Bursters!! Capítulo 78


Gif: Cap recién salido del horno (:u)/   si se preguntan porque el retraso por a subida del cap es simplemente que el autor se esta enfocando en sus estudios, espero puedan comprender, sin mas al cap

 

Edición y Corrección: Gif


Anterior |Índice| Siguiente


Charla, Encuentro, Similitud

Kai-Lan salió de aquella habitación subterránea con una sola cosa en su cabeza. Debía hacer que, de alguna forma, Yashiro quisiera colaborar con ellos. Sin embargo, viendo todo el panorama, era muy difícil creer que el muchacho simplemente aceptara revelar la información tan fácilmente.

— «Era de esperar que los Kenjohime fueran tan ambiciosos y orgullosos, pero no tengo ni idea de cómo aproximarme a ese tal Shirazaki… Sé que su actitud es una fachada, de eso estoy segura, pero ¿cómo será en realidad?»— Pensaba Kai-Lan sumamente intrigada.

Los hechos apuntaban a que Yashiro era claramente más fuerte de lo que aparentaba, además de ser ahora el principal sospechoso del lo acontecido en el gimnasio, pero sin pruebas son solo acusaciones al aire. En papel, el era solamente Rango C.

Mientras tanto, cierta niña mimada acababa de abrir los ojos, nuevamente en su habitación.

—Hmmm… — gruñía Akira mientras comenzaba a espabilarse.

— Buenos días, princesa… — dijo una voz masculina.

— Cometen un grave error si creen que me quedare de brazos cruzados al hacerme esto… — respondió Akira sin despegar su mirada del techo.

— Heh…Yo no soy el que toma las decisiones aquí, gatita… digamos que mordiste mas de lo que podías masticar.

Akira bajo la mirada sin levantar la cabeza de la almohada y vio a Tan Shen sentado en el borde de la cama. Lo miro por unos pocos segundos y regreso su mirada hacia el techo sin demostrar ninguna emoción en particular.

— Como vez, ya me encuentro bien… si no tienes nada importante que decir, lárgate… — dijo Akira.

— Oh, vamos~ no me des esa actitud tan fría. ¿Qué tal si salimos…

— Olvídalo idiota… No intentaras nada conmigo, tenlo claro.

— Heh, al menos lo intente. — dijo Tan Shen riéndose mientras se levantaba de la cama.

— Su objetivo es Tao, ¿cierto?… Déjame decirte que pese a su apariencia arrugada y añejada ese viejo coyote es mas peligroso de lo que se ve. — Dijo Tan Shen mientras se dirigía a la puerta.

—…

Finalmente, la puerta se abrió para luego cerrarse. Dejando a Akira sola en su dormitorio. No obstante, algo no estaba bien, algo en Akira… hacia que esta se riese hasta el punto de sonreír con una satisfacción inesperada.

— Hehehe… Je,je,je… JAHAHAHAHA! — reía Akira con aquella inquietante sonrisa.

La risa duro unos minutos hasta que Akira tomo su celular y llamo a un número en particular.

—… ¿Hola?… Si, soy yo… Así es… todo de acuerdo al plan… padre. — dijo Akira hablando por teléfono.

Akira paso a informar todo lo comentado en aquella pequeña reunión. Aparentemente Akira tenía algún tipo de respaldo en caso de que todo esto sucediera.

—«Piensen que soy una niña mimada si quieren, ya tenia pensado todo en caso de que me rechazaran. Creen que no conocemos el verdadero motivo del nuevo profesor, Heh… parece que los que nos subestiman son ustedes.»— Pensó Akira luego de colgar el teléfono.

Parece que la información es más fácil de conseguir cuando se tienen los contactos correctos. Sin embargo, aparentemente no conocen todos los detalles. Nadie sabe cuánto conocen realmente.

Ya se hacia tarde y el grupo de Yashiro seguía en su propia reunión junto a Rong. Dejando al chico completamente solo. Aunque pensándolo por el otro lado del charco, era bueno no recibir ordenes por un tiempo para variar. Hasta que un sonido le hace recordar que aún posee necesidades humanas.

­—Hugh… tengo hambre… — dijo Yashiro.

Dado que el muchacho se encontraba solo, pensó que era tiempo de darle rienda suelta a su apetito, por lo que se apresuró al comedor.

