Súper Gen Divino – Capítulo 565: Refugio El Demonio


Sexto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Siempre que Yi Dongmu tenía tiempo libre, iba a practicar con Han Sen porque quería dominar esa habilidad.

Han Sen aceptó el dinero que le ofreció, para no sentirse mal al rechazar la petición de Yi Dongmu. Practicó con él cada vez que pudo. El poder de la habilidad lo sorprendió. A pesar de que la percepción de la batalla de Han Sen superaba a la de Yi Dongmu, estaba llegando a un punto en el que ni siquiera él sería capaz de esquivar la habilidad de corte.

“Es una lástima. No se puede encontrar una habilidad como esta en el Pabellón Santo, y no me importaría aprenderla por mí mismo. Apostaría que se sentiría genial matar cosas con esta habilidad.” Se dijo Han Sen.

Acompañar a Yi Dongmu en su práctica también le dio algunos beneficios. Tuvo que aplicar su enfoque para sentir cuando Yi Dongmu iba a atacar, y esto funcionó para mejorar su percepción aún más.

La habilidad que Yi Dongmu intentaba dominar era una que empleaba la velocidad y el sigilo. Frente a Han Sen, la única ventaja que tenía era la velocidad, pero vencer a Han Sen con velocidad era casi imposible.

Así que Han Sen no estaba particularmente preocupado de que Yi Dongmu aprendiera esta habilidad para usarla contra Dollar. Incluso si dominaba la habilidad, sería imposible para él vencer a Han Sen.

Si Han Sen no hubiera sabido de esta habilidad, y de la maestría de Yi Dongmu, entonces podría haber tenido una oportunidad. Pero ahora que Han Sen estaba familiarizado con la habilidad, dudaba de la posibilidad de perder.

“Pobre Yi Dongmu. No es que quiera mentirte, pero tú eres el que se acercó a mí para practicar.” Han Sen estaba observando a Yi Dongmu, que estaba entrenando y empujándose tan fuerte como podía, pero su cara se veía extraña.

Durante este tiempo, sin embargo, el pensamiento de cómo obtener otra espada espíritu divino de la bestia roía la mente de Han Sen. Sabía de unas pocas criaturas que podrían proporcionarle una espada espíritu de la bestia, pero todas eran demasiado poderosas para él. La Planicie Helada era demasiado pequeña para albergar a muchas más criaturas, así que sus opciones viables eran limitadas.

Incluso si Han Sen quería comprar una, no podía, ya que muy pocas personas se desprenderían voluntariamente de una espada espíritu divino de la bestia, especialmente por los escasos recursos de la Planicie Helada.

Han Sen decidió conducir el Palacio de Cristal hasta la playa de Rocamarilla. Había muchos refugios humanos allí, y se preguntó si sería capaz de encontrar a alguien que vendiera una espada espíritu divino de la bestia.

Han Sen planeaba usar su Toro Infernal berserker para el potencial intercambio, creyendo que nadie rechazaría un espíritu divino de la bestia berserker.

Esta vez, Han Sen llevó a Zero y al zorro plateado con él. Los humanos no serían capaces de detectar que el zorro plateado era una criatura, y Han Sen creía que sólo pensarían que era una mascota ordinaria. Llevarlo no supondría ningún riesgo.

Llegó al refugio de la costa que una vez ayudó a reclamar. Han Sen pensó que la gente podría seguir teniendo animosidad hacia él, porque les había robado su Espíritu. Para su sorpresa, sin embargo, el lugar que se suponía que se llamaba Playa Rocamarilla ahora se conocía como Playa Dorada, y el refugio también había cambiado su nombre a Refugio Dollar.

“¿En serio?” El estado de ánimo de Han Sen mejoró. Si hubiera sabido que la gente adoraba a Dollar tanto como lo hacían, para cambiar el nombre del lugar, se habría quedado. Al menos aquí habría podido recibir beneficios gratuitos, como carne de criatura.

Dio un paseo por la Playa Dorada, y Zero se veía tan feliz.

Después de entrar en el Refugio Dollar, Han Sen logró localizar algunas tiendas que vendían espíritus de la bestia. Desafortunadamente, no pudo encontrar ninguna que suministrara espíritus de la bestia de la variedad divina, excepto una. Pero el artículo en oferta era una pistola espíritu divino de la bestia.

“Jefe, ¿tiene un espíritu divino de la bestia para vender?” Preguntó Han Sen.

“Para un pequeño refugio como el nuestro, encontrar una aquí sería bastante asombroso.” Se rió el jefe.

“¿Puede indicarme algún refugio que pueda proveer del espíritu divino de la bestia que estoy buscando?” Preguntó Han Sen.

El jefe lo pensó y luego dijo, “En el lado oeste del Bosque Antiguo, hay un Refugio El Demonio de clase realeza, que es el hogar de muchas tiendas de espíritus de la bestia. Si hay un lugar para encontrar un espíritu divino de la bestia a la venta, ese sería. Debería haber muchas, así que si tienes el corazón puesto en comprar una, te recomiendo que busques allí. Tenga en cuenta que el viaje en el que debe embarcarse para llegar allí será peligroso, ya que muchos refugios espirituales residen a lo largo del camino.”

Han Sen gastó algunas monedas en un mapa que lo guiaría al Refugio El Demonio que ahora buscaba. Quería una espada espíritu divino de la bestia sin importar el costo, así que tenía que ir allí y echar un vistazo, por lo menos.

El camino era largo, y Han Sen quería matar algunas criaturas por el camino, así que decidió dejar a Zero y al zorro plateado en el Refugio Dollar por unos días mientras estaba fuera.

Han Sen siguió a un grupo de otras personas en su camino al Refugio El Demonio.

“Hermano, ¿qué haces viajando al Refugio El Demonio?” En el camino, un hombre de mediana edad montaba un espíritu de la bestia con carga apilada en su espalda. Le hizo a Han Sen esa pregunta educadamente.

El grupo al que Han Sen seguía era un grupo de mercaderes en camino al Refugio El Demonio para comerciar. Para acompañarlos, Han Sen les ofreció algunas monedas para que aceptaran su presencia. Si podía viajar con ellos, había un aspecto de seguridad en los números, además de evitar la posibilidad de perderse en su camino al Refugio El Demonio.

“Escuché que hay muchos espíritus de la bestia a la venta allí, así que me gustaría visitar y comprar algunos.” Respondió Han Sen de manera casual.

“En efecto, hay muchos, pero los espíritus de la bestia de clase alta de allí tienen un precio más justo que en nuestro refugio.” El hombre de mediana edad era bastante hablador, lo que permitió a Han Sen reunir más información sobre el Refugio El Demonio que pronto visitaría.

Lo que más sorprendió a Han Sen fue que el dueño del Refugio El Demonio era alguien que realmente conocía.

Era Shen Tianzi, del Grupo Starry. No podía creer que fuera el dueño del Refugio El Demonio.

Shen Tianzi y Han Sen tenían una gran historia entre ellos, pero desde que la familia Ning pensó que Han Sen era el heredero de Han Jing, nunca se preocuparon por él. Nunca más lo ayudaron.

Han Sen no sabía lo que Shen Tianzi pensaba de él, pero Han Sen era imparcial. Sus sentimientos ya no se “sentían” frecuentemente.

A los ojos de Han Sen, Shen Tianzi era incapaz de convertirse en su oponente y como tal, no había razón para que se preocupara por él.

Si no se hubiera enterado de que Shen Tianzi era el dueño del Refugio El Demonio, Han Sen podría haber olvidado toda su existencia.

Esto no era lo que sentía hacia Ning Yue, a quien temía. Han Sen había dejado que su AquaSegador viviera con Ning Yue porque quería que Ning Yue le revelara los secretos de la familia Ning.

Pero Ning Yue era consciente de las habilidades que poseía un AquaSegador, por lo que pudo controlar su comportamiento y su mente, y limitó la cantidad de inteligencia que le proporcionaba a Han Sen.

Normalmente, Ning Yue estaba solo y no quería ver a nadie. Sólo esperaba. Cuando no tenía nada que hacer, se quedaba solo y leía libros de Buda durante diez horas seguidas. Parecía como si estuviera extremadamente concentrado en aprender el Budismo y el Tao. No se apresuraba ni se ponía nervioso, así que Han Sen no podía aprender nada.

“Si Shen Tianzi fuera la mitad de bueno que Ning Yue, lo más probable es que hubiera muerto en el Refugio Armadura de Acero.” Han Sen se lamentaba ahora del pasado, y en su corazón, el temor que sentía por la Ning Yue aumentaba.

Por suerte, sin embargo, Ning Yue tenía hospedado el parásito de la AquaSegadora. Si no lo hubiera hecho, Han Sen estaría muy nervioso.

Han Sen recordó entonces algo que Shen Tianzi solía decir, con respecto a que si Han Sen llegaba demasiado tarde, no podría convertirse en su enemigo. En el pasado, Shen Tianzi era una persona orgullosa. Ahora Han Sen se preguntaba cómo lo trataría Shen Tianzi si se volvían a encontrar. ¿Sería considerado un amigo o un enemigo?.

Han Sen estaba intrigado y quería averiguarlo, pero su propósito allí era comprar una espada. Más allá de eso, no quería ver a Shen Tianzi ni meterse en ningún tipo de problema.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .