Arifureta — Capítulo 134


Traductor: Expectro
Editor: Gif


Anterior |Índice| Siguiente


Confusión de Shizuku

Las profundidades del bosque de Faea Belgaen se sintieron particularmente pacíficas y relajantes esa mañana.

El piar de un pájaro cercano se extendió por el aire como una onda en el agua. Parecía música suave, flotando junto con el crujir de las hojas.

Sin embargo, en una parte particularmente irrelevante de Faea Belgaen fuera del ojo público, sonó un tipo diferente de ruido.

¡Hugh!, ¡Hugh!, ¡Hugh!

“¡Hu!, ¡Ha!, ¡Oh!”

Era el agudo sonido del aire siendo dividido combinado con cortas respiraciones. Con cada sonido, una línea negra dividía el aire, separando la niebla de la mañana. La espada negra se movía naturalmente por el aire como agua fluyendo.

Los movimientos de la portadora de la espada eran extremadamente refinados, y cuando se combinaban con su ondulante cabello negro, parecía a un baile dedicado a los dioses.

La espada negra y el cabello negro se movieron cerca de la trayectoria de una hoja cayendo, formando un círculo. La hoja paso por el camino de la espada e inmediatamente se dispersó, gotas de sudor se esparcieron en la niebla.

¿Durante cuántas horas bailó en la tierra? El suelo estaba marcado con sus huellas, y había una incontable cantidad de hojas destruidas a sus pies.

Sin embargo, su borrosa forma se movía incansablemente, luchando contra su propio agotamiento. Su forma era inocente, pero hermosa para la vista, cada golpe con la espada se realizaba en serio.

“-Hah”.

La eterna danza de la espada de Shizuku de repente se encontró desordenada. Su espada erró la hoja por un cuarto de pulgada. La fuerza centrífuga de su giro la hizo perder el equilibrio.

Shizuku apenas logró evitar caer. Con una cara amarga, puso la espada negra a su lado.

“Ha, ha, bueno…”

Shizuku sacudió la cabeza con irritación. Su característica cola de caballo negra giró de izquierda a derecha, haciendo eco de sus sentimientos.

“Despeja tu mente, clara como el agua”.

Respirando hondo, recordó tranquilizar su mente y calmar su corazón. Fue un ejercicio que había aprendido en Japón mientras practicaba esgrima. El turbulento corazón de Shizuku recuperó su tranquilidad rápidamente.

Sin embargo, la figura de un chico emergió de esa calma…

“¡¡¡Nuaaa!!!”

Mientras gritaba gallardamente de forma poco femenina, balanceó su espada negra como para alejar la imagen en su mente.

“¡Diferente, diferente!, ¡Es por eso que!, ¡Es diferente!”

Las aguas de su mente eran turbulentas, ni una pizca de calma se podía sentir en alguna parte. Como un tifón que asola el mar, la mente de Shizuku se desbocó.

“Todo esto es diferente y no sé el significado. Estoy tranquila, soy serena”.

Con toda certeza, estaba lejos de estar calma. Su corazón parecía gritarle incoherentemente.

De hecho, había pasado todo el día tratando de calmarse, pero su espada no escuchaba, el estado de su mente se mostraba en sus agitados movimientos y su juego de pies negligente.

Estaba tratando de sacudirse la perturbación en su corazón con disciplina y entrenamiento.

Por qué, no sería una exageración decir que Shizuku pasó toda la noche concentrándose en eso.

Ayer, Hajime y compañía habían regresado del Gran Laberinto Haltina y decidieron descansar de inmediato. Shizuku consiguió una comida y un baño antes de acostarse inmediatamente, por supuesto. Sin embargo, no podía dormir por alguna razón, su mente estaba intranquila. Aunque era medianoche, dejó su cama con la espada negra en mano.

Y fue ese chico el que siguió emergiendo en la superficie de su mente, causándole angustia mental cuando estaba inactiva.

“¡Sie!, ¡Sie!, ¡¡¡Siee!!!”

Su grito se hizo más duro después de cada golpe.

Eran los eventos desagradables del Gran Laberinto en los que no podía evitar pensar.

Había comenzado después de que fueron traídos a ese mundo de sueños. Cuando Shizuku recordó el dulce mundo, hizo que se sonrojara, pero también fue doloroso… Su mundo ideal… era algo que nunca podría contarle a nadie.

