Shiki: Volumen 01: Capítulo ocho: parte 4


[Anterior] [Índice] [Siguiente]


“Ah, doctor” Toshio estaba saliendo de la sala de fisioterapia más allá del mostrador de recepción cuando Mutou lo llamó desde detrás del mostrador. “¿Qué hará con respecto al funeral de los Shimizus?”

Toshio hizo una mueca levemente hosca. “Ah … ¿A qué hora empieza otra vez?”

“Es a las once” respondió Mutou quien, como Toshio, se había encontrado con Shimizu varias veces en creole y no era lo suficientemente distante como para decir que no lo conocía.

“¿Entonces vas a ir, Mutou-san?”

“Esperaba que me llevara. No es como si no lo conociera en absoluto. Pasé la vigilia nocturna, pero, al menos, debería asistir al servicio”

“Supongo que sí” murmuró Toshio para sí mismo. Toshio planeó ir también. Era solo que, recordando la vigilia de toda la noche, se cansó. Los ojos de reproche de Tokurou, la manera implícitamente crítica de hablar de Hiroko, y luego Shimizu Takeo quien se veía fácilmente que estaba auto controlándose. Entendió que la familia Shimizu lo culpaba. No creía que fuera infundado, pero, aun así, ¿cerró la tienda por alguien que simplemente no conocía?

Toshio dejó escapar un suspiro; “Entonces, entremos un poco” le dijo a Mutou. Cuando Mutou asintió, sonó el teléfono. Towada en la oficina levantó el auricular y después de contestar miró a Toshio.

“Es el aserradero Yasumori” dijo Towada cubriendo el receptor. “Giichi-san de los Yasumori parece extraño, dicen”

“¿Extraño?” Toshio entró en la oficina de recepción y tomó el teléfono. La voz de Yasumori Atsuko se escuchó.

“¿Es Giichi-san? ¿Qué pasa?”

Yasumori Giichi, del aserradero Yasumori, llevaba mucho tiempo postrado en cama con la grave enfermedad de Parkinson. Estaba en una edad avanzada y en una condición en la que si algo sucediera en cualquier momento no sería extraño.

“No muestra ningún signo de conciencia en absoluto. Si hablas con él, él no contesta, su respiración es superficial y lenta. Creo que su tez se ha vuelto cada vez más roja”

Quizás fue porque la propia Atsuko había pasado muchos años como enfermera; su voz parecía acostumbrada a comunicar el estado de las cosas. Que durante dos días tuvo una fiebre leve, que desde esta mañana su presión sanguínea ha sido terriblemente baja, que cuando se puso una oreja en el pecho escuchó estertores, que hace unos días tuvo que someterse a un tratamiento por aspiración. (NTE: estertor: en medicina son ruidos anormales durante la respiración originados por el paso de aire por los alveolos.)

“Estaré ahí.”

Dando instrucciones para ponerle una máscara de oxígeno, Toshio colgó el teléfono. Le dio una leve sonrisa irónica a Mutou que lo había estado observando. Para ser sincero, tenía la sensación de que acababa de ser salvado.

“Lo siento. Giichi-san está en mal estado. Lo siento por esto, pero ¿puedo hacer que lleves mi dinero de condolencia?” (NTE: se mencionó antes, pero por si lo olvidaron. Es una tradición dar dinero a la familia del difunto en los funerales en Japón)

“Sí, por supuesto.”

“Dale mis saludos a Shimizu-san”


Toshio cruzó el camino hacia el aserradero Yasumori diagonalmente al otro lado, apresurándose hacia las habitaciones donde Atsuko y su nuera Junko estaban esperando.

“¿Cómo esta él?”

“Le pusimos oxígeno según sus instrucciones, pero no ha habido cambios” dijo Atsuko. Giichi había estado enfermo mucho tiempo. La familia Maruyasu había estudiado bien y, en términos de atención frecuente en el hogar, habían preparado un ambiente ideal en términos de enfermería en el hogar, pero la condición de Giichi se deterioró lentamente.

“¿Estertores?”

“Suena un crujido húmedo. Parece que también ha tenido algo de incontinencia, es muy similar a cuando tenía neumonía antes”

Toshio se dirigió por el pasillo hacia la sala de estar con un movimiento de cabeza. Giichi tenía dificultad para tragar normalmente debido a la enfermedad de Parkinson. Era fácil que ocurriera la aspiración, y la familia lo sabía y tenían un conocimiento profundo de los tratamientos de respiración, pero, si había aspirado hace unos días, tenía sospechas de neumonía por aspiración.

Al entrar en la sala de estar que se había convertido en una habitación para enfermos, Toshio asintió ante la silueta de Giichi. Las primeras etapas de la cianosis estaban ocurriendo. El oxígeno no estaba teniendo efecto. Probable insuficiencia respiratoria aguda debido a neumonía.

Toshio realizó un breve examen mientras le ordenaba a Atsuko que llamara a una ambulancia. Su nuera, Junko, se apresuró al teléfono en la habitación del enfermo. Toshio llamó a Atsuko al pasillo.

“Tal como dijiste, Atsuko-san, probablemente sea neumonía. Podemos tomar una radiografía para estar seguros de la enfermedad exacta responsable, pero antes de eso debemos realizar respiración artificial. Él va a necesitar una traqueotomía” (NTE: Una traqueotomía se trata de un orificio (estoma) que se realiza de forma quirúrgica en la tráquea y proporciona una vía respiratoria alternativa para respirar)

Atsuko asintió con una expresión rígida. Considerando la expresión de su rostro parecía querer preguntarle algo, Toshio asintió.

“Ahora que su enfermedad ha progresado, su fuerza física ha disminuido. Esta vez sería mejor prepararse para lo peor”

Sí señor, Atsuko asintió.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s