Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 06 – Capítulo 13

Capítulo 13 – El cuento de En’en

 

Una consorte se convirtió en emperatriz. Oficialmente, la emperatriz Gyokuyou ya era la esposa legal, pero al parecer, era importante mostrarlo abiertamente a todo el mundo.

 

En la guerra, los daños no serían pequeños cuanto mayor sea la diferencia de poder. Si una consorte del mismo rango diera a luz un hijo al mismo tiempo, llovería sangre. La razón por la que Gyokuyou se convirtió en la esposa legal, la emperatriz, fue porque dio a luz antes que la consorte Rifa.

 

El linaje de la Consorte Rifa era adecuado para que ella fuera la emperatriz. Pero había una razón por la que no podía ser la esposa legal cuando iba a dar a luz un hijo.

 

(Ya que no hay forma de saber si su hijo vivirá mucho tiempo, y, en cierto sentido, el problema es con su linaje.)

 

El emperador se dignó a evitar los matrimonios consanguíneos. En la época del emperador anterior, se consideraba que el linaje, debilitado por los repetidos matrimonios consanguíneos, murió rápidamente a causa de enfermedades contagiosas.

 

El hecho de que la consorte Rifa no pudiera convertirse en la madre de la nación pese a poseer los requisitos no estaba relacionado con su carácter.

 

Y si había algo más.

 

Había una necesidad de entrar en la buena gracia del clan de la Emperatriz Gyokuyou por su relación con los países extranjeros en el futuro.

 

En cualquier caso, actualmente, la emperatriz Gyokuyou era una persona por encima de las nubes que estaba cerca de la cumbre. Las personas que la conocieran por primera vez probablemente se marchitarían, y de hecho, se habían marchitado.

 

“Fufufufu. ¿Les ha gustado el dim sum?”

 

La dueña de la graciosa voz que Maomao escuchó por primera vez hace mucho tiempo preparó pasteles de suave dulzura. La que actuaba como camarera era una habilidosa sirvienta, o eso parecía, la amante de los chismes con ojos que brillaban, Infa. La servicial y alegre sirvienta que no había visto en poco más de medio año los recibía como de costumbre. Por desgracia, la sirvienta jefe Honnyan, que estaba cerca, también tenía ojos brillantes, pero no podía llamarla, ya que la sirvienta jefe pronto se marchó, incluso cuando se le encargó la tarea de cuidarla.

 

(¿Puedo tomar uno?)

 

A diferencia de Maomao, que tenía esa compostura, Yao, que estaba sentado a su lado, estaba congelada/paralizada. En’en tenía cara de póquer, así que era difícil saberlo, pero como estaba mirando a Yao, probablemente estaba más o menos preocupada.

 

Cuando se acostumbraron a dar visitas médicas a los consortes en el palacio interior, Maomao y los demás pudieron finalmente venir a visitar a la emperatriz Gyokuyou.

 

La emperatriz Gyokuyou debe haber estado esperando este momento. Hasta el punto de recomendar específicamente a Maomao que se hiciera el examen para convertirse en médica de la corte que asiste a las damas de la corte. Y sin duda considerando que si Maomao viniera, habría tiempo para la diversión de la que ella tenía tan poca, y actualmente, estaban celebrando algo que se parecía a una fiesta de té.

 

“Ah, umm, ¿dónde está el médico de la corte Kan?” Yao le preguntó a Infa eso.

 

El médico de la corte Kan era el padre de Maomao.

 

“Sí, actualmente le está haciendo un chequeo al Príncipe Heredero. Mientras está en ello, también revisará a Rinrii-sama y a las sirvientas. No tienen nada que hacer, así que Gyokuyou-sama dijo que disfrutaran de un poco de té.”

 

Honnyan probablemente salió a observar la situación.

 

La Princesa Imperial Rinrii se hizo bastante grande. La niña salió corriendo a observar a los invitados en el momento en que llegaron al palacio. Su parte marimacha aparentemente se parecía a la Emperatriz Gyokuyou. Desafortunadamente, no parecía recordar a Maomao, pero parece que veía a todos los invitados como sus compañeros de juegos, así que estuvo detrás de ellos todo el tiempo. En el camino, Honnyan la envió de vuelta y ella se fue con tristeza.