Una vez allí, no se lo pensó dos veces y comenzó a sacar un plato tras plato. Comiendo sin darle importancia a las miradas de los demás. Quienes se encontraban sorprendidos por el apetito del chico.

— Veo que para ser de rango tan bajo comes bastante…

—…

Una voz masculina le dirigió la palabra a Yashiro, quien tragaba como si no hubiera dado bocado en varios días. Aquella persona resulto ser Shohei, quien no había aparecido hasta ahora.

— Tengo hambre… y tu apareces algo tarde para ser el encargado del grupo, ¿no crees?

Shohei ya se encontraba algo corto de paciencia dado que casi le tiran varios dientes apenas llegando a la academia, cortesía de Siyun. Además de tener que hacer diferentes cosas junto al director Tao referentes al encuentro. No obstante, eso no quitaba que Yashiro era muy peligroso, ya que el profesor conocía hasta cierta medida el poder real de Yashiro.

— Bien, quizás no estuve con ustedes, pero fue para realizar los preparativos para el encuentro. No estoy relegando de mis obligaciones… y espero que tú tampoco. — dijo Shohei.

— Si, Si… lo hago… realmente, “obedecer” a esas dos locas es realmente estresante…

— No lo dudo, pero te pido que por favor no te “cargues” todo nuestro esfuerzo hasta terminar el encuentro.

— Nuo prumeto nadha… — dijo Yashiro mientras comía.

—…

Shohei solo se quedó en silencio aguantando la subida de presión sanguínea con aquel chico tan irrespetuoso y falto de sentido común, al menos dentro de sus estándares. La discusión continuó mientras el chico seguía engullendo comida como si su boca fuera una especie de puerta dimensional. Todo hasta que una voz femenina los interrumpe.

— Vaya, al fin te encuentro…

— ¿Hmggmm?

Yashiro se giró con comida aun en su boca. Kai-Lan había llegado y miraba a Yashiro con una sonrisa algo maliciosa en su rostro.

— ¿Eres una acosadora o algo? Primero mientras corría y ahora aquí… — dijo Yashiro luego de tragar la comida.

— Piensa de mi lo que te apetezca… necesito hablar contigo, ¿podría ser ahora?

—…

Yashiro miro a la chica lanza de reojo por unos segundos hasta que finalmente acepto. Digamos que prefiere hablar con una chica que podría tener más información realmente útil a un viejo que lo único que logra es darle mal sabor a la comida. El muchacho dejo de comer y dejo los platos donde correspondía para su posterior lavado y accedió a charlar con Kai-Lan.

— Bien, tengo tiempo, pero depende de lo que quieras saber.

­— Oye, aun no termino de hablar contigo niño. — reclamo Shohei.

— Pues yo si… me amargaste toda la comida… ¿y podrías hacer algo con esa sonrisa de negocios? Das bastante grima con esa expresión falsa… — respondió Yashiro.

Luego de eso simplemente le dio la espalda a Shohei y se fue con Kai-Lan. Dejando al profesor desconocido completamente solo y con su usual sonrisa de negocios sentado en la mesa solo. Sonriendo hasta que dicho profesor azota con fuerza su mano contra la mesa.

—«Maldito niñato… si no fuera porque eres vital para mi parte del trato te habría hecho trizas hace tiempo…»— Pensó Shohei con una cara de ira muy retorcida.

Luego del azote el profesor paso a llevarse una mano al rostro y recordar lo establecido con el director Tao en aquel despacho.

— Muy bien, joven. Todos nuestros preparativos parecen estar en pleno funcionamiento y listos para operar, además, también tenemos preparados tus condiciones. Sin embargo, tú te encargaras de lo tuyo siempre y cuando cumplas tu parte. Gyo, ho, ho…  — decía el director Tao riéndose en su silla y acariciando su larga barba.

— No se preocupe por eso, le aseguro que lo que he filtrado acerca del susodicho súper soldado de Kenjo no es falso. Quizás desconozca los limites de su poder, pero una sacudida a sus nervios y estoy seguro de que mostrara mas de lo que podemos esperar.

— Gyo, ho, ho… ¡Maravilloso! Estoy expectante a ver lo que ese chico tiene que ofrecernos. Y con nuestro mejor sujeto de pruebas como oponente seguramente veremos su poder en todo su esplendor.

—¿Sujeto de pruebas? — pregunto Shohei.

— Lleva aquí todo este tiempo. ¿Aun no lo has visto? — dijo Tao con una enorme sonrisa.

