Súper Gen Divino – Capítulo 584: Dragón de Escamas Rojas


Cuarto Capítulo Semana 3

¡Disfrútenlo!

“Ver la batalla de Dollar no tiene sentido. Quiero ver a Han Sen pelear con Yi Dongmu, ¡dos asesinos peleando entre sí sería muy divertido!” Tang Zhenliu se sentó en su sofá para ver el video de la batalla final de Yi Dongmu y Dollar.

“Una batalla entre dos asesinos sería demasiado peligrosa.” Dijo Lin Feng en voz baja.

“¡Por eso sería emocionante! Pero esos dos no se guardan rencor el uno al otro, así que la posibilidad de que peleen sería muy baja. Aunque es una lástima.” Tang Zhenliu se sintió arrepentido.

Las dos personas de las que habló Tang Zhenliu estaban en el refugio, a un metro de distancia.

“Voy a cazar un dragón de escamas rojas. ¿Quieres venir?” Yi Dongmu miró a Han Sen y le preguntó.

“Eso es demasiado peligroso.” Han Sen parpadeó.

El dragón de escamas rojas que Yi Dongmu mencionó era una poderosa criatura divina. Incluso con los poderes que ambos poseían, sería una lucha increíblemente difícil.

“Es peligroso, por eso voy a ir.” Yi Dongmu se giró para irse mientras hablaba.

“Entonces vámonos.” Han Sen sabía que el espíritu de Yi Dongmu había sido aplastado. No dijo mucho, sólo siguió a Yi Dongmu a las laderas de una montaña particularmente nevada.

Yi Dongmu mató a las criaturas en el camino de un solo golpe. Viéndolo enojado así, Han Sen comenzó a creer que hubiera sido mejor si hubiera tirado la toalla y perdido.

Pero Yi Dongmu era muy poderoso, y si no fuera por la constante práctica con Han Sen de Golpe de Viento, lo más probable es que no hubiera sido capaz de bloquear la habilidad. La victoria no se sentía completamente limpia, y eso hizo que Han Sen se sintiera un poco avergonzado.

En poco tiempo, ambos llegaron a la cima de la montaña donde se decía que residía el dragón de escamas rojas. Desde lejos, vieron una criatura que parecía un T. Rex en las laderas de la montaña, acurrucado y durmiendo en la nieve.

Debido a que aún no se le había dado un nombre, fue Yi Dongmu quien lo acuñó ‘dragón de escamas rojas’. Según él, el poder y la velocidad de la criatura eran increíblemente altos. E incluso con armas divinas, sus escamas serían extremadamente difíciles de penetrar. Había venido aquí dos veces antes de intentar matarlo, pero había fallado en ambas ocasiones.

Pero hoy, Yi Dongmu había resuelto claramente no ser golpeado de nuevo. Iba a matarlo, sin importar lo que costara.

Yi Dongmu invocó sus dagas espíritu de la bestia y corrió hacia el dragón de escamas rojas. Estuvo gritando todo el camino, y le dio a Han Sen un sudor frío.

“Cielos, eres un asesino. ¡¿Qué te pasa, corriendo con un grito de guerra como un guerrero berserker?!” Han Sen se sintió desinflado, pero aun así, invocó su espada Serpiente de Hielo de Ojos Plateados y su espada Antigua Bestia Mascota y corrió al otro lado del dragón de escamas rojas, que ahora se levantaba de su sueño.

¡Dong! ¡Dong! ¡Dong!.

Las armas de Han Sen y Yi Dongmu estaban cortando al dragón de escamas rojas con una ferocidad ardiente, pero sus golpes sólo dejaban rasguños superficiales en las escamas del dragón. La criatura salió ilesa.

El dragón de escamas rojas era como un camión mecánico que subía y bajaba las laderas de la montaña. Era tan rápido y feroz que Yi Dongmu y Han Sen sólo podían esquivar una y otra vez, sin poder recibir golpes desde el frente.

“¡Ve a llamar su atención!” Yi Dongmu le ladró la orden a Han Sen antes de correr detrás del dragón de escamas rojas.

“¡¿Por qué no llamas tú su atención?!” Han Sen se sintió frustrado, pero aún así agitó sus dos espadas para cortar las piernas del dragón de escala roja. Se las arregló para obtener la atención del dragón de escamas rojas, y con un agravante, fue perseguido rápidamente por toda la ladera de la montaña.

Yi Dongmu encontró la abertura perfecta y se las arregló para saltar sobre su cabeza desde atrás. Apuñaló repetidamente a la criatura en su cuello, el único punto que no estaba cubierto de escamas gruesas.

¡Rugido!.

