Arifureta — Capítulo 132


Traductor: Expectro
Editor: Gif


Anterior |Índice| Siguiente


¿Todo Está Retorcido y Cambiado?

Asco, no, la mejor palabra era odio. Un sentimiento tan oscuro y profundo, fue lo que sintió Hajime por… Yue.

Era evidente que Yue sentía lo mismo. Sus ojos también estaban distorsionados con una mirada asesina mientras miraba a Hajime.

“Yue”.

“… Hajime”.

Se llamaban con familiaridad, pero también con cierta incomodidad.

“… Te desprecio por completo”.

“… No siento nada más que odio”.

Con fuertes emociones, la pareja sacó sus armas y se apuntaron. Hajime apunto a {Donner} directamente a la frente de Yue, mientras que Yue alzo una llama en su mano derecha. Las palabras “¿Oh?” y “¿Quién primero?” flotaban en el aire como una clásica escena en una tienda de Yakuzas.

“Hey, ¿qué están haciendo ustedes dos?”

Una voz surgió entre los dos. Era Shia. En su hombro izquierdo sostenía a {Doryukken}, con una postura como si estuviera a punto de atacar y una voz muy contenida.

“¿No debería ser yo a la que quieran matar? No sean egoístas”.

Al igual que Hajime y Yue, Shia los miraba con odio y malicia en sus ojos.

Hajime también tenía sentimientos negativos hacia Shia que rivalizaban con la intención asesina que tenía por Yue. Cuando Hajime apretó los dientes y miró a su alrededor, sintió las miradas asesinas de Tio y Kaori también. Miraron a Yue, Shia y Hajime con ojos llenos de odio.

“Oh, hey chicas. ¿Qué están haciendo? Nagumo es solo Nagumo”.

Era Kouki. Parece estar protegiendo a Hajime a la vez que le daba a Yue y a las demás una mirada severa. Sus ojos parecen tener mucho afecto por Hajime mientras acusa a las otras de actuar de manera extraña.

Ryutaro y Suzu no parecían compartir ningún sentimiento particularmente fuerte contra Hajime. Más bien, Ryutaro parecía estar dando a Kouki una mirada de disgusto. Shizuku también parece tener odio en sus ojos cuando veía a Hajime y tenía unos ojos condenatorios contra Kouki, así mismo realmente tenía una mirada asesina por Kaori.

Afortunadamente, Yue todavía mantenía la barrera del [Escudo Santo]. El enjambre de cucarachas había surgido nuevamente, tratando de atrapar a Hajime y compañía desprevenidos durante esta anormalidad, mientras el grupo se miraba el uno al otro.

Más cucarachas se reunían en círculos mágicos, intentando crear más cucarachas especiales fuera de la barrera protectora. Otro tsunami de cucarachas vuela y les compra algo de tiempo.

Hajime analizó el efecto de la luz de la magia usando [Percepción Mágica] y lo contrasto con sus emociones cambiadas para suponer la situación actual.

“Aparentemente, la luz de la magia que sentimos hace un momento parece haber revertido nuestras emociones. La intensidad es proporcional a la fuerza de la emoción original”.

“… Nn, una conclusión razonable, la acepto de mala gana”.

Hajime explica sin apartarse; Yue estuvo de acuerdo con una mirada disgustada. Aunque el sentimiento se invirtió, no perdieron sus recuerdos. Al inferir de su memoria cómo pensaban originalmente el uno del otro, probablemente era la suposición correcta.

Mientras tenían miradas enojadas, nadie más levantó una objeción.

“El alcance de esta prueba… Todavía puedes recordarlo, pero la emoción se invirtió. Es difícil sacudir cómo te sientes frente a lo que recuerdas. Es una prueba horrible. Cuanto más profundo sea el vínculo, más intentará romperlo”.

Cuando Tio explicó el alcance de esta prueba, comenzó a sonrojarse mientras veía a las cucarachas que se arrastraban por la pared exterior, obstruyendo sus palabras. El encanto de las cucarachas parecía dejar sin palabras a todos; Fue Kaori quien logró ponerlo en palabras.

“… se ven tan bonitas”.

Eso también fue un problema. Contra los demonios negros que tenían como enemigos, el odio se invirtió. En lugar rechazo, Hajime y compañía solo se sintieron atraídos por las cucarachas. Fueron solo sus recuerdos de que no les gustaban lo que los mantenía en guardia.

