Shiki: Volumen 01: Capítulo ocho: parte 5


[Anterior] [Índice] [Siguiente]


“Kaori, tienes tus cuentas juzu, ¿verdad?”

“…. Mm”

Kaori asintió mientras pensaba una y otra vez dentro de su cabeza que era el funeral de Megumi. Ella no podía creerlo. ¿No se suponía que un funeral siempre era algo para las personas mayores? No tenía relación con Kaori. Al funeral asistieron su madre y su padre mientras Kaori vigilaba la casa. Sin embargo, Kaori tuvo que irse. Su madre, que había ayudado de principio a fin, había abandonado la casa. Había que ayudar en el funeral.

Kaori la vio irse y vio la televisión con Akira. Estaba con Akira sentada en la sala de estar, pero ninguno de los contenidos del programa la hizo pensar. Ver un programa ordinario se sintió terriblemente extraño. De alguna manera todo se sintió tan inapropiado. Las imágenes, los sonidos, todos se deslizaron sobre su conciencia sin aferrarse.

“Hey, Kaori”

Ante la voz de Akira, Kaori dio una respuesta a medias.

“Es un poco raro, ¿eh?”

“¿Que es?”

“Tres personas murieron a la vez en Yamairi, ¿verdad? Eso fue hace poco. Luego, además de eso, esta vez es Megumi. — Megumi estaba bastante sana hasta hace poco, ¿verdad? Pero fue repentino”

“Así es.”

“A pesar de que no pasó nada, simplemente muriendo de la nada así, ¿verdad? Tres personas. ¿Megumi también, eh? Lo entendería si sucediera algo, si hubiera estado hospitalizada por un tiempo, pero …”

Kaori volvió su mirada hacia el perfil extremadamente solemne de Akira. “… Pero la verdad es que no pasó nada”

“Eso es cierto pero” dijo Akira aun mirando la televisión. “Es un poco extraño”

Kaori no respondió. No podía dejarlo de lado diciendo que sucedían este tipo de cosas. Kaori estaba segura de que era algo con lo que nunca podría lidiar. Como si alguien pudiera dejar de estar allí de repente de esta manera. Y, por supuesto, si no podía hacer eso, entonces se podrían transmitir los mismos programas de siempre, podría estar sentada con su hermano pequeño así en el salón de té, que en algún lugar alguien estaba teniendo una vigilia similar durante toda la noche y un funeral — como si no hubiera nada en absoluto, como si nada especial o importante sucediera, que todo pudiera ser manejado de manera absoluta fue un error.

Pero debido a que Kaori no podía expresarse tan bien, se conformó con asentir en silencio.

Algo era extraño.

Mientras pensaba, el programa terminó y se puso de pie.

“…Vuelvo enseguida.”

Kaori se quitó las arrugas del uniforme, tomó una pequeña bolsa con ella y salió de la casa. Estaba segura de que en septiembre odiaría volver a usar este uniforme.

Al salir, el clima de hoy era soleado. Los enormes cielos azules, las brillantes luces blancas. El reflejo del asfalto fue cegador. Ella entrecerró los ojos contra él, caminando penosamente. El camino al que estaba acostumbrada a tomar todas las mañanas. La forma en que había caminado muchas, muchas veces para invitar a Megumi. Sin embargo, a medida que se acercaba a la casa específica, no era tan familiar, era como una casa desconocida. La corona de flores y las paredes blancas y negras. La tienda al lado de los postes de entrada, la gente se reunió en la calle. Esas personas también estaban todas en blanco y negro.

Por eso, el que estaba un poco más adelante con pantalones grises destacaba tan terriblemente. Estaba parado admirando en blanco y negro. Una camisa blanca y pantalones grises uniformes, una figura alta y delgada. Justo a su lado había una chica con un uniforme blanco y azul claro, por lo que se destacó aún más.

(Vino al funeral por ti …)

Fue solo un poco, pero sintió felicidad. Una camisa blanca bien almidonada, pantalón arrugado y limpio. Incluso si era el mismo uniforme, se veía diferente en él de alguna manera. ¿Todos los chicos de la ciudad tienen ese aire sobre ellos? se preguntó. Justo a su lado estaba un chico con un traje blanco y negro. A pesar de que él y ese chico tenían un peinado similar, algo parecía diferente. Qué era diferente o cómo, Kaori no lo sabía.

(¿No estás contenta, Megumi?)

Ella susurró en su corazón, y hasta que una ama de casa del vecindario la instó a entrar, Kaori continuó mirándolo.


Kaori recordó la tarjeta de felicitación de finales de verano cuando se quemaba el incienso. Los sutras todavía se cantaban, pero la mayoría de los condolentes se reunieron en la sala de tatami una vez se quemó el incienso. Kaori se deslizó entre las olas de personas que habían salido de la habitación, hacia la entrada. En el camino de entrada, justo en la escalera había una cortina blanca y negra que bloqueaba el camino. Justo en frente de eso había un escritorio con regalos de gratitud por la asistencia acumulada; no era una situación en la que pudiera subir fácilmente las escaleras.

(¿Qué tengo que hacer?)

