Espada del Amanecer — Capítulo 60

Capítulo 60 – El gran proyecto de Rebecca

 

EZ: 3/6


Heidi no sabía en qué pensaba su ancestro de 700 años en ese momento y estaba condenada a no entender los planes que ella pensaba que eran demasiado remotos y grandiosos. Pero también ella parecía afectada y motivada al seguir la mirada de Gawain y mirar hacia los animados y energéticos campamentos.

 

Una tierra construida desde cero, un orden completamente nuevo, un futuro prometedor— Heidi pensó que había pasado la etapa de la niñez impresionable, pero en este momento, todavía no podía dejar de tener esperanzas y esperar que cosas mejores sucedieran en esta tierra.

 

Esto era lo que la diferenciaba de los aristócratas tradicionales—los aristócratas tradicionales no podían anticipar el cambio.

 

“Sólo guarda para ti lo que dije hoy, por ahora”, le recordó Gawain a Heidi mientras movía su cabeza hacia atrás de repente. “Estos asuntos son demasiado progresistas. Las personas no lo entenderían si se enteraran, pero si se los dices a los aristócratas… y no lo entienden, te considerarán una lunática, y si lo hacen, te considerarán un enemigo mortal.”

 

Heidi se asustó, pero era inteligente y entendió rápidamente el significado de lo que dijo Gawain.

 

El nuevo orden, aunque sólo parecía haber visiones de él por ahora, había suficientes problemas para poner nerviosos a los aristócratas sensibles. Puede que traiga prosperidad a la tierra, pero esa prosperidad puede que no sea aceptable para los aristócratas tradicionales.

 

Después de todo, no eran como los Cecils, y seguían viviendo espléndidas vidas.

 

“Lo entiendo, pero ¿puedo decirle esto a Rebecca?” Heidi asintió, pero frunció los labios y meneó la cabeza de inmediato. “Esa niña tal vez no sea capaz de entender algo tan complicado…”

 

“No, la has subestimado”. Gawain se rió. “Rebecca es en realidad más inteligente de lo que crees, sólo que su intelecto no se ha expresado a través de la salida correcta. Recientemente, la he visto…”

 

Antes de que Gawain terminara de hablar, una pequeña sombra apareció en su visión de la nada. Betty corría por la orilla del campo hacia él. La pequeña sirvienta con sus encantadoras pecas se acercó a él, jadeando por un momento, antes de inclinarse torpemente. “¡Mi Lord! ¡La señorita Rebecca lo está buscando!”

 

“¿Qué quiere ella que yo…” Gawain se detuvo a mitad de la frase. “Oh, debes haber olvidado.”

 

“¡Esta vez no lo hice!” Betty se puso de pie y dijo: “¡Dice que está a punto de empezar y quiere que vea lo que pasa!”

 

Heidi se acercó por detrás. “¿Qué está a punto de empezar?”

 

Betty lo pensó por un momento antes de menear la cabeza. “¡Se me olvidó!”

 

Gawain y Betty: “…”

 

“Bueno, ya sé lo que es.” Gawain no sabía si reír o llorar mientras le daba palmaditas en la cabeza a la chica. “Ha estado trabajando en los círculos mágicos durante los últimos días, y parece que por fin ha terminado la ‘Red Mágica’— En realidad pensé que necesitaría más tiempo. ¿Qué tal si vienes a verla? No hay nada aquí que sea particularmente urgente de resolver de todos modos, ¿por qué no ir a ver cómo ha resultado el primer ‘proyecto’ de Rebecca?”

 

“Para ser honesta, estoy un poco preocupada por cómo le va. Después de todo, para un mago sin talento que sólo sabe hacer bolas de fuego el crear un círculo mágico a gran escala… aunque esas runas son elementales.” Heidi sonrió mientras meneaba levemente la cabeza y se giraba hacia el cobertizo de madera. “Caballero Philip, me dirigiré a la herrería para ver qué está pasando, así que te dejaré para que te ocupes de las cosas aquí.”

 

El joven caballero se puso de pie en un instante y golpeó su peto. “¡Déjemelo a mí!”