Trató de rechazar a la doncella interior dentro de su corazón.

“¡¡¡Uryaaa!!!”

Esto la hizo pensar en el juicio final del Gran Laberinto. El inesperado contenido de sus revertidos sentimientos. No era el hecho de que había sentido amor por las criaturas negras. No, era su extrema aversión por cierto chico… no tenía ganas de matarlo, pero sus pensamientos eran ciertamente odiosos.

Es decir…

“Es diferente. Amistad. ¡Es amistad, Banzai!”

Perdió la compostura con la espada. Parecía provocado por el colapso de su personaje. La espada negra se balanceó en vano y el viento cambió bruscamente por ello. Shizuku hizo una mueca de disgusto cuando la sombra de ese chico flotó en su visión como un fantasma, con una sonrisa odiosa en su rostro. Si uno de sus compañeros de clase viera esto, se sorprenderían.

Shizuku continuó balanceando la espada imprudentemente, tratando de recuperar la paz y eliminar su confusión. Para sacudirse y negarlo. Quería convencerse de que todo era un malentendido.

Con la fatiga, los sentimientos de Shizuku comenzaron a recuperar su quietud original. En cuanto a la causa de su confusión, esa era, por supuesto, la naturaleza del Gran Laberinto, un excéntrico entorno que creó una pérdida temporal del decoro. Su corazón finalmente se calmó, incluso si pensaba en él. Volvió a la normalidad.

“¡Fuaaa!”

Lentamente expulsa su aliento. Cerró los ojos y permaneció en oscuridad, el sudor goteaba por su blanca piel, una vista elocuente de la mañana. Con el cuerpo mojado, el cabello pegado a las mejillas y el caliente aliento que sale de sus labios, solo puede describirse como ligeramente sexy.

Mientras Shizuku se entregaba a la persistente calma, una voz habló.

“Como esperaría de Shizuku”.

“¿¡Ahh!?”

El corazón de Shizuku salió por su garganta al escuchar una voz familiar. Su tono perturbó su paz. El pensamiento “¿Cómo se espera esto?” le vino para hacerle un tsukkomi. Shizuku volvió para mirar a la voz con estos turbulentos pensamientos en mente.

La persona esperada, Hajime, estaba parada allí. No había sentido ningún signo de su acercamiento durante su entrenamiento.

“Naguma-kun. No me asustes así, es de mal gusto estar detrás de mí”.

Shizuku sonrió mientras su corazón latía y palpitaba incómodamente.

Enfrentando a Hajime mientras tomaba su reprimenda…

“… Pu… Pufu!”

“¡¡!!”

Su reprimenda fue recibida pero solo recibió risas. Solo podía reaccionar a su animada crítica con humor. Sin embargo, debido a que sus mejillas estaban ligeramente teñidas, su declaración tenía muy poco peso.

Esa reacción fue como una astilla arrojada a su conciencia.

“T, Tú… tú…”

Hajime, todavía riéndose levemente de su comentario, se disculpa y le arroja una toalla de su {Almacén del Tesoro}. Al darse cuenta de que estaba cubierta de sudor, comenzó a limpiarse con una oleada de pánico y una extraña sensación de vergüenza.

“No buscaba molestarte. Solo me desperté temprano. Estaba buscando un lugar adecuado para entrenar y me encontré con Yaegashi. Quería ver cómo te va. ¿Estás haciéndolo bien?”

“Yo… simplemente no pude dormir”.

“Bueno, conquistaste tu primer Gran Laberinto. ¿Supongo que todavía estás emocionada?”

“Oh, bien…”

Ciertamente fue emocionante de una manera diferente, y hubo un aumento en la fuerza. Sin embargo, Shizuku no pudo decirlo y desvió la mirada.

El acto sospechoso hizo que Hajime entrecerrara los ojos e inclinara la cabeza con una mirada perpleja.

Shizuku terminó perdiendo más la compostura.

Parecía inquieta, incómoda, nerviosa…

“… Yaegashi, ¿has estado sintiendo algo extraño, algún efecto secundario?”

“¿Oh? Podrías decir que estoy bien. Sí, ¡completamente saludable! Más bien, en la mejor condición”.

“Si tú lo dices… pero te pareces estar muy cansada y estás actuando sospechosamente”.

“¿Comportamientos sospechosos?, ¿Viniendo de ti?, ¡Estoy normal!, ¡Tú eres el que está detrás de la gente sin pensar!”

“Sueles ser serena como un campo… siempre tranquila…”

Aunque Shizuku obviamente no estaba normal, ella insistió en que sí lo estaba, por lo que Hajime decidió dejar de preocuparse por eso. Puso ese tipo de mirada antes de acercarse a Shizuku.

Shizuku de repente entró en pánico ante el repentino acercamiento de Hajime. Empujó ambas manos hacia adelante para formar una barrera entre los dos.

“¿Qué?, ¿Por qué vienes hacia mí?, Por favor, espera un momento. ¡Sudorosa!, ¡Violación del espacio personal!, ¡Cálmate!, ¿Quieres la toalla? Pero esta toda… No es bueno. ¡La devolveré una vez que esté lavada!, ¡Así que, por favor, para!”

“… Algo definitivamente está mal… Solo quiero ver tu espada negra”.

Cuando Hajime se acercó a ella, la actitud que Shizuku tomo mientras retrocedía era como si un pervertido se le acercara.

“¿Oh?, ¿Mi espada negra? Algo como eso…”

“Puedo reforzarla. Es algo que descubrí gracias a la [Magia Evolutiva]. Si prefieres que no lo haga, está bien…”

“Puedes… Si lo hicieras, estaría agradecida”.

Shizuku le mostró tímidamente el filo de su espada negra. Parecía que no tenía la intención de acercarse más.

Shizuku estaba actuando cada vez más sospechosa hacia Hajime, pero supuso que no quería acercarse a alguien después de sudar tanto, así que se encogió de hombros.

Hajime agarró la espada negra y dio una pisada. Al instante, el suelo se elevó para tomar la forma de dos sillas y una mesa. Se sentó en la silla y sacó varios minerales del {Almacén del Tesoro} mientras posicionaba la espada negra frente a él.

Mientras miraba esto, Shizuku tomó la silla frente a la de Hajime con una expresión sombría e inquieta.

“…”

“…”

No hubo conversación. Mientras Hajime jugueteaba con el mineral, solo se escuchó el piar de los pequeños pájaros y el crujir de las hojas, la paz y la calma de la mañana habían regresado.

Sin embargo, Shizuku no se sintió particularmente incómoda. Aunque inicialmente hubo cierta tensión entre Hajime y ella, el silencio hizo bien en ayudarla a recuperar la calma.

Hajime no le dio a Shizuku ni una sola mirada de profundamente concentrado que estaba. Sus pupilas habían adquirido una expresión seria, iluminada además por la roja magia. Cuando las manos de Hajime se movieron, la luz mágica carmesí alteró la composición de los minerales.

Los pensamientos de Shizuku eran “como se esperaba, es hermoso” mientras observaba la cara de Hajime durante su trabajo. Comenzó a quedarse dormida, su cabeza cayó sobre su hombro y codos. Después de permanecer despierta toda la noche, la somnolencia fue la consecuencia.

En medio del trabajo, Hajime tomó su mano y extrajo una gota de sangre. El acto sorprendió a Shizuku y casi la hizo caer de su silla.

A medida que pasaban el tiempo, Shizuku comenzó a caer en una sensación de extraña comodidad, sus parpados una vez más se volvieron pesados. Entonces, la voz de Hajime habló.

“Mira, ya está hecho, Yaegashi”.

“…”

“¿Yaegashi?”

“…”

“¿Estás dormida?”

Su brazo le servía como una almohada para la cabeza. Hajime entrecerró los ojos y vio que tenía los ojos cerrados. Miró asombrado la indefensa expresión que tenía mientras dormía.

Normalmente, uno la despertaría suavemente, o quizás le pondría una chaqueta. En su lugar, Hajime inserto poder mágico a la espada y la presionó contra Shizuku, activando una de sus funciones.

