espada

Espada del Amanecer — Capítulo 37


Capítulo 37 – Las Noticias Sobre el Dragón

 

EZ: 4/6


Después de escuchar lo que dijo Gawain, Victoria asintió ligeramente mientras que el Gran Duque Baldwin levantó las cejas y dijo: “¿Tengo que excusarme?”

 

“No importa.” Gawain tomó un vaso de vino tinto de la bandeja que el chambelán sostenía y se dio la vuelta para mirar a Victoria. “Se trata de los dragones”.

 

“Eso es, en efecto, un rumor.” Victoria dijo eso sin emoción, su tono era tan frío como el viento del norte. La gente que no la conocía podría incluso encontrarla inaccesible. “He enviado gente a investigar sobre ello, aparte de un borracho, nadie vio ningún rastro del llamado dragón gigante ese día”.

 

“No hablo de esa época, sino de estos siglos en el norte”. Gawain miró a los ojos de la mujer Gran Duquesa y continuó: “Desde mi muerte hasta hoy, ¿cuántos rumores han habido sobre el dragón gigante del norte?”

 

Victoria levantó un poco las cejas y el Gran Duque Baldwin la miró con curiosidad y dijo, “Si lo pone de esa manera… parece que las historias sobre ‘dragones gigantes’ son ‘especialidades’ del norte?”

 

“Es cierto que hay historias ocasionales sobre dragones en el norte e incluso hay pequeños grupos que adoran a los dragones, pero esas son básicamente sólo creencias supersticiosas”. Victoria meneó la cabeza. “El norte es montañoso y a menudo hay tormentas de nieve en los valles y montañas. La gente que vive en las montañas ve esas tormentas de nieve como el rugido de los dragones. El norte se encuentra junto al Reino Sagrado de los Dragones donde las personas se llaman a sí mismas descendientes de los dragones gigantes y adoran a los dragones abiertamente. Quienes viven en las montañas están influenciados por ellos y es natural que se difundan historias extrañas. De hecho, el Clan Salvaje no ha visto un dragón real después de vivir en el norte durante 700 años, esas historias son ficticias.”

 

“Pero un dragón real ha aparecido ahora y pasó volando por mis ojos”. Gawain dijo secamente.

 

“Le informaré si realmente hay un dragón.” Victoria dijo sin emoción y pareció sonreír. “Creí que me iba a invitar a un baile ahora mismo.”

 

“Mejor no, porque no soy bueno en esto. Han pasado 700 años y no sé cómo es la danza moderna.” Gawain meneó la cabeza con una sonrisa y agitó las manos. “Por favor, adelante y disfruten, hablar con un fósil viviente de 700 años como yo es aburrido, puedo mirar alrededor por mi cuenta.”

 

Los dos Grandes Duques mantuvieron la cara seria al mismo tiempo (Victoria mantuvo siempre la cara seria) porque solían decírselo a los jóvenes o a los jóvenes nobles durante los banquetes. Han pasado tantos años desde que alguien les dijo eso y parecía que se remontaban a sus días de infancia…

 

Sin embargo, no pudieron refutar…

 

Gawain suspiró con alivio en su corazón cuando vio a los dos Grandes Duques irse.

 

En realidad no era tan simple. Cuando escuchó al Gran Duque del Norte hablar de la aparición del dragón gigante durante el encuentro, pensó que era una pista importante.

 

Los dragones abandonaron esta tierra por mucho tiempo, habían pasado unos pocos miles de años y no había registros claros sobre la aparición de los dragones. Había pasado tanto tiempo que esas poderosas criaturas se estaban convirtiendo en criaturas míticas para la mayoría de las personas. Sin embargo, para Gawain, que estuvo colgado en el cielo durante años, los dragones le eran familiares.

 

Después de presenciar un dragón gigante, organizó su memoria y contó el número de veces que los dragones habían aparecido. Después de filtrar cada vez, se dio cuenta de que la mayoría de los dragones eran del norte.

 

No importaba lo largo que fuera el intervalo de tiempo, ya fuera de mil o más de diez mil años, sin importar si era un solo dragón o un grupo de dragones, todos cruzaban la cordillera del norte antes de entrar en la tierra. Cada vez que aparecían dragones gigantes, parecían tener un destino claro y se dirigían directamente a la parte más profunda de la tierra. Se marchaban inmediatamente después de terminar su misión y no perdían el tiempo.

 

Era una lástima que Gawain tuviera una vista limitada en el cielo y sólo pudiera ver parte de la tierra y un poco de la costa en el sur. No estaba seguro de dónde se extendía el norte, por lo que no pudo concluir si los dragones aparecían detrás de la cordillera en el norte o desde otros lugares en los mares lejanos.

 

Pero tenía la sensación de que los gigantescos dragones aparecerían de nuevo.

 

Gawain y su gente no permanecieron en la capital por mucho tiempo y partieron al tercer día.

 

La ayuda que el Rey les había prometido llegaría más tarde: las raciones no podrían ser transportadas por tierra porque la mitad de ellas serían consumidas por la gente y los caballos. Si las raciones iban a ser transportadas por el río, tenían que esperar medio mes para que el nivel del agua del río Duoergong en las Llanuras de los Espíritus Sagrados subiera. Llevaba tiempo reunir a un equipo de cien artesanos y aprendices y se trataba principalmente de esperar a que las diferentes asociaciones enviaran a esas personas antisociales y desafortunadas sin antecedentes. Luego se seleccionaban las 100 personas más desafortunadas para formar el equipo y este proceso era bastante largo. Asegurarse de que estas personas pudieran embarcarse en el viaje antes de que las raciones fueran cargadas en el barco se consideraba increíblemente eficiente.

 

Gawain no podía esperar para todo esto porque finalmente había conseguido el derecho a ser el pionero que quería. Había muchos planes en su mente esperando a ser implementados y no podía esperar a dejar la capital después de recibir la gran pila de documentos del Rey.

 

Se tomaron su tiempo en su camino hacia aquí pero se apresuraron en el camino de regreso y Gawain no pudo esperar para volar de regreso. En ese momento, Gawain envidiaba de verdad la “magia del teletransporte” de esas novelas fantásticas, sólo si pudiera teletransportarse y pudiera llegar a casa inmediatamente abriendo una puerta sin todos los problemas.

 

Desafortunadamente, aunque tal magia existía en el continente de Loren, no era tan avanzada como las descritas en las historias. Las magias utilizadas por las diferentes comunidades consistían básicamente en golpear a alguien con una bola de fuego o lanzar energía Ao comprimida a la cara de alguien. Había registros de magia de teletransportación y de almacenamiento espacial, pero generalmente eran mitos. Por ejemplo, aquellos primeros elfos legendarios que desaparecieron hace mucho tiempo fueron capaces de teletransportarse. Algunos decían que la magia de la lengua de los dragones, que fue el origen de muchas magias en el mundo, tenía registros sobre la magia espacial…

 

Fue una lástima que nadie lo haya visto nunca.

 

En el otro extremo, la Gran Duquesa del Norte, Victoria Wilder había regresado a su castillo en el norte, el Castillo de Invierno Amargo.

 

Los Grandes Duques que custodiaban las cuatro partes del reino no podían abandonar su territorio por un largo período de tiempo. Aunque la situación en el norte era estable, alguien tenía que tomar el control. Por lo tanto, Victoria Wilder dejó el Castillo de Plata y regresó a su territorio montando el grifo más rápido después de su primer encuentro con Gawain.

 

Casualmente arrojó su gruesa y cálida túnica a su sirviente y entró rápidamente en el castillo.

 

Se sentó en su oficina y una mujer de aspecto típico con cabello y ojos negros se acercó a ella y puso una taza de té caliente en su mesa. Después de eso, la mujer le dio un masaje con habilidades consumadas.

 

“Parece muy cansada.” Esa mujer finalmente abrió la boca, su voz era profunda y tranquilizadora.

 

“El pionero del país ha resucitado, ese legendario Gawain Cecil.” Victoria dijo eso en voz baja y continuó: “Se ve exactamente igual, su Espada de los Pioneros también es la misma, usé la magia de detección de mentiras con audacia y resulta que las cosas que dijo eran todas verdaderas”.

 

La mujer que parecía una sirvienta rebatió a Victoria. “Los mentirosos altamente cualificados pueden esconderse de la detección de mentiras y aunque la magia fuera efectiva, puede que no funcione todo el tiempo. Hay excepciones para la magia y no se puede depender demasiado de ella.”

 

Victoria sacudió la cabeza. “Maji, todavía tengo mi intuición.”

 

“Intuición…” La mujer que se llamaba Maji murmuró. “¿Qué pretende hacer?”

 

“Ese héroe que revivió no parecía querer interferir en el sistema político actual y sólo vino por el derecho permanente a desarrollar las regiones.” Victoria habló de su experiencia en la capital sin emoción. “Lo que me preocupa es su actitud hacia el Rey, inicialmente pensé que este pionero tomaría en serio la legitimidad del linaje del Clan Moen y se enfrentaría a la familia real por ello. Pero reconoció abiertamente a Francis II como descendiente del rey fundador… No esperaba esto.”

 

“Probablemente discutieron sobre ello en privado.” Maji detuvo su movimiento de masaje por un momento y dijo: “Es demasiada descuidada”.

 

“En efecto”. Victoria frunció el ceño. “Por ahora, me temo que será aún más difícil controlar al rey…”

 

“No me diga que va a…”

 

“No”. Victoria meneó la cabeza. “El Clan Salvaje no quiere poder, pero quiere que Anzu prospere para siempre”.

 

“¿Así que no vas a tomar ninguna medida?” Maji continuó dándole un masaje. “Es demasiado gentil.”

 

“No me gusta lo que hizo la generación de mi padre y ya no es adecuado en el mundo actual.” Victoria miró subconscientemente a la pared mientras decía eso.

 

En esa pared estaba el emblema del Clan Salvaje y cinco retratos. Uno de ellos era el rey fundador, Charlie I y los otros cuatro eran los caballeros pioneros. Esos retratos eran los habituales en todas las familias nobles.

 

Junto al retrato del ancestro del Clan Salvaje estaba el de Gawain Cecil. Ese hombre poderoso llevaba armadura, sostenía la Espada de los Pioneros y miraba a lo lejos como si esos ojos afligidos pudieran trascender el tiempo y el espacio y ver el futuro. Esto hizo que Victoria pensara en cómo revivió después de 700 años y se estremeció.

 

“¿Peligro?” La voz de Maji venía de atrás.

 

“Quita el retrato del Gran Duque Cecil.” Victoria dijo secamente. “No sería apropiado colgarlo aquí nunca más.”

 

“¿Quitarlo? ¿Puedo?”

 

“…me lo dijo él mismo, dijo que no está acostumbrado a que lo cuelguen en la pared cuando aun está vivo.” Victoria sonaba cansada. “Es nuestro superior y el amigo íntimo de nuestros ancestros, tengo que escucharlo.”

 

“Está bien, entonces.” Maji asintió porque no tenía otra alternativa y caminó hacia el retrato para bajarlo.

 

En ese momento, Victoria volvió a hablar. “Oh, Maji, eres de las montañas, ¿verdad?”

 

“Sí”.

 

“Entonces, ¿conoces a los… dragones? ¿Qué piensas de ellos?”

 

La mujer de cabello y ojos negros se puso de espaldas a Victoria, se quedó en silencio un momento y meneó la cabeza. “Esos son sólo mitos ridículos.”

 

“Pero realmente hubo un dragón que apareció en el sur en el territorio Cecil.”

 

“¿Lo hizo?” Maji bajó el retrato de Gawain Cecil y continuó: “Entonces probablemente no sea algo bueno.”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s