Sevens HD

Sevens: Volumen 16: Capítulo 07: Enemigo natural de los laberintos



Beim del Norte.

Si dijeras la palabra Beim hace algún tiempo, solo indicaría lo que ahora era Beim del Norte. Pero en este momento, eran las ruinas del lugar donde se encontraba una ciudad, pilas de escombros retirados y una reconstrucción continua.

La que me esperaba en esa ciudad era Adele-san con bolsas debajo de los ojos. Maksim-san la acompañó, y para darme la bienvenida a la ciudad de Beim del Norte …

“… Cuando pensé que finalmente habías distribuido hombres para ayudar en la reconstrucción, te vas al Laberinto, ¿eh? No, esto no es nada. Eres tan libre como siempre, ya veo. ¡Espero que conduzca a algo bueno al final! Pero … por favor envía algunas manos por aquí. Como Clara, a la recta Clara. O a Clara. O tal vez incluso Mónica-san estaría bien.”

… Realmente no podía. No, tal vez ella estaba al tanto de eso. Pero su estrés acumulado cada día estaba siendo fuertemente dirigido contra mí.

Maksim-san se encogió de hombros.

“Lo siento. Adele-sama está llegando a su límite. Si es posible, sería de gran ayuda si pudieras enviar algo de ayuda aquí” (NTE: ¿cómo a Clara? :v)

Al escuchar eso, miré a Adele-san y Maksim-san.

“… No, siempre y cuando rotes y hagas circular el trabajo entre las personas actualmente estacionadas aquí, ¿no debería funcionar? ¿Por qué no puedes descansar un poco?”

Cuando dije eso, Adele-san …

“¡Quiero descansar! ¡Pero! Pero … día tras día, las quejas que se hacen llamar solicitudes vienen directamente a mí. Lo que, es más, no importa lo que haga, ¡se quejan! ¡Se quejan, te digo!”

Observándola al borde de las lágrimas estaba el general Blois parado a mi lado. Parecía un poco perplejo.

“Bueno, tenemos que realizar una reorganización y capacitación urgentes, y si Rhuvenns es atravesada, la reconstrucción sería el menor de nuestros problemas”

Para ser franco, no teníamos el tiempo libre de enviar a nadie. Más bien, si bien es cierto, Beim había estado bajo mi protección … La gente de Adele-san se estaba esforzando demasiado.

“No, solo completa el trabajo con moderación. La forma en que haces las cosas claramente parece ser imposible. Si no quieres ser negligente, necesitarás un descanso moderado”

El tercero en la joya habló con voz suave.

『Ah, es eso. Adele-chan es una chica amable. O tal vez demasiado seria. La reconstrucción es una historia de una década, tal vez incluso dos, por lo que realmente debería aprender a tomarlo con calma. Si presiona todo demasiado fuerte de esa manera, colapsará』

Lo que aprendí al visitar el sitio fue que ella se estaba esforzando demasiado. Los suministros estaban preparados, y ella estaba haciendo lo que debía hacerse. Incluso yo no podría procesar ninguna solicitud adicional.

En verdad, si asignamos todo al renacimiento de Beim, definitivamente perderíamos contra Bahnseim. Más que eso, que incluso lo dejé a Adele-san fue un acto de amabilidad.

“La reconstrucción no terminará en unos años. Tenemos diez o veinte años en nuestro campo de visión. Así que esfuérzate con moderación. Sin ninguna negligencia. Así es como es, así que Maksim-san … obliga a Adele-san a descansar un poco. Ah, puedes tomarte un día libre con ella.”

Al enterarse de que debería haber descansado, Adele dejó caer los hombros. Y empezando por sus rodillas, todo su cuerpo cayó también.

“D-De ninguna manera … así que hubiera sido mejor si hubiera descansado …”

No, ve a dormir un poco. No será más que un problema si la parte superior se derrumba. Será imposible resolver todo en un corto período de tiempo.

Maksim-san le pasó un brazo por los hombros y se la llevó. Intercambié una mirada con el general Blois. Ahí, el general …

“Ah, juventud. Serios y llenos de sentido de responsabilidad. Esa chica es ese tipo de ayudante. Pero si la pones arriba, ella es el arquetipo donde los que están debajo de ella no crecen”

Parece que ella era del tipo que no delegaría suficiente trabajo a los que estaban debajo de ella. Había recibido ese tipo de advertencia en el pasado antes. Ahora que lo pienso … me advirtieron sobre eso en el Laberinto. El Laberinto de Arumsaas, y torpe como estábamos, me dieron el objetivo de superar el piso treinta …

“Solo tendrá que aprender de ahora en adelante. Ella es una valiosa oficial civil. Tendré que dejar que tenga un poco de experiencia y que aprenda de ello”

El general Blois se echó a reír.

