Bursters!! Capítulo 80


Gif: Debido al coronavirus nuestro querido autor esta mas ocupado de lo habitual, pero hará un esfuerzo para hacer un pack para cubrir las siguientes partes que son las peleas

PD: perdonar si los caps se retrasan, hay cosas que ni siquiera nosotros podemos prever, dicho eso se hará un esfuerzo para que salgan mas seguidos los caps

y dicho eso, al caps, ojala lo disfruten ;v

Edición y Corrección: Gif


Anterior |Índice| Siguiente


Euforia, Preludio

 

— Entonces, comencemos…

Siyun dijo eso y finalmente comenzaron a intercambiar información, tanto de Kenjo como de Shi Huang. Obviamente al principio fueron todas obviedades por ambos lados, a modo de no dejar huecos en las partes importantes.

—… O sea que Kenjo está intentando formar a un super soldado por medio de la implantación artificial de células Burst. Teníamos sospechas al principio. ¿Realmente estas seguro de lo que dices? — pregunto Siyun.

— No tengo pruebas más allá de lo que he vivido. Tampoco he visto otros sujetos a parte de mí. ­— respondió Yashiro.

— Hmmmmm, si me lo preguntan esto sigue sin cuadrarme…— dijo Kai-Lan cruzándose de piernas. — Si realmente fuiste un sujeto de pruebas y ahora posees un poder de un supuesto super soldado, ¿Cómo es que puedes sostener mi arma sin ningún tipo de repercusión? — dijo Kai-Lan.

La pregunta de Kai-Lan tenía sentido. Ya era obvio que la condición de Yashiro no era natural. No obstante, no conocían la verdadera naturaleza ni tampoco los limites reales de la fuerza del chico japonés.

— Es extraño que lo preguntes, dado que nosotros tampoco conocemos el funcionamiento de tu arma… ¿Podrías explicar como es que funciona exactamente? — pregunto Ryuji.

Kai-Lan y Ryuji sacaron chispas con la mirada. No eran socios ni nada parecido, por lo que no dirían todo así por las buenas si la otra parte no mostraba sus cartas también. Algo bastante obvio en negociaciones con información delicada.

— Veo que no dirán nada comprometedor a menos que nosotros saquemos los trapos sucios también, ¿me equivoco? — dijo Siyun.

— No tenemos nada realmente valioso de todo lo que has dicho. Solo digo que deberían dar algo de valor equitativo…— dijo Ryuji.

Enju aprovecho las palabras de Ryuji para intentar sentirse importante ante Kai-Lan. Apoyando su barbilla contra sus manos mientras sus codos se apoyaban en la mesa, miro a Kai-Lan con una expresión de satisfacción diciendo las siguientes palabras.

— Así es niña china… mientras no nos digas algo que valga la pena no te daremos las mejores partes… — dijo Enju sonriendo.

— Agradecería que no te metieras a la conversación si no tienes aportes para la misma. Mantengamos a los terceros fuera de esto…— respondió Kai-Lan.

—…

Enju ya comenzaba a enojarse de sobremanera dada la respuesta de Kai-Lan. No obstante, pudo sentir un escalofrió recorriendo su espalda. Lo cual la hizo mirar hacia otro lado.

Momoka y lo más impresionante, Yashiro también, desprendían un aura bastante hostil pese a no demostrarlo en el rostro. La soberbia de la china los ponía de los nervios. Sobre todo, cuando ella tampoco había aportado gran cosa en lo que llevaban hablando.

— En ese caso… ¿no deberías habernos dicho ya que hace ese juguete que tienes detrás? — Dijo Misora con una apariencia inocente.

— …

— «Por primera vez apoyo lo que dice esa Zorra… ¡Muy buen golpe!» — pensó Enju tratando de encubrir su sonrisa.

Kai-Lan por su lado guardo silencio, pero se vio bastante bien que el comentario no lo digirió muy bien. Llamar a su arma un juguete era algo que realmente la había molestado. Sin embargo, estando frente a su profesora, no podía permitir dejarse ver armando alboroto por algo así.

— Si ya han terminado, aun tengo una cosa que preguntar… ¿Cómo fue exactamente que lograste pasarnos si según Kai-Lan no tienes Burst? Esa velocidad no fue para nada ordinaria. — pregunto Siyun.

Yashiro sonrió de manera algo macabra y picara a la vez. Esa sonrisa engreída típica de él.

