Súper Gen Divino – Capítulo 535: Medusa de las Profundidades Oceánicas


Cuarto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

“Tú ganas.” La cara de Blackgod era profunda como el agua mientras hablaba fríamente.

Si hubiera tenido alguna opción, Blackgod no habría admitido una derrota como esa. Pero ahora estaba asustado; había sido empujado a su límite y había llegado a su punto de ruptura. Si seguía luchando, sabía que no pasaría mucho tiempo antes de que lo mataran.

En el corazón de Han Sen, se sentía decepcionado. Su habilidad para bloquear era la última que hubiera querido lanzar. Era fácil romper el Cuchillo Tornado, pero si hubiera querido matar a Blackgod, habría tenido que confiar en él. Era imposible matarlo de un solo golpe, así que Blackgod había tenido la oportunidad de ceder.

Vio a Blackgod pedirle a él y a sus hombres que se fueran, con la cara cubierta de hosquedad. Li Xinglun devolvió entonces la Dama de la Nieve y el Toro Infernal a Han Sen.

“Hermano Han, tienes unas habilidades impresionantes. No puedo creer que tus habilidades le hayan negado a Blackgod el tiempo para realizar cualquier acción.” Le felicitó Li Xinglun.

“Mis habilidades son ordinarias, ¡quizás es sólo Blackgod el que es débil!” Han Sen se rió.

Blackgod estaba todavía en el oído y sintió su cara volverse escarlata cuando escuchó lo que decían. Pero no se dio vuelta para hablar, y continuó marchándose.

Después de la pelea, toda la gente del Campo de Hielo conocía el nombre de Han Sen. Su lucha contra Blackgod rápidamente se hizo famosa, una historia muy difundida que rápidamente se estableció como el último tema de discusión.

Han Sen no tuvo tiempo de escuchar lo que los demás decían, ya que tan pronto como recibió a la Dama de la Nieve regresó al Palacio de Cristal. Condujo el Palacio de Cristal al Refugio de la Diosa, para poder inspeccionar la situación allí. Al mismo tiempo, reunió un lote de carne de criaturas de las profundidades para venderla.

En el camino, Han Sen trató de que la Dama de la Nieve poseyera su cuerpo. Pero todo lo que percibió fue que su cuerpo se enfriaba y su cara se volvía pálida. Su pelo se volvió blanco y la estructura de su cuerpo se volvió significativamente más femenina, en comparación con su anterior apariencia masculina.

Han Sen probó su velocidad, y notó que había aumentado mucho. Aunque el espíritu de la bestia solo elevaba su velocidad, el grado en el que se había incrementado era verdaderamente significativo.

El frío en su cuerpo permitió a Han Sen lanzar su habilidad de Piel de Hielo con mucha más facilidad. Pero si era una persona normal la que usara la Dama de la Nieve, temía que todo su ser se congelase.

Y ahora, con respecto al espíritu de la bestia Dama de la Nieve, Han Sen estaba totalmente satisfecho con los resultados. Le dio el cristal negro a la Dama de la Nieve y la convirtió en una variante berserker.

Habiendo regresado al Refugio de la Diosa, Han Sen entregó la carne a Yang Manli. Había estado planeando aventurarse ahora a la Alianza, pero Yang Manli le dijo que Zero no había comido lo suficiente últimamente – y no había comido nada en los últimos días.

“¿Por qué no estás comiendo? ¿No es la comida de aquí de tu agrado?” Cuando Han Sen vio a Zero, estaba sentada junto a una ventana de la torre. Mirando la nieve que caía afuera, aparentemente perdida en un ensueño feliz.

Zero agitó su cabeza y dijo, “No tengo hambre.”

“No eres dios. ¿cómo puedes no tener hambre? Ven, dime qué te gustaría comer y te lo prepararé.” Han Sen palmeo suavemente su cabeza mientras hablaba.

“¿Puedes llevarme contigo la próxima vez que te marches?” Zero se volvió mirando a Han Sen cuando ella habló, mostrando sus ojos abiertos.

“Um… claro…”

Han Sen dudó por un momento. La identidad de Zero era bastante misteriosa, y no quería que ella supiera mucho sobre quién era él. Pero pensando en ella, sin familia, él era probablemente la única persona con la que ella tenía una verdadera conexión. Él sentía lástima por ella, y por eso no quería rechazarla.

La cara de Zero finalmente tomó una sonrisa. Aunque solo era un levantamiento de labios, derretiría el corazón de cualquiera que la viera.

“Ven. Comamos primero. Dime lo que te gustaría, y lo haré. No es un farol cuando te digo que mis habilidades culinarias no pueden estar por debajo de las de un chef de un restaurante de tres estrellas.” Han Sen la obligo a que comiera algo.

Han Sen estaba fanfarroneando, en realidad, sus habilidades culinarias eran bastante pobres. El alcance de sus habilidades se extendía a cocinar guisos y asar carne. Si la comida que quería comer no podía ser preparada y servida a través de cualquiera de esos métodos, entonces simplemente la comería cruda.

Para Zero, asó a la parrilla los camarones de cáscara roja más frescos que tenía. Sostuvo delicadamente su cabeza con sus pequeñas manos mientras se sentaba a la mesa. Han Sen cortó los camarones en dados y después de asar una porción, se la llevó directamente a la boca. Zero abrió la boca y rápidamente consumió la cucharada entera de camarones. Sus ojos se cerraron con deleite, mientras su cara resplandecía de alegría.

Han Sen la miró, y de repente sintió pena. La ropa que Zero llevaba era la que él le había comprado hacía mucho tiempo, era la misma que le había comprado en su primer encuentro. Parecía como si ya no le importara mucho su vida. Le preocupaba que sólo tuviera dos conjuntos de ropa, y que su color se hubiera desteñido hacía tiempo, a través de los innumerables lavados, desde entonces.

Después de comer, Han Sen decidió comprar unos cuantos atuendos nuevos para Zero en las tiendas que llenaban el Refugio de la Diosa. Le dio tiempo para volver a casa y cambiarse a su nueva ropa. Cuando regresó para verla, se veía mucho más bonita y joven que al principio del día.

“Así es como debe lucir una joven.” Se dijo Han Sen.

Han Sen no estaba aislando a Zero tanto como antes, porque realmente pensaba que ella no tenía a nadie más en quien pudiera confiar. Pero esa tampoco era la única razón. Sabía que su propio cuerpo se había hecho más fuerte, lo que le daba menos razones para evitarla.

Llevó a Zero al Palacio de Cristal, y juntos buscaron una solitaria criatura mutante en las profundidades del mar. También intentaría avanzar en la habilidad Dual. Aunque Han Sen se contentaba con viajar libremente por la zona cercana, no se atrevió a entrar en el refugio que allí residía en el fondo del mar. Las criaturas en esas aguas viajaban en su mayoría en grupos, y sus números eran multitudinarios. Si quería cazar una criatura de alto rango, tendría que encontrar una que viviese sola.

Zero se sentó en silencio en un rincón, con sus manos firmemente plantadas sobre su mandíbula mientras veía a Han Sen practicar la habilidad para dos espadas. No tenía ningún interés en hablar con Cautivadora Nívea.

El barco había estado navegando durante unos días cuando Han Sen vio una medusa que se iluminó como una linterna gigante, recorriendo el agua con gran energía, se veía hermosa.

“Parece que hay muchas medusas en el mar, pero la mayoría de ellas están en grupo. Es raro encontrar una que se contente con permanecer sola. Veamos si podemos cazarla.” Han Sen pensó en qué hacer, y luego convocó a la Armadura Dorada y al glifo. Luego dejó el Palacio de Cristal y nadó hacia la medusa.

Aunque no había otras criaturas a su alrededor, Han Sen llevaba una armadura y un glifo para protegerse. Aunque la medusa era de la clase divina, Han Sen tenía el poder de protegerse a sí mismo. No le sería difícil escapar y regresar al Palacio de Cristal si lo necesitara.

Era diferente estar en el mar. Debido al flujo de agua, cuando Han Sen nadaba, era posible que su presencia fuera detectada por otras criaturas con bastante rapidez.

Pero la medusa, que parecía una linterna gigante, parecía ahora moverse bastante lentamente, permaneciendo donde estaba, y luego subiendo y bajando en el agua. Parecía como si no notara que Han Sen se acercaba a ella.

“Esa medusa se ve tan estúpida que no hay forma de que sea una criatura de clase alta.” Han Sen se acercó a la medusa pero no invocó las garras fantasmales. Simplemente se acercó y golpeó el cuerpo semicircular de la medusa.

Las garras fantasmales eran venenosas. Aunque Han Sen no temía al veneno, el sabor de la criatura afligida estaría contaminado por la sustancia. Por lo tanto, optó por usar la fuerza Yin para golpear a la medusa hasta la muerte. Tendría mejor sabor cuando la asaran más tarde.

Han Sen golpeó a la medusa translúcida y tambaleante, y su puño y brazo atravesaron el cuerpo.

Entonces, de repente, la cara de Han Sen se contorsionó. Sintió como si su puño hubiera atravesado un montón de barro. Perdió toda la fuerza, y la Fuerza Yin ya no funcionó.

Quiso traer de vuelta su puño, que aún estaba alojado en el cuerpo de la medusa, pero se dio cuenta de que la criatura se estaba agarrando desde adentro y no lo dejaba ir. No importaba la dirección en la que tirase, la medusa le seguía y permanecía pegada a él.

Los tentáculos de la medusa rodearon a Han Sen y lo inmovilizaron. Sintió que la electricidad surgía de la medusa, haciendo que su cuerpo se convulsionara y se acalambrara. Incapaz de controlarse, abrió la boca para tragar el agua de mar.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s