“Es realmente bueno cuando hay muchas personas capaces de trabajar. Nos hace la vida mucho más fácil”

El séptimo murmuró.

『Este tipo es el típico tipo de comandante. El tipo problemático que se vuelve flojo después de delegar el trabajo a otros.』

Aparté la mirada del general Blois y me concentré en la entrada al laberinto de Beim. Era la entrada de una cueva que bajaba. El área a su alrededor estaba en orden, y estaba regulada por una puerta.

En el pasado, había muchos guardias y personas que entraban y salían, estoy seguro de que había muchos puestos de comida y bazares alrededor … Pude ver los vestigios. En este punto, algunos puestos habían reiniciado sus negocios.

“… Ahora bien, ¿nos vamos?”

Blois asintió con la cabeza. Le había pasado todos los trabajos específicos, y él se los había pasado a sus subordinados … y así fue como se hicieron todos los preparativos. Ahora todo lo que queda es ver los resultados que podemos obtener.

… Castillo de Rhuvenns.

Novem había estacionado guardias para Innis. Al mismo tiempo, había dejado un mensaje a las Valquirias en Beim del Sur. Con la Red que tenían las Valquirias, era posible el intercambio de información sin tomar tiempo.

Que Innis estaba en Rhuvenns. Y Rauno había terminado con su trabajo, ella le dijo que viniera a Rhuvenns también.

Novem estaba ocupada de varias maneras, y para reunirse con el escuadrón de ingenieros que había dejado en el sitio, tuvo que partir del castillo.

Mientras se preparaba para partir junto a sus guardias, una persona la llamó.

“Si no es Novem-dono. Te ves ocupada.”

Girando hacia la voz, miró a la persona que caminaba hacia ella. Haciendo una sonrisa

“Es un placer, conde Bagdia. ¿Qué negocio lo trae por aquí?”

Conde Bagdia. Raebel Bagdia era un noble feudal Bahnseimiano de unos veinte años. Acababa de hacerse cargo de su Casa, y la invasión de Beim había sido su primera guerra a gran escala.

Perdiendo ante Lyle, se convirtió en un prisionero de guerra, y después de prometer su cooperación, su posición era aquella en la que lideraría las fuerzas bajo Rauno o Baldoir.

Sin embargo … el hombre todavía era joven, despreciaba a Lyle que era incluso más joven que él.

“Solo me intrigó un poco. Nuestro líder se dirigió al Laberinto, dejando a mujeres tan hermosas para hacer su trabajo. ¿No sería eso un problema para su posición como líder?”

Su tono era gentil. Y sus palabras fueron sólidas. Es cierto que, pensando en la posición de Lyle, no tenía el tiempo libre para dirigirse al Laberinto.

Si bien lo hizo porque era necesario, cómo lo veía su entorno era un problema diferente. Novem respondió con una sonrisa.

“… Es necesario para la próxima batalla, así que Lyle-sama simplemente lo puso en acción. Si tienes alguna insatisfacción, ¿por qué no hablar con él directamente?”

Raebel tocó su flequillo verde con la punta de su dedo mientras hablaba.

“Un recién llegado como yo no tengo derecho a decir tanto. Solo pensé en escuchar las opiniones de su campamento femenino. Los nobles de Bahnseim desprecian a los aventureros. Sin embargo, ahora han caído por meros aventureros y están haciendo lo mismo … oh, solo estoy expresando la opinión mayoritaria aquí, ¿sabes? No tengo parte en eso.”

Los nobles de Bahnseim no podían dejar de menospreciar a los aventureros. Los ex nobles aventureros, desde su punto de vista, eran blanco de desdén. Esa tendencia se hacía más fuerte cuanto más alto subías.

“Lyle-dono fue expulsado de su Casa, cayó hasta aventurero y subió desde allí. Lo evaluaré por eso. Sin embargo … con su estatus actual, ¿está realmente bien para él seguir luchando como lo haría un aventurero?”

Alabó a Lyle mientras criticaba. Novem habló.

“Así que una batalla justa y directa. Ya veo, eso es importante y caballeroso. La próxima vez que lo encuentre, me aseguraré de mencionarlo. Por supuesto, ese tipo de conversación importante debe mantenerse en el tipo importante de reuniones”

Raebel sonrió.

“Sí, tendré cuidado. Todavía no he entendido mi posición, así que por favor perdóname”

Diciendo eso, guiando a sus siguientes caballeros, Raebel se alejó. Novem miraba su espalda inexpresivamente …

… la oficina de Lianne.

Afuera, se podían ver las murallas y la ciudad del castillo en reparación.

Había pocas personas que se habían mudado aquí, pero, aun así, desde las casas de alojamiento donde vivían los soldados, estaba surgiendo una especie de vivacidad.

Mirando la escena, Lianne echó un vistazo a la figura reflejada en el cristal de la ventana. Había una Valquiria vestida de sirvienta en la habitación. Y en la puerta, un joven de cabello verde y ojos azules … Raebel se levantó.

Tenía estatus de conde, con ropa adecuada y espléndida sobre su cuerpo. Lianne no se dio la vuelta.

“… Ya veo, entonces Novem-san ha hecho algunos movimientos sospechosos. ¿Y has venido hasta aquí para decirme eso?”

Raebel habló. Su actitud era suave, su tono era como si estuviera preocupado. Pero Lianne sintió algo atrapado en el costado de sus palabras.

“Si. Realmente no me gusta hacer este tipo de cosas, pero pensé que era mejor decírselo. Está comprometida con nuestro líder. Personalmente, creo que tiene una existencia mucho más digna para él que esa hija de la Casa Forxuz.”

Lianne levantó las comisuras de sus labios, girando muy ligeramente.

“Oh, ¿estás seguro de que deberías decir algo así?”

“Mi posición no está clara. Y creo que usted es digna de ser emperatriz, Lianne-sama. Llegando hasta Rhuvenns desde el suelo de Faunbeux, y su forma de apoyar a nuestro líder seguramente hará que muchos bajen la cabeza …”

“… Aunque en el pasado, el que me traicionó fue un príncipe heredero de su país. Odio las conversaciones indirectas. Di tus asuntos.”

Aclarando su garganta ante sus palabras interrumpidas a mitad de camino, Raebel volvió a abrir la boca.

“Estoy seguro de que el general Blois lo aceptaría. Y el vasallo Baldoir fue anteriormente un caballero de la Casa Walt. Estoy seguro de que tiene algo en qué pensar, pero lo aprobará. Pero cuando se trata de los caballeros como nosotros que recogen en el camino, se cuestionarán una meritocracia pura. Habrá muchos para contener las insatisfacciones”

“Es así” murmuró Lianne, girando todo su cuerpo hacia Raebel, dirigiéndose a su escritorio y tomando asiento.

“Creemos que nuestro líder puede despreciarnos a nosotros, caballeros. A pesar de haber nacido en una Casa alta, su incapacidad para comprender puede ser motivo suficiente para su exilio … oh, esto es solo un rumor, claro está.”

“Sí, lo sé … pero sería problemático si fueras e hicieras un rumor de tal cosa. Conde Bagdia, ¿continuará reportándome?”

Raebel esbozó una sonrisa encantada y se llevó la mano derecha al pecho.

“Si, con gusto.”

Lianne miró a Raebel con una sonrisa …

… Un corredor en el castillo de Rhuvenns.

Uno de los caballeros de Raebel le habló mientras caminaban. En voz baja, mantuvieron una conversación que se podía tomar de cualquier manera mientras se movían.

“Raebel-dono, ¿a qué estás realmente apuntando?”

Sobre la pregunta del caballero mayor, Raebel se rió un poco.

“¿A qué apunto?, eh. Para ser completamente honesto, a nada. Los problemas de las mujeres son fáciles de confundir. Y una vez que comiencen a desmoronarse, el resto simplemente se resolverá”

El otro caballero se echó a reír. Su sonrisa estaba a kilómetros de ser refrescante.

“Contamos contigo. Desde nuestro punto de vista, necesitaremos un seguro, estaremos bien sin importar qué lado caiga. Aun así, dirigirse al Laberinto en este momento es …”

“… Vaya, no digas más”

Después de silenciar al caballero, Raebel se rió un poco. Y mirando a su alrededor, descubrió que no había nadie.

