Espada del Amanecer — Capítulo 11

Capítulo 11 – Un Largo camino por delante

 

EZ: 11/15


Aventurarse en un mundo diferente no era un asunto romántico. Entre esas excitantes reliquias, magia, monstruos e historias de héroes, había problemas más prácticos que había que afrontar como comer y dormir en la naturaleza.

 

El viaje para escapar se aceleró especialmente cuando el castillo fue invadido, y los pocos guardias que quedaban lucharon hasta el final. Nadie tuvo tiempo de preparar una bolsa llena de raciones saliendo de ahí. Además, el lugar de donde habían partido era la tumba ancestral, y no parecía un lugar para almacenar comida…

 

Así que, cuando Amber tuvo hambre, todo el mundo se dio cuenta del verdadero problema.

 

Estaban rodeados de tierra estéril sin un solo trozo de hierba a la vista. Frente a la colina estaba el territorio Cecil, que se había convertido en un páramo ardiente, pero había un denso bosque un poco más abajo de la colina.

 

En el mágico mundo medieval, los bosques fuera de las zonas urbanas eran sinónimo de peligro. Los lugares a los que las luces de la civilización no podían llegar no tenían nada más que bestias, ladrones y monstruos. Pero también significaba que había más comida en los bosques.

 

Además, para llegar a la ciudad de Tanzan en el norte, tenían que pasar por ese denso bosque.

 

El grupo encontró un lugar plano y abierto para descansar cerca del borde del bosque. Entonces comenzaron a asignar a las personas buscar comida.

 

Gawain primero miró a la sirvienta parecida a un burro*. La joven llamada Betty tenía una presencia que apenas se sentía. Pero era bastante atrevida. Cuando el dragón pasó volando, ella no salió gritando de miedo. Por supuesto, también podría haberse asustado tontamente, explicando así su falta de reacción. La joven todavía estaba agarrando la cacerola con fuerza mientras se quedaba ahí de pie nerviosamente. Al notar que Gawain la miraba, su cuello se encogió ligeramente. (EZ: *eso decía en ingles porque?, no lo se si tiene sugerencias según el contexto del párrafo las acepto)

 

“Betty, Heidi, Rebecca, ustedes tres se quedarán aquí. Byron, tú te quedas y harás guardia”, dijo Gawain, “El resto irá a cazar conmigo”. Eso te incluye a ti, Amber.”

 

Betty no tenía capacidad de combate. Aunque Heidi y Rebecca eran magas, no eran aptas para cazar bestias en el bosque. Además, ya habían consumido mucha energía. Desde la batalla en el castillo, no han tenido la oportunidad de meditar y restaurar sus energías. Este era un problema crítico para los hechiceros, ya que necesitan estar en un estado mental saludable para usar sus poderes. Por lo tanto, sería mejor que se quedaran y restauraran su maná lo antes posible para poder continuar la batalla en el viaje que tienen por delante.

 

Los tres leales guerreros de la familia no se quejaron de tal arreglo, pero los ojos de Amber se abrieron de par en par. “¿Por qué debo ir yo también? ¡Estoy también exhausta!”

 

Gawain la miró fijamente. “Tócate los oídos. Eres por lo menos una mitad-elfo. ¿Tienes el descaro de decir que tus antepasados vivían en los árboles si no vienes conmigo al bosque a cazar?”

 

Amber aplanó su boca y se quejó: “Estás discriminando a mi raza. ¿Quién te dijo que los elfos deben cazar en el bosque. Aprendí a ser sigilosa, y no a hacer ruido…”

 

“Excavaste mi tumba”.

 

“… Oh bien.”

 

Gawain condujo a los tres soldados y a la mitad-elfo con ellos, que decían ser inexpertos, a ir de caza al bosque, dejando atrás al leal Caballero Byron y a las tres damas para que se quedaran en su campamento temporal.

 

Después de lanzar unas runas de alarma con la poca magia que le quedaba, Heidi se sentó cansada en la piedra. Rebecca había guiado a Betty por la zona dentro de las capacidades de vigilancia del Caballero Byron y regresó con un pequeño manojo de ramas secas reunidas en las cercanías.