— ¿Quién sabe?… — respondió el muchacho.

Sorpresivamente, Siyun no reacciono de sobremanera ante la respuesta. Se podría decir que esperaba tal respuesta. Simplemente suspiro por lo bajo y dejo pasar el comentario. Era obvio que no hablaría de eso estando a poco tiempo del encuentro.

Consiguientemente, el ascensor se vuelve a abrir, dejando ver a Tan Shen saliendo del mismo. Con otra persona más que también se baja del mismo. Se trataba de una mujer de cabello hasta los hombros mas o menos de la altura de Misora y que tenía una mirada bastante fría y fija, casi como si fuera un robot.

— Buenas… Profesora, al fin la encontré. Mas les vale invitarme al menos una bebida por sacar a esta chica del laboratorio. — dijo Tan Shen.

— Vaya… pues la verdad si es un logro… ¿Cómo te sientes Liang? — dijo Siyun viéndose claramente sorprendida.

—…Quiero volver al laboratorio…

La chica dijo eso en voz bastante baja y con un animo tan bajo que hacían ver a Ryuji como una persona amigable. Luego la misma miro hacia el equipo japonés y dijo unos números.

— 86, 70, 80… 79, 64, 85… Wow… 92, 68, 87… Nada mal…

Los muchachos no entendieron nada sobre esos números. Al menos hasta que miraron a las chicas. Misora se encontraba pellizcando su cintura, Enju ya se encontraba roja y enojada a la vez y Momoka se cubría la cara de vergüenza.

— Ummmm, ¿se puede saber porque has dicho esos números, Liang? — pregunto Rong.

— Son las medidas de las chicas japonesas… — dijo Liang sin ningún tipo de vergüenza.

— ¡Ahhhhhh! ¡No sé quién seas, pero juro que te hare pagar por decir eso! — exclamo Enju.

Ante la vergüenza de que todos en la sala conocieran sus medidas, Enju intento saltar sobre la chica. Sin embargo, Yashiro la toma por el cuello del uniforme, frenándola en seco.

— ¡GUEGH!

— Cálmate… no es que realmente te haya atacado… — dijo Yashiro.

— ¡Ataco a mi privacidad! ¡Eso ya es suficiente!

— Y debo decir que lo que te falta arriba lo compensas por debajo, Je, je, je. Nuestra chica pelirroja ocultaba el botín en otro sitio, compañero. — dijo Sora.

— «Guárdate esos comentarios para otro momento, Sora…» — dijo Yashiro incomodo por el comentario. — «Aunque… realmente no pensaba que Enju y Momoka tuvieran cuerpos tan sexys…» — pensó Yashiro imaginando a ambas.

— O cambias la cara o te la modifico a golpes, Yashiro… — dijo Enju viendo la cara de su compañero.

— Ya, Ya… solo no saltes al cuello de nadie por ahora… ya habrá tiempo para eso…— dijo Yashiro soltando el cuello del uniforme.

Luego de que el altercado se calmara, Siyun paso a presentar a la supuesta sin vergüenza. La 4ta integrante del equipo chino era una chica que parecía mas una laboratorista que un estudiante del instituto.

— Déjenme presentarla, esta es la 4ta integrante de la Academia Shi Huang, Xue Liang… siento la incomodidad de antes… — dijo Siyun.

Las chicas ya se cubrían por instinto ante la mirada fría de la introvertida chica. No parecía haberlo dicho con malas intenciones, de hecho, ¿tenía intenciones al menos? Su cara no demostraba expresiones, más allá de una completa indiferencia.

— Dejando ese tema de lado, volvamos a lo importante… ¿Qué es exactamente esa lanza que Kai-Lan trae consigo? — pregunto Yashiro.

—… ¿Aun no les han dicho eso?… Kai-Lan no tiene Burst… — Dijo Liang.

— ¡Liang! — Exclamo Kai-Lan.

Como buen pedazo de hielo, Xue Liang revela un secreto sin siquiera pestañear. Siyun la mira, pero decide no interferir. De esta forma la charla avanzara mas rápido. Además, se sabría tarde o temprano.

—«… ¿Qué… no tiene Burst?» — pensaron todos los japoneses al unisonó, con la excepción de Yashiro.

—…Lo suponía… — dijo Yashiro.