“Lo siento.”

“No, todos pueden generar frustración. Si tienes subempleados debajo de ti, aún más. Bueno, es un poco más fácil moverse mientras él está fuera”

Cuando Raebel dijo eso, caminó hacia el frente y sonrió un poco …

El laberinto subterráneo de Beim.

En su decimoquinto nivel inferior, acampamos en una habitación grande. Había caballeros de guardia alrededor, así como la Unidad Valquiria Numero Uno totalmente equipada en modo de espera.

En la mesa, el general Blois observaba, Unidad Valquiria Numero Dos seguía moviendo piezas. Al verlos, el general se llevó una mano a la barbilla y asintió.

“… No es de extrañar que hayamos perdido. Desde el principio, la precisión y la gran cantidad de información que teníamos estaban demasiado separadas”

Mi carta de triunfo que derribó a los ejércitos que invadieron Beim … al verla, el general Blois ofreció una línea sobre mi Habilidad.

“En cierto sentido, es el más fuerte que existe”

Pero había algo que tenía que agregar.

“Esa Habilidad más fuerte no se puede usar en la próxima batalla. Mientras que podamos, necesitamos entrenar enviando mensajes y transmitiendo ordenes precisas a sus cuerpos”

En esa gran sala, entró un mensajero.

“¡Mensaje! La segunda compañía recibió un ataque de monstruos y no puede avanzar. ¡Solicitan refuerzos!”

A ese mensajero, el general Blois me miró, así que asentí.

Ahí, Blois …

“Enviaremos las reservas de la tercera compañía como refuerzos. Hasta entonces, concéntrense en la defensa y bloquéenlos. Cuando lleguen los refuerzos, retrocedan. Mensajero, transmite ese mensaje a la tercera compañía. El pasaje es …”

El mensajero escuchó esas órdenes, y otro mensajero en la sala fue a transmitir el mensaje a la tercera compañía.

La Unidad Numero Dos movió las piezas en el mapa e indicó que la segunda compañía estaba siendo empujada gradualmente hacia atrás. Lo miré, consciente de que solo debía abrir la boca cuando realmente se volviera peligroso.

“La segunda compañía es frágil”

Quizás el general Blois sabía que eran más débiles en comparación con los demás desde el principio, ya que asintió y explicó.

“Tienen mucho personal talentoso, pero quizás debería decir que sus engranajes no engranan. Si aprenden a trabajar juntos, creo que funcionarán espectacularmente como una unidad”

Si eso es lo que el general pensó mientras los formaba, estoy seguro de que no debería abrir la boca al respecto.

“Contaré con eso. Pero si eso no funciona, piense en otro medio. Dividirlos o perderlos es algo que me gustaría evitar”

El general Blois asintió.

“Obtendrán resultados. Ahora bien, la situación está cambiando de nuevo … una parte de la tercera compañía se ha perdido”

Las piezas que la Unidad Numero Dos movió reproducían una unidad de la tercera compañía que se perdía en el Laberinto.

El Séptimo en la Joya sonaba un poco harto.

『… Ni siquiera poder seguir una línea. Su aprendizaje es demasiado bajo.』

El tercero soltó una gran carcajada.

『Un grupo talentoso que no encaja. Un grupo perdido. Tienes algunos problemas con los chicos aquí. ¡Si, si! Es porque este tipo de cosas nunca salen como esperas que son tan interesantes』

El general Blois se llevó una mano a la frente.

“… Llámalos de nuevo”

Sin decir nada en particular, vi las piezas moverse por el mapa. La Unidad Numero Dos solo reproducía lo que estaba viendo, mientras pensábamos qué hacer a continuación.

“Si no podemos enviar ordenes de una vez, creo que es mejor que cambiemos nuestro enfoque”

Si usara mis Habilidades, podría enviar de inmediato a la tercera compañía y hacer que se reúnan con la segunda antes de que se vean presionados en una dura batalla. Pero el mensajero solo trajo la información una vez que ya se habían encontrado con problemas. Además, el tiempo ya había pasado desde entonces.

“… A partir de mañana, creo que guardaremos las piezas”

Nuestra situación en la que podíamos obtener constantemente la información más reciente desaparecería, así que decidí entrenar para lo que estaba por venir. La Unidad Numero Dos captó mis murmullos, luciendo un poco triste porque ella estaba sin trabajo.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

6 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s