 

Supervisar los trabajos de recuperación era sólo un trabajo pequeño, pero había declarado su compromiso tan épicamente… Gawain no pudo evitar suspirar con emoción. ¿Cómo se comportaba este joven caballero tan anticuado, hasta el punto de conformarse con reglas estrictas como un caballero clásico… era esto realmente el poder de la fe?

 

Gawain y Heidi se fueron. Betty miró a su alrededor y decidió que no tenía nada que ver con ella y se metió en el cobertizo de madera. Aún era demasiado pronto para hacer comida y ya había lavado la ropa, así que el interés de la aburrida sirvienta se despertó por las cosas que tenían muchas palabras e imágenes en la mesa de madera.

 

El caballero Philip observó los movimientos de la pequeña dama y la vigiló de cerca, en caso de que estropeara algo importante—estaba listo para detenerla en cualquier momento.

 

Mientras tanto, Betty miraba un papel con el dibujo de un molino de agua. Sin embargo, su interés rápidamente cambió a los registros con los nombres y números. Se acercó a la mesa y señaló los papeles. “¿Puedo escribir?”

 

El caballero Philip se movió para alejar los artículos de papelería. Mirando seriamente a la pequeña dama, le preguntó: “¿Puede escribir?”

 

“No sé escribir”. Betty meneó la cabeza y añadió: “Yo tampoco sé leer”.

 

“Entonces no se te permite tocarlos”, dijo Phillip con un poco de severidad. “El Lord ha gastado dinero para comprar papelería. No es para que juegues con él.”

 

Betty hizo una pausa por un momento. Decepcionada,, “Oh…”

 

El caballero Philip frunció el ceño al ver su cara de decepción. Pensó que podría haber sido un poco demasiado severo, pero proteger los bienes del Lord era su deber, especialmente cuando todo en el territorio era escaso. Incluso un solo papel o bolígrafo tenía que ser traído de Ciudad Tanzan, así que no podía dejar que la pequeña dama desperdiciara el precioso material de escritorio.

 

Al final, consoló a Betty durante un tiempo, pero la pequeña dama se fue decepcionada y afligida.

 

Mientras observaba la desaparición de la silueta de Betty en el dique, Phillip no pudo evitar recordar lo que había oído en la conversación entre el Gran Duque Gawain y Lady Heidi.

 

Enseñarles a leer y escribir.

 

Enseñarles a todos a leer y escribir.

 

¿Podría suceder esto realmente? ¿Era realmente posible? ¿Lo harían en realidad?

 

Si realmente lo hicieran, entonces la pequeña sirvienta podría escribir también.

 

A su llegada a la “herrería”, Gawain descubrió que esto se había convertido en un sitio de construcción. El amplio patio estaba lleno de muchos “trabajadores de la construcción” ocupados y había unos pocos soldados cuidando la pila de varios recursos en una esquina del patio. Rebecca estaba de pie en medio del patio con un montón de papeles en la mano, familiarizando a Hummel el viejo herrero con algo, mientras que los discípulos de Hummel estaban de pie, escuchando atentamente.

 

Parecía ser importante, y también era evidente que Rebecca sólo había llamado a Gawain para que viniera después de que la construcción hubiera comenzado con éxito.

 

“¡Ah! ¡Lord Ancestro!” Rebecca vio a lo lejos la figura de casi dos metros de altura de Gawain antes de notar a Heidi a su lado. “Y tía Heidi…”

 

Esta chica estaba muy impresionada por Heidi.

 

“Quería venir y ver tus progresos…” Heidi sonrió levemente. Aunque todavía no sabía lo bien que Rebecca se desempeñaría, sentía que al menos debía sonreír y animarla por lo ordenado que estaba el lugar. “Parece que estás muy confiada.”

 

“¡Si! ¡He estado en ello durante unos días!” Rebecca puso sus manos en sus caderas al decir eso. A pesar de haber quemado el aceite de medianoche y parecer un poco fuera de sí, todavía estaba llena de energía. “¡Este círculo mágico es súper asombroso! Y esas fórmulas… Lord Ancestro, déjeme decirle lo fácil que fue usarlas! Son mucho mejores que esas rígidas combinaciones de runas y modelos de hechizos en cientos de miles de veces, y son aplicables a cualquier cosa, e incluso este círculo mágico…”

 

“Detente, detente, detente. No hemos venido aquí para oírte presumir”, Heidi interrumpió rápidamente el alarde de Rebecca. Sabía que su sobrina era muy buena en el cálculo y la teoría, pero tenía miedo de aburrir a su ancestro hasta la muerte por hablar tanto. “Sólo dinos cómo pretendes completar el círculo mágico.”

