Stop, Friendly Fire! Capítulo 49 – 1


<Capítulo 49: Arreglando el escenario – 1>

 

EZ: 3/4


Lee Shin Woo dejó descansar a los demás (a diferencia de antes, las mujeres cumplieron, pero considerando el hecho de que Ye Jin Jin estaba lanzando algún tipo de señal de ‘SOS’, algo debió de pasar) y se fue al Manantial de los Espíritus con Dana. Pudieron llegar rápidamente con el uso de la Llave de la Puerta del Cielo.

 

“Esto es…”

 

“Este es el Manantial de los Espíritus. El verdadero manantial de los espíritus”.

 

“El Manantial de los Espíritus… Ya veo, esto es realmente…”

 

En el momento en que entraron, Dana se dio cuenta de que esto era lo que estaba buscando. El Emperador No-muerto la había engañado para que pensara que estaban creando un paraíso para los espíritus, un lugar donde podían relajarse y ponerlos a gusto. Pero este era el verdadero Manantial de los Espíritus! ¡Pensar que existía en la superficie!

 

[Ah, el Contratista ha llegado.]

 

[Ha pasado un tiempo, Contratista. Te has vuelto aún más fuerte. Siempre estoy listo para luchar.]

 

[Que alguien le diga que está aquí. La persona que ella ha estado esperando ha llegado.]

 

Los espíritus del Manantial de los Espíritus lo saludaron de una manera algo diferente a las Dríadas de la bodega de vinos. Las Dríadas lo trataban como si fuera su amante, su marido o su padre, pero estos espíritus trataban a Lee Shin Woo como si fuera su jefe.

 

“¿Contratista…? ¿Estás contratado con tantos espíritus? Ahora que lo pienso, siento una débil conexión entre tú y estos espíritus”.

 

Dana se dio cuenta rápidamente. ¿Cómo pudo firmar un contrato con varios miles de espíritus? Miró con incredulidad, pero al observar a los espíritus, se dio cuenta de algo aún más asombroso.

 

“No, espera. Eso no es todo. Héroe, ¿formaste un contrato con todo este espacio…?”

 

“Tú (un Elementalista) te das cuenta rápido. Tienes razón. He formado un contrato con este espacio, el Manantial de los Espíritus para ser exactos. Es menos efectivo que formar un contrato individual con todos y cada uno de los espíritus, pero… sigue siendo un ganar-ganar”.

 

“Pensar… que eso era posible.”

 

Ella sabía que Lee Shin Woo ha hecho cosas asombrosas, pero de esos logros, este fue el más sorprendente. Por supuesto, ya estaba sorprendida por el hecho de que el Manantial de los Espíritus  existiera en primer lugar. Pero entonces…

 

[¿Eh? Esa chica es…]

 

[En términos de ser un Elementalista, ella es mejor que el Contratista!?]

 

[¿A quién trajo exactamente el Contratista? ¡Oh, Dios mío!]

 

Los espíritus entraron, uno o dos a la vez, para saludar a Lee Shin Woo, pero pronto se dieron cuenta de lo hábil que era su acompañante y se quedaron atónitos. Era algo natural. Después de todo, ella era la más grande Elementalista del Imperio Subterráneo.

 

Lee Shin Woo era muy hábil en la formación de contratos en lugar de ser un Elementalista, mientras que la habilidad de Dana para atraer espíritus hacia ella era incomparable.

 

El Emperador se había acostado con el más poderoso de los Elementalistas exiliados, creando a Dana en el proceso. Nació con mucha magia y una fuerte afinidad con los espíritus! Era natural que fuera amada por los espíritus. Además, al transformarla en Inmortal, había adquirido la habilidad de usar el elemento oscuridad. Esto le permitió formar contratos más fácilmente con los espíritus.

 

“Encantada de conocerlos a todos. Mi nombre es Dana.”

 

[Una energía peculiar. No es humana, sino otra cosa. Es como nosotros los espíritus.]

 

[El contratista le hizo algo. Si ese es el caso, entonces ella es como nosotros.]

 

[Adelante, amigo de los espíritus. Te llevaremos adentro.]

 

Los espíritus invadieron inmediatamente a Dana. Dana no sabía qué hacer y miró a Lee Shin Woo. La miró amablemente y asintió.

 

“Adelante, síguelos. Ya que esa era mi intención desde el principio”.

 

“¡Héroe…! Entiendo. ¡Entonces, por favor, discúlpame un momento!”

 

Dana se inclinó ante Lee Shin Woo mientras miraba con alegría y entró en la cueva con los espíritus. Una vez que él la entregó a los espíritus, la princesa Dríada Mayor Sinea apareció detrás de él y lo abrazó. Se sentía como si ella lo estuviera abrazando con más fuerza de lo normal; tal vez él estaba imaginando cosas.

