espada

Espada del Amanecer — Capítulo 43


Capítulo 43 – Limitaciones de la Era

 

EZ: 4/6


“Mira estos cristales”.

 

Al ver a Heidi, Gawain le arrojó un trozo de cristal púrpura claro en sus manos.

 

La dama miró con curiosidad lo que tenía en la mano, e inmediatamente dio una mirada de sorpresa.

 

“Esto es lo que me dijiste antes, la casa del tesoro en la montaña…”

 

“Sí, esto fue tomado desde ahí.” Gawain asintió. Aunque no trajo a Heidi en ese momento, le había hablado de la casa del tesoro en la Cordillera Oscura cuando estaban en la ciudad Tanzan. “Estos cristales son tecnología del período Gondor. Mira si puedes entender la estructura de las runas”.

 

Cualquier mago que no tuviera la cabeza aplastada por una puerta, se daría cuenta del valor de estos cristales al verlos. Heidi quedó inmediatamente cautivada por estos hermosos cristales de color púrpura claro. Pero después de jugar con ellos, meneó la cabeza con una ligera vergüenza. “Ancestro… Lo siento. Me avergüenzo de que… sólo soy una maga de nivel tres. Me temo que no puedo producir algo tan avanzado…”

 

Gawain miró a los ojos de Heidi. “No te pido que los produzcas, sino que sólo analices su estructura rúnica. Si puedes, saca esta estructura rúnica. Me temo que nadie en esta era será capaz de producir algo así. Esto fue creado por el poder del pozo Azul Profundo vertido en él.”

 

“Pozo Azul Profundo…” Al oír este famoso nombre, Heidi no pudo evitar repetirlo. Entonces miró fervientemente el cristal en su mano. “Si sólo tengo que leer la estructura de la runa y organizarla, no es demasiado difícil. Mientras tengamos un resonador de cristal, podemos proyectar las inscripciones en su interior. Pero leer la estructura rúnica… ¿Para qué sirve eso? Sin un método para inyectar energía y activarla, la estructura rúnica es sólo un montón de diagramas…”

 

“Hablaremos de eso la próxima vez”, dijo Gawain mientras asentía, “Estos cristales ya no se pueden producir. Antes de que se gasten completamente, quiero preservar tanta información como sea posible.”

 

“Oh”, dijo Heidi eso mientras guardaba el cristal. Todavía tenía la mirada cansada en su rostro. Pero después de conocer la “casa del tesoro en la montaña”, su nuevo espíritu la hizo ver mejor que antes. Gawain aprovechó la oportunidad para preguntar cómo iba la construcción del campamento.

 

“Antes de que se ponga el sol, podemos montar todas las tiendas y también una valla. Voy a colocar algunas trampas mágicas y runas de advertencia en el perímetro. Esas deberían ser más que suficientes para mantener alejadas a las bestias salvajes. Los leñadores encontraron mucha madera de buena calidad en el bosque del oeste. La madera está almacenada temporalmente río arriba del Río Blanco. Después de cortar un poco más mañana, podemos dejar que la madera fluya río abajo. Además, según la información que me proporcionaste, envié a dos personas al este, y encontramos minerales de hierro. Pero ahora todavía no tenemos capacidad de fundición. Sólo podemos hacerlo poco a poco. Ahora el problema más importante es la escasez de mano de obra. El objetivo principal del equipo de avanzada es explorar la situación y establecer el puesto de avanzada. Necesitaremos a los hombres que vienen para cosechar los recursos”.

 

“En tres días, el grupo principal llegará, y para entonces el problema de la mano de obra se habrá aliviado, y también tendremos las herramientas y materiales.” Gawain dijo eso mientras se giraba para mirar el campamento que estaba gradualmente cerca de su finalización.

 

Tenía muchos planes y muchos programas. Su amplia perspectiva como transmigrador y la riqueza de conocimientos de Gawain Cecil le daban mucha confianza. Así, viendo esta primera versión del campamento, inevitablemente sintió una oleada de ambición…

 

Las carpas estaban ordenadas de acuerdo con el plan. También habían cavado canaletas dentro del campamento. Después de canalizar el agua del Río Blanco a estas canaletas mañana, podría entonces prevenir el fuego, que sería lo más peligroso que podría ocurrir en un campamento. Los artesanos trabajaban la madera, clavándola para hacer la valla más primitiva y sencilla. Las vallas no proporcionarían mucha protección contra los verdaderos monstruos, pero serían más o menos útiles cuando se tratara de bestias salvajes. Los leñadores que antes habían ido al bosque del oeste a talar habían regresado y estaban descansando ahora…

 

Todo parecía ir bien.

 

Pero después de entrar en el campo e inspeccionarlo de nuevo, Gawain no pudo evitar fruncir el ceño.

 

Vio la miserable mirada de indiferencia en los rostros de los artesanos y trabajadores civiles y sus no tan hábiles maneras de holgazanear. Desde las tiendas y vallas que parecían estar limpias y de acuerdo con la forma en que se suponía que debían ser construidas, pudo ver muchas indicaciones de que se estaban cortando las esquinas por todas partes. La más común era el uso de menos clavos, y algunas tiendas ni siquiera estaban atadas firmemente.

 

Al menos los artesanos podían completar su trabajo con precisión bajo la supervisión de Heidi, pero los obreros civiles que ayudaban hacían el trabajo de manera descuidada. En realidad, Gawain esperaba que la mayoría de los civiles de esta época no fueran educados. Eran analfabetos con el lenguaje y también con los números. Por lo tanto, explicó a todos en detalle antes acerca de cómo estas tiendas debían ser instaladas y cómo todo el campo estaba organizado. Pero por lo que parece, aparte de colocar las tiendas y las vallas en los lugares que él había marcado estrictamente, ¡casi todas las medidas individuales del campamento no cumplían con los estándares!

 

¿No sabían que estas tiendas y vallas eran su única protección en la naturaleza para el futuro cercano?

 

Gawain reflexionó con frustración, y de repente se recuperó.

 

En efecto. No lo sabían.

 

Porque estas cosas pertenecían al Lord, no a ellos. Aunque les dieran estas tiendas para quedarse, no creían que pudieran quedarse aquí para siempre. Llegaría el día en que las tierras no cultivadas serían identificadas, y serían forzados a estas tierras. Las tiendas serían entonces retiradas y la tierra sería usada para el castillo y el establo del Lord.

 

Esta era la forma típica de la época, y todos no tenían dudas de que así serían las cosas.

 

A pesar de experimentar el desastre en el antiguo territorio de los Cecil, viniendo aquí junto con el grupo en el exilio, habiendo comenzado a construir su nuevo hogar, estos civiles y siervos, que habían sobrevivido a esta dura y podrida era, ya estaban acostumbrados al sufrimiento y al sentimiento de indiferencia. Por lo tanto, no tendrían la esperanza de grandes bendiciones que pudieran venir después del paso de los desastres, ni tendrían el espíritu y la energía para construir su nuevo hogar.

 

Gawain se dio cuenta de que había pensado con demasiada ingenuidad y que parte del plan que había tardado tanto en elaborar probablemente no sería tan fácil de conseguir.

 

Inmediatamente llamó a Heidi y a Rebecca.

 

Mirando la tienda de campaña frente a ellos que aparentemente cumplía sus requisitos, pero al examinarla más de cerca, se encontró que le faltaban algunos refuerzos y estaba inclinada, señaló las áreas donde se cortaban las esquinas. “¿Qué piensan de esto?”

 

Heidi no entendió la intención de Gawain, pensando que iba a culparla, inmediatamente bajó la cabeza. “Lo siento, Ancestro. Fui yo quien supervisó…”

 

“No, no es un problema de supervisión. No puedes estar viendo cómo se ponen cada clavo”, la interrumpió Gawain. “Es un problema de la actitud de los trabajadores.”

 

“Lord Ancestro, no puedes esperar demasiado de estos civiles y siervos.” Rebecca pensó por un momento y le explicó, “La mayoría de ellos apenas tienen educación, excepto por hacer el trabajo que sus predecesores habían estado haciendo en granjas y minas, no pueden hacer otras tareas más complicadas. La gran mayoría de estas personas nunca han montado tiendas de campaña antes. Son demasiado complicadas para ellos, especialmente con las normas y funciones que detallaste específicamente para estas tiendas y el plan para todo el campamento”.

 

Gawain sacudió la cabeza. “¿Es realmente tan complicado?”