El dragón de escamas rojas tronó en su agonía. Sacudió su cabeza y lanzó a Yi Dongmu a la nieve. Entonces las escamas rojas del dragón estallaron en llamas. Al arder en el fuego, las escamas se convirtieron en cristal.

“¡Santo cielo, se está convirtiendo en Berserker! ¡Corre!” Han Sen gritó, y luego comenzó a correr.

Aunque el humor de Yi Dongmu era asqueroso, no era estúpido. Se unió a Han Sen y corrió tan rápido como sus piernas pudieron llevarlo.

Pero el dragón de escamas rojas estaba furioso. Los persiguió por las montañas y valles por más de cien millas antes de que finalmente perdieran al monstruo en sus talones.

Yi Dongmu y Han Sen sintieron como si sus piernas estuvieran listas para romperse cuando superaran a su perseguidor. Jadeando al unísono, se desplomaron al suelo para descansar.

Después de un rato, Yi Dongmu dijo, “¿Vas a atacar el refugio de la realeza?”

“Sí.” Han Sen miró a Yi Dongmu y luego continuó, “¿Quieres unirte a mí?”

“Ten cuidado con Qi Xiuwen.” Después de que Yi Dongmu emitió su advertencia, se levantó y se giró para irse.

Han Sen permaneció sentado en la nieve. Sacudió la cabeza y dijo, “No sé si Qi Xiuwen convenció a Li Xinglun y al Hermano Philip para que se unan a mí, pero debo derribar ese refugio de la realeza tan pronto como pueda.”

Han Sen permaneció despreocupado por Qi Xiuwen. Con el zorro plateado a su alrededor la mayor parte del tiempo, sabía que ningún evolucionado podía causarle gran daño, nadie en la Planicie Helada, al menos. Ante el aterrador poder del zorro plateado, todas las conspiraciones serían inútiles contra él.

Han Sen se levantó entonces pero notó que algo se movía en la nieve de adelante. Permaneció tan quieto como pudo, tratando de averiguar lo que acababa de ver.

Vio algo que se movía en la nieve, y después de un rato, una gran tortuga blanca salió de debajo de la nieve en polvo.

La tortuga era bastante grande. Después de salir de la nieve, asomó la cabeza para mirar a su alrededor. Parecía estar buscando algo.

Han Sen observó a la tortuga desde una buena distancia, pero pudo ver de dónde venía. Detrás de ella había una cueva de hielo que parecía haber sido inundada. La superficie del agua era mayormente de hielo, y estaba cubierta de nieve espesa, así que se necesitaban un par de ojos decentes para verla.

La gran tortuga no buscaba a Han Sen, y después de caminar en algunos círculos, volvió a la cueva de la que había salido. Luego sumergió su cabeza en el agua. Quedaba por ver si estaba bebiendo o no.

Un rato después, la tortuga echó la cabeza hacia atrás y simplemente miró dentro de la cueva de hielo. Han Sen pensó que era una visión extraña, así que se sentó y continuó su observación con mayor comodidad. Después de que pasara un tiempo, otra tortuga salió del agua de la cueva.

Pero comparada con la primera tortuga, esta tortuga era mucho más pequeña. Era como un pequeño cuenco de arroz. Después de que esta pequeña tortuga saliera del agua, muchas más la siguieron. En el recuento final, nueve tortugas salieron del agua de la cueva de hielo.

Han Sen, que estaba escondido en la nieve, abrió bien los ojos y dijo, “Estos no pueden ser los bebés de la gran tortuga, ¿verdad?”

Han Sen era consciente de que era una tarea difícil que las criaturas se reprodujeran. Sólo había visto nacer al Rugidor Dorado, una Tortuga Vieja y un Dragón de Obsidiana, y sus crías eran increíblemente pequeñas, normalmente singulares.

Sin embargo, esta gran tortuga tenía ocho tortugas bebés detrás de ella. Si eran sus hijos, esos números eran una locura.

Después de que las ocho tortugas salieran para unirse a la gran tortuga, la gran tortuga las llevó a una amplia cuenca debajo de la montaña cubierta de nieve. Viendo el rastro de las tortugas avanzar en su pequeña aventura, Han Sen no pudo evitar admirarlas y pensar que eran bastante lindas.

Han Sen no conocía los detalles de las tortugas de nieve que acababa de ver y no podía decir qué nivel de monstruo podían considerarse. Así que todo lo que hizo fue esconderse en la nieve y observar.

Después de que la gran tortuga llegó a la cuenca debajo de la montaña, usó sus garras para cavar en la nieve. Han Sen observó como lentamente desenterraba hongos rojos. Luego, cuando las tortugas más pequeñas llegaron, cada una comenzó felizmente a comer su abundante comida.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s