“Baribaribaribaribaribari”. (Descarga eléctrica)

“Ababababababa”. (Sonido de alguien siendo electrocutado)

Chispas brotaron de la cuchilla. Shizuku gritó, poniéndose rígida y levantándose en un instante. Hajime había activado el modo trueno, que sin duda era una forma de despertarla. (Ex: Don delicadeza le llaman a Hajime :V)

Tan pronto como la espada negra fue alejada, humo blanco empezó a emergerle del cuerpo mientras se frotaba la mandíbula con una mano.

La espada negra parecía haber funcionado satisfactoriamente.

“¿¡Por qué hiciste eso tan de repente!?”

Naturalmente, la recuperándose Shizuku rugió de ira. Golpeó la mesa con la mano y le frunció el ceño a Hajime.

“Pensé que podría despertarte y probar la eficiencia del arma al mismo tiempo”.

“Dices eso sin pelos en la lengua, este tipo…”

Mientras Shizuku intentaba lanzar palabras de protesta, se dio cuenta de que había arrojado la espada mientras estaba sorprendida. Corrió para recuperarla.

“Antes de obtener la [Magia Evolutiva], lo mejor que podía hacer era agregar una o dos habilidades al mineral. Sin embargo, al juntarla con [Magia de Creación], puedo añadir dos o más efectos”.

“Y estás ignorando mi ira para explicar… Muy bien… Está bien ahora”.

Como Hajime comenzó a explicar la mejora de la espada negra como si nada hubiera pasado, Shizuku decidió dejarlo ir con un gran suspiro. Le miró con ojos despectivos, tratando de convencerse de hacerlo.

“Por lo tanto, agregué algo de magia nueva a la espada negra. Una es [Magia de Gravedad]. El peso de la espada ahora se puede cambiar. Puedes hacer que la hoja repela o atraiga la gravedad e incluso es capaz de cortar la gravedad por un instante”.

“Eso… es increíble”.

El desprecio en los ojos de Shizuku se disipó durante la explicación de Hajime, abriéndose de par en par cuando miró por encima la espada negra. Sin embargo, podría haber sido demasiado temprano para sorprenderse. A medida que continúa la explicación de Hajime, su rostro comenzó a tensarse por todas las habilidades de la espada.

Primero, era capaz de rasgar el espacio usando [Magia Espacial].

Puede repararse automáticamente con [Magia de Restauración]. Además, es capaz de ayudar en la recuperación del usuario para arrancar.

También puede dañar el espíritu al penetrar el cuerpo con [Magia Espiritual].

Además, se mejoraron el modo trueno y las cuchillas de viento, además de la nueva habilidad de conversión a choque.

“…”

Además, el método de autentificación y la empuñadura se modificaron para que ya no sea necesaria una larga entonación para alto efecto. La espada en sí tiene un “estado de movimiento” que permite que los hechizos se usen sin cantos. Debido a que Yaegashi es una luchadora veloz, no podría pasar largos períodos entonando una habilidad.

Hajime terminó su explicación. Shizuku observaba la espada negra en su mano, sudor frío le corría por el rostro. La originalmente tramposa espada que poseía ahora se había vuelto completamente buggeada, no importa cómo la mires. Si se supiera su rendimiento, se librarían guerras por adquirir esta arma. Actualmente es la espada más fuerte en este mundo.

“¿Está bien… tener tal cosa…?”

“Oh, es solo por si acaso”.

“¿Por si acaso?”

Shizuku inclinó su cuello hacia un lado con una mirada perpleja cuando Hajime miró hacia el cielo y asintió levemente.

Hajime tenía una mirada aguda, como los afilados ojos de un lobo. El corazón de Shizuku comenzó a latir rápidamente. Sin embargo, esperó la explicación de Hajime mientras ignoraba el calor que aumentaba en sus mejillas.

“Es bastante comprensible. Una vez que capturemos el último laberinto, eso significa que deberíamos poder regresar a Japón. Sin embargo, habrá obstáculos. La idea de que todo saldrá bien es solo optimismo”.

“¿Obstáculos?, ¿Te refieres a los dioses locos?”

“Si. No parece que dios voluntariamente deje ir una irregularidad como yo. Necesitaré algo de carne para cuando los Apóstoles de Dios como Nointo comiencen a aparecer en grandes cantidades… aunque también has considerado la magia de la era de los dioses como un potencial de guerra”.

