Súper Gen Divino – Capítulo 545: Cazando a la Criatura Divina bajo el Océano


Séptimo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

“Una criatura divina.” Han Sen no estaba alarmado y en cambio se sentía feliz. Había estado buscando una criatura divina para entrenar, después de todo. Ahora, con un Rey Bicho Marino de Púas Venenosas apareciendo justo delante de él, Han Sen lo consideró la mejor cosa de todas.

No permaneció inactivo, y nadó rápidamente hacia el Rey Bicho Marino de Púas Venenosas. Sin embargo, se dio cuenta de que su cuerpo parecía estar encogiéndose. Un nuevo líquido oscuro fue emitido por sus grandes púas. Esa sustancia hizo que toda el agua brillara en una brillante neblina púrpura.

Cuando la armadura dorada de Han Sen tocó el agua púrpura, fue como si se hubiera sumergido en una cuba de poderoso ácido. Espuma blanca envolvía la armadura, y burbujas aparecían furiosamente a su alrededor, como si la corroyeran violentamente.

Un gran grupo bichos mutantes vino a rodear al rey bicho, aparentemente atraídos por la mezcla púrpura. Consumieron el néctar de su amo y comenzaron a brillar en semejanza al rey, rodeándolo como una red de estrellas.

Han Sen se sorprendió un poco por el rápido giro de los acontecimientos y se abstuvo de atacar al rey bicho. Se dio la vuelta para escapar de la nube púrpura.

El bicho marino venenoso no persiguió a Han Sen, sino que se quedó quieto, descargando más y más de sus fluidos púrpura. Después de un corto tiempo, parecía que todo el mar se había vuelto púrpura.

Han Sen no se atrevió a quedarse quieto, y para acelerar su paso cabalgó a lomos de la anguila plateada. Con un puñado de bichos marinos mutantes muertos, regresó al Palacio de Cristal. La criatura divina era demasiado para él.

Al ver a Han Sen entrar en el Palacio de Cristal, un grupo de bichos mutantes se lanzó contra el Palacio de Cristal. Sin embargo, sus intentos de ataque fueron inútiles, porque el Palacio de Cristal era indestructible. Se mantuvieron en ello durante algún tiempo, pero cuando se dieron cuenta de que sus esfuerzos no servían para nada, se rindieron y se alejaron nadando.

Viendo el mar púrpura, Han Sen ordenó a la Princesa Sirena que tomara el control del Palacio de Cristal y los sacara de allí. Sabía que no tenía las habilidades apropiadas para derribar una criatura divina como esa.

“¿Por qué son tan extrañas las criaturas divinas en el agua?” Han Sen estaba un poco deprimido, después de su encuentro y posterior escape. La medusa roja y el rey bicho marino eran muy extraños, y sus habilidades eran tan peligrosas como únicas.

En general, parecía como si las criaturas del mar fueran más fuertes.

Pero la aventura de Han Sen no fue en vano. Había logrado matar a treinta bichos marinos, e incluso había puesto sus manos en el espíritu de la bestia, lo cual no era un mal botín.

Espíritu Mutante de la bestia Bicho Marino de Púas Venenosas, Tipo: Escudo con púas.

Han Sen invocó su nuevo espíritu de la bestia. Era como un pequeño y redondo escudo que estaba adornado con un gran número de púas. Su tamaño era como el de una sartén. Siendo un tipo de escudo de brazo, podía ser equipado y usado como un broquel.

Las puntas púrpuras obviamente contenían el veneno. Aunque vio que podía corroer efectivamente el metal y la armadura, aún no estaba seguro de que pudiera corroer el cuerpo de un ser vivo.

Han Sen pensó en preparar unos cuantos bichos marinos para comer, pero se dio cuenta de que los cuerpos de los bichos de mar muertos se habían vuelto púrpuras. Después de pincharlos con el dedo, sintió que le quemaban la piel y eso seguramente hacía que los bichos marinos fueran incomestibles.

Han Sen apartó los cuerpos, decepcionado. No iba a arriesgarse a comer carne contaminada como esa, ¿y si le corroía el estómago?

Sin comida, no estaba satisfecho de regresar todavía. Ordenó a la Princesa Sirena que siguiera conduciendo el Palacio de Cristal bajo el mar. Como mínimo, quería cazar alguna forma de criatura divina.

El Palacio de Cristal había estado navegando bajo el mar durante dos días. Han Sen consiguió capturar unas cuantas criaturas mutantes solitarias, pero no tuvo suerte en la búsqueda de una variante divina que considerara adecuada.

La razón principal de esto era que las criaturas divinas bajo el mar eran de un tamaño gigantesco, y Han Sen sabía que serían demasiado difíciles de cazar.

Han Sen vio entonces lo que parecía ser un toro, caminando por el fondo del mar. Su cuerpo era negro como la brea, y tenía las escamas de un lagarto, pero su figura era inequívocamente la de un toro.