 

[Paul Zero, ¿quién es esa bella dama? Huelo tu olor en ella.]

 

“Sinea, no tú también. Me estoy cansando de ello.”

 

[P-, Perdón. Esa no era mi intención…. ¿Estás cansado? Ven aquí, te daré mi regazo como almohada.]

 

Mientras Dana se divertía con los espíritus, Lee Shin Woo descansaba en el regazo de Sinea. Su suave y refrescante aroma realmente le hizo querer relajarse y seguir descansando.

 

Por supuesto, no vino aquí sólo para descansar. Pudo evaluar el estado de los espíritus aquí a través de Sinea, que había tomado el mando del Manantial de los Espíritus, ya que Zenon aún estaba fuera viajando con Ye Jin Jin. Y también explicó brevemente sus planes a partir de ahora.

 

[¿Saldrá bien? Son muy fuertes.]

 

“Si el escenario está bien preparado. Me estoy preparando por si acaso eso no va bien, así que no te preocupes. Todo lo que tienes que hacer es dar lo mejor de ti”.

 

[Estoy lista para lo que sea que necesites que haga, Paul Zero. Sólo estoy…. preocupada por ti.]

 

“Por eso me estoy preparando tanto. Y…”

 

Lee Shin Woo señaló a Dana, que estaba charlando y riendo junto con los espíritus.

 

“Es una buena persona. No soy lo suficientemente bueno para mandar a los espíritus del Manantial de los Espíritus, pero Dana debería ser capaz de obtener más poder de ellos de lo normal.”

[¿Vas a hacer que haga un contrato con el Manantial?]

 

“Sí.”

 

El contrato de Lee Shin Woo con el Manantial de los Espíritus era muy irregular. No obstante, algo que sucedió una vez podría volver a suceder. Por eso, Lee Shin Woo conectaría personalmente a Dana, a la princesa que era universalmente amada por los espíritus, y al Manantial de los Espíritus, permitiéndole controlar el poder de los espíritus aquí.

 

Ya tenía suficiente, así que no era una buena idea que él también mandara a los espíritus. Así que el momento de Dana no podía ser mejor, ya que tenía una fuerte afinidad con los espíritus.

 

[Supongo que no se puede evitar. Parece capaz de mandar al Manantial de los Espíritus también….]

 

“Si añadimos su poder a la mezcla, entonces los espíritus ya no deberían temer la maldición de los no-muertos. Ya que esa es la base de su especie.”

 

[Paul Zero, has vuelto a hacer algo increíble en otra parte, ¿no?]

 

“Mm. Voy a empezar a decírtelo ahora.”

 

[Oh Dios. Hoo, hoo.]

 

Lee Shin Woo se dio cuenta de que Dana no se libraría de los espíritus durante un tiempo, así que atrajo a Sinea hacia él. Obviamente no se resistió. Ese dulce descanso duró otra hora.

 

“¿Seré… realmente capaz de hacerlo?”

 

“Piensa en ello en términos más simples. Ya he firmado un contrato con el Manantial de los Espíritus, y también he firmado un contrato contigo. Será fácil formar un contrato entre ustedes dos.”

 

“Haré un contrato con el Manantial de los Espíritus…. Yo…”

 

Después de que él le explicó todo, Dana miró alrededor del Manantial de los Espíritus con ojos brillantes. Pensó que ella aprovecharía la oportunidad, pero parecía más profundamente conmovida de lo que él esperaba. Se sentía como si pudiera sobrevivir de los espíritus, en lugar de tres comidas al día.

 

“Ya veo. Así que yo comandaré este lugar junto contigo, Héroe…”

 

[Yo también estoy aquí. Cuida de mí, Dana.]

 

“Keuk…”

 

Dana miró brevemente a Sinea, que todavía se aferraba a Lee Shin Woo, pero no podía dejar pasar la oportunidad que Lee Shin Woo le estaba dando. Por el contrario…

 

“Muy bien. ¡Estaré a tu cuidado!”

 

“Ah, ella también está actuando extraño. ¿Por qué estoy rodeado de raro(a)s?”

 

Ya se había decidido, así que no importaba cuántos rivales tuviera, ¡no perdería! Dana estrechó la mano de Sinea. En ese momento, el Manantial de los Espíritus reaccionó ante ella y comenzó a iluminarse. Los espíritus dentro del Manantial de los Espíritus hicieron lo mismo.

 

[¡El Manantial de los Espíritus está creciendo!]

 

[Aah. Aaaaah.]

 

[¡Es descendiente de uno de los Elementalistas exiliados!]

 

[Necesitamos abrazarla.]

 

[Estamos tan agradecidos de que haya venido a guiarnos.]

 

[El El Manantial de los Espíritus es tan feliz. Las huellas de los contratistas pasados dentro de ella están resonando con nosotros.]