“¿No dijiste algo antes sobre la necesidad de un muro de carne?, ¿Hey?, ¿Lo dijiste no?”

Hajime descuidadamente filtro un poco de su verdadera intención, y Shizuku intentó abordarlo con una vena en la frente. Sin embargo, Hajime siguió hablando, sin tenerla en cuenta.

“Mi habilidad para hacer artefactos trascendió a una nueva etapa gracias a la [Magia Evolutiva]. Incluso si no mejora ninguna de las otras magias de la Era de los Dioses, es posible una mejora considerable en el potencial de combate. Puedo mejorar todo su equipo. No solo el de Yaegashi, sino también el resto del grupo. Mientras vamos al laberinto de hielo y nieve, es posible que otro Apóstol de Dios pueda atacar. Debe ser repelido por cualquier medio. Por supuesto, también podrás desafiar los otros laberintos con esos brazos fortalecidos”.

“Entiendo lo que dices…”

Habiendo dicho lo que quería decir, Hajime se puso de pie. Shizuku tenía una expresión preocupada y vaciló.

“… Después de todo, ¿el grupo de Nagumo-kun se irá sin nosotros?”

“¿Hmm?, ¿Quieres venir?”

“…”

Shizuku no respondió. Originalmente, le pidieron un gran favor y Hajime mantuvo su lado del trato. Debía ayudarlos a capturar un Gran Laberinto.

La lucha a través del Gran Laberinto, parecía penetrar a través de su carne y huesos. No podía negar la escasez de habilidades que poseía. En pocas palabras, incluso si ella lo siguiera, sería una carga para Hajime y las demás.

Aún más, una vez capturado el laberinto de hielo y nieve, el regreso podría estar disponible. Así que Hajime no tenía razón para traer a los otros compañeros de clase.

Es por eso que Shizuku no respondió, en cambio sacudió la cabeza. Hajime abrió la boca ante la respuesta de Shizuku, luego se encogió de hombros.

“Bueno… si es solo Yaegashi, no me importaría traerte…” (TI: Por supuesto, no querría dejar atrás parte de su harén) (Ex: Nah, no es por eso, si fuera el caso tendría que buscar al resto)

“¿Eh?”

Los ojos de Shizuku se abrieron de sorpresa ante las inesperadas palabras que se filtraron de Hajime.

Un momento después, Shizuku volvió la cabeza, sus mejillas se sonrojaron como un tomate mientras se apresuraba a ocultarlo. Mientras intentaba desesperadamente calmar su salvaje corazón, intentó preguntar la verdadera intención de Hajime.

“En cuanto a eso, qué…”

“Bueno, es estrategia. Tu fuerza espiritual no será un problema en absoluto. La brecha en habilidad se puede llenar con un artefacto”.

“Oh, sí. Es eso, ¿no?”

Sus expectativas fueron fácilmente traicionadas. Shizuku aún pensaba “¡No lo esperaba!”.

Shizuku miró hacia atrás, quitándose el calor de las mejillas y calmando su mente mientras le daba a Hajime una mirada de reproche.

Sin embargo, las palabras inmediatamente siguientes hicieron que el sonrojo volviera una vez más.

“Sí, es verdad. Además de los otros miembros de mi grupo, Yaegashi es la persona en la que más confío”.

“¡¡¡!!!”

Parecía que la mirada de reproche de Shizuku era el resultado de su pensamiento de que Hajime estaba tratando de halagarla, pero Hajime lo malentendió. Se ratificó por eso. Pero su corrección golpeo a Shizuku, y comenzó a sonrojarse nuevamente.

Hajime tenía una sonrisa irónica, ignorando la reacción de Shizuku mientras se concentraba en su propósito original.

“Aunque, bueno, incluso si solo Yaegashi nos sigue, eso podría ser un problema”.

“Eh… ¿por qué es eso?”

“Bueno, ¿qué dirán los demás en la clase? Amanogawa definitivamente estará fuera de control sin ti. Correría imprudentemente o simplemente diría “¡Yaegashi está en problemas!”. La gente vergonzosa es problemática”.

“Pero no hay pruebas de ello”.

Shizuku se estaba cansada de ser arrastrado donde sea por el comportamiento de Hajime. Hajime metió la mano en el {Almacén del Tesoro} y sacó varios chakrams. (Ex: Para el que no recuerde o sepa lo que son los Chakrams”)

“¿Estos chakrams son los que están conectados internamente?, ¿Qué estás haciendo, sacándolos?”

“Es entrenamiento. Justo como lo que hacías antes de que viniera. Si estás cansada, debes regresar. Deberías poder dormir un poco ahora”.

Cuando Hajime lo dijo, Shizuku recordó lo cansada que realmente estaba ahora.

Sin embargo, tampoco parecía fácil abandonar este lugar. Mirando los alrededores… y a Hajime, que había creado una columna de treinta o más chakrams alrededor de su cuerpo. Al darse cuenta de ello, la boca de Shizuku se abrió.

“… ¿Puedo mirar… un poco?”

“No me importa, pero ¿estás segura de que no necesitas dormir?”

“Está bien, volveré cuando me canse lo suficiente”.

Hajime se encogió de hombros, aceptando las palabras de Shizuku. Cerrando los ojos, sacó a {Donner}. Shizuku reposó sus codos sobre la mesa y puso sus manos en sus mejillas, mirando a Hajime mientras sostenía su cabeza.

Al siguiente momento:

Tantantantantantantantan.

Hajime apretó el gatillo sobre {Donner}, apuntando a los chakram que volaba a altas velocidades lo suficientemente rápido como para ser difíciles de ver. Las balas eran de metal recubierto de goma no fatal, lo que hacía que la pistola produjera un sonido diferente a los sonidos generalmente explosivos.

Las balas disparadas se dirigieron al frente, a la derecha e izquierda de sus respectivos chakrams y pasaron su aro, saliendo desde otro chakram antes de regresar a Hajime. Las balas se dispararon de forma que no saliera de la columna hecha de chakrams conectados interiormente. Su dedo continuó apretando el gatillo mientras saltaba y corría alrededor del círculo de chakrams apuntando a otros chakrams.

Con movimientos mínimos y disparos de precisión milimétrica, se repetía constantemente un espectáculo en el que atravesaba las danzantes hojas y disparos de todas las direcciones.

Los movimientos podrían haber carecido de la elegancia de Shizuku de poco antes, pero no hubo arte militar en los últimos cientos de años que triunfó siendo hermoso. Sin embargo, fue razonable. Sus movimientos fueron refinados para los mínimos requisitos combinado además con decisiones racionales. Era un tipo diferente de elegancia en comparación con Shizuku.

Estaba creando una tormenta en la que Hajime volaba en de su centro, haciendo que Shizuku mirara instintivamente.

Una onda roja brillante se expandió por el aire desde donde entrenaba Hajime, además, se tomaron más chakram del almacén, creando una esfera que lo rodeaba por todas las direcciones.

Y:

Dopan. Dopan. Dopan. Dopan. Dopan. Dopan.

La esfera brilló con un rojo brillante cuando los chakrams se movían.

Las balas fatales aceleradas electromagnéticamente, creaban líneas de resplandores rojo brillantes como láseres. Diez metros de diámetro, el círculo chakram empezó a reducir gradualmente su rango. Cuando alcanzó los 3 metros, las luces rojas parpadeaban como un aluvión continuo a distancia cero.

Hajime derribó cada luz una a la vez. {Donner} en mano derecha e izquierda encarnando así cada una movimientos ofensivos y defensivos como entidades separadas. Los innumerables chakrams revestidos en luz roja brillante, llenaban el interior de la esfera. Los disparos y brillos aumentaron, pareciendo así una luna roja brillante que flotaba en el cielo.

“… Hermoso”.

Con una expresión fascinada, Shizuku murmuro esas palabras cada vez que veía el rojo brillante alrededor de Hajime. Parecía que sus sentimientos reales inconscientes se desbordaban.

Los disparos resonaron por el bosque, arruinando la paz y calma de la mañana. Sin embargo, los párpados de Shizuku continuaron poniéndose pesados ​​mientras miraba la estrella roja en el cielo, y la conciencia se escapó silenciosamente de ella.

Ex: Shizuku honestamente siempre me ha encantado e incluso deseaba fuera parte del harem, así que se pueden imaginar lo emocionado que me estoy encontrando con lo que sucede, cada vez me gusta más.


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s