Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 06 – Capítulo 28


Capítulo 28 – La Próxima Sacerdotisa

 

Con un cascabel, los huesos se colocaron dentro de un frasco de cerámica. Sólo podían entrar pequeños fragmentos de un hueso lo suficientemente grande como para descansar en dos palmas.

 

Estaba adornado con un mechón de pelo blanco atado con seda, parecido a un cordón con borlas.

 

Ni en los sueños más salvajes, los huesos de una mujer sin nombre serían tan apreciados en una tierra lejana y extraña. No podía imaginar que sería despedida por una gran multitud de personas, acompañada por el estruendo de una música que calmaba los espíritus.

 

Mientras tocaba la banda negra que significaba luto sólo por las apariencias, Maomao abandonó la escena en silencio.

 

.

 

.

 

.

 

Después de eso, la sacerdotisa falleció como estaba previsto. Su examen fue realizado no sólo por Maomao, sino también en presencia de papá. Si se tratara de otro médico de la corte, Maomao tendría que haberle dado a la sacerdotisa una medicina que la hubiera hecho morir una vez.

 

(Ya que no puedo engañar a papá completamente.)

 

Se sintió mal porque se convirtió en una amenaza, pero papá era una persona que siempre se vuelve generosa cuando se trata de la vida humana. Se volvió parcialmente cómplice por su bien.

 

Y entonces, hablando de la verdadera sacerdotisa…

 

.

 

.

 

.

 

“¿Le parece bien este lugar, Sacerdotisa?”

 

Fue Jinshi quien preguntó. No tenían ni idea de cómo llamar a la mujer que ya no era sacerdotisa, así que al final, siguieron llamándola así.

 

Mientras no fuera ya la sacerdotisa, no se le prohibió estar con hombres.

 

“Sí, es muy tranquilizador”.

 

La habitación estaba cubierta con múltiples capas de cortinas. Fue preparada especialmente para la sacerdotisa para que no estuviera en contacto con la luz solar directa.

 

“Me alegro de oírlo. Si no soportas los muebles, habría considerado reemplazarlos”.

 

La voz que resonaba detrás de Jinshi era una belleza en traje de hombre. No hace falta decir que es Ah Duo. No es exagerado decir que su casa ya se ha convertido en un refugio para personas que no puede salir en público. (EZ: de hecho)

 

Su Alteza Imperial aún visita la villa de Ah Duo. Aunque Ah Duo ya no era una consorte, el hecho de que poseyera una sabiduría mayor que la de los oficiales de bajo rango es bien conocido.  En caso contrario, quizás hayan vuelto a ser amigos de bebida.

 

Era razón suficiente para encerrar a la sacerdotisa en tal lugar.

 

La sacerdotisa no quería renunciar al cargo de sacerdotisa de Sha’ou. Por ende, ella borró la evidencia de su cuerpo físico, al perder su vida fuera del país.

 

Ella no tenía los medios para desertar. La dignidad de la sacerdotisa se desplomaría.

 

El hecho de que la sacerdotisa hubiera intentado elegir la muerte, podría suponer que sintiera que no le quedaban opciones.

 

(No existe tal cosa.)

 

¿Comprende el valor de un individuo que ha continuado en la cima de una nación, en un país vecino? Ella será útil incluso después de dejar ese escenario público.

 

La inteligencia que ha acumulado durante varias décadas, ¿cuán valiosa sería?

 

La sacerdotisa podría considerarlo como una traición al país en el que ha residido durante mucho tiempo, pero parece que ahora no puede decirlo.

 

“Me pregunto si cumplirán adecuadamente con la carta de negociación”.

 

“Lo harán. Ya que hay dos rehenes.”

 

Arrestadas como criminales, se trataba de Lady Pai y Airin. Considerando sus crímenes, no estaría fuera de discusión que un día fueran decapitadas.

 

“Además, he pedido ayuda para asegurarme de que el rey no participe en la guerra”, dijo algo bastante atrevido.

 

“Si podemos tener correspondencia con eso…” Jinshi también mostró una sonrisa determinada. Probablemente no tenga ningún efecto en la sacerdotisa que trascendía los géneros, pero era desagradablemente deslumbrante incluso en este cuarto oscuro.

 

No había nada limpio y sucio en el gobierno, sólo se trataba de ser capaz de gobernar bien, así que conversaciones como éstas probablemente no eran tan inusuales.

 

Aunque Maomao había dejado la habitación de Jinshi, hizo que lo siguiera.

 

“Ah, Álto.” La sacerdotisa la llamó para que se detuviera, y Maomao se dio la vuelta. La sacerdotisa estaba sosteniendo algunos pergaminos. “Tóma estó”.

 

En lugar de Jinshi, se lo pasó a Maomao. Qué podría ser, se preguntó ella mientras abría el pergamino. Era sólo un pergamino enrollado, había varios de ellos apilados juntos. Eran garabatos muy torpemente dibujados.

 

“¿Dibujos de un niño?” Maomao se encontró diciendo.

 

“Ya”, afirmó la sacerdotisa.

 

¿Pero había niños en esa villa? Maomao trató de recordar, y sus ojos se abrieron de par en par.

 

(Debería haber una.)

 

Había una niña que no podía hablar y que la asistente había traído. Debería haber una niña llamada Jazuguru, a la que los tres intentaron buscar su guardián en vano.

 

(Lo que me recuerda que no la he visto en la villa.)

 

Como era algo que Jazuguru había dibujado, Maomao lo estudió intensamente para ver si tenía un significado más profundo. “Hmm”, ella quería ladear su cabeza.

 

El dibujo hecho con tintes representaba a dos personas vestidas de blanco. Lo más probable es que fueran mujeres jóvenes. La mano de una persona estaba envuelta en algo que parecía vendas.

 

“¿Esa soy, yo?” Preguntó Maomao.

 

“Sí”, respondió la sacerdotisa.

 

Si ella lo tomó como que la chica había dibujado a Maomao y a Yao, probablemente tuvo que aceptarlo. Pero, cuando Jazuguru las conoció, En’en también estaba ahí. Además, en aquel entonces, no llevaban los uniformes de aprendiz de médicos de la corte.

 

¿Qué? Ella ladeo la cabeza. Había números escritos en la parte de atrás del pergamino. Probablemente eran una fecha, pero no eran números con los que estuviera familiarizada.

 

“Ummm, esto es…”

 

“Esto es lo que Jazgül dibujó antes de que saliéramos en nuestro viaje.”

 

“¿Antes?” (EZ: Hah!, sera que…)

 

No, ¿no era extraño? Fue antes de su encuentro con la niña. ¿Qué clase de broma está haciendo la sacerdotisa?

 

Inusualmente, la sacerdotisa mostró una expresión ligeramente juguetona.

 

“¿No té lo déje? Incluso sin mí, la siguientá sacerdotisa seguramente vendrá. Aquél día, cuando Jazgül se pusó triste, fue inusualmente obstinadá y se aventuró a salir. Sin duda, fue a encontrarse contigo y con las demás”.

 

“N-, no, ese tipo de cosas es…” Maomao no creía en cosas que no tenían una base adecuada. La sacerdotisa tenía que estar haciendo una broma, pensó mientras daba la vuelta al siguiente pergamino. El segundo pergamino tenía el dibujo de alguien que se parecía a la sacerdotisa, una persona excesivamente deslumbrante, una persona delgada, y además de eso, el dibujo del Maomao de justo entonces.

 

Era la escena actual tal como está. (EZ: Jajaja la niña es una vidente verdadera XD)

 

“Por favór, mirá la última página cuidadosamente después.”

 

“…” Maomao no tenía ni idea de qué decir. Sólo se quedó quieta en estado de shock.

 

“Sólo diré una cosa. Yo también las tenía en el pásadó. La Sacerdótisa de Sha’ou, a cambio de carecer de algo, se dice que tiene que poseé algo diferénte. Tengo falta de colér, y a Jazgül le faltá su voz. Pero, fue algo que desapareció una vez que descubrí mi verdádero físico.”

 

Jinshi respondió a la conmoción de Maomao. “Oi, ¿qué estás haciendo? Nos vamos.”

 

“S-, sí”. Maomao lo siguió con inquietud, y Jinshi siguió adelante con una expresión desconcertada. ¿No escuchó la conversión de hace un momento?

 

(¿Qué demonios es esto, este asunto de la sacerdotisa?)

 

Debería haber algún tipo de explicación detrás de esto. Pero ella no lo sabía. No, espera, la niña podría haber dibujado esto por casualidad, y sólo coincidía con la situación y tal, pensó Maomao mientras subía al carruaje.

 

Cuando subió, desenrolló la última hoja de pergamino. Sólo podía ladear la cabeza de nuevo.

 

“¿Qué es esto?” Preguntó Jinshi.

 

“¿Quién sabe?”

 

Era un dibujo negro como la boca del lobo, hecho con una sola línea ininterrumpida que había sido garabateada al azar en toda la página. (EZ: cosas malas se aproximan al parecer, solo resta el epilogo de este Arco/Volumen)


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

2 comentarios

Responder a Saku Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s