Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 06 – Capítulo 18


Capítulo 18 – Criterio de Selección

 

Todavía estaban en pleno verano. Llegó un aviso para los asistentes de médicos de la corte que estuvieron lavando y esterilizando vendas una y otra vez durante días a pesar de su agotamiento.

 

“¿Para mí?”

 

Fue En’en quien ladeo la cabeza. El aviso que llegó fue sólo para ella.

 

“¿De qué podría tratarse esto?” Yao lo estudió con asombro. Incluyendo a Maomao, ella tenía el mejor físico de las tres, pero su curiosidad la hacía parecer más joven.

 

“Parece un aviso de cambio de personal”, dijo Maomao.

 

Después de ver el contenido, las tres arrugaron la cara. Luego miraron al médico de la corte que trajo el aviso.

 

“Y entonces, aquí es donde En’en estará trabajando temporalmente”, dijo.

 

Para decir quién contorsionó más su rostro por las palabras del médico de la corte, fue la misma En’en.

 

“Mis disculpas, pero prefiero no separarme de Yao-sama”, dijo.

 

“¿Crees que puedes oponerte a esta persona?” preguntó el médico de la corte.

 

La frase era educada en general, pero parece que no le estaba dando una respuesta directa.

 

Hablando de lo que estaba escrito en el aviso…

 

“Ummm, así que se trata de trabajar para Su Alteza el hermano imperial, por un plazo fijo”, resumió Yao la carta. En otras palabras, estar a cargo de ayudar a Jinshi.

 

“¿Puedo hacer una pregunta? ¿Por qué yo? Si revisa los resultados y demás, ¿no se consideraría a Yao-sama la opción más excelente?” En’en preguntó.

 

(Nah, eso es porque socavaste tu rendimiento, ¿no?)

 

Fue la amabilidad de Maomao de no responder a pesar de que quería hacerlo.

 

“Además, cuando consideran el parentesco, creo que no soy apta.”

 

Mientras que Yao era un asunto diferente, En’en era una plebeya. Sería natural seleccionar a alguien con un buen pedigrí para convertirse en la sirvienta de la realeza.

 

Pero Maomao sintió que entendía la razón por la que se eligió a En’en. (T/N: La webnovel tenía a Yao, que sonaba realmente a imo, así que comprobé que la versión de la novela ligera—En’en tiene más sentido.)

 

“Más bien, el está evitando a personas de buena familia”, dijo el médico de la corte, dándose algunos aires. “Si seleccionara descuidadamente a alguien de buena familia, no habría poca(o)s que sospecharan que esa persona es la candidata a consorte de Su Alteza.”

 

Jinshi era un año mayor que Maomao, veinte años. Parecía más viejo, pero no sería extraño para él conseguir una concubina pronto. Más bien, sería extraño que no tuviera una.

 

“También me notificaron que sería problemático conseguir a alguien poco hábil debido a su rostro.”

 

Fue como ella lo predijo. Si fuera En’en, aunque fuera algo retorcido, ya que vivía para su joven dama, probablemente no se encapricharía de Jinshi. Más bien, estaba escrito en la cara de la dama de la corte que ella estaba en contra de la transferencia.

 

“Maomao también estaba entre las candidatos, pero…” El médico de la corte se asomó afuera. Había un bicho raro de monóculo pegado a la ventana. Justo cuando ella pensaba que no lo había visto recientemente, él volvió a hacerlo. Todos estaban ya acostumbrados. “Recibí un aviso de cierto caballero diciendo que ella no era apta, así que ha sido exenta”.

 

Mientras ese caballero miraba, un par de personas que parecían sus subordinados estaban detrás de él, arrastrándolo de vuelta con sus manos. Ella deseaba que no volviera nunca, pero probablemente volvería un poco más tarde.

 

(Lo que me recuerda.)