Sus emociones fueron invertidas. No necesitaban más evidencia para apoyar esa conjetura. Los aliados con los lazos más profundos serían separados, su capacidad de defenderse estaría debilitada por su odio. Ese podría ser el objetivo. Especialmente contra estas cucarachas demoníacas, sin duda tuvieron que aferrarse a su disgusto.

Con el grupo incapaz de cooperar, el tsunami de las cucarachas los tragaría, o caerían presas de las que medían aproximadamente 1 metro. Estas cucarachas jefe se producían una tras otra.

No estaría mal llamar a esto una situación desesperada… Sin embargo, las personas actualmente reunidas estaban lejos de ser ordinarias.

“… Quiero matar a las montañas de cucarachas”.

“… Me gustaría matarlos, así como a ti”.

Hajime y Yue contemplaron a las cucarachas. Sus ojos parecían penetrar a través de las cucarachas presionadas contra la barrera, contemplando a la cucaracha jefe que había creado esta situación.

“… Más que eso”.

“… Que eso”.

Los ojos de Hajime y Yue brillaron con una mirada brutal. Yue, que generalmente no muestra mucha expresividad, lucía unos agresivos ojos entrecerrados como los de un lobo salvaje. Habitando en esos ojos había una ira feroz como nunca antes.

“Me gusta amar… hombre, ¡quiero matar!”

“… Quiero amarlo y ser amada”.

Dos cabezas alcanzaron su punto de ebullición.

Su ira brotó, ardiente como el magma. Recordaban cómo se habían sentido previamente el uno por el otro. Las cucarachas se habían metido con sus sentimientos. Nadie debería jugar con los importantes sentimientos entre dos personas enamoradas.

Incluso contra las cucarachas, el disgusto y la ira no fueron suficientes para describir la ferocidad que sentían por las cucarachas, lo que cambió a algo sádico. Sus sentimientos crecieron hasta convertirse en amargura por la naturaleza de todo el laberinto hasta este ahora.

Y Hajime y Yue no fueron los únicos así.

Kouki y compañía se estremecieron por la presión de la abrumadora ira emitida por Hajime y Yue, haciendo que retrocedieran. Pero detrás de ellos, Shia, Tio e incluso Kaori tenían ojos rojos de ira que solo podía describirse como demoníacos.

Yue abrió el [Escudo Santo], lo que provocó que Kouki y compañía mostraran escepticismo y pánico. Magia roja comenzó a extenderse desde los pies de Hajime. Su labio está levantado, su canino expuesto, y tenía una absoluta mirada de asesinato en su rostro.

Poco después de:

¡¡Zudooon!!

Hajime saltó del pasillo como una bala, causando un rugido y dejando detrás de un cráter en la parte de la rama donde estuvieron sus pies. Usando una habilidad como [Ground Shrinker], mezclado con [Grandes Piernas] y [Conversión: Impacto], su cuerpo se movió como un misil con un reforzamiento corporal de pura magia. Uso [Vajra] en todo su cuerpo, haciéndolo más duro que el acero, además de estar cubierto [Revestimiento Eléctrico] y magia roja, lo que lo hacía parecer como la encarnación del trueno.

Incapaz de detener a Hajime, el [Escudo Santo] de Suzu fue fácilmente destruido desde adentro como papel. Hajime se apresuró a la cucaracha jefe con la intención de destruirla.

“Te amaré hasta la muerte”.

La cucaracha jefe ni siquiera pudo reaccionar, su reconocimiento visual no pudo igualar la velocidad de Hajime moviéndose como un loco con un tornillo suelto.

De repente, la cucaracha no parecía tan peligrosa. Tal vez fue porque revirtieron sus sentimientos, o no esperaban que alguien escapara durante el asedio de las cucarachas, pero este demonio jefe parecía bastante… ¿simple?

Hajime, como el arma que era, desquitó su ira contra la cucaracha, dando un golpe fatal, usando el impulso de su carrera combinado con una patada en la rodilla.

GAAAAAAN

Con el estruendoso rugido de acero contra acero, la cucaracha jefe desapareció un segundo después, en su lugar apareció Hajime. La cucaracha jefe había volado a una velocidad imperceptible.

Hajime permaneció en su lugar utilizando la [Aerodinámico] para quedarse quieto, recibiendo las miradas fulminantes e intenciones asesinas mientras miraba la dirección en que la cucaracha jefe fue pateada.

