espada

Espada del Amanecer — Capítulo 48


Capítulo 48 – Advertencia de los satélites

 

EZ: 3/6


Gawain se concentró en las imágenes que sólo eran visibles para él. Al final, confirmó que en efecto mostraban el terreno del actual asentamiento de los Cecil. Podía ver el terreno en un radio de cien kilómetros, y la función de zoom con la que antes estaba tan familiarizado ya no estaba disponible.

 

Las imágenes estaban confinadas a esta área, sin poder ser movidas o escaladas.

 

Además, su vista original del satélite, una vez en HD, se redujo a esta borrosa y de colores extraños.

 

¿Qué significaban los colores? ¿Imágenes térmicas? ¿O algún otro tipo de imagen por inducción?

 

¿O era… simplemente un fallo?

 

Gawain recordó claramente la voz que había oído al caer de su elevada órbita. Oyó decir que había una fuente de energía dañada, un fallo en el reinicio de la computadora central y el inicio de una secuencia de escape, por lo que la posibilidad de un fallo podría ser alta. Además, ahora era incapaz de ajustar las imágenes que veía, lo que profundizaba sus especulaciones.

 

Comenzó a estirar su línea de pensamiento: Su alma, o mejor dicho, su conciencia mental, había desgraciadamente mutado. A pesar de que fue capaz de aterrizar en la tierra y adquirir un cuerpo humano, su conciencia podía obviamente todavía mantener una conexión con el “algo” en el cielo. Durante los últimos meses, había estado desconectado de él, pero la inesperada obtención del cristal había restablecido este vínculo con él. En cuanto a ese antiguo dispositivo—no importaba si era un satélite o una estación espacial—todavía estaba en un estado defectuoso. No estaba claro si la fuente de energía volvió a encenderse o si la computadora central fue reiniciada eventualmente, pero en cualquier caso, había sobrevivido y seguía funcionando. Aunque las imágenes bajo su vigilancia eran ahora un desastre indescriptible, esto al menos probaba que todavía existía.

 

Y con este pensamiento, Gawain no pudo evitar empezar a preocuparse por otra cosa: si su conciencia estaba conectada a ese “satélite” de una manera que estaba más allá de la imaginación, hasta el punto de que coexistían simbióticamente… ¿Y si la cosa en el cielo moría? ¿No significaría eso que él también moriría?

 

Sabía que no era probable que esto sucediera, porque ya había renacido en el cuerpo de Gawain Cecil. También había escuchado claramente las palabras “iniciando la secuencia de escape”, lo que significaba que su conciencia debería haber salido de forma independiente. ¡Pero en cuestiones de vida o muerte, no se podía descartar la posibilidad de un peligro latente!

 

No obstante, la cosa en el cielo probablemente estaba flotando en órbita geosincrónica con este planeta, mientras que él estaba ahora atrapado en este reino medieval ignorante. Ni siquiera podía ver el “satélite”, ¡y mucho menos repararlo!

 

Mientras sus pensamientos problemáticos hervían, Gawain observaba simultáneamente cada detalle de la vista aérea. Notó que la imagen no era estacionaria, pero de hecho, los parches de color siempre cambiaban ligeramente. Algunas de las áreas se iluminaban mientras que otras se atenuaban lentamente. El ciclo se repetía de manera ordenada, pero al mismo tiempo, toda la imagen permanecía prácticamente sin cambios en su distribución y perfil.

 

Y justo cuando Gawain intentaba llegar a una conclusión sobre el patrón de los cambios de la imagen, las cosas volvieron a cambiar.

 

De repente vio aparecer una caja como una ventana flotante sobre la imagen, y en ella destellaba una línea de palabras parpadeantes y temblorosas. Estaba en un idioma desconocido—no era mandarín, pero tampoco era un idioma de ningún reino de Loren.

 

Pero, mientras miraba las palabras con asombro y seriedad, se tradujeron y su significado le vino a la mente.

 

“Nuevos datos. La actividad del planeta gigante aumenta. Elevando el nivel de alerta a cuatro”.

 

La imagen comenzó a parpadear y se superpuso a la interferencia. Gawain se sorprendió al despertar, y su enfoque rápidamente cambió al mundo real de afuera. Era la primera vez que cambiaba de vista, y el cambio hizo que su visión vacilara momentáneamente antes de estabilizarse. Entonces, ignorando el vértigo persistente en su cerebro, se levantó de su escritorio rápidamente y se dirigió hacia la puerta de la tienda.

 

Un Amber invisible se sobresaltó por esto, y saltó de las sombras de repente. “¡Woah!”

 

En ese momento, Gawain ya había salido de la tienda con prisa. Los dos militares lo miraron con sorpresa, pero él los ignoró, sólo miró hacia el sol que estaba en lo alto del cielo.

 

El gran sol se movía lenta y majestuosamente en el cielo, con su halo circular de luz en forma de niebla. No parecía fuera de lo normal, pero pronto, la superficie del sol comenzó a mostrar rayas rojas, como los vasos sanguíneos de ojos inyectados en sangre.

 

La imagen en la mente de Gawain continuó cambiando. Vio que los colores de las imágenes se desplazaban, como si indicaran niveles térmicos. Casi todos los colores se profundizaron rápidamente en intensidad, pero gradualmente se establecieron en un nuevo equilibrio de estabilidad. Había algunos números que aparecían en la imagen de forma intermitente, pero no pudo encontrarle ningún sentido.

 

Una revelación se iluminó en su mente: Estos colores no eran el resultado de una falla, sino que era un tipo especial de método de vigilancia.

 

¡Quizás era un método de vigilancia aún más útil que la simple imagen térmica!

 

Las líneas rojas del sol (algunas de las cuales eran ahora parches) aumentaron en número, atrayendo finalmente la atención de las personas que trabajaban en el campo. Levantaron la cabeza y charlaron sobre los cambios del sol, hasta que su supervisor les gritó que volvieran al trabajo.

 

Heidi, que estaba ayudando a fortificar los cimientos con barro y piedra cerca, también notó el cambio. Levantó la vista al sol por un momento antes de mirar hacia la tienda central del campamento; como era de esperarse, vio a Gawain con la cara orientada hacia el sol con toda seriedad.

 

Corrió hacia Gawain. “Ancestro, parece que las líneas rojas han vuelto otra vez.”

 

Gawain agitó una mano, haciendo un gesto para que Heidi se quedara callada. Sus ojos estaban en el sol, pero su atención estaba enfocada en la imagen de su conciencia.

 

Después de un rato, la parte rojiza del sol finalmente dejó de extenderse. El texto del monitor de la “imagen” cambió, y apareció un nuevo aviso, “Nuevos datos, el planeta gigante ha recuperado su estabilidad. Se ha levantado la alerta”.

 

Las líneas rojas de la superficie del sol desaparecieron rápidamente después de eso, y los colores flotantes del monitor de la imagen se calmaron y volvieron a su estado original.

 

Pero aunque el monitor de imágenes había eliminado su advertencia, Gawain seguía en alerta máxima.

 

Los nuevos descubrimientos se convirtieron en nuevas pistas. Cuando muchas pistas nuevas salían a la vez y se acumulaban, se convertían en nuevos problemas.

 

Comenzó a producir innumerables conjeturas y razonamientos, algunos de ellos tan audaces que eran una locura. Sin embargo, las forzó, primero a calmarse, antes de buscar una explicación que lo acercara a la verdad.

 

“Ancestro… ¿estás bien?” Heidi miró la cara de Gawain con preocupación. “Parece que no estás bien…”

 

Amber se había escabullido de la tienda antes, pero el aura de Gawain era tan opresiva que esta mitad-elfo ruidosa y animada no se atrevía a hablar. Sólo cuando Heidi rompió el silencio se atrevió a pronunciar, “Salió corriendo antes de que las manchas rojas aparecieran en el sol y me asustó mucho…”

 

“Heidi, ¿puedes sentir algún cambio mágico?” Gawain se volteó repentinamente hacia Heidi con una mirada severa en su rostro.

 

“Hubo una oleada de poder mágico antes, y hacer magia se hizo mucho más fácil.” Heidi asintió. Las oleadas de poder mágico fueron congruentes con la aparición de manchas rojas en el sol, pero los recientes aumentos de manchas rojas y oleadas mágicas se estaban volviendo demasiado frecuentes. Combinado con el desastre en el territorio Cecil y la advertencia de Gawain fresca en su mente, no pudo evitar empezar a entrar en pánico. “¿Podría ser otro…”

 

La cara de Heidi palideció gradualmente.

 

“No, no hasta el punto en que los monstruos aparezcan.” Gawain meneó la cabeza para calmar a Heidi. Hizo este juicio basándose en la falta de signos de contaminación de la Ola Oscura, y también basándose en la experiencia de Gawain Cecil de que no pasaría nada ya que el poder elemental en el aire era estable. “Son sólo niveles ordinarios de manchas rojas y mágicas surgiendo…”

 

“Las oleadas de poder mágico y las manchas rojas son algo natural, pero normalmente sólo aparecen una vez cada tres o cinco años”. Heidi estaba visiblemente preocupada. “Pero esta es la segunda vez que ha sucedido en estos pocos meses…”

 

En realidad, la preocupación y el pánico en el corazón de Gawain eran tan fuertes como los de Heidi.

 

De hecho, como también tenía que preocuparse por el problema de la conexión entre él y algún “satélite de vigilancia” en el cielo, su ansiedad ahora mismo era un poco más fuerte que la de ella.

 

Pero también entendió que como se había convertido en el pilar de todo el Clan Cecil, no podía mostrar ningún signo de debilidad o vacilación, especialmente frente a Heidi y Rebecca.

 

Además, la debilidad y la vacilación no resolverían ningún problema.

 

“No se preocupen. No habrá ningún monstruo. Aunque los monstruos lleguen, tengo experiencia con ellos.” Gawain miró tranquilamente a su descendiente. “Hagamos nuestra parte, sólo construyendo un hogar fuerte y estable podemos tener el poder de combatir la naturaleza.”

 

Heidi vio la confianza en los ojos de Gawain y comenzó a calmarse. Se inclinó ligeramente antes de volver a su propio trabajo.

 

Mientras miraba a Heidi ayudando en la construcción con su magia, Gawain asintió ligeramente.

 

Aunque Heidi y Rebecca quizás no tenían una mentalidad que trascendiera su época y clase, tenían una base que no se encontraba en otros aristócratas de esta época.

 

Siendo así, no creían que debían ser segregados de su pueblo sólo por su estatus y posición social.

 

De lo contrario, una dama como Heidi, que era aristócrata en todos los sentidos, nunca iría a un sitio de construcción y usaría su magia para ayudar en los esfuerzos.

 

 

Mientras Gawain observaba el rápido fortalecimiento de los cimientos bajo el uso de la magia y se asombraba de su conveniencia, también se dio cuenta de algo: una vez que el hardware para acuñar monedas estuviera en su lugar, sería una buena idea contratar a algunos magos vagabundos para ayudar a construir el campamento.

 

Antes de eso, había otros problemas más importantes en los que pensar.

 

Gawain se dio la vuelta y regresó a la tienda. Sentado en su mesa, garabateó tres preguntas en un papel en blanco.

 

¿Cuál era la relación entre el “sol” del cielo y la Ola Oscura?

 

¿Cuál era el uso y las condiciones del “satélite de vigilancia”?

 

¿Por qué el Gawain Cecil de hace setecientos años dejó atrás un cristal que podría ayudarle a restablecer una conexión con tal satélite?


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s