 

Ella había visto al extraño estratega, pero su ayudante, Rikuson, no se encontraba en ninguna parte. Ese hombre fue tratado como un tesoro inestimable con su habilidad de no olvidar nunca una cara que ha visto una vez, pero ¿podría tener otros trabajos?

 

“Es abrupto, pero quiero que vayas a partir de mañana”, dijo el médico de la corte.

 

“…” En’en no tenía expresión, pero estaba liberando un aura absolutamente renuente. Miró fijamente a Yao para pedirle ayuda. Y que Yao lo aceptó, diciendo que si dices parentesco, entonces no se puede evitar. Maomao pensó que la otra dama de la corte estaría celosa, pero estaba sorprendentemente bien para esa parte. Yao podría saber que En’en era el poder detrás del trono.

 

“Si es En’en, no sería extraño donde quiera que vayas. Buena suerte”, dijo Yao con una brillante sonrisa. En lugar de lo que Maomao normalmente esperaba que hiciera, tomar represalias en respuesta a la entrega de En’en, no había señales de tal atmósfera en absoluto, ella estaba dando sus bendiciones. No podía leer las señales de En’en en absoluto.

 

El rostro de En’en se retorció. No podía decir nada ya que su maestra la vendió por completo, aunque sería mejor para ella hablar aquí.

 

“Entonces, te lo dejo a ti.” Aplaudida sobre los hombros por el médico de la corte, En’en bajó la cabeza, abatida.

 

.

 

.

 

.

 

“Con una persona menos, se puso más ocupado el trabajo”, dijo Yao mientras limpiaba la medicina en el estante. Ella hablaba más frecuentemente con Maomao, pero esto se debía a la ausencia de En’en.

 

“Supongo que sí. En’en trabaja mucho después de todo.” Maomao revisó las medicinas mientras las clasificaba. Hubo ocasiones en las que medicamentos inusuales se mezclaban entre ellos, pero los que se traen hoy aquí son más o menos sólo adiciones a los medicamentos de uso normal.

 

“Quiero creer que estará bien, pero será genial si no hay ningún error,” dijo Yao.

 

“No hay nada de qué preocuparse”, respondió Maomao.

 

“Eso es cierto. Es En’en. Estará bien.”

 

(No, aunque cometa algún error, no la decapitarán.)

 

Más que la habilidad de En’en, era un juicio basado en el carácter de Jinshi. No era la especialidad de Jinshi castigar a personas a voluntad. Por supuesto, él los castigaba si era inevitable, pero ella no creía que En’en cometiera un error tan terrible.

 

(Limitandolo a no cometer traición.)

 

De todas formas, Maomao trabajó como lo hacía normalmente.

 

〇●〇

 

Había más personas en la oficina de lo habitual. Con los documentos en una mano, Jinshi miró al funcionario civil, al militar y a la dama de la corte que había sido remitida a él.

 

Normalmente, con la posición de Jinshi, no tendría reuniones cara a cara con las personas recién asignadas.Pero Jinshi consideró la posibilidad de confirmarlo a propósito.

 

“A partir de ahora, todo será más fácil, así que haz lo mejor que puedas en el trabajo.” Jinshi sonrió. En realidad no era que quisiera mostrar cortesía, ni tampoco que los subordinados se sintieran ansiosos.

 

Todos los presentes se quedaron de pie sin cambiar su expresión.

 

El acto de sonreír se utiliza para dar una buena impresión a la otra parte, pero para Jinshi, por el contrario, comúnmente llamaba al desastre.

 

Fue durante el primer día que entró en el palacio interior como eunuco. Cuando saludó a otro eunuco con una sonrisa, fue arrastrado a los matorrales en el momento en que Gaoshun miró hacia otro lado por un instante. No era como si el libido de uno se borrara completamente sin la herramienta, el eunuco intentó tratar a Jinshi como el chico en una relación pederásica. Jinshi no tenía ni idea de cómo iba a funcionar, pero en ese momento, su cuerpo estuvo en peligro. (EZ: LOL, primera vez que lo ven y trataron de hacer eso XD)

 

“No hay manera de que eso dé una buena memoria, en esta etapa”, se dijo a sí mismo inadvertidamente. Pateó ese lugar y se escapó. En verdad, no era inusual tener tales relaciones entre eunucos; aparentemente, son oficialmente conocidos como hermanos jurados.