Por otro lado, una vez que Hajime había despegado…

Suzu estaba en pánico, tratando desesperadamente de rehacer la barrera que había destruido. Sin embargo, las cucarachas que se acaban ya no la asquearon. ¿Había una alguna razón para mantenerse alejado de ellas? De hecho, ¿no son deseables? Mientras pensaba esto, fallo el hechizo.

Las cucarachas en este laberinto son solo insectos… después de todo.

Yue se puso de pie para llenar el hueco fatal en las acciones de Suzu y remediar la situación.

“[Cielos Agitados]”.

Alrededor de Yue y compañía, el espacio mismo pareció agitarse por un momento. Había comenzado a mostrar el alcance de su magia nivel dios.

Justo cuando la ola de cucarachas estaba a punto de alcanzarlos, el espacio comenzó a explotar. El tremendo poder generó ondas de choque que aplastaron a las cucarachas, triturándolas a pequeños pedazos, y un momento después, solo quedó arena.

Yue aún no había terminado. 

“[Cinco Dragones Celestiales]”

En el momento en que ese nombre mágico vino de su encantadora voz, trueno, llama azul, tormenta, nieve y hielo, aparecieron los cinco cuerpos de dragones. Cuando decenas de miles de cucarachas se volcaron hacia ellos, los dragones de Yue los rodearon con un rugido distintivo y fueron diezmados en un instante.

Yue comenzó a flotar con el uso de su magia de gravedad sin mirar a los demás. Su cuerpo comenzó a precipitarse hacia la cucaracha jefe junto con todo el cuerpo de un dragón en caída libre.

Como una formación de 200 cucarachas de tamaño mediano hicieron un ataque contra Hajime, Shia las destruyó.

Shia, Tio y Kaori se habían dado cuenta, al igual que Yue al principio, de que habían jugado con su afecto por Hajime. Las cucarachas que se cernían sobre a quienes habían elegido revertir sus emociones se encontraron con una ira feroz más allá de las intenciones del laberinto. (TI: En otras palabras, no te metas con el dere u obtienes el yan) (Ex: Honestamente me gustaría ver la reacción de los Libertadores ante lo que hacen en este laberinto, quiero ver sus caras al saber que fueron superados por el brutal poder del amor, remarcando la parte de brutal)

Shia saltó al aire con sus piernas mágicamente reforzadas, corriendo por el cielo en discos de color azul claro que ondulaban con una hermosa luz azul. También, Tio y Kaori expandieron respectivamente sus alas de dragón y alas plateadas en sus espaldas, saltando de inmediato mientras intercambiaban miradas con las cucarachas de tamaño mediano.

“Oh, hey, ya no te encuentro repugnante. Sin embargo, todavía he decidido que morirás”.

“E, Eso es correcto. Insecto-chan es lindo, pero… no puedo morir, y tengo que pelear como se esperaba, ¿no?”

“Sí, pero ¿decapitarlos?, ¿a tales lindas criaturas?”

“Si no matamos, entonces nos matarán. Debemos ser fuertes y luchar fuerte, para que no nos quedemos atrás”.

Aunque es vergonzoso decirles eso, las Cucarachas podrían haber sido un Chihuahua mirándolos con ojos de perrito mientras les intentaban apuntar a sus cuellos. Fue como tratar de matar a un pequeño perro que te había encantado desde el nacimiento. Eran estas retorcidas y locas inconsistencias con las que tenían que lidiar, pero no podían evitar pensar de esa manera.

Los miembros restantes del grupo de Kouki no podían volar libremente por el cielo, dejándolos en el centro del pasaje rama. Comenzaron a pelear pasivamente. Lucharon lado a lado y hombro con hombro con personas que les desagradaban. Fue un sentimiento problemático.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

La cucaracha jefe que había recibido la patada voladora de Hajime había volado hacia el tronco del gran árbol, se hundió magníficamente y voló en pedazos la zona del impacto por el furioso impulso. Un abdomen que se habría enorgullecido de tener la fuerza del acero fue hundido radialmente en la parte central que recibió el golpe directo, derramaba líquidos corporales blanquecinos del agujero recién formado.

“¡Gichichichichichichichi!”

La cucaracha jefe emitió un desagradable grito mientras balanceaba sus antenas. Un grupo de cucarachas se amontonaron inmediatamente alrededor de la cucaracha jefe, se asimilaron con esta en un instante y curaron la lesión que había sufrido. Mientras permanecieran las cucarachas pequeñas, podría seguir luchando indefinidamente.

La cucaracha jefe agarra una astilla que se le había incrustado del gran árbol. La cucaracha parecía más grande ahora mientras dejo escapar un sonido desagradable.

