espada

Espada del Amanecer — Capítulo 36


Capítulo 36 – El Banquete

 

EZ: 3/6


La Cordillera Oscura.

 

Todos se quedaron atónitos cuando vieron el lugar que Gawain había señalado.

 

La primera persona en romper el silencio fue el Gran Duque del Oeste, Baldwin Franklin. Tenía los ojos bien abiertos y dijo, “¿Está… está seguro?”

 

“¿Hay algo malo en ello?” Gawain se rió y dijo. “No me digan que ese lugar es propiedad de alguien”.

 

“Eso no es lo que quería decir…” Francis II sacudió la cabeza y añadió: “Toda la Cordillera Oscura y las zonas del sur no son propiedad de nadie y cumplen el requisito de expansión, pero ese lugar está cerca del Imperio Typhon y en su sur se conecta directamente con los yermos de Gondor, así que…”

 

La Cordillera Oscura era parte de la frontera sur del Reino Anzu y la parte oriental(del este) se extendía hasta el Imperio Typhon. La parte occidental de la cordillera corría por unos pocos cientos de kilómetros y se curvaba suavemente hacia el sur para mezclarse con la tierra descompuesta de los yermos de Gondor. Técnicamente, las llanuras en las partes sureñas de la Cordillera Oscura pertenecían al Reino de Anzu. No obstante, la zona que podía ser controlada por el reino se detenía en las partes septentrionales de la cordillera y el control ahí también era relativamente limitado.

 

Una de las razones más importantes detrás de esto era la existencia de los yermos de Gondor.

 

Ese pedazo de tierra permanecía envuelto por los caóticos poderes elementales y oscuros. El creciente poder de descomposición hizo que la tierra fuera estéril y se llenara de toxinas mortales.

 

Aunque las partes afectadas ya no se extendían, las olas de tormentas de toxinas en las fronteras de los yermos y los monstruos que aparecían de vez en cuando eran amenazas mortales.

 

A lo largo de su historia, el Reino Anzu intentó expandirse hacia las partes meridionales después de que la situación del país se hubiera estabilizado. Incluso querían recuperar los yermos de Gondor, pero todos sus esfuerzos fueron inútiles. El proceso de purificación de los yermos fue excepcionalmente desafiante y repetitivo, el esfuerzo realizado superó con creces los retornos. Los puntos de expansión construidos con esmero en los primeros días serían destruidos por las tormentas de toxinas y los monstruos antes de que pudieran hacer efecto. Por lo tanto, la realeza de Anzu retiró todos los equipos de expansión y detuvo su misión en la parte norte de la Cordillera Oscura.

 

Posteriormente, debido al desarrollo de las partes del norte y a las relaciones diplomáticas establecidas entre el reino y el Reino Violeta, el reino se centró en las partes del norte. Además, la “Guerra Civil del Mes de la Niebla”, que ocurrió hace un siglo, causó que el Clan Cecil en las partes del sur fuera despedazado de la noche a la mañana. La situación en las partes del sur empeoró y se deterioró y hasta hoy, no había mucha diferencia entre toda la Cordillera Oscura y la mayoría de sus alrededores y los páramos.

 

Los vapores de los yermos atravesaron las cordilleras y descompusieron las llanuras de las partes del norte.

 

Sin embargo, Gawain simplemente sonrió ante esto. “En aquellos días, vi cosas mucho peores. Cuando se trata de conflictos políticos e internos, puede que no sea tan bueno como ustedes, pero soy mucho mejor que todos ustedes cuando se trata de contrarrestar las aterradoras fuerzas de la naturaleza.”

 

—Insertar ‘Tiempo de presumir si es verdad o no.jpg’

 

Como Gawain estaba tan confiado, el resto de la escena no se preocupó más por él. Para el rey y los demás nobles, su mayor preocupación era cuándo se iría el problemático Gawain y no si podría sobrevivir en el sur. ¿Qué más podían decir ya que Gawain se ofreció como voluntario para ir a ese lugar desierto?

 

¡Es hora de enviar a este gran ancestro lejos!

 

Si no fuera por algunos detalles que necesitaban más consideración, Francis II habría preparado el carruaje para Gawain y su gente hace mucho tiempo.

 

Después de confirmar la decisión más importante sobre la expansión, Gawain hizo que Francis II admitiera también algunos “asuntos insignificantes”.

 

Primero, el estatus de Gawain Cecil como Gran Duque debía permanecer pero sería su propio título e intransferible a sus descendientes. Sólo cuando el Clan Cecil haya abierto nuevos caminos en el sur o haya hecho alguna contribución después de que Gawain falleciera de nuevo (correctamente), los descendientes recibirán su título de acuerdo con sus contribuciones.

 

Esta fue una propuesta ilógica y se propuso debido al conflicto de intereses entre el estatus de Gawain Cecil como Gran Duque y lo que pasó hace un siglo. Nadie se atrevió a quitar el título de Gran Duque pionero, pero no podían permitir que un clan de vizcondes subiera de rango y se convirtiera en Grandes Duques, por lo que se propuso esta idea. Honestamente hablando, esto no se ajustaba a ninguna ley del reino Anzu, pero ¿cómo se puede hablar de lógica cuando se trata de alguien que saltó de un ataúd?

 

¿Qué lógica había cuando la ciencia básica no existía?

 

Cualquiera con ojos perspicaces sabría que el llamado “no puede heredar temporalmente” sólo estaba arrastrando el tiempo para responder al sistema de los nobles.

 

Aparte de esto, la realeza de Anzu tuvo que reconocer completamente los derechos del Clan Cecil para gobernar el nuevo territorio ampliado. Al igual que el rey fundador del país reconoció los derechos de gobierno de cualquiera que abriera nuevos caminos.

 

Junto con algunos acuerdos menores, Gawain consiguió lo que quería al final.

 

Un país sin perturbaciones dentro de un país.

 

De hecho, todos estos detalles se habían decidido hace mucho tiempo. Gawain tenía algunas conexiones con el rey cuando el Príncipe Edmund lo visitó, todo lo que hacían ahora en el Salón de  Roble era por el bien de la formalidad.

 

Nadie en la escena tenía ninguna objeción porque el Clan Cecil iba a una tierra estéril y no pondrían en peligro el interés de nadie aquí, no importa cuánta tierra abrieran. Sería fácil resolver el conflicto si no hubiera ningún conflicto.

 

Francis II firmó los documentos para abrir nuevos caminos y anunció las antiguas leyes. El Clan Cecil poseería los derechos para abrir la tierra centrada en el corazón de la Cordillera Oscura y sus alrededores. También anunció la ayuda que se le daría a esta misión: un equipo de cien hombres de artesanos y aprendices y las raciones y la ropa necesaria para el primer año.

 

Los artesanos y aprendices trabajarían durante tres años y después podrían elegir quedarse o encontrar otros trabajos. Si alguien se quedaba, el Clan Cecil tenía que pagar 30 monedas de oro a la familia real para “comprar” a cada uno de ellos.

 

Aunque eso no era mucho apoyo, Gawain estaba contento porque atendía las necesidades urgentes del empobrecido Clan Cecil.

 

El oro, la plata y el carbón de las montañas no podían ser transformados directamente en alimentos ni en artesanos especializados. Por lo tanto, en esta pacífica era, “pionero” se había convertido en una palabra histórica y nadie estaba dispuesto a dejar su pacífica ciudad natal e ir a abrir un trozo de tierra junto a los yermos de Gondor. Los 100 artesanos y aprendices serían el bien más preciado.

 

Esto podría considerarse como la amabilidad de Francis II hacia Gawain en nombre de la realeza de Anzu. Fue para apreciar a este pionero y a sus descendientes.

 

El trato terminó y todos quedaron satisfechos. Al final de cada acuerdo satisfactorio había un festín.

 

El salón de roble fue sellado de nuevo y hubo un gran festín en el segundo nivel del castillo. Se sirvió buen vino y comida deliciosa y el Rey celebró el regreso de un héroe legendario junto con sus nobles más confiables. Muchos nobles desconocidos aparecieron de la nada y la sala de banquetes estaba lleno de gente.

 

Los que aparecieron más tarde no tenían derecho a entrar en el Salón de Roble, pero los nobles que tenían derecho a saber el resultado de la reunión estuvieron esperando en los diferentes salones del Castillo de Plata durante medio día. Esperaron a que el chambelán entrara corriendo al salón de banquetes y tocara la campana ceremonial y apareciera con una sonrisa.

 

Era la primera vez que Rebecca asistía a tales ceremonias. Este joven lord(lady) feudal se encontraba en un estado terrible y nunca había visto un lugar tan lujoso antes. Debido al rechazo del Clan Cecil por parte de los otros nobles, rara vez tenía la oportunidad de asistir a grandes banquetes. Asistió a su banquete más extravagante cuando tenía 16 años, su padre organizó un animado banquete pero sólo había una larga mesa llena de comida.

 

Era incomparable con el banquete del Castillo de Plata.

 

Todo el salón estaba lleno de largas mesas y en estas había comida suntuosa que cualquiera podía tomar. El centro del salón estaba destinado a que caballeros y damas bailaran y una banda bien vestida tocaba música en el escenario al lado del salón. Los magos hacían magia en las cuatro esquinas del salón y creaban todo tipo de hermosas luces y nieve que caía en el aire. Conseguir que los preciosos magos animaran la atmósfera fue increíble para Rebecca.

 

Su Majestad el Rey… es tan rico.

 

Al principio, Rebecca quería mantener la cara seria y fingir ser madura y tranquila. Pero, muy rápidamente, su lado de niña venció al lado de la calma, tomó la mano de Gawain y le hizo muchas preguntas. Gawain sonrió y se jactó, basándose en su memoria e imaginación, de ser alguien que había transmigrado.

 

Los nobles se dieron cuenta de los modales de Rebeca, pero no revelaron su desprecio aunque lo sintieran en sus corazones. Gawain Cecil estuvo al lado de Rebecca todo el tiempo y este “padre” les presionó para que refrenaran sus emociones y sonrieran hacia ella.

 

Después, algunos jóvenes se acercaron a Rebecca para invitarla a bailar. Probablemente fue porque pensaron que el Clan Cecil tenía a su ancestro ahora y que había un beneficio potencial para construir una relación con ellos. No obstante, toda esa gente fue bloqueada por Gawain.

 

Qué broma, como alguien tan crédula y terca, Rebecca no podía ni siquiera sobrevivir en el sur del Reino, ¿cómo iba a lidiar con los astutos tipos de la capital?

 

“Sobreproteger a tu hija le impedirá crecer”. Una suave voz de un hombre vino de la espalda de Gawain. “La vizconde Rebecca ha alcanzado la madurez y debería dejarla interactuar con la clase alta.”

 

Gawain se dio la vuelta y vio al Gran Duque del Oeste, Baldwin Franklin y a su lado estaba la Gran Duquesa del Norte, Victoria Wilder.

 

“Morí demasiado pronto en el pasado y no tengo mucha experiencia en la crianza de niños.” Gawain encogió sus hombros y dijo eso descuidadamente.

 

Baldwin: “…”

 

Victoria:”…”

 

“Siento que Rebecca no tendrá tiempo de entretener a los demás aunque no se lo impida.”

 

Gawain señaló a su tataranieta mientras hablaba. Esa vizcondesa estaba tendida en una mesa cercana y se atiborraba de comida…

 

“Ella está realmente… disfrutándolo.” El Gran Duque Baldwin dijo eso de forma directa.

 

Gawain se rió y miró a Victoria Wilder que estaba indiferente y en silencio. “En lugar de hablar de educar a mi descendencia, tengo algunas preguntas para esta dama de la familia Wilder”.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s