Bursters!! Capítulo 77


Gif: Capitulo de la semana disfruten

Edición y Corrección: Gif


Anterior |Índice| Siguiente


Platos Rotos, Trapos Sucios

 

— Debo ir con aquel chico mujeriego… Tan Shu? Man Ju?… no importa…— Dijo Akira mientras salía de su habitación.

La mujer rubia salió de la habitación del dormitorio con una sonrisa un tanto inquietante, dispuesta a desentrañar ciertos puntos inconclusos no solo en toda esta farsa de hacer pasar a Yashiro como un escuincle, sino algo más. Akira no sabia nada acerca del profesor que quedo a cargo del grupo, al menos, antes. Ahora, gracias a la información recolectada gracias a ciertas fuentes, Akira tenia una mejor idea de que estaba sucediendo.

Luego de dejar el dormitorio, Akira no tuvo que buscar demasiado a Tan Shen, después de todo, un mujeriego siempre estará detrás de las chicas. Y que mejor lugar para ello que el propio dormitorio femenino.

— Sabia que seria fácil… pero ni siquiera yo esperaba que lo fuera tanto… — dijo Akira un tanto asqueada ante la escena.

La chica no paso ni 5 minutos buscando antes de encontrar al chino alborotado tratando de “ligar” con un par de estudiantes que parecían ser nuevas en la academia. Entre comillas, dado que mas que intentar ligar y llevarse bien con ellas, las chicas parecían tenerle miedo y su rostro denotaba intenciones no muy sanas.

— Vamos, nenas… la pasaran bien, se los aseguro… — dijo Tan Shen con una expresión un tanto insistente.

— …

Las chicas realmente parecían tenerle miedo a Tan Shen. El chico, siendo tan impaciente como aparentaba, al ver que las chicas no cedían, el muchacho recurre a tomar a una de ellas por el brazo. La chica obviamente se pone pálida del miedo y comienza a dolerle el brazo dado el fuerte agarre del chico.

— ¿Así es como piensas conseguir chicas, tipo rudo? Para gustarte tanto las mujeres eres un novato en cuanto a ligar…— Dijo Akira cruzada de brazos.

—… ¿Ohhhh? ¿Qué tenemos aquí? La tercera de las japonesas, en un minuto te atiendo preciosa, solo deja que termine aquí, no tardo~…— Respondió Tan Shen comiéndose a Akira con la mirada.

En el momento en Tan Shen giro su mirada nuevamente a las pobres nuevas, Akira toma el brazo con el que Tan Shen sostenía a la chica. El agarre de Akira no sacude al muchacho, pero sin duda le llama la atención la fuerza del mismo.

— Para ser tan delgada tienes fuerza, ¿eh? — Dijo Tan Shen mirándola con una sonrisa.

— Necesito hablar contigo…AHORA…— Dijo Akira apretando aún más fuerte.

El chico mira el agarre con cierta fascinación, pero sin mover una sola pestaña en cuanto a dolor se refiere. Este usa su otra mano para literalmente apresar la muñeca de Akira y quitarse el agarre del brazo.

—¡…!

Akira siente un dolor como si una prensa le estuviera aplastando la muñeca. Tal es la fuerza que Tan Shen usa en Akira que la chica debe disimilar el rostro para no denotar dolor.

—¿A la princesa no le gusta esperar?… Muy bien, vayamos a otro sitio…

Tan Shen intento llevarse a Akira del brazo, pero tal falta de respeto hizo que Akira utilizara su Burst, “Payback” para absorber la fuerza de Tan Shen y con su otro brazo, mas un poco de conocimiento de defensa personal, apreso a Tan Shen con su propio brazo contra su espalda.

—¡…! «¿Qué demonios?» — Pensó Tan Shen.

— No te pases de listo conmigo… No estoy aquí de adorno, idiota. También formo parte del equipo Bastille, ¿Recuerdas? — Dijo Akira ya bastante enojada por el trato.

El chico la miro de reojo ya que ella se encontraba a su espalda. Sonrió levemente y suspiro muy despacio.

— He…Bien, tu ganas. Hablare contigo, a hora ¿Suéltame quieres?

Akira lo miro con una filosa mirada por unos segundos y finalmente le soltó el brazo. El chico sacudió un poco su hombro y retorció un poco su muñeca para relajar el brazo por el agarre. Luego, simplemente ambos se dispusieron a retirarse del lugar. Las nuevas por su lado se quedaron temblando por el espectáculo que vieron.

— «Los de grados superiores dan mucho miedo…» — pensaron ambas.

Ya habiendo caminado por un largo tiempo, Tan Shen acaba llevando a Akira al edificio principal de Shi Huang, lo cual le llama poderosamente la atención a la chica.

— ¿Por qué me traes hasta este lugar? — pregunto Akira.

— Tu tienes tus objetivos, nosotros, los nuestros… — respondió Tan Shen.

— «¿Nosotros?» — Pensó Akira muy intrigada.