Los ojos de la cucaracha miraron a su alrededor en busca del que lo hirió…

“Aún, déjame disfrutar esto un poco más”.

El rugido volvió a sonar cuando el acero choco con el acero. Hajime se acercó en silencio desde un lado y envió una patada de estilo Yakuza.

La cucaracha jefe se hundió de nuevo en el tronco. Hajime comenzó a atacarlo sin piedad como una bestia salvaje. No uses armas. Hajime no tenía intención de terminar esto todavía. Aplicando [Conversión: Impacto] a su puño y reforzando su cuerpo con magia, rápidamente aplasto el pecho de la cucaracha jefe una y otra y otra vez.

¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!, ¡Dugong!

Cada vez que golpea un puño de Hajime, la cucaracha jefe se retuerce como un juguete, pero es incapaz de escapar, su cuerpo es incrustado en el radialmente agrietado tronco del gran árbol. La cucaracha es reemplazada con un trozo de carne negra brillante y sangre blanca mezclada con astillas de madera rota.

La cucaracha jefe era un enemigo del cual incluso si se podía llegar a tener un odio fisiológico, su apariencia actual era demasiado terrible, solo parecía patético.

Un momento después, la cucaracha jefe comenzó a emitir luz roja y negra. Una gran cantidad de cucarachas aparecieron a espaldas de Hajime, y con una velocidad espantosa formaron un círculo mágico.

Humo negro emergió del círculo mágico, desbordándose y atacando a Hajime con furiosa una velocidad.

“… Tch”.

Hajime juzgó que ser tocado por el humo negro era malo y evacuo con [Aerodinámico] y [Ground Shrinker] antes de que lo alcanzara. En donde Hajime estuvo un instante antes el humo envolvió a la cucaracha jefe y al gran árbol.

Con un momento libre de Hajime, el jefe llamo a un grupo de cucarachas. Una gran cantidad de cucarachas se precipitaron en su propio humo negro.

Después de unos segundos, la cucaracha jefe recuperó su forma, se quitó las heridas y sacudió el humo negro. El árbol detrás de la cucaracha que había estado expuesto al humo negro se había derrumbado, cayendo del tronco como una masa gris. Aparentemente, el humo negro tenía algún tipo de efecto corrosivo.

Las seis alas de la cucaracha jefe comenzaron a temblar a gran velocidad, ¡BIIIIII! Y al momento siguiente despegó a gran velocidad. Hajime entró en un vuelo de alta velocidad para saludar a la cucaracha una vez más, al mismo tiempo la cucaracha asumió una postura de pelea.

El acelerado Hajime da vueltas alrededor de la cucaracha nuevamente, bloqueando su retirada. Al mismo tiempo, un tsunami de cucarachas comienza a acercarse detrás de Hajme. Mientras les sonreía a las cucarachas como si dijera “¿Qué pasa, lindas?” Sacudió su brazo izquierdo y saco algunas armas. Tenía la intención de atacar desde el frente mientras dejaba que {Cross Bit} atacara desde atrás.

Una pared de aire apareció alrededor de la cucaracha jefe. Se había formado a la velocidad del sonido. No sabían si los pasajes de ramas soportarían la onda de choque o serían destruidos. También sería destruido si intentara evitar el árbol en el último momento.

Aun así, Hajime no mostró intención de irse, incluso cuando la vibración se estrelló contra su brazo artificial. Atacó directamente desde el frente.

En ese momento, un enorme dragón de truenos y otro revestido con llamas azules atravesaron el muro de cucarachas detrás de él y aparecieron.

Hajime sentía que se acercaba, y sin mirar atrás da una cara como si dijera “¡Puaj!”. Sin embargo, la cucaracha ya estaba a velocidad sónica. Pero habilidades que requieren percepción a velocidades luz ya se habían usado demasiadas veces, algo de nivel sónico era inútil.

“¡Por qué, estaba!”

Le dio un solo golpe. Un estallido del codo y una [Conversión: Impacto] mezcladas con fuego al mismo tiempo, golpeó a la cucaracha jefe directamente. La cucaracha estiro su pata con una cuchilla afilada en forma de garra, pero fue completamente evadida por el instantáneo contraataque. La cara de la cucaracha jefe fue golpeada y se vio a detalle el efecto de las vibraciones rompiendo y extendiéndose a través de la criatura en olas.

El impacto en la parte frontal de su cabeza causó que la cucaracha diera vueltas verticalmente y volara así el horizonte.

