Bursters!! Capítulo 76


Gif: Capitulo de la semana disfruten

Edición y Corrección: Gif


Anterior |Índice| Siguiente


Preguntas y Desvíos

 

Yashiro se encontraba sonriendo en la banca mientras que algunos hablaban en voz baja. Les llamaba la atención que alguien tan difícil de congeniar como lo era Kai-Lan hablara de manera tan suelta con alguien. Esto se potenciaba con el hecho de que Yashiro era un invitado, no un estudiante de Shi Huang.

— Esto se pondrá interesante…pero por ahora, debería seguir con la farsa…

El muchacho se levantó y siguió su camino. Mientras tanto, en el gimnasio la gran mayoría de los amigos de Yashiro ya habían acabado de entrenar, solo faltaba Enju que se estaba bañando en las duchas del mismo.

— Báñate bien, ¿me escuchas? … Cuando saliste no soportaba tu olor. — grito Misora desde la entrada de las duchas.

—… «Como si tu olieras a rosas… hueles mas a hombre que a mujer, por si no lo sabes…» — Pensó Enju mientras lavaba su brillante cabello rojizo.

Mientras ella pasaba sus dedos a través de sus largos cabellos color escarlata y el agua seguía cayendo desde la ducha, ella no podía evitar ponerse a pensar en algunas cosas. Uno siempre acaba algo pensativo cuando se baña. Hace solo un par de años nunca se imaginó cuán lejos llegaría ella.

—…No pensé llegar hasta este nivel…

El vapor cubría el cuerpo de la chica mientras se miraba a si misma. Gracias a conocer a aquel mono, ella había logrado alcanzar el poder de un Burster de rango SS incluso antes de graduarse. Aunque dejando en claro que su falta de experiencia le jugaba muy en contra en combate real.

Mientras los demás esperaban a Enju, Ryuji también entro a las duchas. Pese a lo que se creía, Misora era de tomar duchas relámpago en lugares públicos, algo extraño dado su afán de buscar hombres hasta debajo de las piedras. Momoka no entreno más allá de sus disparos, dijo que entrenaría cardio más tarde.

— ¿Te saltaras el entrenamiento físico, Momo? — pregunto Misora.

— N-No…Solo entrenare mas tarde… — dijo Momoka

Misora la miro con una sonrisa picara en su rostro. Pensó que seria buena idea molestarla con respecto a eso.

— Si no entrenas, engordaras y Yashiro se ira con otra chica…No sé, quizás incluso con En-chan. — dijo Misora burlándose de ella.

Momoka recordó en ese instante lo que sucedió en el avión y comenzó a mirar hacia la nada con una expresión estática sin siquiera parpadear, como si se hubiera vuelto paranoica. Misora al ver eso le entro escalofríos y la sacó de ese estado en un segundo.

— Yashiro y Enju…Yashiro y Enju…Yashiro y Enju… — repetía Momoka con aquella expresión psicótica.

— ¡Solo era una broma, Momo! ¡No cometas un error del que te arrepentirás! — Exclamo Misora bastante asustada.

—¡…!

Momoka recobro la luz en sus ojos y salió de aquel transe tan escalofriante. Ella simplemente dejo salir una risa pequeña y dijo que solamente estaba bromeando, algo que Misora obviamente no se creyó.

Finalmente, Enju salió de la ducha con su cabello brillante y limpio. La chica se sentía refrescada y mucho mejor ahora. Saludando a los demás mientras que Ryuji salió casi al mismo tiempo que ella.

— Haaaa~ me siento mejor. ¿Bueno, nos vamos? — dijo Enju.

— Si… debería ser suficiente por ahora.

Mientras todos se disponían a irse, siendo obviamente el foco de atención de todos dada la intensidad de su sesión, Rong se les acerco casualmente.

— No cabe duda que son lo mejor de su academia. — dijo el muchacho con una expresión serena.

— Vaya no te habíamos visto. — dijo Misora.

— Solo estaba de paso… de hecho buscaba a Kai-Lan. Luego de hablar con ella esta tarde no la he vuelto a ver.

— ¿Huh…? ¿La china con el cuchillo largo? — dijo Momoka con un obvio sentimiento de desprecio.

— Alabarda, pero si… No te llevas muy bien ahora, pero solo es algo antipática. Les juro que no es tan mala. ¿Hmmm? ¿Acaso no eran 6?

— Akira se quedo en su dormitorio y Yashiro se fue a correr por el lugar…— respondió Ryuji.

— ¿A correr? — repitió Rong.

De la nada, unas personas pasan por el lugar, hablando de algo en un muy mal momento.

— Te juro que es verdad. Kai-Lan se le acercó y le ofreció algo de beber, es muy raro de ella…

— ¡…! — todos levantaron las orejas al escuchar ese nombre.

— ¿De verdad la escalofriante Kai-Lan se acercó a un chico? ¿Y quién era?

— Esa es la mejor parte, es uno de los japoneses, el que estaba todo marcado por heridas el otro día.

En ese mismo momento Rong sintió escalofríos a la vez de escuchar un clic metálico y un extraño aumento de temperatura. Momoka y Enju ocultaban el enojo tras una sonrisa pintada. Momoka estaba preparando un fusil de asalto mientras que Enju elevaba lentamente la temperatura.

— ¿Buena persona eh…? — Dijo Momoka.

— Nunca me agrado mucho esa tipa…— dijo Enju.

— Yaa-chin trabaja más rápido de lo que creía, Nyshishi~

Rong se sintió enormemente incomodo por la situación a tal punto que intento bajo todos los medios calmar a las chicas. Dando alusiones a que Kai-Lan no es ese tipo de personas y que debería tener otro objetivo detrás de relacionarse con Yashiro.

— ¿Dices que te creamos cuando ni siquiera conocemos a esa perra? — pregunto Enju.

— Elije tus palabras con cuidado … soy un poco celosa, ehehe… — dijo Momoka.

— «Tu no eres celosa… directamente das miedo cuando se trata de Yashiro/Shirazaki/Yaa-chin» — pensó todo el grupo.

Si bien Enju también se molestaba bastante por la sobre familiaridad de la joven china con Yashiro, no le llegaba ni a los talones a la obsesividad de Momoka. Sin embargo, esta era una buena oportunidad para intentar sacar algo de información.

— Dices que esa tal Kai-Lan no es tan mala, ¿verdad? — pregunto Ryuji.

— ¿…? Si, nunca ha mostrado interés de ese tipo por algún chico, al menos que yo recuerde.

— He, quizás es solo que no te enteras. Quizás en el pasado fue una zorra y no lo sabes. — dijo Enju.

—…

Rong por primera vez se molesto por el comentario. El intentaba apaniguar las cosas, pero al tocar el tema del pasado esto le toco un nervio. Esto le hizo responder en un tono un poco más agresivo.

— No hables como si nos conocieras de toda la vida, forastera…

—…

— ¿Crees que somos tontos? Ese chico Shirazaki no es un cualquiera. ¿“Solo para mandarlo”? No nacimos ayer. Nosotros tampoco somos tan débiles como creen.

—…Cuida tu lengua, pelón… tengo una mecha muy corta… — dijo Enju.

— Hablas como si supieras por lo que hemos pasado… ¿y el que debe cuidar sus comentarios soy yo? Quizás eres tu quien no ha sufrido suficiente.

—¡…!

Enju recordó todo lo que paso en su infancia, todo lo que perdió y todo lo que tuvo que soportar. Eso le hizo enfurecer por sobre cualquier escala y desprendió un poder tal que incluso Rong comenzó a sudar frio. Todos en el Gimnasio estaban atemorizados al ver como el suelo se derretía a los pies de Enju. Eso hasta que Momoka le toco el hombro con un guante especial para no herirse.

— Enju…Cálmate… — dijo Momoka tranquilamente.

Rong se quedó mirando lo que tenia enfrente y la frialdad con la que Momoka trato el asunto, como si no fuera la gran cosa. Seguido de eso, le pidió que viniera con ellos.

— Solo para aclarar algo… yo apenas soy la 4ta más fuerte del grupo… — dijo Enju.

— ¡…!

Rong sabía que lo que vio no fue mas que la punta del iceberg, pero, aun así, no era para tomárselo en broma y lo peor es que según las propias palabras de Enju, ella ni siquiera era de los 3 mas fuertes de su equipo.

— ¿A dónde iremos? — pregunto Rong.

— A donde no nos molesten, ¿tienes algún lugar donde podamos estar sin que nos interrumpan?

—… Si, síganme…

El muchacho acabo por guiarlos hasta la sala de reuniones donde usualmente se discuten entre los miembros del equipo chino. Los muebles habían sido cambiados por el altercado que Kai-Lan había causado esa tarde. Rong cerró la puerta y se sentó del otro lado de la mesa, invitando a los demás que se sentaran también. No obstante, solo Momoka se sentó. Mientras que Enju y Misora se pusieron junto a Rong y le pusieron una mano a cada hombro, Mientras que Ryuji se sentó entre medio de Momoka y Rong.

El tenso ambiente comenzó a acumularse y el muchacho no pudo evitar mirar con el rabillo de los ojos tanto a Enju como a Misora, preguntándose porque hacían esto.

— Disculpa… pero no queremos arriesgarnos a que nos mientas… ­— Dijo Momoka.

— ¿No creen en mis palabras? ¿Qué garantía tengo de que no me mentirán a mí?

— ¿Crees que hablaremos sinceramente en territorio enemigo solo porque lo pidas? Piensa en esto como una garantía… te diré lo que necesites saber, si pienso que no debes o no necesitas saberlo solo diré que no necesitas saberlo. Tu juzga si crees en mi palabra o no.

— ¿Y las manos en los hombros? — pregunto Rong.

— Misora, al controlar el libido es buena detectando el ritmo cardiaco, Enju al centrarse en el fuego es muy eficiente al sentir la temperatura del cuerpo… Si mientes tu pulso se elevará, comenzaras a sudar y tu cuerpo elevará su temperatura… además de que Ryuji puede sentir la agitación en tu respiración, tómalo como un detector de mentiras…

— Parecen demasiado precavidos…

— Tenemos cosas mas importantes de que preocuparnos que un simple encuentro… Pregunta, te escucho… — dijo Momoka.

— ¿Quién es el mas fuerte de su grupo?

— No necesitas saberlo…

—Es obvio que nos ocultan cosas, ¿Por qué?

— Situaciones… de momento, es por precaución.

La interrogación siguió por varios minutos. Las preguntas variaban en torno a porque esconder información y traer a un supuesto Burster de rango bajo. Finalmente, una pregunta les llamó la atención.

— Sus pasados fueron duros, ¿verdad?

—…

Todos se vieron incomodos por la pregunta, lo cual llamo la atención de Rong.

— Tomare ese silencio como un si… No se que es por lo que habrán pasado, pero nosotros también tuvimos momentos difíciles, en especial Kai-Lan.

Momoka miro a Misora y Enju, de un simple asentir dejaron en claro que el muchacho no mentía.

— Estamos en academias separadas, pero antes entrenábamos juntos. Kai-Lan tubo ciertas condiciones que le dificultaban estas cosas. ¿Acaso no tienen a alguien que la haya pasado más difícil que los demás?

Momoka y los demás pensaron de inmediato en Yashiro, después de todo incluso vieron el infierno en vida que paso bajo las garras de Kenjo gracias a Fuuko. Momoka decidió responder de manera muy general y cortante.

— Si…

De cierta forma, la forma de hablar de Rong era similar a como las chicas veían a Yashiro. De alguna manera, Kai-Lan y Yashiro parecían similares. De pronto, otra pregunta los puso nerviosos.

— ¿Consideran que alguno de su equipo es particularmente peligroso?

Todos recordaron no a Yashiro, sino a Sora en ese momento. Aquella masacre que protagonizo en la base militar. Todos se veían pálidos. El muchacho chino en ese momento realmente comenzó a temer un poco por Yashiro. Si todos temblaban ante el pensamiento, tenerlo de frente debía ser algo atemorizante.

—…

En el momento en que Rong se puso nervioso, Misora advirtió a Momoka de cambios en el ritmo cardiaco, lo que llevo a hacerla disparar una pistola que apenas no le rozo un oído a Rong.

— Nada de cosas raras…

— Es una reacción normal… Dios… Supongo que por sus expresiones debe haber un demonio real entre ustedes… ¿Quién diría, que estábamos en la misma situación?

— ¡…! Explícate…

— Digamos que… nosotros tenemos gente así, aquí también…

—¡…!

El hecho de que tanto Enju como Misora no sintieran cambios en nada les helaba aun la sangre. Según el muchacho chino, ellos tenían a alguien que parecía cumplir las mismas condiciones que Yashiro. Obviamente ellos pensaban en Kai-Lan. Sin embargo, omitían el hecho de que Rong no dijo eso en singular.

Rong había reducido la lista a solo Akira y Yashiro como el demonio con piel humana gracias a la conversación. A cambio de información sobre ellos, si, pero era mejor que trabajar sobre nada. Sin mencionar que, gracias a las expresiones tan creíbles de los japoneses, Rong podía llegar a creer en gran parte de la información.

—Oh, ho, ho… Así que te encontraste con Siyun…— dijo el director Guan Tao.

Dentro de la oficina del director, el señor Guan Tao se encontraba charlando con alguien que se veía bastante molesto.

— Mira que golpearme porque si, maldita vieja resentida… Un hombre tiene más pecho que ella…

— Vamos… no te enojes tanto, Shohei…

Shohei se encontraba con una cara de disgusto muy distinta a esa sonrisa que esbozaba todo el rato cuando estaba con el resto del equipo japonés.

— Mientras mantengas tu parte del trato viejo… el Monstruo es tuyo mientras me ayudes con ella.

— Sin preocupaciones, joven… Deja que este viejo de se ocupe de todo. Oh, ho, ho…

—Bien, ya es suficiente por ahora… Creo que es hora de comenzar a mover los hilos. ¿Quién lo diría? Pensé que estaban todos muertos Ufu,fu…

Akira parecía haber acabado de indagar cierta información acerca de varias cosas. Esa sonrisa en aquel rostro con ojeras era algo muy poco tranquilizador.

—De momento… debo buscar a ese chico desagradable. ¿Cómo se llamaba? ¿Tan Shu? ¿Man Ju?… Bueno, parece que estos chinos guardan varias trampas bajo la alfombra.

En su portátil quedo un archivo clickeado, pero no abierto. Ese archivo se llamaba “Perfiles Falsos”.

— No crean que soy una Kenjo solo por mi padre… no solo se luchar, alimañas…— dijo Akira mientras salía de su habitación.


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .