Shiki: Volumen 02: Capítulo dos: parte 5


[Anterior] [Índice] [Siguiente]


Las preocupaciones de Toshio desaparecieron. Al día siguiente, en medio de las horas de examen de la mañana, llegó la llamada telefónica de Yasumori Mikiyasu. Nao no respiraba, dijo mientras lloraba. Se le dijo que viniera rápidamente, cuando se apresuró al lugar de los contratistas, Nao se había ido. Sus pupilas ya estaban dilatadas, y en su boca era visible la espuma de una hemorragia pulmonar. El edema pulmonar causado por insuficiencia cardíaca hizo que la asfixia fuera la causa de la muerte. 17 de agosto a las 11:20.

De quien Seishin recibió noticias de la muerte fue de Tamo Sadaichi. Era tarde, Seishin solo en la oficina de trabajo con su manuscrito extendido ante él, jugando con pensamientos superficiales.

“¡La contratista Nao-san ha muerto!” Seishin sostuvo su “Lo sabía” al escuchar la voz de Sadaichi al otro lado del teléfono. Malentendido ese silencio, Sadaichi continuó. “La esposa de Mikiyasu-kun. Tenía 26 años más o menos. Es muy repentino. Parece que hubo un problema con sus pulmones pero, con las cosas como son, me haré cargo de los asistentes”

“Ah, sí.”

El contratista Yasumori Tokujirou fue el mediador del personal de luto de Monzen. Durante estos casos donde la familia del mediador tuvo una desgracia, el jefe de los asistentes actuó como el encargado. El jefe de los asistentes no era una posición asignada específicamente, pero cada barrio tenía su propia clasificación, y quién era el jefe de los asistentes se determinó con un sentido tácito de acuerdo.

“El calor todavía es severo, pero, por mucho que lo presione, pensé que deberíamos tratar de hacer la vigilia de toda la noche esta noche. La familia de sangre y matrimonio de Tokujirou-san viven juntos en esta área, así que no hay nadie que deba apurarse desde muy lejos”

“Si.”

“Entonces, dicho eso, si pudieras recitar los sutras de cabecera lo antes posible”

“Entiendo. Hablaré con el jefe”

En la misma comunidad de Monzen, las industrias Yasumori no estaban muy lejos del templo. El hijo mayor del Yasumori Tokujirou de la industria Yasumori fue el segundo hijo del aserradero Maruyasu. Tokujirou fundó la firma de contratación independiente Yasumori, que ingresó a los bienes raíces desde la construcción, con un alcance que también se extendió a las obras públicas. En el presente, el puesto de sucesor de la empresa de contratistas era ahora de Mikiyasu, y los asuntos de bienes raíces recaían en el hermano menor de Tokujirou que vivía en la ciudad, y la batuta de las obras públicas pasaba junto con la oficina de la ciudad al yerno de Tokujirou.

Era un negocio rural, y podría no haber sido mucho en comparación con otras historias de éxito personal, pero Tokujirou estaba al borde de los 70 y era una persona siempre vigorosa. Sin embargo, cuando Seishin lo visitó, ese mismo Tokujirou parecía golpeado donde estaba sentado junto a la cama de su nuera.

“Tokujirou-san, en estos tiempos difíciles …”

Cuando Seishin le habló, inclinó la cabeza sin decir nada. Se lamentó como si hubiera perdido a su verdadera hija. Sentado en el asiento del jefe de dolientes, Mikiyasu sostuvo al niño pequeño y mantuvo los ojos muy bajos. Podía escuchar sollozos contenidos. Frente a él, Setsuko, con los ojos rojos, lo acarició pacientemente.

Nao era su nuera, no la hija de Tokujirou. Setsuko era su segunda esposa, por lo que no había sangre entre Setsuko y Mikiyasu. Sin embargo, la casa de Tokujirou era una de la que cualquiera podía envidiar. Tanto Mikiyasu como Nao eran como sus hijos de sangre, eso es lo que le habían dicho a Seishin.

“Setsuko-san, Mikiyasu-kun” Seishin habló con ambos, quedando en blanco cuando se encontró con la mirada del niño, sin palabras. El primer hijo nacido de Nao fue Susume. De hecho, no debería haber tenido más de tres años. “–Mis sinceras condolencias.”

Sin entender el significado de perder a su madre, probablemente sin entender lo que sucedía a su alrededor, Susumu inclinó la cabeza; observando su comportamiento simplista, solo podían aparecer palabras superficiales.

Tokujirou también, y Mikiyasu y Setsuko también parecían incapaces de dejar salir sus voces mientras contenían sus lamentos. Se reunieron sin decir palabra, inclinando profundamente la cabeza.

Seishin nuevamente no pudo hacer salir más palabras. Seishin volvió sus ojos hacia Mikiyasu quien soltó un sollozo. Sus brazos firmemente agarrados al niño, por supuesto, lo protegían, pero había algo en eso que también parecía que se aferraba al niño para sostenerse. Había visto un brazo así antes. Fue así en la casa de Shimizu también. Eso había sido trágico, y al mismo tiempo parecía un presentimiento. Estas personas no se dieron cuenta de que algo peligroso había entrado en su propia casa.

— Donde los niños lloran, vienen los onis.

En el pueblo se extendió ‘Los resucitados’; — La leyenda de los oni fue sin duda una metáfora de una plaga. El oni había penetrado en la familia Yasumori. Aquellos tocados por los onis fueron infectados con la muerte, y la muerte se extendió desde allí.

Tenía ganas de decirles que se cuiden. Entiendo la sensación de querer llorar a los difuntos. Pero no debes aferrarte al cuerpo. Date prisa, tenemos que poner el cuerpo en el ataúd y sellarlo. Quería confesarlo todo, decirles que tomaran las precauciones adecuadas, pero.

Pero, la razón susurró. Si esto es una plaga, es demasiado tarde para advertirles. Nao estaba muerta. Si esta muerte continuaba, entonces el Oni probablemente ya había tomado su próximo sacrificio. 


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s