 

En cierto modo, eran mucho más felices que cuando Lee Shin Woo firmó un contrato con ellos…. Observó infelizmente; la luz se intensificó y finalmente fue absorbida por Dana.

 

Comenzó a abrir los ojos lentamente. Sus dorados ojos mostraban más vida en ellos que antes; irradiando con varios elementos y magia.

 

“Ha pasado mucho tiempo desde que me sentí así. No pensé que un día como éste llegaría… Es todo gracias a ti, Héroe. Me devolviste tan fácilmente todo lo que había perdido”.

 

“Es una coincidencia. Mi habilidad era buena”.

 

“Héroe…”

 

Lee Shin Woo respondió bruscamente eso y se dio cuenta de que tal vez esa era la razón principal por la que le gustaba tanto. Si estuviera sola, la habría aceptado sin dudarlo….

 

‘Bueno, eso es todo. Ya que es mejor si la dejo así por ahora.’

 

Sabía que la emoción humana podía producir un poder inconmensurable. Por supuesto, Lee Shin Woo no iba a dejarlas (a las mujeres) así.

 

No podía entender por qué les gustaba tanto, pero como lo hacían, podía estimular esas emociones y usarlas para ayudarles a sobrevivir y matar a los Emperadores el Mágico y al No-muerto.

 

En el proceso, tendría que tomarse la molestia de ocuparse de las emociones impropias, pero podría lidiar con eso más tarde, siempre y cuando pudieran sobrevivir a la batalla. Esas eran las verdaderas intenciones de Lee Shin Woo.

 

“…Huh? Ah.”

 

Lee Shin Woo tenía un pensamiento tan gracioso, pero pronto se dio cuenta de que Dana y todos los espíritus lo miraban fijamente. Sinea probablemente les había explicado sus planes. Asintió y dijo.

 

“El momento de su venganza está cerca. ¿Escucharon? Los espíritus en el mundo subterráneo fueron sacrificados en vano. No tienen aliados bajo tierra ni en la superficie. En última instancia, tienen que salvarse a sí mismos. Ya casi es la hora. …Deben crear un lugar donde puedan vivir con sus descendientes. ¿Pueden hacerlo?”

 

[Por supuesto.]

 

[He estado esperando a que dijeras eso.]

 

[Voy a cultivar un lugar como este, para que los espíritus como nosotros puedan vivir en paz, aunque tenga que arriesgar mi propia vida para hacerlo!]

 

“Bien. Entonces, sepárense. Prepárense”.

 

Después de firmar un contrato entre Dana y el Manantial de los Espíritus, Lee Shin Woo se separó de Sinea, que lloraba y se aferraba a él, y regresó a su casa. La desaliñada Ye Jin Jin y las otras mujeres enfadadas lo saludaron.

 

“¿Se pelearon?”

 

“Acabamos de tomar un poco de té….¿Quieres un poco también?”

 

“No es un té radioactivo o algo así, ¿verdad….?”

 

“Heuk, heuk. Sr. Shin Woo.” [1]

 

Fue un alivio que Sinea no estuviera aquí también. Ye Jin Jin lo abrazó y comenzó a consolarla; esta situación era ridícula.

 

Si él se acostaba con ella, esa ira de ellas probablemente se extendería a él también, pero… no podía dejar a un cliente insatisfecho. Además, tendría que aumentar su carga en el futuro.

 

“Entonces, descansa. Tengo algo más de lo que tengo que hablar con Ye Jin Jin.”

 

“¿Algo de qué hablar? ¿De verdad vas a hablar?”

 

“No, yo también voy a hacer otras cosas”.

 

“¡Keuk….!”

 

“¡Esto es por lo que los hombres son…!”

 

“Un hombre malo. Tan genial.”

 

Esa noche, Lee Shin Woo explicó lo que sucedería pronto, así como lo que tendría que hacer en la superficie.

 

No sólo había subido al nivel 7, sino que también creció inmensamente en tan poco tiempo, así que definitivamente estaba capacitada para manejar las cosas aquí.

 

Ye Jin Jin no podía creer fácilmente lo que decía, pero al final asintió. El borde de su jabalina que le había dado aún estaba afilado.

 

“¡Hoobae, haré lo mejor que pueda aquí! Realmente me gusta la religión del Dios del Sol!”

 

“Es genial que te guste y todo eso, pero ten cuidado con el Papa. Después de todo, codicia a la gente talentosa”.

 

Prince se hizo pasar por un sacerdote de la religión del Dios del Sol, y Dana se quedó temporalmente en el Manantial de los Espíritus para familiarizarse con los espíritus ahí. Ahora, había terminado con todo lo que necesitaba hacer aquí.

 

Al día siguiente, el grupo hizo algunas compras ligeras y luego regresó al Mundo Subterráneo.

 

 

 

[1] T/N: Heuk, heuk es equivalente a ‘boo hoo’ o sollozo.


Anterior | Indice | Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s