Saliendo apresuradamente de la entrada, aquellos que estarían en la procesión fúnebre merodeaban por el frente. Visto separado de eso estaba Natsuno, hablando con una chica a su lado. Era una cara que había visto algunas mañanas. También la había visto hablar con Natsuno varias veces. Si recordaba bien, era una chica de su vecindario, ¿verdad? Mutou Aoi se llamaba, o eso creía. Recordó a Megumi diciendo, como aliviada, que estaba dos grados por encima de Natsuno.

(Qué tengo que hacer…)

Una vez más, Kaori se volvió hacia la entrada. La cortina en blanco y negro, la gente en blanco y negro formando una línea allí. Si ella intentaba dárselo otro día, entonces Kaori no tenía más que una vaga idea de dónde estaba su casa.

Kaori contuvo el aliento y se abrió paso entre la multitud de personas hacia Natsuno.

“Uhm … Eres Yuuki-san, ¿verdad?”

Al ser llamado humildemente, Natsuno frunció ligeramente el ceño. “¿Y?” Respondió una voz cortante.

“Soy Tanaka Kaori. Soy la amiga de la infancia de Megumi”

“Hnn”

Kaori se dio cuenta de que su voz se estaba volviendo más aguda. “Uhm, lo siento. Hay algo que me gustaría entregarte sin importar lo que pase. Mañana, ¿puedo hacer que te reúnas conmigo en algún lugar?”

El joven, además de él, tocó a Natsuno.

“Natsuno, tú, perro astuto, tú”

“¿Qué?” Después de mirar al joven, miró a Kaori. “¿Qué quieres entregarme?”

“Uhm, … Eso es. No es algo tanto de mi parte como de Megumi … Es de Megumi”

“¿Cuál es el punto de eso?” Natsuno hizo una expresión aguda con sus ojos. “Solo vine porque nuestros padres se conocen, no estoy exactamente cerca de Shimizu. No tengo ninguna razón para aceptar nada de ella”

“Pero….”

Como si no oyera lo que Kaori le decía, Natsuno se volvió hacia el joven que estaba a su lado.

“Vamos, Tohru-chan. Hace calor aquí”

“¿Pero, la procesión?”

El joven parecía estar mirando de un lado a otro entre Natsuno y Kaori, pero Natsuno era menos hospitalario.

“Está bien, ¿no es así? incluso si no nos quedamos solo a mirar. No tengo ninguna obligación de quedarme al entierro, y sin sombra, simplemente no quiero” Diciendo eso tan descuidadamente, Natsuno empujó al joven. Él sonrió como si se hubiera olvidado de Kaori. “Me vas a tratar con hielo raspado, ¿verdad?”

 


“Natsuno, ¿estás seguro de eso?”

Tamotsu preguntó mirando detrás de ellos, mientras Natsuno lo fulminaba con la mirada. Tamotsu levantó ambas manos.

“Lo siento. YuukiKoide. — ¿Quién era ese?” (NTE: Koide es el apellido de la madre de Natsuno, recuerden que como sus padres no se casaron la gente no sabe cómo referirse a él, si con el apellido de su padre (que sería lo normal) o el de su madre (que es con el que fue registrado en la escuela) por lo que aquí juntan los dos apellidos)

“¿Cómo quieres que lo sepa?”

“Estás seguro de eso, ser tan frío con ella. Ella quería entregarlo, ¿no es un artículo del difunto?”

“No tengo ninguna razón para aceptarlo”

“Incluso si no tienes una razón, ella sí. Es por eso que se molestó en detenerte”

“Pero odio a Shimizu”

Aoi miró a Natsuno con sorpresa. “¡Natsu, eres escoria!”

“Déjame en paz. Ella siempre estaba tratando de involucrarse conmigo, era triste, hombre”

“¿Vas a hablar mal de una chica que se fue?”

“Incluso si dices eso, realmente ni siquiera la conocía” dijo Natsuno mirando a Aoi malhumorada. “Ni siquiera tenía una razón para asistir al funeral, pero papá seguía insistiendo, vamos, vamos, y ustedes eran tan ruidosos acerca de que yo viniera con ustedes, así que simplemente vine. Ni siquiera tuve una conexión con ella para eso, desde el principio”

“Pero entregar un artículo de los muertos significaría que es una distribución de recuerdos. Es solo la norma decir gracias y aceptarlo”

“Me niego. Aceptar un memento de alguien que ni siquiera conoces se siente mal, ¿no?” (NTE: memento = recuerdo)

Tamotsu se encogió de hombros exageradamente. “Realmente haces lo que te apetece, ¿eh?”

“Entonces, si fuera Tamocchan, ¿lo tomarías?”

“Si solo lo aceptara, al menos podría hacer eso. Pero podría tirarlo más tarde”

“¿Cuál de nosotros es escoria, eh?”

Tohru suspiró. “Ustedes dos realmente son niños malcriados, ¿eh?”

“¿Qué quieres decir?” los dos preguntaron amenazadoramente, ganándose una sonrisa forzada de Tohru.

“Bueno, está bien. Vamos a comer un hielo raspado. Definitivamente hace un calor insoportable”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s