espada

Espada del Amanecer — Capítulo 19


Capítulo 19 – Deuda

 

EZ: 4/6


Gawain no sabía del descarado pensamiento que había llegado a Rebeca, pero incluso sabía que el asilo del vizconde Andrew para la gente del territorio de Cecil no vendría sin un precio. El tiempo en que los líderes juraron defender a su pueblo, en que las personas se ayudaban unas a otras y en que las personas se dedicaban desinteresadamente a la reconstrucción de la civilización ya había pasado. Aunque el Reino de Anzu todavía no había vuelto a la gloria anterior durante la era de Gondor, después de casi setecientos años, los aristócratas habían alcanzado el nivel más alto de egoísmo sin tener maestros que les enseñaran. Sin duda, desde el día en que los refugiados del territorio Cecil entraron en la ciudad Tanzan, Rebecca ya había asumido esta deuda.

 

Pero asumir la deuda era aún mejor que dejar morir a su gente.

 

“El Clan Cecil les agradecerá su ayuda.” Gawain rompió el silencio. “pero el desastre sigue siendo el asunto urgente que nos ocupa.”

 

El vizconde Andrew había notado a Gawain sentado entre Rebecca y Heidi desde el principio, y estaba bastante intrigado por este hombre, que llevaba un antiguo traje aristocrático y tenía una gran espada a su lado. No había tal personaje en sus círculos aristocráticos que él supiera. Pero por la actitud respetuosa con la que Heidi y Rebecca trataban a este hombre, podía decir que este hombre no era una persona ordinaria.

 

Así que después de que Gawain habló, hizo la pregunta, “Perdóneme, señor, ¿usted es?”

 

“Soy el ancestro del Clan Cecil, el pionero de los pioneros, uno de los siete generales fundadores de Anzu, el Gran Duque de las fronteras del sur, Gawain Cecil.” Heidi había estado esperando que él hiciera esta pregunta, e inmediatamente se puso de pie, poniendo un serio semblante al presentar a Gawain, “Debería haber oído su nombre desde que es un niño. Él es la primera luz del amanecer.”

 

Gawain trató de parecer serio e imponente, siguiendo las enfáticas alabanzas de Heidi mientras asentía ligeramente. Pero al oír la última frase, se quedó atónito, y le preguntó a Rebecca subrepticiamente, “¿Qué demonios pasa con ese último título?”

 

Rebecca explicó rápidamente, “Después de tu muerte, el rey fundador te dio un nombre póstumo…”

 

Gawain se sorprendió. “¿¡… Ese viejo tonto no pudo pensar en un nombre que sonara mejor!?”

 

Pero, al escuchar la introducción de Heidi, la primera reacción del aristócrata Vizconde Andrew fue una mirada atontada.

 

¿Podría esta dama haberse vuelto loca después del trauma de enfrentarse a esos monstruos y estar abrumada por el desastre que había ocurrido en su clan?

 

Tal como Gawain esperaba, a menos que la gente lo viera de primera mano, les sería imposible creer que el ancestro de Cecil Clan ha salido de su ataúd. Incluso si era un noble experimentado y conocedor o un mago erudito, nunca creerían tal fantasía. Al contrario, esos civiles analfabetos llenos de ideas supersticiosas podrían creerlo.

 

Después de escuchar lo que Heidi dijo, ya era una buena muestra de autocontrol por parte de Andrew cuando no envió a su asistente a alimentar a esta dama con medicinas.

 

“Lady, permítame… uh… Déme algo de tiempo para pensar en esto.” Andrew intentó ajustar su expresión facial. Parecía que intentaba encontrar una forma de expresar lo que sentía sin ser demasiado grosero, pero al final no pudo evitar hablar con franqueza. “Sé que has pasado por una pesadilla inimaginable, pero contar una historia tan salvaje… ¿No es esto un poco demasiado?”

 

La expresión de Heidi permaneció sin cambios. “Esperaba que reaccionara de esa manera. De hecho, incluso nosotros apenas podemos creer que esto sea cierto. Sin embargo, el ancestro del Clan Cecil ha despertado de su largo sueño. Lo vimos levantarse de su ataúd, sosteniendo la Espada de los Pioneros en sus manos. También hemos comprobado que ha resucitado de verdad y que no fue un truco como ser tomado por un no-muerto… “

 

La expresión de Andrew estaba entre risas y lágrimas. “Si tiene alguna petición para mí, díganmela sin rodeos. Esto es…”

 

Gawain agitó la mano e hizo un gesto a Heidi para que se sentara. Puso la Espada de los Pioneros sobre la mesa y se volteo para mirar al Vizconde Andrew. “Vizconde, ¿por qué se le ocurriría a Heidi una mentira como esta? El territorio de un vizconde fue destruido por los monstruos y la marea elemental. Entonces un dragón apareció en los cielos sobre nuestro territorio. Eventos de este grado son suficientes para alarmar al rey en la capital. En esta crítica situación, ¿enviamos a una persona con un antiguo disfraz que lleva una pésima espada a su castillo para contarle un cuento de fantasía sólo por diversión?”

 

Mientras decía eso, inyectó el poder mágico de su cuerpo en la Espada de los Pioneros, y a medida que el poder mágico se infundió en la espada, un patrón rojo oscuro apareció una vez más en la antigua espada larga. Esta vez, su patrón era más claro. Cerca de la empuñadura había algo que parecía un escudo de armas con una hoja afilada cruzada con un arado de hierro. Era la insignia del Clan Cecil en la era pionera que se estableció desde el día de la fundación de Anzu.

 

Los caballeros también tenían poderes mágicos, pero la forma en que utilizaban su poder mágico era muy diferente al de los magos.

 

Aunque la Espada de los Pioneros había perdido la mayor parte de su poder en sus primeros días, aún conservaba su función básica que le permitía distinguirse de otras espadas. Andrew se quedó un poco estupefacto al ver esa espada. Nunca había visto la verdadera Espada de los Pioneros antes, pero hace varios años, tuvo la fortuna de ver la réplica que estaba consagrada en el templo real de la capital, por lo que no la confundiría con ninguna otra cosa.

 

Si la espada de la mesa no era una falsificación hecha por el Clan Cecil, entonces debe ser la verdadera, la que está sellada en las tumbas ancestrales del Clan Cecil, la que nadie se atrevería a robar aunque su clan estuviera en decadencia.

 

¿Este clan en decadencia cavaría la tumba de sus ancestros, tomaría esta espada sagrada, e inventaría tales mentiras?

 

Andrew dudó. Si esta cosa era realmente una broma, los esfuerzos realizados para montarla deben ser aterradores. Sin embargo, si no era una broma…

 

¡¿Cómo puede alguien creer la historia de un ancestro que sale de su tumba?!

 

“Puedes encontrar artesanos elfos para valorar esta espada. Esta espada fue forjada por los miembros de su clan. Saben cómo comprobar el sello de los elfos. También pueden sacar los retratos de los príncipes y duques fundadores para compararlos. Aunque he dormido durante 700 años, es una suerte que mi aspecto no haya cambiado mucho.” Viendo el cambio de expresión de Andrew, Gawain sonrió y dijo: “Si puede hacer eso, también puedes buscar a los elfos mercenarios, que participaron en el Segundo Asentamiento y ahora viven aislados en las montañas. Quizás haya algunos de ellos que me conozcan”.

 

“No, eso no es necesario.” El vizconde Andrew hizo un gesto con la mano, amasó el espacio entre sus cejas mientras pensaba que estas cosas que pasaron no eran realmente algo que él fuera experto en manejar, “Si eres el héroe legendario… supongo que volver a la vida después de dormir durante 700 años podría ser posible”.

 

Aun así, una persona con discernimiento podría decir con una mirada que este vizconde aún no podía creer en Gawain. Aún dudoso, sólo usaba una excusa para detener la conversación por el momento.

 

Lo pensó. ¿Qué tiene que ver este asunto con él? ¿Por qué tuvo que estrujarse el cerebro para saber si este asunto era cierto o no? Ya que los Cecils dijeron que era cierto, podía tomarlo como la verdad.

 

De todos modos, él era sólo un anciano que había estado muerto durante 700 años.

 

Sin embargo, después de pensar en estas cosas, el vizconde Andrew pareció captar un detalle que Gawain había mencionado antes, “Esperen un minuto, usted dijo… ¡¿un dragón apareció en los alrededores?!”

 

“Sí, un dragón azul. No sé de dónde vino, pero al final, se fue al noroeste…” Gawain asintió antes de contarle todo lo que pasó en el territorio de Cecil, “… Eso fue lo que pasó”.

 

“Aberraciones… los monstruos de la era de la Ola Oscura… y los dragones… dios mio…” Las cejas del vizconde Andrew parecían como si se fueran a unir, e incluso el color rojo de su pálido rostro se desvaneció. “Lo que está pasando en este mundo…”

 

“Lo que está pasando en este mundo es algo en lo que esos eruditos y el rey tienen que pensar. Lo que tenemos que hacer es pasar la noticia de lo que pasó aquí a la ciudad de St. Soniel lo antes posible.” Heidi interrumpió a Andrew, “La situación está en un estado crítico. “

 

“Ya he enviado un mensajero para informar del ataque al territorio de Cecil”, dijo el vizconde Andrew. “Ya debería estar a mitad de camino a estas alturas.”

 

Parecía que el vizconde Andrew había sido bastante competente. No sólo aceptó a los refugiados cerca de su territorio, sino que también envió un mensajero para informar al rey lo antes posible. Su actuación fue probablemente sobresaliente entre los aristócratas actuales en las fronteras. Sin embargo, Heidi tuvo que hacer otra petición, “Vizconde Andrew, esto no es suficiente. Esta situación se ha vuelto tan seria que Rebecca debe encontrarse con Su Majestad en persona. Y como el Gran Duque de Cecil ha despertado de su largo sueño, debe ir a la capital también. Estamos agradecidos por la ayuda que le dio al Clan Cecil, pero aún necesitamos más ayuda. “

 

Al oír eso, los párpados de Andrew bajaron como si estuviera contemplando. Entonces se levantó y se puso de pie delante de la larga mesa con las manos cruzadas a la espalda.

 

“¿Qué necesitan? ¿Caballos? ¿Suministros? ¿Guardias?”

 

“Todo”, Rebecca se armó de valor y dijo: “Y también le pedimos que ayudes a cuidar de la gente del territorio de Cecil por un tiempo hasta que volvamos de la capital y tengamos un nuevo territorio para acomodar a esa gente…”

 

“Ahí está el problema”, el vizconde Andrew levantó la mano e interrumpió a Rebecca. “En realidad, iba a hablar de esto. Ya estoy haciendo todo lo posible para ayudar a mis vecinos, y estoy feliz de ser de ayuda. Sin embargo, sólo soy un vizconde. ¿Cómo puedo alimentar a todos esos refugiados? “

 

Gawain tomó el té negro que se había enfriado un poco y bebió un sorbo mientras meditaba sobre cómo el vizconde había finalmente abordado el tema de los “negocios”.

 

Rebeca dijo impaciente: “El caballero Philip trajo un montón de oro y plata cuando escapó. El oro y la plata deberían ser suficientes…”

 

“Por supuesto, sé lo del oro y la plata”, el vizconde Andrew interrumpió a Rebecca de nuevo, “Por favor, tenga la seguridad de que no soy un hombre que se aprovecha de otros que son vulnerables. No obstante, las medicinas y alimentos cuestan dinero. Lo mencioné antes, ¿no? Cuando el valiente caballero llegó a Ciudad Tanzan, fue golpeado, y casi todos los soldados y civiles que trajo consigo resultaron heridos. Para tratarlos, utilicé la mejor medicina que tenemos y utilicé a nuestro mejor sacerdote. Todo esto es muy caro. El oro y la plata apenas alcanzaron para eso. “

 

Los ojos de Rebecca se abrieron por completo.

 

“Por supuesto, todavía quiero enfatizar que no soy alguien que se aprovecha de otros que son vulnerables”, continuó el vizconde Andrew. “Así que continuaré acomodando a esos refugiados, y les ofreceré toda la ayuda posible. Sólo quiero asegurarme de que después de haber hecho todo eso, ¿el Clan Cecil todavía será capaz de pagar esta deuda?”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s