— ¡…!

En ese momento Shohei tuvo un enorme escalofrió recorriendo su espalda al sentir una mirada muy penetrante sobre él. Giro su mirada hacia diversas direcciones sin éxito alguno. Hasta que el director Tao señalo directamente… a su sombra.

— Esta ahí. — dijo Tao.

De la nada, Shohei ve como una mano muy escalofriante y con una apariencia muy similar a lo de un demonio, con largos dedos y uñas y siendo completamente negra salía lentamente de la sombra de Shohei. Luego apareció una cabellera grasienta y grisácea.

— Déjame presentártelo… solía ser estudiante de Bastille, pero debido a su brazo tuvo que ser expulsado de ella. Su burst consiste en controlar las sombras a voluntad.

— Kurakage…Zaiga…

La cabellera de Zaiga había crecido y su complexión era muy similar a la de una persona anoréxica. Sin embargo, por algún motivo daba un aura muy peligrosa, además de que sus ojos secos y carentes de luz parecían poder ver a través de su alma. Lo que más llamaba la atención de Shohei era el hecho de que su brazo izquierdo era completamente negro, como había visto antes.

— ¿Te gusta…? — dijo Zaiga mirando aquella abominación que poseía en lugar de brazo.

—…

— Si…recuerdo…ese día…ese dolor…ese… ¿cómo era?… Ahh, si… Miedo…

La expresión de Zaiga era bastante extraña, el miraba aquel brazo con completa normalidad.

— Fue…Aquel chico… quien me dio… este… “regalo” …

— ¿Cuál chico? — dijo Shohei algo perturbado por el chico.

— Aparentemente nuestro querido sujeto conoce a ese tal Yashiro. — respondió el director.

—¡…!

— Ahhhhh~… Si~… Shirazaki…SHIRAZAKI…fue el que me dio este brazo, o mas bien… me obligo a usar este brazo.

—…

Zaiga comenzó a ver aquel brazo con una cara de fascinación algo torcida mientras comenzaba a arañar el suelo con aquella mano tan escalofriante, mientras reía entre dientes.

— Aun recuerdo… el día… en que… este brazo…

Zaiga comenzó a recordar cuando recupero la conciencia luego de perder el brazo, hace años…

Mientras aquel recuerdo del pasado invadía la mente de Shohei, volviendo al presente, Yashiro ahora se encontraba caminando por la academia junto a Kai-Lan. Dicha escena, mas que obvio, causaba bastante revuelo entre los espectadores dado los rumores que circulaban.

— ¿Te molesta la opinión publica? — pregunto Kai-Lan.

— Heh, realmente no… solo mira como me tratan en público… — respondió Yashiro.

Kai-Lan se ríe un poco ante el comentario de Yashiro, lo cual hace a mas de uno abrir los ojos como platos. La chica tenía reputación de ser bastante distante y algo fría al hablar con otros. Verla reír junto a un chico era algo que llamaba bastante la atención.

— Pareces el centro de atención aquí… — dijo Yashiro.

— Deja que piensen lo que quieran. En fin… te lo volveré a preguntar… ¿Por qué finges? — dijo Kai-Lan.

— Pregunta cuantas veces quieras… No diré nada a menos que valga la pena. ¿Qué finjo? Ni siquiera me conoces realmente, ¿o sí? ¿Como estas tan segura?

Ambos continuaron caminando a medida que cambiaban miradas. Kai-Lan sabía de antemano que el chico no cedería solo porque se lo pidiesen, por lo que intento otra aproximación.

— Vamos… que tal, ¿si te ofrezco algo a cambio?

— Si intentas venderme el cuento de que harás lo que pida o cosas así puedes ir guardándotelo… tengo una compañera en mi equipo que te supera en varios niveles en cuanto a ese tipo de trucos…

En el salón de la reunión…

— ¡ACHOOO!

Misora soltó un estornudo bastante fuerte. Lo cual hizo que a Rong le tomara un poco desprevenido.

— Salud… — dijo Rong.

— Gracias…

— ¿Te estas resfriando, Misora? — pregunto Ryuji.

— No… quizás alguien esté hablando de mí.

—… Ya veo… en ese caso… ¿Qué necesitas para que nos hables sobre lo que… realmente eres? — dijo Kai-Lan.

—… Estas en terreno pantanoso… no es bueno meter tus narices donde no te llaman.

