Súper Gen Divino – Capítulo 559: Huevo Fisurado

Séptimo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Han Sen y Yi Dongmu dieron unos pasos hacia atrás, mirando el huevo de plata y metal en alerta máxima. Era sólo un huevo, pero descargaba grandes torrentes de electricidad, ciertamente no era normal.

Si una criatura residía en el interior del huevo, incluso mientras era un recién nacido, sospechaban que podría poseer terribles y poderosas habilidades.

¡Crack! ¡Crack!

Más y más grietas comenzaron a aparecer por los lados del huevo, hasta que un trozo de la cáscara se abrió de golpe. Dentro, una cabeza plateada y esponjosa intentaba salir de la cáscara. Los ojos de la criatura estaban sólo medio abiertos.

La criatura intentaba salir de la cáscara del huevo con sus garras.

“¿No es una serpiente?” Han Sen y Yi Dongmu se congelaron, creyendo que iba a ser un bebé del Rey Serpiente de Hielo de Ojos Plateados. Esto no era lo que esperaban. La criatura que intentaba abrirse paso estaba cubierta de un pelaje plateado, y tenía orejas largas y afiladas. Era un pequeño zorro, y sus ojos ardían con la pasión de un fénix.

El pequeño animal finalmente se las arregló para liberarse y dejar el huevo. Aunque acababa de salir del cascarón, tenía el mismo tamaño que un mapache adulto. Su pelaje era exuberante y tupido, y una majestuosa cola arrastraba la cáscara detrás de él. Parecía como si hubiera sido construido para prosperar en el duro y helado entorno en el que había nacido.

¡Plop!

Después de salir de la cáscara de huevo, la criatura era incapaz de mantenerse en pie. Con sus miembros inestables, cayó al suelo. La caída debe haberla lastimado, porque gritó dos veces.

“¡Oh, demonios! ¿Por qué existe algo así aquí, en el valle de las serpientes? Y nunca he oído hablar de zorros saliendo de huevos.” Han Sen lo miró con perplejidad.

Yi Dongmu entonces pareció moverse, daga en mano. Como una ráfaga de viento, comenzó a correr hacia el debilitado animal que aún se extendía en el suelo con dolor. Apuntó a uno de sus ojos medio abiertos e intentó matarlo.

Pero Han Sen dio unos pasos atrás, en cambio, esa escena le era demasiado familiar. Cuando nació el Rugidor Dorado, había interpretado el papel que Yi Dongmu estaba cumpliendo ahora.

¡Ding!

Yi Dongmu era un asesino talentoso, y aunque sus ataques eran impredecibles, eran letales. La punta de su daga había sido clavada directamente en el párpado del zorro plateado. Pero el cuchillo se detuvo en su lugar, su sed de sangre fue saludada por el sonido del acero martillado. ¡El párpado era de metal!”

¡Aullido!”

El zorro de plata gritó, pero Yi Dongmu no se inmutó, e intentó empujar la hoja con mayor fuerza. Pero antes de que pudiera hacer algo más, un rayo se dirigió a la daga que tenía en sus manos, y del metal de su arma, una increíble corriente de electricidad atravesó su cuerpo.

¡Pang!

El zorro plateado cayó al suelo otra vez, mientras que Yi Dongmu fue arrojado. La corriente fue tan fuerte que incluso su armadura se había ennegrecido. Las blancas alas que llevaba estaban ahora carbonizadas, con su plumaje reducido a unas pocas y humeantes plumas.

Esta vez el daño fue aún mayor. Cuando Yi Dongmu cayó al suelo, yacía arrugado, incapaz de moverse, y si Han Sen no hubiera podido detectar sus latidos, habría pensado que estaba muerto.

“¡Santo cielo… esa cosa es el hijo de una súper criatura!” Han Sen sintió un escalofrío recorriendo su columna vertebral, al confirmar que esa criatura no era de la variedad divina. Yi Dongmu poseía un gran poder, y con la fuerza que había imprimido a su golpe de daga, no debería haber habido manera de que la criatura pudiera permanecer ilesa, si era sólo una criatura divina recién nacida.

Cuando Han Sen luchó contra el Rugidor Dorado, ocurrió lo mismo. Pero las súper criaturas de la primera zona de El Santuario de Dios sólo causaban un daño brutal. Carecían de las habilidades e intrincados conocimientos de otras súper criaturas que Han Sen había llegado a conocer más tarde. Y cuando se enfrentó al Rugidor Dorado, no había sido tan malherido como lo era ahora Yi Dongmu.

El anteriormente dócil zorro plateado estaba ahora enojado. Se puso de pie y rápidamente siguió a su agresor, corriendo hacia donde Yi Dongmu estaba ahora arrugado en el suelo. Parecía que el zorro plateado quería revertir lo que acababa de suceder.

Han Sen corrió hacia el gravemente herido Yi Dongmu e intentó alejarlo. Yi Dongmu era uno de sus mayores clientes, y uno que nunca regateaba por una ganga. ¡Si muriera aquí en un asunto así, sería una mala resultado para su negocio!

Han Sen llevó a Yi Dongmu al sendero que llevaba afuera. El zorro plateado intentó perseguir a los intrusos, pero acababa de nacer, y todavía estaba débil e incapaz de controlar su cuerpo. Así que cuando fue tras ellos, apenas podía caminar derecho, y mucho menos mantener el ritmo que hubiera necesitado para seguirlos.

Han Sen no se atrevió a hacer nada agresivo hacia el zorro plateado, sólo arrastró a Yi Dongmu hasta la salida. Temía la idea de convertirse en el enemigo del bebé de una súper criatura.

Sabía que estos bebés podían ser extraños, especialmente los que nacían del vientre de una madre. Por lo que él entendía, los que venían de un huevo eran bastante diferentes.

Era demasiado pronto para que Han Sen evaluara las diferencias específicas, pero la carne del pequeño Rugidor Dorado no desapareció como la mayoría de las súper criaturas. Y cuando el Ángel comió su carne, obtuvo una evolución de sus habilidades. Por muy grande que fuera, era una circunstancia única ofrecida por una criatura única, no era algo que se pudiera replicar o en lo que se pudiera confiar en que ocurriera de nuevo.

Han Sen pensó que podría perder fácilmente al zorro de cola plateada, a la velocidad a la que los persecución. Al salir de la cueva de hielo, arrastró a Yi Dongmu por una distancia de diez millas. Mirando alrededor para determinar si lo estaban siguiendo, pensó que era un buen momento para observar la gravedad de las heridas de Yi Dongmu.

Eran muy graves. En varias áreas, su piel se había deshilachado y desgarrado en respuesta a la fuerza de la descarga eléctrica. En muchos lugares, su piel se había vuelto negra y verde. Fue afortunado que usara una armadura, porque si no lo hubiera hecho, habría muerto en el momento en que recibió la descarga. Aunque no estaba muerto, estaba gravemente herido.

“Soy un tipo tan agradable, salvándote de una muerte segura. Te mantendré en esto, para que puedas pagar la deuda en algún momento del futuro.” Han Sen aplicó un poco de medicina a las heridas del incapacitado Yi Dongmu. Mientras atendía sus heridas, dijo, “Es una pena que me vea obligado a usar mis ungüentos más caros en ti también. Cuando te despiertes, no dudaré en pasarte la factura.”

“¡Argh!” Yi Dongmu volvió a gritar, temblando de dolor. Aunque era efectiva, la aplicación de la medicina que Han Sen estaba usando picaba terriblemente.

“¡Deja de gritar! ¿No eres un hombre con algo de valentía? Si no puedes aguantar esto, ¿cómo esperas ser una persona de actos increíbles en el futuro?” Los modales de Han Sen dejaban un poco que desear.

“¡Ni siquiera me diste un poco de anestesia antes de derramar ese fuego del infierno sobre mis heridas! ¿Por qué no lo intentas, eh? Veremos si gritas, imbécil.” La cara de Yi Dongmu estaba pálida por el dolor, y sus labios temblaban. Con poco respeto por el corrección en las circunstancias actuales, no pudo evitar insultar.

“Lo siento, pero no traje anestesia conmigo. Esto es todo lo que tengo, así que, ¿qué más espera que haga? Sólo soporta el dolor, al menos no corres el riesgo de morir.” Han Sen aclaró su garganta y se puso a aplicar más de la pomada en las heridas que aún no había atendido.

“Aargh!” Yi Dongmu gritó de nuevo. Agarró la pierna de Han Sen y la mordió.

“¡Aaargh!” Cuando Han Sen estaba en la cueva de hielo, había desconvocado su armadura cuando escuchó a Yi Dongmu entrar por primera vez. Sintió un dolor salvaje por cada diente que ahora se clavó en su pantorrilla, y no pudo evitar acompañar a Yi Dongmu en su agonía.

“¡Suéltame! ¿¡Eres un maldito tiburón!? ¡Deja de morderme y suelta!” Han Sen empujó la cabeza, pero el dolor que sufría Yi Dongmu era demasiado, y cada aspecto de él se agitaba. Temeroso de terminar mordiéndose la lengua, intentó morder el objeto más cercano que pudo, que resultó ser la pierna de Han Sen.

Han Sen continuó llorando de dolor, así que golpeó la cabeza de Yi Dongmu varias veces. Cuando Yi Dongmu finalmente se soltó, se dio vuelta en el suelo helado. Era como si todo su cuerpo se hubiera quedado sin energía, y se quedó jadeando y resoplando en el suelo para recuperarse.

Cuando Han Sen miró su pierna, vio que la sangre se filtraba por las marcas de dos dientes. Justo cuando estaba a punto de gritarle al hombre que estaba a su lado, vio una sombra plateada que se dirigía hacia él. Era el zorro plateado.

 

 


5 1 votar
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Kenoge
Kenoge
hace 1 año

Gracias por los caps

Pereza7
hace 1 año

Gracias por los caps!

Raipe
Raipe
hace 1 año

Muy gracioso…me encanto la parte de la mordida.

Y sospecho que el zorro morira…sera una mascota. Lo querremos y como en 500 capitulos morira

3
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x