 

Después de apilar las ramas en el suelo, Rebecca retrocedió, levantó su bastón y recitó el más básico conjuro de fuego. Entonces se formó una inestable bola de fuego en el aire.

 

Heidi la detuvo antes de que la bola de fuego explotara. “Yo lo haré”.

 

Después de encender la hoguera con una llama mágica más apropiada, el frío acumulado por caminar en el túnel subterráneo y estar expuestos a la brisa de la mañana temprana fue finalmente expulsado de sus cuerpos. Heidi lanzó un suspiro de alivio, y miró a Rebecca lánguidamente, “¿Cuándo vas a aprender una habilidad mágica que no sea bola de fuego…”

 

Rebecca miró hacia abajo con vergüenza. “Lo siento, tía”.

 

“Deja de parecer tan inútil. Aunque te disculpes, no bajes la cabeza así.” Heidi se frotó la frente con mayor frustración. “Eres alguien con un título de nobleza, ¿verdad? Tu actuación de hoy… Para ser honesta, es probable que Ancestro esté muy decepcionado contigo aunque no lo haya demostrado.”

 

Rebecca se puso nerviosa de repente. “Entonces… ¿qué debo hacer?”

 

Heidi estaba perpleja por las palabras. Suspiró y dijo: “Huh, ¿qué puedes hacer? Por el estado actual del clan, me temo que ni uno solo de nuestros descendientes sería capaz de complacer las expectativas de nuestro Ancestro. El estado actual de nosotros… está lejos del glorioso estado del clan en aquellos días.”

 

Rebecca frunció los labios con fuerza. De niña, siguiendo obedientemente el camino de los típicos niños de la nobleza, la reciente serie de eventos fue más para lo que ella estaba preparada.

 

Rebecca frunció los labios con fuerza. De niña, siguiendo obedientemente el camino de los típicos niños de la nobleza, la reciente serie de eventos fue más para lo que ella estaba preparada. No tenía maestros que le enseñaran a lidiar con estas cosas, ya fuera con la Ola Oscura o el ataque de los monstruos, o cómo su ancestro salió del ataúd. La joven vizcondesa quedó desconcertada ante todos estos acontecimientos.

 

Después de un poco de silencio, Rebecca finalmente se armó de valor y dijo, “Tía, ¿crees que el ancestro… realmente ha resucitado?”

 

Heidi miró a los ojos de Rebecca. Podía adivinar fácilmente lo que su sobrina estaba pensando.

 

“¿Sospechas de este Ancestro, o de su resurrección?”

 

“En realidad sé que no debería sospechar esto, pero esto… es realmente muy difícil de creer.”

 

“Me siento de la misma manera, pero vimos lo que pasó.” Heidi meneó la cabeza. “¿Recuerdas la primera lección que todo aprendiz de mago tiene que pasar? No son conocimientos teóricos o fórmulas de magia, sino una máxima: ‘La verdad puede ir en contra del sentido común, pero la verdad siempre será la verdad’. Esto también es válido en áreas fuera de la magia”.

 

Viendo que Rebecca empezaba a reflexionar sobre ello, Heidi añadió en voz baja, “No importa lo que causó que el Ancestro despertara de su largo sueño, la resurrección del ancestro del Clan Cecil sigue siendo un hecho…”

 

Betty miró a las dos damas y se dio cuenta de que no entendía de qué hablaban, así que bajó la cabeza y siguió sosteniendo su preciosa cacerola sin hacer nada.

 

Pronto, Gawain, que se había ido de caza, volvió con Amber y los tres soldados.

 

No tenían una captura abundante, pero aún así era bastante aceptable. Trajeron tres conejos, dos que no pudieron nombrar, un pájaro grande con plumas magníficas, y también recogieron un montón de frutas silvestres en el camino. No debería ser un problema satisfacer su hambre.

 

Viendo como Amber manejaba hábilmente los cuerpos de las presas, Gawain rizo sus labios. “¿Decías que no podías cazar? ¡Tus habilidades están a la par de los elfos grises del Bosque Musgo!”

 

El Bosque Musgo era un vasto bosque situado en la frontera entre el Reino Anzu y el país tribal Augari, al oeste del mismo. Los elfos grises, una subespecie de elfos, que vivían en el Bosque Musgo eran considerados los mejores cazadores del mundo. Para hablar de sus habilidades para cazar presas en los bosques, eran incluso mejores que los elfos del bosque. Cuando Gawain se dio cuenta de que necesitaba urgentemente refrescar su conocimiento general de este mundo, se tomó un tiempo mientras estaba libre para buscar en la memoria. Acababa de aprender la información sobre esto y rápidamente la puso en práctica.

 

—Insertar ‘Intentando con fuerza parecer un nativo de este mundo. jpg’

 

Mientras clasificaba las tripas del hermoso gran pájaro, Amber respondió sin levantar la vista: “Verdaderamente un héroe de hace setecientos años. Esa información sobre los elfos grises debería tener al menos unos pocos cientos de años, ¿verdad? ¿Sabes que los elfos grises ahora comercian con ingredientes medicinales y ya no cazan?”

 

“…”

 

Amber continuó trabajando con sus manos, ensartando hábilmente la comida en un largo palo de madera, lo colocó junto a la hoguera, y luego miró a Gawain y le dijo: “Te digo que no soy muy buena cazando”. Aunque soy una mitad-elfo, desde que tengo memoria, he vivido en la sociedad humana. Fue un viejo bandido quien me crió…”

 

“Entonces tus habilidades…”

 

“Aunque no cazo, robo pollos”. Amber se rió como una niña que aún podía bromear con la persona cuya tumba acaba de excavar. “Ahí es donde lo aprendí.”

 

“…”

 

Al oír lo que dijo Amber, Heidi frunció el ceño suavemente. “Qué vulgar”.

 

Amber movió su dedo hacia ella, “Sí, sí, soy vulgar. Ah, pero soy una ladrona. Sólo puedo conseguir unas pocas monedas de cobre de los bolsillos de los que pasan a mi lado. ¿Cómo puedo compararme con ustedes, nobles que viven en castillos y que pueden tomar abiertamente de los bolsillos de los residentes?”

 

Antes de que la voz de Amber se apagara, la longsword del caballero Byron hizo un ‘schwing’, y fue llevada a su cuello.

 

La mitad-elfo estalló instantáneamente en un sudor frío.

 

Gawain agitó su mano, haciendo un gesto para que Byron guardara la espada, y luego miró a Amber con curiosidad. “Esto es extraño. Olvídate de otras cosas, pero ¿por qué no te han golpeado hasta la muerte con esa boca tuya?”

 

Antes de que la chica mitad-elfo pudiera emitir un sonido, Gawain movió la cabeza con satisfacción y dijo: “Eres un profesional en escapar, ¿verdad?”

 

“…”

 

“Bien, dejemos de lado todas nuestras diferencias y conflictos de clase. Ahora estamos todos en el mismo barco”. Gawain dejó escapar un suspiro de alivio, agarró una fruta del costado y se la llevó a la boca. Recuperemos todas nuestras fuerzas. Magos, aprovechen este tiempo para meditar y recuperar su maná. Debemos partir antes del mediodía. Ya hemos pasado una noche bajo tierra, y no debemos desperdiciar el día que nos espera.”

 

“Betty, deja eso de lado por ahora”, Rebecca miró a su sirvienta y le recordó amablemente, “No lo vas a usar ahora”.

 

Betty miró a su señora, y luego a la cacerola en su mano como si dudara.

 

Gawain tenía curiosidad. “Hablando de eso, ¿por qué sigues sosteniendo esa olla?”

 

Betty estaba un poco asustada de Gawain. Su cuello se contrajo mientras agarraba el mango de la cacerola con fuerza. “Madam Hansen me dijo que yo me encargaría de freír salchichas y pan… usando esta sartén.”

 

“Madam Hansen estaba a cargo de la cocina del castillo”, le susurró Heidi a Gawain. “Pero está muerta.”

 

Gawain suspiró mientras miraba a la joven con pecas en la cara.

 

“Esa sartén/olla es tuya, y siempre lo será”, dijo, “Ahora puedes dejarla a un lado y venir a comer”.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
quygan game
hace 1 año

que sab lo de la cocinera

quygan game
Respondiendo a  quygan game
hace 1 año

*sad

2
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x