Inmediatamente después, las cucarachas que apuntaban a Hajime fueron consumidas por los dragones de Yue en el lugar donde estaba Hajime.

“… Gracias, eliminado”.

“¿Eso fue para mí? O a esas queridas cucarachas-kun”.

“… Por supuesto, las cucarachas amarillas”.

“¿Hey qué es eso? Me estoy poniendo las cosas en marcha. ¿Parece una nueva especie de cucaracha?” (Ex: Esta conversación me hizo doler la cabeza, es realmente rara así)

Hajime se movió al lado de Yue, con una cara infeliz. Yue le lanzó una sonrisa muy odiosa de desdén a Hajime. A Hajime, quien resistió la ofensiva del dragón de trueno y el dragón de llama azul mientras escapaba por poco, se le marcaba una vena azul en la frente.

“Tu intención era matarme”.

“… Por supuesto que no, a tu nivel no había razón para creer que te matarían”.

“Oh, ciertamente, pero ¿podrías haber atacado peor que eso?”

Los dos cargaban una atmósfera de disgusto el uno hacia el otro, estaban en un estado en el que se disgustaban más que a cualquier otra persona, esos son los efectos del cambio de emociones, pero aun así pudieron confiar el uno en el otro en combate.

La cucaracha jefe se había acercado a la velocidad del sonido mientras llevaba el humo negro de la imperceptible corrosión. Resultó que Yue podría asumirlo más fácilmente desde el frente y participar sin pensar.

Además, se acercaba el gran tsunami de cucarachas. Si mirabas de lejos, una pequeña cucaracha estaba envuelta en una bruma negra. La cucaracha jefe se acercaba desde el lado de Yue mientras la pareja enfrentaba el mar de corrosión.

“Oye tú, ese humo lo descompone todo. No dejes que toque tu ropa o las cosas podrían volverse eróticas”.

“… Tal vez para una persona podrido como tú. Estoy segura de que soy resistente”.

Se escupieron veneno el uno al otro sin dudarlo, una lluvia de palabras cortantes a corta distancia.

Mientras tanto el humo negro se juntó en una ola negra de corrosión alrededor de la cucaracha jefe que se movía a velocidades sónicas apuntando a Yue y Hajime de una manera que era de todo menos desordenada.

Sin embargo, parecía que los dos no podían ser lastimados.

El humo negro se apresuró causando un estallido sónico alcanzando así a las dos personas en al frente, pero al instante se alejaron como si bailaran alrededor de las corrientes de humo mientras se miraban el uno al otro.

Sus movimientos parecían imposibles de seguir, Hajime había desenfundado a {Donner} y comenzó a disparar mientras que Yue uso su dedo como bastón creando un tornado con el cuerpo de un dragón.

Seis de las balas de Hajime se dispararon en un instante, aterrizando en la frente de la cucaracha jefe en el mismo lugar y al mismo tiempo. La cabeza de la cucaracha del jefe explotó, que saliera volando en picada.

Mientras tanto, el maremoto negro estaba envuelto en los colores de cinco dragones. El dragón de trueno dejó solo restos de cucarachas, mientras que el dragón azul las aniquiló por completo. El dragón de hielo las congeló mientras que el dragón de piedra las petrificó, 100.000 a la vez.

“Estás jugando con ellas muy rápido, ¿no te quedaras sin cosas con las que jugar?”

“… Incluso sin materiales, jugaré”.

Mientras las cucarachas llueven como un aguacero torrencial, el jefe continúa tomando cucarachas pequeñas con cada movimiento en un intento que solo se siente desesperado. Se escucharon las voces de Yue y Hajime, que miraban con boca en forma de media luna y risas como los demonios”.

Probablemente no fue una acción consciente. Fue algo más instintivo. Se dio cuenta instintivamente de que molesto a una presencia que nunca debería ser molestada y se convirtió en su enemigo.

“¡Gigi iiii!”

La cucaracha jefe revestida con el humo negro corrosivo comenzó a entrar en pánico y dio un grito. Más cucarachas pequeñas fueron llamada y cuando se acercaron al jefe, también se vieron envueltas con la corrosión negra antes de comprimirse.

El humo parece comprimirse en una munición negra, creando así cientos de disparos. Y, por supuesto, las municiones mantienen las propiedades corrosivas. El jefe estaba creando disparos corrosivos a partir de las cucarachas pequeñas. Los efectos de la corrosión instantánea y la compresión dejaron un humo desigual.

El jefe genero una onda expansiva, enviando así los disparos corrosivos de los cuales algunos llegaron a impactar unas ramas y las corroyeron en el momento en que fueron perforados. El aluvión se dirigía hacia Hajime y Yue rápidamente.

“… Derrochador”.

Yue pronunció una sola palabra. Poco después, se formó una puerta la cual se extendió justo en frente de Hajime y Yue. La magia espacial creo un campo espacial que se convirtió al mismo tiempo en un escudo invencible. Los disparos que corroería cualquier cosa en el instante en que impactaran, no podía evitar pasar por la recién creada puerta y desaparecer en algún lugar. Fue una bola perfectamente derrochadora como Yue había dicho.

Pero la cucaracha jefe, ahora en completo estado de pánico, solo puede reconocer eso a medias. Evitando su órbita mientras grita, pasa por alto la puerta para correr hacia Yue. Sin embargo, la puerta no era simplemente un lugar para desaparecer los disparos.

“¿¡Kyiii!?”

Justo después de aumentar su velocidad y desviarse, golpeó algo en el aire y fue atrapado por algo que le crucifixión el cuerpo entero.

“Sus movimientos son simples. ¿Su mente sigue siendo solo la de una cucaracha?” 

Hajime murmura eso cerca de Yue mientras hace reaccionar la piedra de su anillo.

Se había anillo sacado la {Boleadora} de antemano. La cucaracha jefe esperaba una ruta por la que pasar, sus ojos estuvieron fijos en la puerta mientras que Hajime estableció la {Boleadora} en el aire simultáneamente.

Y el cable utilizado para su {Boleadora} es extra fino, el así llamado hilo de acero. El hilo de acero podía estirarse ya que el efecto de [Ocultar Presencia] con la [Magia de Creación] ocultaba la parte mineral y era como si una telaraña se extendiera en el aire.

La cucaracha jefe se había estrellado contra la red, lista para atraparlo si la tocaba. Y con cuidado, la {Boleadora} coincidió con el impacto del vuelo y se enredó a su alrededor, fijando así a la cucaracha jefe en el aire.

Mientras de escupían maldiciones y extrañamente confiaban el uno en el otro, la pareja continuó luchando sin dudar, compartiendo la defensa y el ataque sin requerir un momento de conversación…

¿Realmente estos tipos se odiaban bajo el cambio de emociones? Si la cucaracha jefe pudiera hablar, seguramente habría preguntado con tsukkomis tal cosa.

“Me pregunto, Yue…”

“… ¿Hmm?”

Hajime inclino el cuello mientras mira los ojos de la cucaracha jefe, y continúa hostigándolo mientras permanece crucificado en la red.

“Creo que mis sentimientos de odio están empezando a desvanecerse… ya casi se han ido. Soy capaz de soportarte”.

“… Coincidencia. También siento que Hajime es soportable. Y con las cucarachas, ya no siento la necesidad de amarlas”.

“Oh, de hecho”.

Tio supuso que la inversión de emociones era otra prueba del Gran Laberinto. Al igual que el infierno de placer que uso el líquido viscoso des slime lechoso, Hajime también infirió que podría ser conquistado. Después de todo, sería un lugar problemático si tus sentimientos revertidos nunca pudieran ser conquistados y terminaras odiando a tus compañeros para siempre.

Sin embargo, Hajime y Yue lucharon juntos por lo que naturalmente lo superaron, o eso parece.

Alternativamente, puede ser que los dos ejercieron su simple y misteriosa habilidad de crear un espacio rosado en cualquier momento y lugar.

En cualquier caso, le recordó a Hajime una cita sobre “cada vez no es una posibilidad” que ciertas autoridades murmuraron una vez. (Ex: Eso decía y ni idea de cuál sea la referencia)

“Bueno, Yue, ya que estás actuando juguetonamente, ¿qué tal un último juego con el Sr. Cucaracha?”

“… Nn. Competir es posible si te gusta tu oponente”.

Una vez más, dos personas muestran sonrisas que solo podían provenir de demonios. ¿Estamos absolutamente seguros de que tuvieron un cambio de sentimientos?, ¿Es realmente posible? Un observador podría tener tal tsukkomi.

La cucaracha jefe había terminado de restaurar su cuerpo y logró escaparse de la restricción de la Boleadora con el uso del humo negro corrosivo. Llevaba humo negro y produjo de nuevo de tres a seis ondas de choque, así como una cuchilla de vacío con un aleteo de sus alas.

Sin embargo, la cucaracha jefe no debe ser negligente. Hasta este momento, Hajime había estado conteniendo su mano. Se negó a usar armas atroces, así como ataques directos de magia poderosa. Estaba jugando al máximo nivel.

Las cosas que no se percibieron fueron la falta total de intención agresiva. Demonio o no, el cuerpo de la criatura mostró el miserable resultado.

Hajime apareció en la espalda de la cucaracha jefe, asesto una patada giratoria descendente fortalecida corporal y con mucha fuerza centrífuga, la cual golpeo la parte posterior de la cucaracha jefe en movimiento instantáneo.

“¿¡Giiiii!?”

La cucaracha jefe que hizo un ruido se curvo como un camarón y salio volando. El humo negro corrosivo debería haberlo protegido, pero con Hajime cubierto de magia roja brillante, no parecía afectarle en lo absoluto.

Mandado a volar con una impresionante fuerza centrífuga, la cucaracha jefe intentó desesperadamente recuperar el equilibrio. Yue apareció a partir de un cambio espacial justo en frente de la cucaracha del jefe y agito su mano ligeramente a este frente.

¡Inmediatamente después, el espacio se convierte en Gyobo¡(Ex: Efecto especial) Una onda de choque con algo de direccionalidad hace un ruido y se contrae, lo que genera poder por el cual el espacio se retuerce al momento siguiente.

“¿¡GIIII!?”

La cucaracha jefe que esta vez es asaltada por un terrible impacto desde el frente como si fuera una pelota de pinball sale disparada al horizonte. La superficie de su cuerpo ya está harapienta, pero ello es solo el principio.

Hajime ya había cambiado de posición. Una vez más, una intensa patada manda a volar a la cucaracha. Mandada a volar, y, aun así, Yue la vuelve a manda a volar nuevo. De vuelta a Hajime.

Hajime y Yue se apuntaban el uno al otro como si jugaran tenis en el aire con la cucaracha jefe como pelota. Resonando en el vasto espacio subterráneo, suenan los desgarradores gritos de la cucaracha jefe. Se mueve tan rápido e irregularmente que los enjambres de cucarachas no pueden tener tiempo para ayudarle.

El humo corrosivo no afecta a Hajime y no toca a Yue para empezar. El cuerpo de Yue puede regenerar cualquier daño antes de que se dé cuenta, por lo que no hay riesgo de morir.

Su juego parece ser el de monstruos y demonios. Usar y jugar con su amor en esta prueba en el laberinto podría haberlos convertido en tales cosas.

Es más, una regla del juego es que pierde de la persona que primero falló en el peloteo.

“… Hajime”.

Y, en medio de su peloteo, de repente recibió una comunicación telepática de parte de Yue. Debido a que se movían a velocidades tan elevadas y cambiaban tanto de posiciones, esto era necesario. Hajime responde mientras golpea a la cucaracha jefe con una patada por encima de la cabeza.

“¿Qué pasó?”

“Oh… Hajime”.

“Mm. ¿Qué es?”

“Hajime… Hajime… Hajime… Nn…”

Yue seguía llamando repetidamente el nombre de Hajime por comunicación telepática durante un tiempo. El tono parecía estar cambiando a algo más mimado. Hajime comienza a notarlo por el tono. En los sentimientos.

“Yue, ¿de vuelta?”

“… Nn… perfecto. ¿Hajime?”

“Sí, yo también… solo siento pura malicia por esta cucaracha, y para Yue…”

“… ¿Yo?”

Hajime contiene en una palabra su torrente de sentimientos sin dejar nada. Tener el sentimiento opuesto por Yue incluso por un momento. No quería pensar en eso. La violenta malicia, así como la ira contra la cucaracha jefe se alzaron una vez más, pero tuvo que decirle las palabras a su amante por la que una vez hubo palabras crueles.

Cuando respiró hondo, Hajime usó la comunicación telepática mientras miraba a Yue, que había golpeado a la cucaracha del jefe y la lanzó directamente hacia Hajime.

“Solo hay amor”.

“Nn… yo también”.

La voz que parece maravillosa y suena querida para Hajime. Sentimientos de miles de emociones se incluyeron dentro y la palabra fluyó por su pecho. Hajime y Yue permanecen en el aire tal como están, diciendo solo esas palabras con calma. La cucaracha jefe con fluidos corporales fluyéndole voló por encima, pero los ojos de las dos personas no miraron hacia otro lado. Solo eran Yue y Hajime.

No dijeron nada, cuando la distancia entre ellos desapareció, y las dos personas se abrazan en el aire. Sus labios se encuentran naturalmente. Un beso ligero sin palabras, solo tocándose, como si el pensamiento fuera más que suficiente.

Hajime sostiene la delgada cintura de Yue y Yue envuelve sus brazos alrededor de Hajime. Sus labios se separan cuando ambos confirman que los sentimientos dentro de ellos son normales una vez más, mirándose de cerca con sonrisas en sus rostros.

La cucaracha jefe con la que habían terminado de jugar en ese momento les envió una distracción.  Con un grito, despachó cucarachas que se alzaron simultáneamente.

Esta ya no sería como los ligeros tsunamis de cucarachas. Esta vez intentaban por la fuerza llenar el espacio con cucarachas. Comenzó a formarse una gran cúpula que se dirigía hacia Yue y Hajime. 

La cúpula estaba llena de humo negro corrosivo. La montaña se elevaba hasta donde se podía ver. El espacio subterráneo en donde se alzaba el gran árbol en el centro fue casi completamente enterrado por una montaña de cucarachas.

Las cucarachas habían logrado acumularse no solo en la parte inferior, sino también en el techo y las paredes. Si alguien dijera que todas las cucarachas del mundo se reunieron aquí, no sería sorprendente.

Y el espacio se estaba cerrando rápidamente con cucarachas, en el siguiente momento ¡GoGYUUU! Se redujo rápidamente como los sonidos sugerían.

¿Serán aplastados o capturados dentro del océano de cucarachas? En el centro están, por supuesto, Yue y Hajime. Al final del espacio subterráneo, Shia derribó a una cucaracha de tamaño mediano y la dejó para que el grupo de Kouki la derrotara. También parecen haber superado al montón de cucarachas de hace poco. 

La cucaracha jefe vuela a la esfera de cucarachas. El cerrado espacio de cucarachas estaba atan comprimido en el interior que no había huecos.

“¡Gichichichichichichichi!”

La cucaracha jefe hace un sonido desagradable. Ello parecía ser un intento de limpiar su antigua humillación como pelota y también se veía como un convencido rugido de victoria.

Pero eso será anulado inmediatamente después.

“Oh, ¿quieres un abrazo ferviente?”

Yue, juntando ambas manos, fue vista con los ojos cerrados para concentrarse. Junto a ella está Hajime, quien ríe sin miedo dentro de la barrera de cuatro puntos.

La cucaracha jefe se detuvo e instintivamente da un paso atrás.

El miedo a ser molestado por esos era profundo, pero eso es porque el poder que exudaban era temido por encima de todo.

Se había formó una brecha en la que Yue podía poner ambas manos juntas. Parpadearon en azul y un pequeño grupo de llamas comienzan a arremolinarse.

Al ver eso, parecería que uso el mejor hechizo agresivo del sistema de fuego [Cielo Azul]. Cuando se piensa normalmente, [Cielo Azul] sobresale en exterminar una pequeña área. Por tanto, parecía un acto insignificante.

Pero la maga genio Yue no haría esas tonterías.

Las llamas azules entre sus dos manos seguían ardiendo y con cada momento, su esplendor aumentaba más. Era como si buscara crear pequeñas estrellas.

“… Selección”. Yue murmuró en voz baja.

Entonces, el terminado orbe del tamaño de un puño irradia aura azul.

El abalorio de llama azul contenía un poder e identidad desconocidos.

Fue así para la cucaracha jefe. La cucaracha jefe se dio cuenta de que sería completamente destruido. Si no, lo harían entenderlo. La cucaracha jefe dejó escapar un grito mientras empujaba al resto de cucarachas y humo negro contra la barrera de cuatro puntos para romperla, asesinar a la pareja y destruir el orbe antes de que fuera demasiado tarde.

Sin embargo, su acción fue demasiado tarde también. Bueno, no, cualquier acción que tomara la cucaracha jefe sería igual. No hay forma de detenerlo ahora.

Yue elevo el orbe de la llama azul hacia el cielo. La apariencia de la Estrella Azul de Yue fue demasiado misteriosa y hermosa. Hajime abrazó suavemente el cuerpo de Yue desde atrás. Yue le había confiado su espalda a Hajime para mimarse después de todo.

Y:

“… [Llama Divina]”.

Al igual que el juicio de Dios mismo, el pulsante azul invadió todo el lugar.


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s