuku, reprimiendo a Kaori y Tio.

“¿Y?, ¿Qué hacen un montón de mirones juntos? Llegaron un poco temprano para la cena. Entonces, ¿cuál es su negocio?”

“Bueno, eso… nos encontramos con Yue accidentalmente, y nosotros…”

Suzu le da una expresión perpleja a Shizuku. Parecía que Suzu también había notado algo inusual con respecto a Hajime. Parecían haberse unido a Yue accidentalmente cuando estaba buscando a Hajime.

Hajime le lanzó a Suzu una mirada dudosa. Suzu dio un paso adelante hacia tal Hajime.

“¡Nagumo-san, veras, lleva a Suzu al próximo Gran Laberinto, por favor!”

Debido a que pensó que Kouki sería el que haría ese tipo de solicitud, se sorprendió cuando fue Suzu quien fue la primera en pedirlo.

“Suzu, eso…”

“Kouki, esto se trata de mí. Por lo tanto, esta es una solicitud individual de Suzu. ¡Por favor no te entrometas!”

Después de que Suzu regresó del laberinto, Kouki poseía una atmósfera sombría en respuesta a sus palabras, pero sin fuerzas para tomar represalias, se detuvo. Así que no fueron todos, sino Suzu específicamente.

“Incluso si no nos acompañas, les ayudaré a volver a Japón de todos modos, y dije que puedo proporcionarte artefactos fortalecidos para que puedas volverte fuerte, ¿está bien?”

“Sí, ciertamente es así… pero, en cuanto a Nagumo, ¿no le echarás una mano a Eri?”

“… ¿Es Nakamura…? Pues es así. Es posible que le dispare a la vista por instinto. Ella es una de las razones por las que mataron a Kaori”.

Suzu lanza una sonrisa amarga hacia la expresión molesta de Hajime.

“Es así, sin embargo, quiero encontrarla y hablar. Por lo tanto, necesito poder. Así que quiero desafiar un Gran Laberinto de nuevo. Y no importa cómo sea el resultado, cuando salgas, probablemente terminarás en el territorio de los demonios”.

“Suzu, eso es…”

Shizuku agarró los hombros de Suzu instintivamente. Ningún amigo verdadero permitiría que otro entrara solo en el territorio demoníaco.

Sin embargo, Suzu estaba desbordando con fuerza de voluntad, y no había una sola duda en la mirada que le dirigió a Shizuku mientras sostenía sus hombros.

Por otro lado, estaba convencida de que, si viajaba con Hajime, tendría la oportunidad de persuadir a Eri. Si acompañaba a Hajime al laberinto de hielo y nieve, terminarían en el llamado castillo del rey demonio, que parece ser donde Eri estaba.

De todos modos, el laberinto de hielo y nieve está del lado sureste del continente. El país Garland, la fortaleza de los demonios, se encontraba en la parte central del sur del continente por lo que está cerca del laberinto.

Suzu sabía que era imposible que Hajime se preocupara por Eri, por lo tanto, Suzu lo entendió y supo que Hajime no esperaría a que Eri viniera antes de irse. Por lo tanto, hablaría con Eri hasta que Hajime descubriera cómo podían regresar, y la mejor manera de tener esa oportunidad era acompañándolos al laberinto.

Cuando Suzu volvió su mirada otra vez a Hajime de Shizuku, le preguntó seriamente con un tono que sugería desesperación.

“Y si, si es posible recuperar a Eri con eso, si Eri quiere perdón… en ese caso, ¿pueden regresarnos a Japón juntos?, ¡Por favor!, ¡Por favor, te lo ruego!”

“…”

El grito de Suzu hizo eco por el bosque, nadie podía decir nada y todos estaban en silencio.

Honestamente, Hajime, recordó la mirada en el rostro de Eri. El espectáculo de cuando Kaori cayó se recordó en este momento, y solo intención asesina surgió al pensar sobre Eri.

Era egoísta que Suzu hiciera las cosas de esta manera con respecto a Eri. Sin embargo, la idea de cooperar se sintió como un pequeño hueso atrapado en su garganta. La chica llamada Eri Nakamura ya era enemiga de Hajime.

Sin embargo, incluso si es así, la solicitud de Suzu se hizo con todo su corazón. Era la apariencia de Kaori muriendo el por qué Hajime tenía tanta urgencia de matar a Eri. Esos ojos dijeron algo, transmitiendo sus propios pensamientos y significados.

