Espada del Amanecer — Capítulo 06

Capítulo 06 – ¿Qué diablos es esto?

 

EZ: 6/15


Amber, la gran usuaria de sigilo, manipuladora profesional de sombras, entusiasta excavadora de tumbas, tenía un sabio dicho. “El camino está justo ahí. La puerta no es más que un adorno ilusorio. Una vez que dejas de lado tus inhibiciones mentales, incluso un simple tallo de apio bastaría para abrir la puerta del tesoro real.”

 

Bien, quizás el apio no existía en este mundo, pero para Amber, abrir la puerta de la antigua tumba era algo que ni siquiera requería apio.

 

Con un poco de magia de sombras, algo de comprensión de los antiguos sellos, y un poco de suerte, la mirad-elfo ladrón rompió fácilmente el sello de la tumba ancestral del Clan Cecil. Entonces, un pasadizo que ni siquiera Heidi y Rebecca conocían apareció frente a todos.

 

Todos siguieron a Amber al pasadizo.

 

El pasadizo construido con rocas y ladrillos de sujeción de espíritus era más espacioso de lo esperado. Incluso Gawain y Byron, que medían casi dos metros de altura y llevaban su armadura de caballero fuertemente recubierta, no se sentían acorralados en el pasillo. Las lámparas de infusión incrustadas en las paredes a ambos lados del pasillo ya se habían gastado. Pero después de que Heidi hiciera varios hechizos básicos, las lámparas de 700 años se encendieron una tras otra, iluminando el camino que había por delante.

 

“En realidad sólo soy una pequeña bandido tratando de pasar”, dijo Amber con modestia mientras caminaba delante del grupo, “Soy descendiente de los elfos del bosque. Honro a los espíritus de aquellos que vivieron antes. ¿Por qué haría algo así como cavar sus tumbas?”

 

Gawain expresó su desdén por su afirmación, “¿Todavía tienes la insolencia de decir eso cuando estás tan versada en esto?”

 

Quizás fue porque estaba segura de que podría conservar su vida que la mitad-elfo tenía la piel tan gruesa como la puerta que acababa de abrir. “Forzar las cerraduras y romper los sellos son habilidades básicas para nuestra clase. ¿Está mal que sea competente en mis habilidades básicas?”

 

En ese momento, Rebecca, que caminaba en medio del equipo, preguntó de repente: “¿Eres residente del territorio Cecil?”

 

La frente de Amber se arrugó mientras reflexionaba. “Viví aquí durante varios años, pero no he solicitado ser residente formal, pero según las reglas del territorio Cecil, si vives más de tres años aquí y pagas los impuestos a tiempo, te cuentan como residente… ¿Entonces crees que soy residente?”

 

Rebecca sacudió la cabeza. “Si no lo solicitaste, entonces no eres residente”.

 

“Ohhh” Amber alargó la sílaba. “¿Por qué lo preguntas entonces?”

 

“Soy la Lady del territorio Cecil”, dijo Rebecca seriamente, “Así que si soy tu Lady, es mi responsabilidad protegerte”.

 

Amber: “…¡Pues deberías haberlo dicho antes! ¿Es demasiado tarde para corregirme ahora?”

 

Con cara seria, Rebecca respondió: “Demasiado tarde”.

 

Gawain miró a la seria Rebecca, luego a la inescrupulosa Amber, y meneó la cabeza divirtiéndose.

 

Aunque se había despertado con tanto desorden, la sensación de ser un humano era mucho mejor que la de estar en ese maldito estado previo.

 

Miró a Heidi caminando detrás de él. Esta lady, su nieta de quien sabía cuántas generaciones después de él, ya le había echado miradas furtivas varias veces. Él estaba esperando que ella empezara a hablar, pero como no parecía que fuera a hablar pronto, se adelantó y le preguntó, “Si hay alguna pregunta que tengas que hacer, tíralas”.

 

Heidi se asustó un poco, pero rápidamente respiró profundamente y se calmó. Mirando la cara de Gawain que se veía exactamente como el retrato de su clan, ella cuidadosamente dijo, “Ancestro… todavía no puedo creer que realmente seas…”

 

“De hecho, soy ese Gawain Cecil, ese pionero de hace setecientos años. Puedo recitar los treinta años de todo lo que experimenté en mi vida, ¿o quiere que te cuente los tiempos del Segundo Asentamiento? Pero para ser honestos, me temo que todo esto no sería una gran prueba. Un buen historiador podría hablar de todas estas cosas y ser más convincente que yo. Después de todo, no soy tan elocuente”. Gawain encogió sus hombros. “Querías confirmar que soy la persona real, ¿verdad?”

 

“Por favor, perdóname por tener dudas”, dijo Heidi con ansiedad. “Pero es de hecho bastante… Aunque ha habido historias sobre resurrecciones desde la antigüedad, es muy diferente verlo con mis propios ojos. Escuché que hay algunos paladines y elfos lunares que pueden entrar en animación suspendida durante años e incluso décadas, confiando en el poder de la Luz Sagrada y los secretos de las artes de los elfos para preservar su alma y fuerza vital, pero nunca he oído hablar de caballeros humanos capaces de hacer eso. Además… estuviste muerto durante setecientos años.”

 

“A decir verdad, no sé qué está pasando también”, dijo Gawain, meneando la cabeza, aunque sintió un gran impulso de fabricar una intrincada y lógica teoría sólo para asustar a esta  tatara-tatara nieta, pero no pudo llegar a tal teoría desde su propio conocimiento o los recuerdos de Gawain Cecil. Por lo tanto, admitió sin rodeos que no tenía ni idea de cómo podía explicarse todo esto. “Tal vez tenga algo que ver con lo que he pasado en el pasado. Sabes que recibí bendiciones de los elementales cuando guiaba a los pioneros a aventurarse en la naturaleza. Probablemente esto le haya hecho algo a mi cuerpo”.

 

“Oh…” Heidi comentó incrédula antes de mirar repentinamente hacia el camino que tenía adelante.

 

“Hay una corriente de aire”, dijo en voz baja, “y la magia se siente diferente. Probablemente estamos cerca del final de la tumba”.

 

Gawain asintió, agarrando con fuerza en su mano la Espada de los Pioneros mientras una vaga sensación de inquietud aumentaba su guardia ante el peligro que podría encontrarse más adelante.

 

“Estén en guardia”, dijo el Caballero Byron, que caminaba con Amber al frente de la manada, ya que parecía haber sentido algo también. Desenvainando su broadsword de acero, casualmente rozó su otra mano a lo largo de la hoja, y la hoja se iluminó con una luz brillante. “Ustedes tres, vigilen la retaguardia”.

 

¡Miren eso! Los tres soldados estaban listos para la batalla. Aunque sólo tenían la clase de combate más básica, después de todo, se las arreglaron para vivir defendiéndose de los monstruos. Como soldados entrenados por el propio Clan Cecil, su actual intrepidez y compostura aliviaron rápidamente el nerviosismo de Amber y Betty, la sirvienta que estaba en el centro del grupo.

 

Aunque el pasadizo era largo, pronto llegaría a su fin. A ambos lados de los muros de piedra, las piedras de sujeción de espíritus incrustadas cada diez metros que marcaban el área de la tumba llegaron a su fin. Algo parecido a un cruce con un espacio más abierto apareció más adelante.

 

Esta era la intersección de la tumba y el sistema subterráneo del castillo. También era el centro de la red de antiguos pasadizos ocultos.

 

Amber señaló uno de los caminos del cruce y dijo, “Ahí es donde entré yo. Conduce a un pozo seco fuera del castillo, pero probablemente esté ocupado por monstruos ahora”.

 

Gawain miró a Heidi. “¿Dónde está el oeste?”

 

Heidi dibujó un simple símbolo mágico en el aire, y el símbolo se convirtió en una cinta brillante, agitándose mientras apuntaba a cierta dirección.

 

“Por ahí”, dijo Gawain, pero justo cuando su voz cayó, de repente sintió el peligro.

 

Antes de que pudiera siquiera pensarlo, su experimentado cuerpo ya había reaccionado. Con un instinto casi puro, levantó la Espada de los Pioneros en un movimiento de frenado, e inmediatamente sintió un choque a través de la espada como si fuera golpeado por un martillo.

 

Su cuerpo tembló un poco, pero se mantuvo firme. Entonces el atacante finalmente apareció ante todos. Con lo que parecían débiles murmullos, tres figuras altas y oscilantes salieron caminando de uno de los oscuros túneles del cruce!

 

Definitivamente no parecían algo del mundo natural. Eran más bien como los monstruos que fueron creados y ensamblados usando las artes oscuras de los nigromantes y los hechiceros. Con casi tres metros de altura, eran como gigantes marchitos y deformes, pero sus cuerpos estaban hechos de una sustancia amorfa parecida al barro. La sustancia parecida al barro ondulaba y burbujeaba en la superficie de sus cuerpos y ocasionalmente exponía el esqueleto rojo que estaba debajo.

 

“¡Ah!” Rebecca exclamó inmediatamente al ver a los tres monstruos mientras Betty se mordió el labio como si pudiera asustarse hasta las lágrimas en cualquier momento. Heidi levantó su báculo y lo estampó en el suelo, arrojando un débil brillo de claridad que disminuyó el efecto del miedo que los monstruos habían infligido a todos. Y rápidamente le dijo a Gawain, “¡Ancestro, estos son los monstruos!”

 

Gawain ya se había recuperado del shock de su primer encuentro con estos monstruos no humanos, y su mente trajo a relucir un recuerdo relacionado con esto. “¡¿Son estas cosas?!”

 

Los tres monstruos ya habían lanzado su ataque de nuevo. Hacían sonidos murmuradores como si estuvieran hablando dormidos. Dos de los monstruos se precipitaron hacia Gawain al mismo tiempo mientras el otro levantaba el brazo, conjurando una energía oscura que se condensaba en una flecha delante de él. Al siguiente momento, la flecha voló directamente hacia Amber, que estaba de pie al frente del grupo.

 

“¡Wah!” Amber soltó un corto grito mientras inmediatamente se retraía a la sombra del Caballero Byron. En el momento siguiente, apareció en otra sombra a diez metros de distancia. Levantando su espada iluminada, el Caballero Byron lanzó un rugido, y salió a enfrentarse a uno de los monstruos que se acercaban.

 

“Heidi, Rebecca, ¡tomen al que puede disparar flechas de sombra! Traten de no usar la magia arcana, ¡la magia arcana es bastante inútil contra estas cosas! ¡Amber, tú y los soldados protegen al hechicero!” gritó Gawain. Con un golpe de su longsword, se lanzó audazmente hacia delante.

 

Nunca antes había empuñado una espada en batalla.

 

Tampoco había visto nunca antes ningún monstruo no humano.

 

A pesar de haber pasado por la trasmigración y resurrección, era la primera vez que pisaba los suelos de este otro mundo/mundo alternativo.

 

Por lo tanto, en ese momento, no tenía ni idea de lo que podía hacer con la capacidad de lucha remanente en este cuerpo, el conocimiento de combate que ni siquiera le pertenecía, y una antigua longsword que ha perdido su energía mágica.

 

Pero a menudo, el destino no le dejaba en una circunstancia de tu propia elección.

 

Tú estás aquí, y los monstruos están ahí. Sin ningún otro lugar a donde correr, una antigua espada en tu mano, un escudo que podrías tener si no se hubiera perdido hace cien años por un descendiente inútil, ¿qué más puedes hacer?

 

¡Al diablo con ellos! ¡Al diablo con ellos!

 

¿No es esto una aberración?

 

¡Hace 700 años, Gawain Cecil podía enfrentarse a cien de ellos sin ayuda!

 

¿No podría yo enfrentarme sólo a estos tres?


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comentario
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Lolineitor3000
hace 1 año

Porque demonios un apio? xD
no podia ser un palillo de dientes
una ramina o no se
pero
UN APIO? xD

1
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x