 

Heidi asintió ligeramente. “Sólo los campamentos militares serán tan estrictos. Estos civiles y siervos no podrán cumplir con estas expectativas.”

 

“No, esto no es nada complicado. Ya he desglosado cada paso que deben dar a su nivel más simplificado. Todos sólo necesitan hacer una cosa. Martillar los clavos, atar las cuerdas o serrar la madera. No necesitan saber el plan para todo el campamento en absoluto. El trabajo que hay que hacer no es más complicado que el trabajo de los simples contructores(peones)”. Gawain miró a Rebecca y a Heidi. “¿Creen que los civiles y los siervos son tan tontos que ni siquiera son capaces de manejar esto?”

 

Heidi y Rebecca se miraron. Se dieron cuenta de que Gawain no estaba muy contento, pero no sabían cuál era el problema exactamente. En cuanto a la pregunta de Gawain, las dos, especialmente Heidi, pensaron que la respuesta era muy directa.

 

Heidi y Rebecca se miraron. Se dieron cuenta de que Gawain no estaba muy contento, pero no sabían cuál era el problema exactamente. En cuanto a la pregunta de Gawain, las dos, especialmente Heidi, pensaron que la respuesta era muy directa.

 

Eran tontos, por supuesto.

 

Al haber nacido y crecido en esta época, ninguno de ellos era un gran conocedor o un destacado iluminado. Era imposible para ellos tener conocimiento y comprensión más allá de esta era.

 

De hecho, Heidi y Rebecca ya eran las más raros entre los nobles, mostrando una extrema mejoría sobre los demás. Heidi nunca había permitido a los caballeros o soldados del clan robar a los civiles y siervos y encontró la manera de asegurarse de que cada persona en el territorio no muriera de hambre. Lo que era más, Rebecca rompió el ciclo de siervos que tenían que permanecer como siervos toda su vida. Creó un camino de progresión para que se convirtieran en personas libres. También permitió que los civiles y los siervos tuvieran libertad de movimiento dentro del territorio y que los civiles tuvieran la libertad de dirigir negocios…

 

Se podría decir que cada una de estas políticas sueltas desafiaron las convenciones. No obstante, seguían pensando que los civiles y los siervos eran inferiores.

 

Tal vez no lo creyeran conscientemente, pero sólo porque afirmaban lo contrario no cambiaría sus creencias subconscientes.

 

Gawain era ciertamente consciente de esto. Por lo tanto, no convocó a las dos tataranietas para reprenderlas o iluminarlas. No era tan ingenuo como para pensar que los civiles y siervos del campo podían transformarse en ciudadanos sobrios, activos y ambiciosos con sólo una o dos palabras de él.

 

Esto llevaría un largo proceso. Por ahora, sólo necesitaba que esta gente terminara el trabajo lo antes posible.

 

“Reúnan a todos, siervos, soldados, todos”, ordenó Gawain, “mientras aún haya luz del día”.

 

Los que estaban trabajando y descansando fueron convocados rápidamente. Incluso Amber, que se jactaba ante Betty de su aventura en la casa del tesoro en la montaña, se precipitó curiosamente. Betty la siguió a su lado con una expresión vacía.

 

Todo el mundo no tenía ni idea de lo que este ancestro de 700 años planeaba hacer. Incluso Heidi y Rebecca no tenían ni idea.

 

Los civiles y los siervos se reunieron como se ordenó apáticamente. Los civiles se reunieron en un grupo, los siervos en otro, y los soldados se pararon a los lados para mantener el orden.

 

Muchos pensaban que su “Nuevo Lord” tenía más órdenes para ellos, lo que podría ser incluso más complicado que el “sistema de tiendas”. Así que llegaron con un aspecto terrible, ya que inicialmente pensaron que podrían dormir después de terminar el trabajo.

 

Gawain se paró sobre una gran roca y miró a la gente de abajo, que eran más de cien. Ya había notado que Amber se escondía furtivamente entre la multitud. Inicialmente iba a eliminar a esta delincuente, que probablemente iba a causar problemas, pero pensándolo bien, se quedó callado.

 

Luego aclaró su garganta y dijo en voz alta que todo el mundo podía oír, “Gente del territorio Cecil, tengo algo que decirles. Se trata de su futuro y la nueva ley del territorio Cecil!”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s