 

No quiso pensar en ello.

 

“¿Qué pasa, Jinshi-sama?” Basen, que finalmente regresó, curado de sus heridas, ladeó la cabeza. Su cuerpo estaba destrozado por todas partes, pero aparentemente, entrenaba todos los días sin falta. Incluso Gaoshun, como padre, estaba sorprendido por la robustez de su hijo.

 

“No, no es nada.”

 

Las personas seleccionadas esta vez no parecían malas. Estaba un poco inquieto cuando escuchó que tenía que haber una joven sirvienta, pero no parecía haber un problema en ese sentido.

 

Pero con el incidente en el que le sirvieron veneno la última vez, fue mejor que se preparara. Tenía que estar alerta. Jinshi quiso contratar a un viejo amigo, pero esta vez fue el compañero de trabajo de ese viejo amigo. En otras palabras, se trataba del médico de la corte que ayudaba a la dama de la corte.

 

Para una persona de un puesto recién construido, el examen en sí mismo fue creado para ser difícil. Escuchó que entre su número, aquellos que eran considerados no aptos por los médicos de la corte eran rápidamente expulsados, por lo que pensaría que su capacidad estaba asegurada.

 

Debido al debut del Príncipe Heredero, a partir de ahora asignará trabajo a cada uno de ellos. Jinshi también tenía que empezar a trabajar, así que decidió disolver rápidamente la reunión aquí.

 

.

 

.

 

.

 

Cuando todos se fueron, Jinshi dio un gran suspiro. Basen, siendo la única persona en la sala, pasaría por alto todo esto por él.

 

Basen también se esforzó al máximo en el trabajo por el tiempo que pasó en su descanso. Jinshi estaba encantado de que el otro hombre se esforzara al máximo en el papeleo en el que era débil.

 

“Jinshi-sama, ¿qué haremos con el asunto de la Sacerdotisa de Sha’ou en la villa?” preguntó Basen, con un documento en mano.

 

La política es realmente un dolor. Lo que sería más rápido para hablar se envía a través de cartas. Ciertamente, tenía la sensación de que el otro lado se había presentado en la villa hace tiempo. En este punto, también era preocupante preguntar a través de documentos. Si lo recordaba bien, Jinshi la había saludado una vez, pero eso fue  todo. Pensó que alguien más estaba interactuando con ella, pero era impredecible que le afectara a Jinshi ahora.

 

“¿Lo estoy haciendo…?” Sólo podía suspirar cuando vio la montaña de documentos. El trabajo relacionado con el palacio interior seguía llegando, y tenía la sensación de que todo lo que estaba fuera de la ecuación, desde la brecha con el Clan Shi, le estaba llegando también. “Me pregunto si todo el mundo me odia.”

 

“No, yo creería que usted es amado en su lugar”, dijo Basen.

 

“Deja de decir eso con una cara seria.”

 

“¿Es así? ¿Qué pasa con todo el mundo que viene aquí queriendo ver a Jinshi-sama entonces?”

 

Fue porque el hombre lo decía sin ningún sentido de malicia lo que era preocupante.

 

La razón por la que se prohibió la entrada a las damas de la corte fue que había demasiadas que dejaban caer sus documentos a propósito para prolongar su trabajo. Hubo un funcionario civil ocasional que hizo tal cosa, así que sólo podía prohibir la entrada a cualquiera que dejara caer sus documentos.

 

Gracias a eso, para una parte de las personas, se ve como un lugar donde se castiga en el momento en que uno falla.

 

Aun así, los documentos no disminuyen.

 

“El asunto es sobre lo que debemos hacer con la sacerdotisa de Sha’ou, pero aún no se ha reunido con los médicos de la corte, ¿verdad?”

 

“Sí. Los que irán serán el médico de la corte Kan y lo(a)s asistentes de médicos de la corte.”

 

El otro lado es un líder de un país extranjero, una persona con el título de Sacerdotisa. Sea como fuere, ella estaba aquí para recibir tratamiento médico, no era alguien que estuviera bien para ser tocada por los hombres, así que el ex eunuco, médico de la corte Kan, en otras palabras, Kan Ruomen, padre adoptivo de Maomao, tío de Rakan, irá. Los que la toquen y la examinen serán las damas de la corte, y Ruomen probablemente examinará la enfermedad de la sacerdotisa a través de su información.

 

Fue prolongado, pero era el deseo de la otra parte, así que no se puede evitar. Aunque quedaban dos damas de la corte ya que él acababa de buscar a una de ellas, Maomao estaba ahí, así que probablemente iría bien que ella cooperara con Ruomen.

 

“Bien, entonces, pregunte sobre las circunstancias de ambas partes. Junto con la fecha conveniente para la Sacerdotisa, informa a la oficina médica para que ella pueda visitarla”, dijo Jinshi.

 

“Por supuesto”. Basen escribió rápidamente un documento y utilizó el mensajero que estaba esperando fuera de la oficina.

 

“¿Algo más?” Jinshi quería terminar con los asuntos importantes primero. Estaba bien posponer el asunto trivial que seguía volviendo.

 

“No hay nada en particular, pero, ah, hay una si dice que hay una”, dijo Basen.

 

“¿Qué es?”

 

“…me dieron una solicitud de traslado inmediato.”

 

“….” Jinshi aceptó la solicitud de transferencia rápidamente garabateada. Tendría que ser alguien de entre los que acababa de conocer.

 

“Devuélvame a ser asistente de médico de la corte”, pidió la dama de la corte llamada En’en, dijo Basen.

 

Había un dicho, ‘pájaros de una pluma’ (iluminados. tejones del mismo agujero), aparentemente, hay mucha gente peculiar entre los que buscan una profesión ligeramente peculiar.

 

La joven doncella no quería quedarse tanto tiempo como fuera posible, así que si las otras doncellas aprendían el trabajo no debería ser un problema si los números disminuían, pensó Jinshi, así que iba a responder a su petición si ella lo soportaba un poco más.

 

“Esta dama de la corte de En’en, ¿qué clase de recomendación recibió?” Preguntó Jinshi.

 

“Ella es cuidadosa, buena para levantar/animar a las personas en el trabajo. Además, ha sido entrenada como sirvienta desde los diez años, así que no debería haber ningún problema. También tiene buena memoria, pero su incapacidad para seguir adelante por sí misma es una fortaleza y cuenta como una debilidad.”

 

“Eso no está nada mal”.

 

“Y también… hay algo más, que no está relacionado con la habilidad, sin embargo…” Basen apartó la cara del documento, de alguna manera sin saber qué decir.

 

“¿Qué es? Habla más alto”.

 

“…sí. En los comentarios, “no le gustan los hombres”, no es que los odie, pero…” dudó un poco, y luego continuó. “Parece, sólo un poco, que se inclina por los lirios.”

 

Lirios, es decir, prefería llevarse bien con las del mismo sexo que con los del sexo opuesto. (T/N: Lirios, como el Yuri. Lesbiana.)

 

“¡EMPLEALA!” Jinshi tiró la solicitud de transferencia.

 

“¡J-, Jinshi-sama!”

 

“No tiene nada que ver con la habilidad, ¿verdad? Es un buen talento. No dejaré que se me escape*”, le dijo Jinshi a Basen, sonriendo, y empezó a trabajar. (EZ: Pobre de En’en XD)


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s