Una vez dentro, Akira tomo el ascensor junto a Tan Shen. Sin embargo, el muchacho saca una especie de tarjeta extraña y la pasa por una especie de sensor, lo cual los lleva a pisos por debajo del subsuelo marcado en el elevador.

— ¿Pisos secretos? Vaya cliché… — Dijo Akira algo falta de sorpresa.

— Niña rubia, hija de un millonario y tan mimada que aburres… Seguro te ríes a lo “oh,ho,ho” ¿no es así? — respondió Tan Shen si siquiera mirarla.

—…

Ante el comentario del chico, si bien Akira se sintió increíblemente ofendida, sabia que no era buen lugar para comenzar pleitos, por lo que solo se mordió la lengua en esta ocasión. Luego aproximadamente unos 15 minutos, las puertas se abren y solo se ve un pasillo iluminado por luces LED y una enorme puerta al final de dicho pasillo.

—…

Tan Shen avanza y Akira lo sigue, con una guardia alta, dado la sospecha de dicho lugar.

— El director tiene un gusto algo extraño para hacer un salón aquí dentro… — Dijo Akira.

— Esto no lo hizo el director…— Respondió Tan Shen.

—¡…!

La puerta se abrió y quien ve sentada al frente, sorprende a Akira. La profesora Siyun Fei se encontraba sentada con los codos sobre una enorme mesa y mirando directamente a Akira.

— La Hija de Kenjo… No pensé que el viejo Shuryo fuera tan cobarde de mandar a su propia hija. Bueno, conociendo al viejo Tao, supongo que quiere tener otro par de ojos.

—… ¿Qué sucede aquí? — Dijo Akira sin demostrar sorpresa o intimidación.

—… ¿Aun no te das cuenta niña? ¿Acaso no estuviste a cargo de su, super soldado?

—¡…!

Akira abrió los ojos como platos al darse cuenta de la situación. Yashiro, el era el objetivo de todo esto. La chica sabia que la farsa era para de alguna manera, ocultar a Yashiro de la vista china, puesto su anterior guerra con Japón. No obstante, no sospechaba de las razones. Se olvido de la parte mas importante de la farsa. ¿Qué quiere evitar realmente Shuryo?

— Veo que comienzas a armar el rompecabezas, ¿no? — dijo Siyun.

—…

— ¿Crees que no sabemos todo lo que están haciendo? ¿Nos toman por tontos, niña? Sabemos tanto o incluso más que tú. Conocemos que ese tal Yashiro es mas fuerte de lo que aparenta, aunque no se a cuanto podemos decirlo. Después de todo, fue un fracaso, aunque se ve que sobrevivió.

— «Je… Ya tienes tu primer tropiezo, No fue un fracaso, Yashiro es tan poderoso que puede hacer temblar a cualquier Burster por debajo del rango R.» — pensó Akira, pero sin demostrarlo en su rostro.

—No obstante, nosotros también tuvimos nuestros experimentos… ¡Kai-Lan!

Siyun llamo a Kai-Lan, la cual salió de detrás de ella, con su ya recurrente lanza Guan Dao.

— ¡Si! — respondió Kai-Lan al llamado.

Siyun estiro su mano en dirección a Kai-Lan. La chica muestra algo de duda en cuanto a obedecer el gesto. La profesora la miro con una expresión bastante filosa, lo cual le dejo entender que dejara de dudar y obedeciera. Kai-Lan claramente tiembla un poco ante la profesora y esta le entrega la Lanza Guan Dao.

Kai-Lan se siente prácticamente desnuda al no tener su arma en sus manos. Mientras que la profesora pone dicha arma sobre la mesa y le dice a Akira que la levante.

— Empúñala…

— ¿…? ¿Quiere que tome esa arma?

— ¿Eres tonta? Hazlo.

Akira se denotaba un tanto confundida por el pedido, pero no vio ningún tipo de alteración, por lo que concluyo que tomar el arma no supondría ningún problema. Hasta que decidió tomarla.

— ¡¡¡…!!!

Akira sintió un dolor altamente punzante y un peso impresionante al tomar el arma. La chica sintió como si esa lanza pesara lo mismo que un auto, además de que empuñarla por pocos segundos le provoco mareos. Del susto, ella acaba por soltar el arma.

— ¿No esperabas eso, cierto? — pregunto Siyun.

— ¡¿Qué demonios es esa cosa?! — reclamo Akira.

—…Mientras ustedes intentaban crear super soldados, nosotros, creamos super armas. En lugar de modificar genéticamente a nuestra gente, modificamos lo demás, para hacerlos más fuertes.

— ¿Armas… modificadas?

— Ciertamente poseemos Bursters prometedores… Tan Shen Fo y Rong Zhang son claros ejemplos… ¿Pero que harías, si fueras una “falla”?

—¡…! ¿Una falla?

Siyun se acerco y tomo por los hombros a Kai-Lan la cual se la veía mejor una vez recupero su lanza. La profesora miro directamente a Akira y le termino por decir la verdad.

— Esa Lanza toma sangre, y la transforma las células Burst absorbidas en poder para el usuario.

— ¡…!

— Sin embargo, se requiere una fuerza prodigiosa para empuñarla y sobre todo… para que la Lanza no repercuta en tu desempeño… NO DEBES POSEER BURST ALGUNO…

Akira miro hacia abajo completamente pasmada por lo que le estaban diciendo, un arma capaz de volver una falla absoluta, en una maquina de crecimiento infinito. Volver, una maldición, en una ventaja, una fortaleza.

— Quieres decir que…

— Así es, Kai-Lan Yun no posee Burst alguno. Una falla genética que llevaría a muchos a querer matarse. La maldición de Kai-Lan, la hemos vuelto su mayor arma.

Akira necesito unos segundos para tragar todo lo que estaba pasando. Ahora tenía sentido por qué en la guerra se usaban esos trajes. No eran solamente para controlar a los soldados. No era solamente una garantía para evitar la filtración de información. Estaban probando armas BURSTERs…

— Ahora…

Siyun hablo en un tono mas bajo y Akira sintió una mano en su hombro. La mano de Tan Shen. Akira miraba directamente a Siyun quien tenía una expresión de piedra.

— Necesitamos un intercambio justo, ¿no te parece? Dinos… ¿Qué sucedió con ese tal Yashiro?

Akira miro unos segundos y comenzó a reírse levemente frente a todos. Todos salvo la profesora la observaban como si hubiera perdido el juicio. No obstante, la risa acabo y los miro con una sonrisa de satisfacción en su rostro.

— Todo comienza a encajar… Bien, les diré todo lo que se respecto a esa rata. Pero lo hare si me dicen algo más.

— No seas inso…— dijo Tan Shen antes de ser interrumpido por Siyun al levantar la mano.

— ¿Qué cosa?

— ¿Que buscan de Kenjo? Si tanto buscan saber respecto a eso, deben tener un motivo. Y si el director de aquí no conoce la existencia de este sitio. Entonces trabajan para alguien más, ¿no es así?

—…

Todos se quedaron en silencio en cuanto escucharon eso salir de la boca de Akira. Tanto le complació esta situación a la niña rica que paso a cruzarse de piernas y de brazos frente a todos.

— Les diré todo lo que se si me ayudan a tomar la cabeza de mi propia empresa, y me dicen para quien trabajan. Conseguirán un buen contacto y yo me desharé de una GRAAAAN molestia. Matarme o Torturarme no les servirá de nada. Seria mejor a largo plazo, ¿no lo creen?

Todos se quedaron callados por unos minutos mientras Akira seguía subiéndose los humos como si tuviera todo bajo control. No obstante… la arrogancia cuando no tienes con que sustentarla, no vale para nada.

Siyun se levanto de su lugar y fue al lado de la niña rica. Esta la tomo por el mentón con mucha firmeza y la levanto de su lugar dejándolas cara a cara.

— Te dejare algo claro niña arrogante… en este preciso momento no somos aliados, no somos tus socios, ni siquiera tus conocidos… ¿y quieres hacer un trato a futuro sin ningún tipo de sustento? Conoce tu lugar niña mal criada…

Luego de eso, Akira recibió un golpe con el canto de la mano de Siyun, la cual la dejo totalmente inconsciente. Luego le soltaron el mentón y la chica cayo al suelo totalmente desmayada.

— Tal parece que la soberbia es un gen hereditario dentro de la familia de los Kenjo. Vaya montón de basura, una hija dispuesta a vender información para deshacerse de su padre… me repugna. — dijo Siyun.

— ¿Estuvo bien haberle dicho tantas cosas, profesora? — Pregunto Tan Shen.

— Aun si lo sabe, no tiene maneras de probarlo, además, no es “nuestra información” propiamente dicha. Recuerdas, solo usamos sus propias armas, contra ellos.

— Creo que solo nos queda confiar en que nos dirá todo por su propia boca, ¿no es así? — dijo Kai-Lan

Siyun le dijo a Tan Shen que se llevara a Akira del lugar, puesto que las “negociaciones” habían terminado. Esto solo dejo a Siyun y a Kai-Lan en esa habitación.

— Tal parece que así es… veamos si el hijo de Kazuha resulta mas cooperativo que esta niña orgullosa.

— Je… parece que ambas son mas parecidas de lo que creían. Tu y Kazuha… — dijo Kai-Lan

— Si tienes tiempo para decir semejantes estupideces vuelve a entrenar. Necesitamos hablar con ese chico.

Kai-Lan se retiro respetuosamente y dejo a Siyun completamente sola en esa habitación.

— Odio admitirlo, pero creo que Kai-Lan tiene razón. Resulte ser mas parecida a ti de lo que me gustaría, Pechugona idiota. — dijo Siyun esbozando una pequeña sonrisa.


Anterior |Índice| Siguiente

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .