Espada del Amanecer — Capítulo 33

Capítulo 33 – La Reunión

 

EZ: 6/6


Después de un montón de trabajo, Gawain finalmente entró en el Castillo de Plata de la manera más prominente posible con muchas personas mirando.

 

Los pobres no tuvieron tiempo de preocuparse por esto. La gente normal no estaba interesada en esto. Los comerciantes de poca monta y residentes de la ciudad sólo tenían un interés pausado en esto. Pero casi todos los nobles informados siguieron este evento desde el principio.

 

Pero los altos muros plateados del castillo bloqueaban la mayor parte de la vista. A los nobles de clase baja y media no se les permitía entrar al Castillo de Plata. En las primeras horas de la mañana, el Rey ordenó que se cortaran los canales de información de las altas esferas. Por lo tanto, no tenían otra opción que observar la gran procesión cuando esta entrara en el castillo, y al final de la misma, hablar de la información anunciada anteriormente que no se mantenía en secreto.

 

El Gran Duque del Norte, Victoria Wilder llegó al Castillo de Plata hace tres días.

 

El Gran Duque del Oeste, Baldwin Franklin y el Gran Duque del Este, Silas Loland, llegaron al Castillo de Plata hace una hora.

 

Varios consejeros y la Mano del Rey entraron en el castillo.

 

La puerta estaba cerrada, y nadie sabía lo que estaba pasando adentro.

 

¿Fue esto un banquete? ¿Una discusión secreta? ¿Una disputa? ¿O incluso podría ser un asesinato?

 

Incontables pares de ojos vagaban mirando el castillo. Las narices se movían nerviosamente, buscando pistas de un plan u oportunidades. Las bocas se abrían y cerraban mientras vomitaban nuevas ideas y rumores. Los oyentes fueron sabios al no tomar estas noticias como verdaderas porque nadie sabría de qué hablaría con el Rey el resucitado que murió hace setecientos años.

 

Francis II no organizó ningún banquete molesto, ni convocó a Gawain a la corte real. En su lugar, decidió que se reunieran en el Salón de Roble, junto a la sala de reuniones, tal como Gawain había pedido.

 

El Salón de Roble era un lugar antiguo. Su existencia se remontaba a setecientos años atrás, cuando se acababan de poner los cimientos del Castillo de Plata. El castillo entonces, no parecía estar cubierto de plata como ahora. Lo llamaban “plata” sólo por la mera razón de que a Charlie I* no se le ocurrió un nombre mejor. (EZ: *este primer rey es un…. XD)

 

Siendo la habitación más antigua de este castillo que fue objeto de innumerables renovaciones, el Salón de Roble había sido imbuido de magia por un poderoso druida de la corte hace 400 años para asegurar que su estructura principal de madera pudiera ser preservada para siempre (de hecho, la magia tenía que ser recargada cada cien años).

 

Aunque el tamaño del Salón de Roble era sólo un tercio del tamaño de la cámara de reuniones, el pequeño y viejo salón era en realidad el lugar más extraordinario del castillo. Sólo los nobles que eran condes o de mayor rango podían estar presentes en esta sala, y sólo los asuntos de relevancia para el destino del reino debían ser discutidos aquí en secreto.

 

Una mesa redonda de roble se colocó en el centro de la sala. El Rey se sentaba en el lugar del mapa estelar que representaba la “corona”. A su derecha estaba la Mano del Rey, Eden. Era un hombre de mediana edad, con pelo fino y ojos pensativos. A la derecha del Rey estaba el Gran Duque del Norte, Victoria Wilder. Más a la izquierda y a la derecha, respectivamente, estaban el Gran Duque del Oeste, Baldwin Franklin y el Gran Duque del Este, Silas Loland. También había varios otros cuyos nombres Gawain no se molestaba en recordar. Y los consejeros reales se sentaron en otra fila de sillas detrás del Rey.

 

Rebecca era la única que estaba al lado de Gawain.