En ese momento, el largo y silencioso Kouki abrió la boca.

“Nagumo, también debo pedírtelo. Soy la causa de lo que le pasó a Eri. Aunque pueda ser desagradable, debo hablar con Eri. No puedo dejar que Suzu vaya al territorio demoníaco. En eso…”

Kouki tuvo que morderse fuertemente el labio, su puño agarrado mientras daba palabras con una atmósfera ligeramente deprimida.

“Shizuku también pudo obtener la magia de la Era de los Dioses. Yo, uh… si seguimos, seguramente obtendremos poder. Si no es un lugar tan perverso lleno de ataques mentales, incluso yo debería ser capaz de capturarlo. El Gran Laberinto donde vas esta vez, es un lugar que incluso esos demonios pueden capturar. ¡Entonces, seguro yo también que puedo! (Ex: Me duele, me lastima, tener que traducir sus mierdas, uff estoy viendo lo estresante que será en un futuro)

“Kouki…”

Ante la apariencia de Kouki, con puño tembloroso y atmósfera oscura, Shizuku lo miró con ojos ansiosos. Shizuku recordó la mirada de sorpresa en Kouki cuando ella pudo obtener la magia de la Era de los Dioses y él no. Por lo tanto, aunque fue cuidadoso de no mostrarlo, a su amiga de la infancia no podía ocultarle su inquietud.

“Oh, ciertamente, no puedo dejar que Suzu vaya sola. Cuando se trataba de Eri, dado el carácter de Nagumo, tengo que pedirlo también”.

“Ryutaro también, Haa, bueno, no encaja dejar que Suzu vaya sola. Nagumo-san… si es posible pedirlo…”

Realmente no importaba si era Kouki o Suzu, si un compañero iba, Ryutaro también vendría alegremente. Aunque sus cejas se formaron el carácter ocho (八) por vergüenza hacia tal Ryutaro, Shizuku sonrió como si Kouki la recibiera ahora. Entonces, Shizuku se inclinó, pareciendo disculparse con Hajime.

Hajime volvió sus ojos de la Suzu con una mirada desesperada a la decisión de Shizuku. Kouki que había recuperado su voluntad, Ryutaro que era un cerebro de musculo, y Kaori que se preocupaba por Shizuku, quien se preocupó a su vez por Suzu como amiga, finalmente lanzó un fuerte suspiro.

Y, Yue, Shia y Tio también se lo pedían con la mirada mientras asentían como para decir que entendían lo desagradable de tener que hacer esta solicitud.

“… Si recibo un poco de hostilidad, dispararé a matar…”

“Por supuesto, Nagumo-san, ¡gracias!”

Suzu, que logró obtener el consentimiento, parecía que bailaría con una cara brillante que expresaba agradecimiento. Shizuku también expresó sus gracias.

Debido a que necesitaría inventar una [Magia Conceptual] que evitaría una nueva reinvocación además de la magia que les permitiría regresar a su mundo en primer lugar, Hajime pensó que de todos modos tomaría un tiempo regresar, incluso después de obtener la última pieza de magia.

Lo que sea que Suzu hizo no sería un obstáculo para su regreso, por lo que no creía que hubiera alguna razón para no aceptarla. Sin embargo, pensar en Eri reformándose y volviendo, Hajime no creía que fuera posible, y si ella se interponía en su camino, él la mataría a tiros en serio.

Finalmente, Hajime decidió que llevaría a Suzu al último Gran Laberinto, ya que no le causaría ningún problema en particular. Con su propia magia aumentando gracias a la [Magia Evolutiva], no debería crear inconvenientes.

Ignorando a Suzu, que tenía un nuevo sentido de propósito y los dulces sentimientos que le acompañaban. Hajime sonrió para sí mismo. Yue y compañía se acurrucaron cerca de tal Hajime.

“… Nn, un magnánimo Hajime es lindo”.

“De hecho, este es un Hajime del que estar orgullosa”.

“Después de todo, Maestro es tsundere”.

“Consentirlo… jeje, gracias, Hajime”.

Por los calurosos tratamientos que recibió de cada una, Hajime miró hacia otro lado. Las chicas se rieron felices de verlo.

Este lugar de dioses y demonios era interesante, pero parecía que estaban llegando al tramo final.

Ex: Muy Satisfactorio de traducir todo, fue doloroso tener que traducir la estupidez de Kouki, pero es un pequeño precio a pagar por el resto del capitulo.


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s