 

Con eso, Rebecca asintió vigorosamente. “Oh bien, voy a enterrarlo bajo tierra…”

 

“¡¿Enterrarlo bajo tierra?!” Heidi estaba aturdida. “Vi todos los agujeros que cavaste, ¡¿pero de verdad vas a enterrarlo bajo tierra?!”

 

Gawain había visto a Rebecca instruyendo a las personas a cavar esas zanjas en la tierra mientras entraba en el patio. Las líneas eran curvas, rectas, se cruzaban entre sí o eran paralelas, y formaban la forma rugosa de un círculo mágico. También había estacas colocadas alrededor como marcadores donde parecían estar los nodos, con líneas blancas auxiliares dibujadas alrededor de ellos y considerando que todos los trabajadores eran analfabetos, estas guías y marcadores deben haber sido colocados por la misma Rebecca.

 

En primer lugar, ella dibujaría las líneas en el suelo antes de decir a los trabajadores dónde y a qué profundidad cavar. Este era probablemente su proceso de trabajo.

 

Después de escuchar las palabras de Heidi, Gawain desvió su atención de las zanjas y la miró con curiosidad. “¿Qué hay de malo en enterrar el círculo mágico bajo tierra?”

 

“No… no hay ningún tabú con respecto a eso.” Heidi meneó la cabeza. “Es sólo que la mayoría de los círculos mágicos están expuestos, porque por un lado, se necesitaría más esfuerzo el enterrarlos, y por otro lado, sería problemático ya que el mago necesitaría controlar cómo funciona el círculo y monitorearlo.”

 

Lo que dijo era de sentido común. Como maga de tercer nivel (aunque sólo sabía lanzar bolas de fuego), Rebecca debería saber esto. Sin embargo, aún así lo hizo, lo que significaba que ese cerebro inquieto había perdido el control una vez más… Heidi se sentía incómoda y temía que Gawain regañara a Rebecca por esto, lo que desafortunadamente podría destruir su confianza tan duramente ganada.

 

Pero esta niña había pasado por muchas dificultades durante su infancia. Ella debería estar bien después de un tiempo, ¿verdad?

 

Justo cuando los pensamientos de Heidi se desbordaban, Gawain habló de nuevo, “No hablemos de por qué decidiste enterrar el círculo mágico bajo tierra primero, quiero saber cómo te las arreglaste para llevarlo con precisión al suelo”.

 

Rebecca se quedó atónita por un momento, sin entender lo que este viejo ancestro quería decir con su pregunta.

 

Gawain hizo esta pregunta con gran consternación.

 

Rebeca había dibujado un círculo mágico lleno de formas geométricas con gran precisión en una llanura de hasta 100 metros de diámetro usando sólo sus ojos desnudos, lo que debería haber producido errores!

 

En el mundo natal de Gawain, tal cosa no era nada difícil. Tenían innumerables instrumentos cartográficos y herramientas matemáticas que podían dibujar tales diagramas. En este mundo donde la magia existía, estas cosas se podían lograr ya que las imágenes normalmente usaban el Ojo del Mago o la Visión de Águila para obtener una vista aérea y luego completaban sus círculos mágicos a gran escala, que eran métodos simples y burdos. Pero, ¿podría Rebecca incluso utilizarlos?

 

Excepto por unas pocas estacas y líneas auxiliares, no tenía herramientas avanzadas. No existía ningún sistema matemático o geométrico perfecto en este mundo para ayudarla tampoco, y aparte del lanzamiento de bolas de fuego, ella ignoraba otras formas de magia.

 

Ni siquiera era capaz de lanzar el Ojo del Mago, una habilidad de magia de segundo nivel.

 

¿Entonces cómo lo hizo?

 

Gawain repitió su pregunta una vez más. “¿Cómo lo dibujaste en el suelo con tanta precisión?”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x