Cerda Villana — Capítulo 30


Anterior |Índice| Siguiente


La villana aparece

 

—U-um… ¿Ricardo?

Alcé la voz con vergüenza hacia mi exprometido, quien me arrastraba a la fuerza.

Después de escuchar su nombre, Ricardo se detuvo en un lugar con poca gente, y dijo:

—Tú… ¿Por qué permites que te digan cosas tan horribles?

Probablemente esté hablando del tipo de antes. No obstante, eso significa que pensaba recibir ese abuso en silencio.

—Te entrometiste justo antes de que pudiera contestarle.

—… Ya veo.

—Pero… gracias por protegerme. Allá no tenía ningún aliado, así que me salvaste. Ryuze-oniisama se había alejado un poco antes de que pudiera darme cuenta, y terminé rodeada de hombres que no conocía y empezaron a abusar de mí. Qué situación tan dura…

Aunque me he vuelto un poco resistente a que me traten como cerda, no quiero ser alguien del que hablen mal unilateralmente.

—Creo que la otra parte ya sabía de ti.

Escuchando las palabras de Ricardo, incliné mi cuello que se había vuelto un poco más delgado que antes.

—… ¿Qué quieres decir?

—Ese tipo era el hijo mayor del vizconde Dan… ¿Me sigues?

Me sentí abatida al oír ese nombre.

Pues resultaba ser uno bastante familiar.

—… Esa fue mi primera reunión con él, pero supongo que es el hijo de la casa con la que se fugó mi padre.

Recordé una historia que escuché durante mi infancia… Parece que la compañera de fuga de mi padre era la madre de aquel tipo pendenciero de antes.

Francamente, me da ganas de preguntarle de qué estaba tan celoso.

—Pareciera que decidió pelearse contigo allá debido a que tu figura destaca. He oído que la relación entre tu padre y su segunda esposa no va bien.

No servirá de mucho que te quejes con su hija, ¿sabes?

—Empezaré a investigar las circunstancias de las otras casas.

—Me enteré de esto por casualidad. No obstante, cuando vas a lugares así necesitas investigar un poco más las circunstancias de las otras casas. Ryuze es un experto en esto, así que deberías preguntarle.

—… A-ah, ¿sí? Vale, me esforzaré.

De hecho, tenía el presentimiento de que Ryuze sabe mucho al respecto. No tengo deseos de hacer una gran cantidad de enemigos.

—Además de eso… Dado que has perdido a tus dos padres, probablemente no necesites preocuparte demasiado por las miradas curiosas que recibas —dijo Ricardo con tono brusco, mirándome de reojo.

«¿Hm? ¿Será su forma de animarme?».

—Um… Gracias.

Con el rostro totalmente enrojecido, le mostré mi gratitud a mi exprometido.

Después de todo, parece que Ricardo tiene personalidad tímida.

«Pero… comparado con cuando me decía: “Te odio”, este es un cambio a bien… ¡Qué buen chico!».

Puede que la otra parte me odiara originalmente, pero ahora lo veo con los mismos ojos que a Ryan y María.

 

◇ ◇ ◇

 

Después de eso, acompañé a mi primo Ryuze para saludar a los otros participantes.

«Onii-sama, me habría gustado que te movieras un poco antes. De haberlo hecho, no me habría involucrado con ese tipo raro».

Ricardo reportó rápidamente el abuso del hijo del vizconde a Ryuze. Presencié un aura aterradora…

Mientras pensaba en eso y caminaba con Ryuze, todo el lugar de pronto se tornó más animado. El príncipe heredero Marlow había llegado.

Y, detrás de él, con el pelo liso y perfectamente peinado y vistiendo ropa de color rosa oscuro con volantes…

«¡Apareció! ¡Angela está aquí!».

La villana del manga shoujo hubo aparecido.

Es la primera vez que la veo desde que llegué a este mundo, pero comparándola con el príncipe heredero Marlow, tenían un rostro considerablemente sencillo.

Cada detalle era algo poco destacable, y no se veía muy alta. Como su cabello era el mismo rubio pálido que el del príncipe heredero, las diferencias entre ellos son más llamativas.

«Esto es… desagradable, supongo».

Si cada vez que hay un evento se la compara así con su hermoso hermano mayor, el príncipe heredero, su personalidad terminará volviéndose más y más retorcida. Esto irá a peor cuando llegue su hermana menor del mismo sexo: Merrill.

A mí también me han dirigido ese tipo de miradas cuando estoy junto a Ryuze.

Como parte de la familia real, no tengo la menor duda de que ella está bajo mucho estrés al estar diariamente expuesta a los ojos de la gente.

«… A ver, puedo simpatizar con ella, pero ¡no es normal que obligue a sus sirvientas a vestirse como kurokos!».

Además, al igual que Nora con su vestido, ¡ese vestido rosa oscuro no le sienta nada bien!

En el caso de Angela, el vestido es tan glamoroso y llamativo que la existencia de su portadora se ve ahogada. Su estado actual era el ejemplo perfecto de la ropa vestida de ella, cuando debería ser Angela quien viste de la ropa.

Angela estaba finamente parada detrás del príncipe heredero Marlow, pero la mayoría de los ojos de los invitados estaban sumamente puestos sobre su hermano mayor.

Sus ojos violetas apenas tenían presencia, limitándose a mirar hacia delante, totalmente inexpresivos.


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s