La criatura también parecía estar caminando sola, sin ninguna otra criatura cerca. La criatura era bastante agradable de ver, y era la primera de su clase que Han Sen había visto. No queriendo arriesgarse, volvió a convocar al Rey Gusano de Roca Dorado.

Una vez en el agua, la criatura que despertó la curiosidad de Han Sen vio acercarse al Rey Gusano de Roca Dorado. De repente, se volvió como un toro enfurecido. Atacó al Rey Gusano de Roca Dorado y se estrelló contra él. El golpe fue tan severo que recorrió millas a través del lecho marino. A pesar de que la súper armadura para mascota era mayormente cóncava, el Rey Gusano de Roca Dorado casi había sido asesinado por este nuevo enemigo.

Han Sen no se sorprendió, así que rápidamente desconvoco al Rey Gusano de Roca Dorado. Con un poder como ese, tenía que ser una criatura divina.

Parecía que era una criatura que priorizaba la fuerza por encima de todo. Han Sen adivinó que por lo tanto no poseería ninguna habilidad que fuese demasiado inusual.

Han Sen invocó el espíritu de la bestia y se sumergió de nuevo en las aguas. Se acercó al toro con escamas de lagarto.

El gran toro no solo era agresivo sino también combativo. Después de ver a Han Sen, cargó con entusiasmo hacia su siguiente objetivo. Debido a que se movía a gran velocidad, una corriente y una estela submarina siguieron su camino. Una gran ola de al menos diez metros de altura se acumuló detrás de él, y fue una visión aterradora.

Han Sen siguió el agua y se quitó de en medio. Después de esquivar el feroz ataque del toro, éste emitió un extraño y aguado gemido. Luego se dio la vuelta y trató de atacar a Han Sen de nuevo. Fue un momento aterrador.

“Buen impulso.” Han Sen se dijo a sí mismo. Lanzó su última habilidad Marea para luchar contra el toro.

Han Sen había invertido una gran cantidad de esfuerzo en aprender a usar Marea de manera efectiva, y sin preocuparse por la respiración, por lo que cualquiera de sus habilidades podía ser lanzada de manera natural ya que las criaturas con las que lucharía estarían bajo el agua. Realizaba sus habilidades bajo el agua con la gracia de una sirena. Al enfrentarse a ese toro, no había nada que lo incapacitara.

¡Dong!

La garras fantasmales cortó al toro, que emitió una lluvia de chispas en el agua. Todo lo que dejó, sin embargo, fueron tres rasguños contra las escamas de lagarto del toro. No cortó como Han Sen había anticipado.

“¡Esas son unas escamas muy duras!” Han Sen se sorprendió. Se alejó nadando para esquivar la furiosa estampida del toro.

La siguiente media hora la pasó luchando contra el toro. Han Sen había logrado dar muchos buenos golpes, pero por más que lo intentó, no pudo obtener sangre. La coraza era demasiado resistente.

Finalmente, Han Sen apartó sus garras de fantasma y empezó a correr el Sutra Dongxuan. Con su fuerza Yin, golpeó al toro.

¡Muuu!

El toro soltó un grito de miedo mientras su boca vomitaba sangre.

Pero la terquedad del toro no se detuvo, y no retrocedió. Rugió como un trueno, y volvió a correr alocadamente hacia Han Sen.

Pero no temía a una criatura que solo poseía una fuerza bruta como esa. El cuerpo de Han Sen era como el de Jiaolong mientras se movía en espiral por el agua. Descubrió otra abertura y golpeó una vez más al toro salvaje.

La fuerza Yin perforó el cuerpo del toro y la sangre brotó de su boca.

¡Pow! ¡Pow! ¡Pow!

Una gran cantidad de fuerza Yin se abrió paso hasta el cuerpo del toro. No importaba lo fuerte que fuera su cuerpo, o lo resistente que fueran sus escamas – nada podía soportar la fuerza Yin. El toro estaba siendo golpeado hasta convertirlo en pulpa, ya que la sangre fluía de su boca, oídos y nariz, y sus órganos habían sufrido daños críticos.

Ya era demasiado tarde para que el toro pensara en retirarse. Había sido golpeado por la fuerza Yin de Han Sen docenas de veces. El corazón de la criatura había sido aplastado en gelatina y su cuerpo estaba flácido en el mar.

«Cazada Bestia Divina Búfalo de Agua. No se ha obtenido ningún Espíritu de la Bestia. Consumiendo la carne de Bestia Divina Búfalo de Agua hay oportunidad de obtener 0-10 puntos genéticos divinos.»

Han Sen estaba encantado. Ya había completado la habilidad que le permitía luchar sin problemas bajo el agua con criaturas divinas, y todo lo que tenía que hacer era localizar una antes de luchar contra ella. Ya no tenía que preocuparse por la falta de recursos.

“Con suerte, puedo maximizar mis puntos genéticos divinos en un futuro próximo.” El corazón de Han Sen estaba extasiado.

 

 


4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s