 

Amber y el Caballero Byron definitivamente no podían estar presentes aquí. Así que Gawain simplemente los dejó en la mansión del 4 de Crown Street. Nunca pensó en llevar a Amber al Castillo de Plata. Dado que la dama bandida estaba tan dedicada a su profesión, definitivamente rascaría todo el papel de plata de las paredes exteriores del castillo.

 

Además de la Mano del Rey y el grupo de consejeros, que parecían estar ahí para llenar los números, los demás eran todos descendientes de los pioneros de cuando se fundó Anzu (incluido el propio pionero Gawain). Esta reunión ya era muy especial antes de empezar.

 

Como pionero fundador, Gawain no necesitaba saludar a nadie en la sala, así que simplemente fue a sentarse en su asiento. Mientras tanto, Rebecca estaba obviamente un poco nerviosa. Apretó los puños y respiró hondo varias veces para calmarse, olvidando que tenía que saludar al Rey.

 

Pero nadie la retendría por ello en esta situación. Este fue el beneficio de venir a la reunión con su ancestro autoritario.

 

Como llevaba un atuendo de Gran Duque y la Espada de los Pioneros en su cintura, una vez que Gawain entró en la habitación, todos le miraron. Hasta que el fósil viviente se sentó en la silla, esos ojos siguieron mirando. Esto no estaba en línea con la etiqueta de los aristócratas, pero era difícil no mirar. Una persona de 700 años de edad había salido del ataúd y estaba caminando justo frente a ellos. ¿Cómo se esperaba que no miraran?

 

Mientras miraban, muchos aún se preguntaban si Gawain era de hecho tan verdadero como lo escucharon. O quizás se preguntaban cómo lo vería Francis II.

 

En ese momento, el viejo Rey se puso de pie al otro lado de la mesa. Tenía pelo gris y parecía muy viejo. Pero aun así tenía una manera y un vigor imponentes. Llevó a los tres grandes duques y a los otros participantes a levantarse también.

 

Gawain lo miró y lo escuchó hablar solemnemente. “Anzu es bendecido por los dioses porque tenemos el honor de ser testigos del héroe pionero que vivió hace setecientos años. Estamos agradecidos a usted y a su generación por sus sacrificios y contribuciones. Esta tierra y todos en esta tierra nunca olvidarán a los grandes pioneros. Como sucesor del clan Moen, junto con todos los descendientes de los pioneros, saludemos a nuestro antiguo héroe.”

 

El Rey se inclinó, y todos los descendientes de los pioneros (incluyendo los tres grandes duques) hicieron lo mismo.

 

Ahora, el Rey había declarado que Gawain Cecil había resucitado.

 

En cuanto a la cuestión de si era apropiado que el Rey se inclinara ante el Gran Duque, no había nada de malo en ello. Después de todo, Gawain, que murió hace setecientos años, no era sólo un Gran Duque aquí. Era un símbolo. Cada año, todos aquí se inclinaban ante la estatua de Gawain Cecil y los otros pioneros varias veces. Ahora que había un pionero real de pie justo delante de ellos, ¿qué había de malo en hacer una reverencia?

 

Pero Gawain tenía la sensación de que había algo que no estaba bien. Un segundo después, se dio cuenta de ello, y su expresión era extraña. “La última vez que tanta gente se inclinó ante mí fue cuando estaba acostado en ese ataúd…”

 

Todos: “…”

 

Toda la atmósfera se volvió incómoda.

 

Afortunadamente, todos aquí también pasaron por su parte de situaciones incómodas (aunque esta fue la primera de su tipo). Se recuperaron rápidamente y se pusieron de pie. El Rey se rió, “Es natural que los más jóvenes saluden a los mayores”.

 

Gawain también se rió. Aunque por fuera era mucho más joven que Francis II, su tono era exactamente como el de un anciano, “Aunque tenemos una gran diferencia de edad, tu expresión cuando pones excusas es exactamente la misma que la de Charlie en sus días”.

 

Gawain Cecil también declaró que Francis II era verdaderamente de la línea de sangre Moen.

 

Dicho esto, Gawain y el viejo Rey se sonrieron el uno al otro. El Rey en particular respiró aliviado e incluso parecía un poco satisfecho consigo mismo.

 

Todos en la escena eran muy agudos (quizás con la excepción de cierto descendiente denso* que era tan diferente a sus mayores), y tenían la habilidad de analizar las disposiciones de las dieciocho generaciones de ancestros con sólo oler su pedo. Así, el simple intercambio entre Gawain y Francis II fue suficiente para informarles del tono de la reunión, y también pudieron darse cuenta de que el antiguo Gran Duque y el Rey probablemente ya habían llegado a un entendimiento común de antemano.

 

La dama sentada a la izquierda del Rey parecía fruncir un poco el ceño, pero al echar una segunda mirada, su expresión había vuelto a la normalidad. Como uno de los tres grandes duques, llamó la atención de Gawain.

 

Era una mujer de treinta y tantos años, tan madura y hermosa como Heidi, pero mucho más fría y distante que ella. Llevaba un vestido blanco, piel de zorro plateado sobre sus hombros, guantes de seda blancos y cabello rizada plateado. Parecía estar rodeada de hielo y nieve. Su belleza como una reina de hielo era tan llamativa en el salón de roble, un buen ejemplo que mostraba que el color blanco era en efecto muy reflectante.

 

El lado izquierdo de Francis II era más brillante que su lado derecho…

 

Era la actual Gran Duquesa del Norte, Victoria Wilder. Gawain comparó la información que acababa de sacar de la memoria con la persona que tenía delante. Al mismo tiempo, recordó el establecimiento de la Segunda Dinastía. Fue el Clan Wilder del Norte el que llevó al niño bastardo al poder.

 

Pero ahora parecía que el descendiente del niño bastardo ya no estaba controlado por el Clan Wilder.

 

Al notar que la “Dama de Hielo” lo miraba y asentía con un rostro serio, probablemente diciendo hola, Gawain le devolvió el saludo. “Tienes parálisis facial como tu ancestro. Le dije a Wilder en ese entonces que se casara con una animada chica del sur para contrarrestar ese rostro suyo, pero no quiso escuchar. Ahora mira lo que le hizo a sus descendientes…”

 

La Gran Duquesa del Norte se estremeció ligeramente en la cara. Entonces Gawain miró al Gran Duque del Oeste y al Gran Duque del Este. Con la información que tenía de sus recuerdos, charló un poco sobre cosas relacionadas con sus ancestros. Luego finalmente se volteó a mirar el espacio vacío entre la Mano del Rey y el Gran Duque del Norte. No había ninguna silla en ese lugar.

 

Originalmente era donde los Cecils debían sentarse, pero la silla fue removida hace cien años. Desde entonces, los cuatro Grandes Duques se redujeron a tres, y no hubo más Grandes Duques del sur de Anzu. Los nobles directamente subordinados a la familia real se convirtieron en el grupo de gobernantes del sur, y el Clan Cecil fue empujado a la esquina más lejana.

 

Al notar cómo Gawain miraba el asiento, todos, incluyendo a Cecils II, no pudieron evitar contener la respiración. La atmósfera pareció ponerse tensa por un momento. Entonces la reunión pasó de los saludos amistosos y las charlas al segmento principal de la reunión, la parte donde comienzan las discusiones.

 

Pero Gawain sólo le echó un breve vistazo antes de sonreír relajadamente e incluso con desdén. Miró al Rey al otro lado de la mesa. “Sigamos con ello. Mi descendiente, Rebecca Cecil, les contará ahora el desastre que ocurrió al sur del reino. Todos, ese es el verdadero problema.”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

4 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Ats
Ats
hace 1 año

uff que chido, un buen pack en domingo como debe ser

2
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x