Kai-Lan miro a Yashiro con sorpresa al igual que el resto del grupo. Las indirectas no pasaron desapercibidas para el chico. Después de todo esto de ser similares era algo bastante obvio. Al principio podía ser por la forma de pensar, pero de manera bastante rápida, el chico noto que se trataba de su condición.

— Entonces, esa lanza tiene aplicaciones especiales… ¿verdad? Solo los casos que no poseen Burst pueden blandirla, ¿Cierto? — dijo Yashiro.

— Je… no eres tan idiota como aparentas chico. En efecto, pero eso no es todo lo que hace. — respondió Siyun

Siyun le dio una señal a Kai-Lan y esta dejo nuevamente el arma en la mesa. Consecuentemente, le pidió al resto del equipo japonés que intentara empuñar aquella arma. Lo cual los dejo a todos desconcertados, ¿Por qué blandir esa arma? ¿Había algo que comprobar?

Enju y Misora se hartaban de tanto misterio y de tener mas preguntas que respuestas por lo que ambas decidieron tomar el arma. La sorpresa que se llevaron al no ser capaces de siquiera mover la pesada hoja de la lanza fue increíble. Mas aun cuando decidieron utilizar su Burst.

— ¡…!

Una poderosa descarga de dolor altamente punzante les recorrio el cuerpo causando que ambas sacaran su mano rápidamente. Era como si les hubieran apuñalado las manos con un enorme sable. Sin embargo, ninguna pudo ver marcas de corte o heridas al mirarse las manos.

Ver las caras de perplejidad y algo de temor en los rostros de ambas chicas fue suficiente para el grupo, el cual ya había entendido el mensaje. Kai-Lan recogió su arma de la mesa y la dejo contra su silla.

Al parecer eso fue una información valiosa, lo cual paso a explicar Siyun.

—Ahora seguro tienen una pregunta. ¿Cuál es el objetivo de un arma que los Bursters no pueden usar? No se equivoquen, el arma de Kai-Lan esta defectuosa en su propia manera. — dijo Siyun. — No obstante, solo puedo decir que es el arma ideal para un caso como el de Kai-Lan. Deberán disculparme, pero mas detalles comprometerían mi posición.

Ciertamente eso dejo en una posición complicada a los japoneses. Era información valiosa en cierta medida, pero como dijo Siyun, nada realmente comprometedor. Ante tal cosa, tanto Misora como Ryuji se pusieron a pensar un poco en la situación. Era obvio que en China sucedía algo similar a lo que sucedía en Japón con KenjoCorp.

— Bien, Yashiro… ¿Crees que podrías brindarnos información a cambio de lo que te hemos dicho? — pregunto Rong.

— ¿Qué información? Lo único que han hecho es decirme como funciona un arma a grandes rasgos, nada más… — respondió el chico.

—…Tienes la mente muy cerrada, Shirazaki… ¿Puedes dejarme hablar a mí? — dijo Ryuji.

— Fuudo… Di lo que quieras, a lo mejor tú sabes más de Kenjo que yo… yo solo los detesto y ya, tu has trabajado para ellos…— dijo Yashiro mientras volvía a sentarse.

Ryuji comenzó a hablar sobre las condiciones a las cuales los “soldados”, por decirlo de alguna forma, de Kenjo se sometían. Desde largas jordanas de intenso entrenamiento, una disciplina tan exagerada que hacía ver a Kenjuro como un abuelo amigable, hasta restricciones que rayaban lo absurdo.

Se podía ver como Misora mostraba una cara de disgusto al recordar esos días, se podía ver que no disfrutaban su estadía en esos lugares. Misora comento que el mejor momento que tenia era cuando le asignaban misiones junto a Ryuji, a modo de no estar en los campos de entrenamiento. Donde podía ser un poco más liberal.

— La comida era espantosamente simple… sentía que era realmente un perro… — dijo Misora.

— Aunque eres más una…

Enju intento decir algo insensible, aunque Momoka la detuvo, no era momento para esos comentarios. Ryuji y Misora siguieron comentando las vivencias.

— Las ordenes eran absolutas allí, debías superar tus registros anteriores si es que querías permanecer ahí. No era como si tuvieras realmente opción, todos allí no tenían donde ir. Al parecer Kenjo solo se quedaba con lo mejor de lo mejor.

— Misora y Yo solo pudimos quedarnos porque eras mas fuertes de lo usual, créeme que hubo varias veces que quise irme de ese lugar. ¿pero a dónde? Solo nos quedaba obedecer y ser los soldados perfectos.

Luego de varios minutos, incluso quizás un par de horas. Ryuji acabo diciendo casi todo dejando de lado la ubicación de los campos, quienes estaban a cargo y la forma en la cual se financiaban. Fuera de eso, se podría decir que equiparo la información.

— Puedo decir una ultima pregunta, o mas bien, creo que Liang quiere preguntarles algo. — dijo Siyun

Algo que mes llamo la atención es que Xue Liang no paraba de observar a Yashiro. Ver a un caso similar al de Kai-Lan la llenaba de intriga. Veía a Yashiro como un potencial sujeto de pruebas.

— Si… ¿Qué tan fuerte eres realmente? — pregunto Liang.

Yashiro simplemente sonrió y le respondió de una manera general y bastante abierta.

— No lo suficiente…

Seguido de eso, Yashiro se acercó al equipo chino, lo cual hizo que Kai-Lan se pusiera en guardia y pusiera su hoja frente a Yashiro. La confianza mostrada en su rostro no era para nada tranquilizadora. Finalmente, el chico rozo sus dedos contra la hoja de Kai-Lan causándole que su sangre quedara en la hoja. Esto alerto enormemente a los chinos.

— ¿Qué tan fuerte soy? lo sabrán en el encuentro.

— El encuentro es mañana… tengo intriga en saber… que tan fuerte es el que es similar a Kai-Lan. — respondió Liang.

Yashiro solamente se marchó con el resto de la sala, dejando a los demás mirando con una expresión de nervios a Kai-Lan.

— K-Kai-Lan, ¿te sientes bien? — pregunto Rong.

—…

La sangre en la lanza desapareció lentamente y nadie podía ver la expresión de la chica. Esto hasta que se volteo y mostro su típica mirada serena y calculadora.

— ¿Que esperan? Vayan a preparase para mañana. — dijo Kai-Lan.

— S-Si…

— Que raro… usualmente se enloquece cuando consigue sangre, realmente ese chico no tiene Burst… ¿Quién lo hubiera imaginado? — susurro Tan Shen a Rong.

— Lo se… Esto si es inesperado… — respondió Rong.

— Volveré al laboratorio… — dijo Liang.

Luego de que todos se fueran, solo Kai-Lan y Siyun quedaban dentro de aquella habitación. Siyun miraba a Kai-Lan con una enorme sospecha. Hasta que se decidió a preguntar.

— ¿Realmente te sientes bien Kai-Lan? «Usualmente ella pierde la cabeza al pasar la sangre a poder…»

La razón por la cual todos estaban nerviosos por Kai-Lan, era la función real de la Lanza guan dao. Al recibir la sangre sobre la hoja, la misma transporta las células burst dentro de la misma sangre y las transfiere en estado puro a su portador, multiplicándolas… Resumiendo, la Lanza de Kai-Lan es una máquina de copiado de poder. Mientras mas fuerte sea la sangre, más fuerte será Kai-Lan aunque también depende de la cantidad de sangre.

—Cioso… — murmuro Kai-Lan.

—¿Qué dices? — pregunto Siyun.

— ¡Delicioso! Ahhhhh~, ¡nunca sentí un poder similar, tan oscuro y lleno de odio! ¡Puedo sentir como su poder recorre mi cuerpo! — exclamaba Kai-Lan.

Sus pupilas se volvían rojizas y su ser tan frio y pulcro de la nada paso a ser salvaje y hasta desfasado. Pasando tener una expresión eufórica, como si un placer indescriptible recorriera todo su ser.

— Profesora… ese chico, Shirazaki Yashiro… Mas… ¡Quiero sentir más de ese poder! Ja, ja, ja, ja…

Kai-Lan llego al punto de lamer la hoja de su lanza con tal de seguir saboreando tan desbordante sensación. Siyun solo podía ver una cosa. El hijo adoptivo de Kazuha realmente era igual a su madre. Un demonio oculto tras piel humana. No sabía cómo, pero Yashiro era por lejos el Burster más interesante y enigmático que había visto.

5 personas en el equipo chino se enfrentarán a los 5 titulares, de los cuales Yashiro simplemente aparentaba ser un reemplazante. El encuentro comienza, mañana.

 


Anterior |Índice| Siguiente


Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s