 

(Debe ser la cara.)

 

La emperatriz Gyokuyou, que estaba sentada justo ante ellas, tenía ojos brillantes. Era como si no pudiera evitar querer escuchar algo interesante.

 

(No tengo nada de eso.)

 

Infa también se sentó descaradamente. “Oye, quiero oír algunas historias interesantes de vez en cuando, ¿tienes alguna?”

 

(¡Estás pidiendo demasiado!)

 

Si ella contara una historia interesante en el lugar, Maomao probablemente no podría ser llamada una persona con la lengua atada. Pero, desafortunadamente, no tenía una lengua tan suelta.

 

Sin embargo, una persona inesperada levantó la mano. Hablando de quién, fue En’en.

 

“No sé si les gustara, sin embargo”, dijo.

 

“Oh vaya, ¿en serio?”

 

“Es algo sobre un incidente de hace mucho tiempo, ¿estaría bien?”

 

“Oh vaya, estoy deseándolo”. La emperatriz Gyokuyou tenía gran curiosidad.

 

En’en de repente cambió su habitual quietud y comenzó su cuento/relato.

 

〇●〇

 

Hace mucho tiempo, en cierto lugar, hubo un enfrentamiento de cocina. Los cocineros apostaron, junto con su orgullo, el puesto de jefe de cocina de cierta finca.

 

Uno era un chef que vivía en la zona desde hace mucho tiempo, y el otro era un chef que había llegado de un lugar lejano.

 

Los platillos eran el platillo favorito del maestro, huevos y tangyuan (湯圓, bolas de arroz glutinoso en una sopa dulce). Ambos chefs tenían confianza en sus propias habilidades. Y entonces, incluso con el tema simple, se dedicaron plenamente a los platillos.

Ambos platos deberían haber sido algo que se pudiera considerar como igualado. Sin embargo, un chef, el chef de lejos, fue incapaz de hacerlo correctamente. No había forma de que pudiera sacar algo tan terrible de un platillo de huevos; realmente no era algo que uno debería servir al dueño de la finca en absoluto.

 

Al menos, sólo sirvió el tangyuan, pero el dueño, habiendo comido eso, se enfureció y dijo que mataría al chef.

 

El chef no entendió el significado de esto en absoluto. Con los ingredientes también, sólo había usado lo que ya había sido preparado, y los ingredientes que usó también eran los mismos que los del otro chef.

 

¿Por qué había tal diferencia en los platillos?

 

〇●〇

 

(Más que una historia interesante…)

 

Sonaba como un acertijo para Maomao.

 

Entendió que al ver la atmósfera de sondeo de En’en.

 

“¿Saben por qué falló con el platillo?” La dama de la corte echó un vistazo a Maomao. Ella podía recordar bastante bien este flujo.

 

“¿Podría ser que fallara al cocinarlo normalmente?” Fue Infa quien dijo eso. “Dijiste que el chef era todavía joven, ¿verdad?”

 

“Sí, pero era de primera clase como chef, por lo que fue llamado desde lejos”, añadió En’en. Su maestra Yao estaba sentada en silencio. Estaba mirando con una expresión mansa mientras arremolinaba su té.

 

(Aunque no fue tan terrible fallar un plato y no servirlo.)

 

Si le dijera que estaba claramente malo incluso después de comer el tangyuan, ¿podría ser terrible hasta el punto de confundir entre la sal y el azúcar?

 

(¿Desorden del gusto?)

 

Probablemente tampoco era eso. Si ella lo pensaba.

 

“Tengo varias preguntas”. Maomao levantó una mano.

 

“¿Cuales”

 

“¿Qué clase de agua bebe el dueño en ese lugar?”

 

“¿No es el agua la misma donde quiera que vayas?”

 

Ante la respuesta de Infa, En’en meneó la cabeza en lugar de Maomao.

 

“Ese lugar daba importancia al agua dulce, por lo que es común servir agua salada fuera del agua potable. El agua es segura desde el principio, y produce sal de roca, por lo que era común mezclarlas”.

 

“En otras palabras, cuando hirvieron el tangyuan, el chef, que era un forastero y no conocía las propiedades del agua, la usó sin saber que era agua salada, ¿verdad?”

 

Ante la respuesta de Maomao, En’en asintió lentamente. Infa también aplaudió en señal de comprensión.

 

No obstante, la emperatriz Gyokuyou ladeó la cabeza. “Hey, ¿por qué no puedes hervir el tangyuan en agua salada?”

 

Maomao respondió a la pregunta de la emperatriz Gyokuyou. “El tangyuan se elevará tan pronto como se cocine. Cuando lo hierves, el tangyuan flotará naturalmente en la superficie del agua.”

 

Pero, con la sal, es diferente. El peso del agua cambia con la adición de la sal. Si hierves el tangyuan en agua más pesada, flotará hasta la superficie antes de que se cocine.

 

“Entonces, ¿dices que el tangyuan estaba crudo?”

 

“Sí”.

 

En’en también asentía en silencio, así que probablemente esto era correcto. Infa, que ocasionalmente era la cocinera del Palacio de Jade, pareció entenderlo cuando escuchó que fue hervido en agua salada.

 

“Pero, ¿qué pasa con el platillo de huevos entonces? Eso no puede ser también el agua salada, ¿verdad?” Infa ladeó su cabeza nuevamente.

 

“Acerca de lo que pasó con el platillo de huevos, también lo entenderás si conoces los ingredientes que se prepararon después.”

 

“Entonces, ¿qué crees que hizo y qué ingredientes eligió?”

 

Ante las palabras de En’en, Maomao respondió. “El huevo al vapor uso hongos maitake, ¿verdad?”

 

Los hongos Maitake son un ingrediente de alta calidad en el campo. El huevo es un ingrediente altamente nutritivo, por supuesto, pero en un enfrentamiento culinario, probablemente también necesitarían un ingrediente de centro de mesa.

 

“Los hongos Maitake son deliciosos con una textura crujiente, así que para aprovecharlos al máximo, no es necesario cocerlos al vapor con mucho calor, ¿verdad? El hongo maitake crudo ablandaría la carne, así que el huevo tampoco se solidificaría.”

 

Hay cosas entre los alimentos que pueden usarse para ablandar las carnes. Hay muchas para las frutas, y también hay casos en los que podría ablandar la carne cuando se cocinan al vapor juntos.

 

“¡Eso es!” Los ojos de Infa brillaron al oír algo interesante.

 

“Correcto”. Las cejas de En’en se movieron levemente. No tenía expresión, pero de alguna manera parecía aburrida de que Maomao hubiera respondido sin problemas.

 

Hasta ahora En’en se mostraba habladora, pero en cambio, Yao estaba callada. Estaba con la cabeza agachada como si se sintiera avergonzada.

 

“Oh, Dios mío… ¿Qué le pasó al chef?” La emperatriz Gyokuyou preguntó.

 

“Por favor, esté tranquila. Fue salvado por una persona diferente. No se convirtió en el chef de la finca, pero se puso a trabajar para una familia diferente. Hubo alguien que dijo que quería comer el huevo al vapor en una forma adecuada. Afortunadamente, fue la joven dama de una familia que el dueño de la finca conocía.”

 

“Es un alivio”. La emperatriz Gyokuyou se rió alegremente. Era diferente de la interesante historia que ella quería, pero parece haberla divertido tal como es.

 

“Sí. Fue perfecto que ese chef tuviera una hermana menor que aún era joven, y gracias a la joven dama, no se quedó afuera en el frío.” En’en levantó la comisura de sus labios.

 

(¿Puede sonreír normalmente?)

 

Parece que su alegre sonrisa estaba vagamente dirigida hacia la avergonzado Yao.

 

(Así que era algo así.)

 

Ella sintió que entendía por qué En’en hablaba de ese tema.

 

Pero su silencio y su ignorancia fingida, era probablemente la bondad de Maomao.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Cifer
Cifer
hace 1 año

Eh! Es mi imaginacion o la historia tenia q ver con Yao? Gracias por el capitulo.😊

Thebba
Thebba
Respondiendo a  Cifer
hace 1 año

Definitivamente tiene que ver con ella

3
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x