Estrella Tragada: Volumen 7, Capítulo 10


momazo.png

F en el chat por Li Da Wei.


-Limpieza del Alma-

 

“Una gota en el océano.” Luo Feng asintió levemente y suspiró.

“No, no entiendes.” Li Da Wei sacudió la cabeza. “Sin experimentar personalmente la lucha por la vida todos los días en ese entonces, no hay forma de que puedas entender… ¡cómo se siente mi generación!”

Luo Feng se congeló.

Li Da Wei suspiró: “Nací en una época hermosa. El año en que nací fue durante la transferencia de soberanía sobre Hong Kong: ¡1997! Mi familia no puede considerarse rica, pero estábamos bien. Crecí sin ninguna preocupación: jugaba juegos en línea y leía novelas web. Mis padres siempre me regañaban un poco todos los días, lo que me irritaba bastante.”

Luo Feng miró a Li Da Wei con sorpresa…..

¿Juegos en línea? ¿Novelas web? En esta edad, todos los estudiantes pasan su tiempo libre de clase en el ‘Dōjō’. Convertirse en un Luchador es el sueño de todos los jóvenes.

“No me mires así. Como no has experimentado un período tan pacífico, es inimaginable.” Li Da Wei dejó escapar una sonrisa mientras sus ojos volvían a mirar sus recuerdos. “Durante ese tiempo, incluso conversábamos en los foros de discusión en línea y posteabamos mierda. Podríamos reunirnos para cenar e ir a excursiones. ¡Realmente no había preocupaciones en absoluto!”

“Sin embargo––”

“¡2015! ¡Todo comenzó en enero de 2015!”

“¡Al instante caímos del cielo al infierno! ¡Ese año fue el año en que me estaba preparando para mis exámenes de secundaria… sin embargo, no hubo exámenes!”

“¡La pesadilla sucedió!”

“El virus se propagó por todo el mundo a través del aire. Todo lo que necesita respirar fue infectado. Mis amigos murieron uno por uno. La chica que me gustaba, los hermanos con los que jugaba baloncesto, mis vecinos, mis gremios de mis juegos en línea , todos murieron uno por uno! Casi me rompo. Pensé que estaba pasando por una pesadilla…..”

“Tristemente, ¡me di cuenta de que eso era solo el comienzo de la pesadilla!”

“¡En la segunda mitad del año 2015, innumerables monstruos mutados comenzaron a atacar las ciudades donde se reunían los humanos! ¡Desde algunas batallas dispersas hasta guerras en toda regla! No nos importaron estos monstruos primitivos, ya que pensamos que no resistirían una oportunidad contra las armas humanas. ¡Pero estábamos equivocados!”

“¡El verdadero desastre comenzó!”

“¡Las ciudades fueron invadidas y los humanos comenzaron a correr por sus vidas! Casi seis años completos corriendo. Pasé junto al ángel de la muerte varias veces. Luché por mi vida cada vez, porque el fracaso significa la muerte. Por eso, tuve que pasar. ¡Desde un simple joven que nunca experimentó dolor, hasta un guerrero cruel y experimentado!”

La voz de Li Da Wei se volvió baja: “¡En esos seis años, vi a mi padre morir por mí!”

“Vi a la chica que amo que escapó conmigo perder la vida ante la boca de un monstruo. ¡Solo pude apretar los dientes y escapar mientras me limpiaba las lágrimas!”

“¡Entrené amargamente y exprimí el potencial de mi cuerpo!”

“Finalmente, los humanos confiaron en los cañones láser y los poderosos Luchadores para terminar en un punto muerto entre los monstruos en tierra. Y así, el período del Gran Nirvana terminó. Los humanos entraron en la ‘era de la Ciudad Sede’. ¡Y yo… oficialmente me uní al ejercito!”

“En un abrir y cerrar de ojos, pasaron unos 30 años.”

Li Da Wei pareció sonreír sin preocupación, pero Luo Feng sintió que esa sonrisa contenía demasiada amargura para expresar.

“Durante 30 años, los humanos y los monstruos lucharon. Aunque la escala no fue tan grande como las batallas en el período del Gran Nirvana, nunca se detuvo.” Li Da Wei sacudió la cabeza mientras decía: “Solo contando los ejércitos bajo mi control , ¿sabes cuántas personas han muerto en los últimos 30 años?”

Luo Feng se congeló.

“Un novato que reemplaza a un veterano… ni siquiera puedo decir cuántas veces ha sucedido.”

“Los avisos de muerte se envían a sus familias uno por uno. Murieron para que los humanos puedan existir.” La tristeza se podía ver en los ojos de Li Da Wei. “Sin embargo, me di cuenta de que un nuevo tipo de monstruo aparecerá en cada asalto de monstruos marinos cada año. Un monstruo más fuerte aparecerá cada año.”

“¿Qué significa eso?” Li Da Wei miró a Luo Feng. “¡Eso significa que los monstruos marinos se están volviendo cada vez más poderosos!”

“¡Estoy asustado!”

“Estoy muy asustado.” Apenas se podía ver una lágrima en los ojos de Li Da Wei. “Los humanos nunca pueden ir a la ofensiva, y los monstruos en el mar pueden evolucionar continuamente y volverse más poderosos. Tengo miedo de que haya un día….. en que los humanos se extinguirán!”

El corazón de Luo Feng se congeló.

“Sin embargo, para que los monstruos marinos ataquen a los humanos, tienen que atravesar los ríos para atacar el área interior.”

“Entonces–”

“Dedicaré mi vida a bloquearlos. ¡Definitivamente no les permitiré avanzar ni un milímetro! Cuanto más sean bloqueados por la tierra, mayor será el amortiguador que tiene la Ciudad Sede. Desde que me convertí en el Comandante del sector militar sureste , durante 11 años, 6 meses y 3 días, los monstruos marinos no han podido avanzar ni un paso más allá del río Huangpu.”

Cuando Luo Feng escuchó esto, su corazón se aceleró. ¡Desde su corazón, realmente comenzó a respetar al anciano frente a él!

Debido a su sacrificio, a los jóvenes como él se les permite crecer pacíficamente en las Ciudades Sede.

“¡Haré todo lo que pueda contra estos monstruos marinos por el resto de mi vida!”

“¡Todo lo que quiero… es que mis futuros nietos tengan un futuro, tengan esperanza!” Dijo Li Da Wei suavemente.

¿Futuro y esperanza?

¡Sí!

Si las Ciudades Sede vuelven a ser invadidas, ¿tendrán las futuras generaciones alguna esperanza?

“Luo Feng.” Li Da Wei palmeó ligeramente los hombros de Luo Feng. “En esta era, los humanos solo pueden confiar en dos cartas de triunfo para sobrevivir. Una es el ‘cañón láser’ de alta tecnología, y la otra es el poder de un Luchador, Luchadores tan poderosos como ‘Hong’.”

“¡Para que los humanos sobrevivan, pueden inventar un arma más poderosa que el cañón láser de ahora!”

“O puede aparecer otro Luchador definitivo como ‘Hong’ y ‘Dios del Trueno’. ¡O incluso un Luchador que supere a ‘Hong’ y a ‘Dios del Trueno’!”

Li Da Wei miró a Luo Feng: “Luo Feng, cuando era joven, nadie me enseñó nada. Por eso, tomé el camino equivocado. Soy un Dios de la Guerra de nivel Intermedio, pero este es mi límite. No tengo esperanza de mejorar.”

“¡Pero tú eres diferente!”

“¡Aún no tienes 20 años….. Luo Feng, una existencia que supera el nivel de Dios de la Guerra se puede comparar con un ejército de un millón de personas! Y ‘Hong’ y ‘Dios del Trueno’ son aún más poderosos, haciendo que ellos no tengan rival.”

“Los humanos pueden vivir pacíficamente en las Ciudades Sede ahora porque ‘Hong’ fue a negociar con los innumerables ‘monstruos de nivel Emperador’ en tierra. Por lo tanto, un ‘Hong’ es más valioso que todo el ejército de un país. Espero….. que puedas alcanzar ese nivel, o incluso superar ese nivel.”

…..

Mientras veía volar el auto jet de Luo Feng, Li Da Wei tenía una expresión complicada mientras murmuraba para sí mismo: “Ya soy viejo, y Luo Feng… tu futuro es ilimitado.”

…..

Los pensamientos de Luo Feng estaban en desorden debido a las palabras que Li Da Wei le dio a Luo Feng en la base militar del río Huangpu.

¡Entrenó como loco en el pasado principalmente por el bien de sus padres y hermano! Desde que se convirtió en un ‘Dios de la Guerra Invencible’, a pesar de que todavía trabajaba duro, ya no tenía mucha presión.

¿El enemigo ‘Li Yao’? No se ha preocupado por él por un tiempo.

¿Familia? Les está yendo genial.

¿Dinero? En este momento, el dinero no cumple una gran función.

¿Autoridad? Incluso los líderes y jefes de organizaciones, familias y ejércitos son apasionados cuando se enfrentan a él.

 

“Papá, mamá.”

Sector Ming-Yue. Luo Feng entró en su casa.

“Estás de vuelta. El desayuno ya está listo para ti. Criada.” Gritó su padre que estaba leyendo.

“Tu hermano está corriendo afuera. Desde que recuperó las piernas, le encanta trotar.” La sonrisa de su padre era brillante. “Oh, sí, Feng, cuándo planeas casarte. Lo único que tu madre y yo queremos hacer es abrazar a nuestros nietos.”

Luo Feng se sentó frente a la mesa del comedor.

Bebió gachas calientes y escuchó a su padre. De repente, sintió que… estaba extremadamente feliz. Los guerreros en la base militar renuncian a sus vidas en la batalla para que los civiles en las Ciudades Sede puedan vivir en paz… tal vez, es por eso que el comandante Li Da Wei y muchos soldados trabajan tan duro.

 

“Hola, Wei.”

Se sentó en el piso de la sala de entrenamiento mientras sonreía, sosteniendo su teléfono celular. “¿Qué, vas a viajar con tu novia este verano? Qué romántico. Sí. De acuerdo. Sin embargo, no tengo mucho tiempo ahora, ya que todavía tengo que salir a fin de mes! Te veré más tarde. Sí, está bien, ¡nos vemos!”

La cara de Luo Feng estaba llena de sonrisas. Wei también estaba teniendo una buena vida.

Sus padres también estaban felices y la relación de su hermano iba muy bien…

Luo Feng recordó las palabras que el comandante Li Da Wei dijo:

“¡Todo lo que quiero… es que mis futuros nietos tengan un futuro, tengan esperanza!”

“Todavía hay un futuro. ¡Todavía hay esperanza!” Murmuró Luo Feng para sí mismo: “También quiero que mis padres disfruten el resto de sus vidas. ¡También quiero que mi hermano se case y tenga hijos y una familia! No quiero que todo esto sea destruido por hordas de monstruos. ¡Quiero que la generación futura tenga esperanza!”

En este momento–

Luo Feng estaba decidido como nunca antes.

“¡También quiero perseguir los límites de la vida y superar mis límites! ¡Conviértete en un Representante, un Presidente, y aún más poderoso que ellos! ¡Continuar superando!”

“¡También quiero ser como ‘Hong’ y usar mi propio poder para hacer temblar a las hordas de monstruos en la tierra!”

“¡También quiero que la futura generación tenga un futuro y tenga esperanza!”

¡Los ojos de Luo Feng estaban llenos de determinación!

“¡Trabajo duro!”

“¡Avanza!”

“¡Supera!”

“Cuando cierre los ojos por última vez cuando muera, ¡no quiero arrepentirme porque no trabajé lo suficiente en el pasado!”

Después de la limpieza del alma en este momento, las creencias de Luo Feng se endurecieron como nunca antes. Durante todo septiembre, Luo Feng se dedicó a su ‘técnica de cuchilla’, ‘técnica’, ‘nivel de condición física’, ‘Catálogo de la Deidad Celestial’ y otras cosas que tiene que entrenar. Su dedicación, en lugar de hacerlo sentir aburrido, lo hizo sentir una alegría que vino de lo más profundo de su corazón.

La genética de su cuerpo comenzó a perfeccionarse.

Su fuerza mejoró una y otra vez…..

Este cambio físico en su cuerpo lo hizo sentir muy bien.

Obligarse a entrenar conduce a resultados más pobres. Si disfruta de su entrenamiento y la sensación de convertirse en un ser más poderoso, la velocidad a la que mejora se vuelve alarmante.

¡Amanecer del 29 de septiembre, cuando Luo Feng se puso a prueba!

Y….. su fuerza de puño alcanzó 258,103 kg, que es más de 256,000 kg. ¡Él ha ingresado oficialmente al ‘nivel de condicion Dios de la Guerra Avanzado’!

…..

Tarde del 29 de septiembre, alrededor de las 2 PM.

Llevaba un nuevo uniforme de batalla SS color rojo sangre que compró al precio más barato del ‘Palacio de los Dioses de la Guerra’ y tenía una espada fantasma SS en su espalda. El cuerpo de Luo Feng parecía una joya pulida. Mientras estaba allí, parecía una espada que podía disparar hacia el cielo mientras poseía un espíritu de lucha infinito.

“Papá, mamá, no sé cuánto tiempo me iré esta vez. Luo Hua, mientras estoy fuera, cuida a papá y mamá.”

“Lo tengo, hermano.”

“Ten cuidado allá afuera.” Siguieron sus padres.

Luo Feng sonrió levemente y luego salió directamente hacia su jet automático. La escotilla del jet se abrió automáticamente. Luo Feng entró y la escotilla se cerró.

¡Whoosh!

El avión de combate triangular azul oscuro ascendió rápidamente y salió volando de la red de defensa de la ciudad de Jiang-Nan. Luego se transformó en una corriente de luz y se apresuró hacia el Cuartel General Mundial del Dōjō de Límites.

 

 

**Cualquier error que encuentren de ortografía, coherencia, etc. Por favor, coméntenlo, ayudarán mucho a los futuros lectores n.n**


CAPÍTULO ANTERIOR  | ÍNDICECAPÍTULO SIGUIENTE

3 comentarios

  1. Oh, sí, Feng, cuándo planeas casarte. Lo único que tu madre y yo queremos hacer es abrazar a nuestros nietos.”

    Concuerdo con el padre y si hay explicacion de como paso mejor

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s