Cerda Villana — Capítulo 34


Bueno, con esto hemos concluido este arco(?). No estoy disponible para seguir un horario por temas personales, pero probablemente haga packs como este para compensarlo. Supongo que verán una actualización a finales de mes o algo por el estilo.


Anterior |Índice| Siguiente


Regresando en carruaje y mi talento para la poesía

 

El príncipe heredero Marlow me compartió una muestra de cada variedad de su colección. Qué príncipe-sama tan generoso.

Ryuze apareció diciendo que tenía cosas que ver con el príncipe heredero y, junto con Ricardo, se dirigieron al piso donde dormían mi primo y mi exprometido.

Cuando esos dos salieron de la habitación, parecieron estar hablando de algo.

Sin quererlo, el príncipe heredero y yo nos miramos simultáneamente.

—¿Fue suficiente, Su Alteza?

—Sí; me lo pasé bien.

Tras responder, el príncipe heredero rebuscó en su bolsillo y sacó un pedazo de papel.

Ese papel me era muy familiar. Era el papel en el que escribí un poema hace poco.

—¡Mira esto! ¡Es n poema que Britney me envió!

—¡E-espere un momento! ¡Su Alteza!

De todas las cosas, el príncipe heredero Marlow le mostró mi trabajo a Ryuze.

Debería estar bien dado que habló bien de ello, pero…

—¡Bufu…!

—¡Gu…!

Sin embargo, sus reacciones defirieron de mis expectativas. Qué cosa más extraña.

La impecable sonrisa de Ryuze se torcía levemente.

Además, Ricardo…, ¿por qué te diste la vuelta y empezaste a temblar?

 

 

—No, creo que es una obra maestra.

Mi primo bajó un poco la mirada, pero coincidió con el príncipe heredero… Pero me da la sensación de que no me estaba elogiando.

Ricardo parece que temblaba tanto que ni siquiera podía comentar.

El príncipe heredero sonrió satisfecho y puso mi trabajo de nuevo en su bolsillo.

Creo que por casualidad toqué una parte sensible del príncipe-sama, pero mi talento para la poesía sigue siendo el mismo de siempre.

«… Acabo de añadir algo más a mi historia oscura».

A estas alturas, era imposible recuperar el poema de las manos del príncipe heredero.

De esta manera, luego volverme amiga del príncipe heredero y enojar a la princesa, regresamos al carruaje para regresar a nuestro territorio.

El príncipe heredero Marlow quería que me quedara, pero estoy muy asustada de Angela como para quedarme en el castillo.

Quiero reanudar mi dieta en nuestro territorio, y casarme con alguien en un lugar seguro.

Una pequeña controversia ocurrió una vez que nos subimos al carruaje para volver a casa.

La prima de Ricardo, Lily, quería ir en el carruaje con Ryuze. Después de escuchar eso, Nora pidió lo mismo.

Al final, se decidió que en uno de los carruajes que irían de regreso estarían Ryuze, Lily y Nora.

—Onii-sama, vaya que eres popular con las mujeres, ¿eh?

Hacia mi risa irónica, mi primo respondió con una sonrisa:

—Fufu, ¿Britney también quiere ir conmigo? Desafortunadamente, parece que ya estamos sobrecargados.

—¡Gu…!

Sentí que indirectamente me dijo que no podía ir con ellos porque mi trasero era demasiado grande.

«¡Maldito seas, Ryuze…! ¡No te perdonaré por esto!

»En lugar de Ryuze, me siento mejor yendo con Ricardo».

Es un poco tímido, pero es un buen tipo en el fondo. (TI: Bueno, Ricardo, te jodiste. Acabas de recibir la etiqueta de «buen tipo») (NT: Pues sí)

Antes no le gustaba, pero en estos últimos días parece que ahora nos llevamos bien.

—Ricardo, estaré a tu cuidado.

—Vale… —respondió Ricardo

Aunque al momento que me vio la cara, Ricardo se volvió hacia un lado y empezó a reírse.

Por lo visto, el contenido de mi poema aún no ha salido de su mente. Ricardo se inclinó, y empezó a temblar.

«No entiendo qué le hizo cosquillas en su vena humorística…».

 

◇ ◇ ◇

 

Ya dentro del carruaje absurdamente grande, nos sentamos cara a cara.

—¿Podrías calmarte? Por favor deja de mirar la cara de otra persona antes de soltar carcajadas.

—Pero tú…, fu-fufu… Eso fue tan…

—Su Alteza el príncipe heredero dijo que era espléndido.

—Esa persona tiene un sentido de cierta manera único.

Temía que hubiera un aire inquietante entre nosotros debido a su anterior odio hacia mí, pero parece que era un temor innecesario.

—Válgame… De tantas cosas que pasaron, me siento aliviada de volver a casa sana y salva.

—Ah, ¿sí? En cuanto a mí, creo que sería bueno continuar mis estudios. He hecho planes para que en el próximo año pueda quedarme en la capital real y asistir a la misma escuela que Ryuze.

—C-conque es así…

Al cumplir los trece años, uno se puede inscribir en la academia de la capital real.

Sin embargo, solo la nobleza y unos pocos hijos de ricos están autorizados a hacerlo.

Como las chicas en este país reciben lecciones de tutores privados, no hay escuela pública.

—Ya veo. ¡Te echaré de menos!

—… Solo lo dices porque se va la persona que te hace favores.

—~No seas así~.

Pero Ricardo se le notaba un poco preocupado.

Era inconveniente de varias maneras que el socio que podía hacer con seguridad cualquier cosa que le pidiera fuera a desaparecer.

—Pero bueno; durante las largas vacaciones de verano e invierno volveré a casa.

En el camino a casa, Ricardo me enseño varias cosas.

Las características de los distritos que pasamos, las diferencias en la construcción de edificios, los conocimientos literarios sobre el cultivo de la tierra, etcétera… Aunque teníamos la misma edad, sus conocimientos eran demasiado abundantes para compararlos con los de la perezosa Britney.

—Gracias por enseñarme tantas cosas. Ricardo es una buena persona.

—Jum. Es solo que hay muchas cosas que no sabes.

—Hasta ahora no he salido mucho. Cuando vuelva creo que aprenderé a montar a caballo… Sé que no puedo andar por un rato largo yo sola, pero si me acompañara un asistente creo que podría ir a lugares cercanos.

—Suena bien. He oído que el condado Hakusu produce muchos caballos, así que creo que eso estaría bien.

«De alguna manera, siento que estoy en mejores términos con Ricardo. Qué alegría».

Tal fue nuestro viaje de vuelta a casa.


Anterior |Índice| Siguiente

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s