Yashiro ya comenzaba a enojarse un poco dado que nuevamente parecían querer utilizarlo para beneficio propio. Pero como había comentado con Sora antes, necesita contactos en China. Es mejor que tratar de conseguir aliados nuevos en Japón, donde Kenjo tiene pase libre.

—…Haaaa… mira, a menos que me des algo realmente de valor y no me refiero a lo de antes, quizás pueda decir algo… «Después de todo no es que quiera obedecer al viejo bastardo…»

Kai-Lan se detuvo y su mirada se oscureció por unos segundos. Yashiro no sería movido por motivos tan simples como el dinero o el placer, como un puberto cualquiera. Incluso si Kai-Lan no supiera de su pasado, rechazarla de manera tan inmediata le saco cualquier duda respecto a eso. Tal parece que Yashiro guardaba rencor hacia Kenjo, nada más le valía ver la forma de llevarse con Akira, pero tampoco vendía información a lo tonto.

— Si te doy información igualmente valiosa, ¿hablaras? — pregunto Kai-Lan.

— ¿Huh? ¿Confías información importante a quien supuestamente trabaja para tu enemigo? — pregunto Yashiro.

Obviamente, Yashiro desconocía el hecho de que Kai-Lan no trabajaba para el director realmente, sino que era simplemente una fachada. Por lo que pensó que seria irracional que alguien que estaba con Tao, estaría dispuesto a dar información a alguien supuestamente con los Kenjo.

— Solo te preguntare algo… después te diré lo que se, a cambio de lo que tu sepas… ¿trato? — dijo Kai-Lan.

— Heh… eso depende de la pregunta.

—… ¿Odias… a KenjoCorp? — pregunto Kai-Lan.

Yashiro abrió los ojos como platos, seguido de una sonrisa enorme que dejo algo intranquila a Kai-Lan. Supuestamente este era el soldado perfecto, aunque fallido de KenjoCorp. Kai-Lan suponía que, por ser un fracaso entre comillas, Yashiro guardaría rencor. No obstante, esa sonrisa demostraba el deleite mas enorme a la pregunta, seguido de su escalofriante respuesta respuesta.

—…Bailaría sobre sus tumbas todos los años mientras bebo sake sentado sobre sus lapidas… Si, los detesto, los odio… y si tuviera el poder, ya los habría…ELIMINADO… — dijo Yashiro con una sonrisa.

Kai-Lan no pudo más que sentir algo de simpatía por el chico. Seguido de eso, asintió con la cabeza y tomo su lanza, ofreciéndosela a Yashiro. Esto obviamente lo llevo a cabo donde no hubiera gente a los alrededores, ya que suponía una reacción similar a la de Akira.

— Empuña mi lanza… me ahorrara tiempo en algunas explicaciones.

Yashiro aunque algo confundido acepta el arma de manos de Kai-Lan. Fue ahí donde sucedió algo que dejaría a Kai-Lan totalmente de piedra. Yashiro empuña su lanza devora poder como si nada, algo que solo ocurriría si Yashiro no poseyera poder alguno.

—¿Se supone que esta arma tiene algo de especial? — dijo Yashiro mientras hacía girar la lanza sin esfuerzo alguno.

—… «No…puede…ser…» — Pensó Kai-Lan totalmente pasmada.

Kai-Lan desconocía totalmente el hecho de que el Burst de Yashiro, no era del propio Yashiro, sino de Sora… y además de que la gran fuerza física del chico le permitía mover el arma con total facilidad. Para Kai-Lan ese momento casi le provoca un desmayo. Por primera vez en su vida, al menos desde su punto de vista, había encontrado a un igual. Una persona (supuestamente) sin Burst.

— Por fin… — murmuro Kai-Lan.

— ¿Huh? — respondió Yashiro aun con la lanza en mano.

Sin mediar más palabras, Kai-Lan tomo a Yashiro de la mano y comenzó a correr en una dirección. El muchacho totalmente confundido y habiendo entregado nuevamente la Lanza solo se le ocurre preguntarle a Kai-Lan a dónde demonios lo arrastraba. A lo que la chica le contesto aguantando las lágrimas.

— Tenemos que hablar con la profesora Siyun, AHORA.

Yashiro no podía verla, pero en ese momento, Kai-Lan tenía una sonrisa algo ansiosa en su cara. Una sonrisa, de haber encontrado a un igual.


Anterior |Índice| Siguiente

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .