Shiki: Volumen 01: Capítulo siete: parte 4


[Anterior] [Índice] [Siguiente]


“Ehh, ¿el servicio conmemorativo final? ¿Para la abuela?”

Dijo Nao, ganándose un asentimiento de Yasumori Junko. El aserradero Maruyasu era amplio. Los montacargas y los camiones estaban en reposo en la oscuridad de la noche, y en la plaza llena de madera en todas las direcciones no quedaban nada más que sus huellas. Mezclados con eso estaban las estrechas huellas de las bicicletas de los niños.

El almacén del aserradero fue visto por los niños como un patio de recreo. Los ejercicios de radio de las vacaciones de verano estaban programados en el patio del aserradero Maruyasu para los niños de esta área, y la esposa de la familia, Junko, tenía el deber de supervisar eso. Aunque era temprano en la mañana, sería una mentira decir que todavía no hacía calor, pero Nao al menos vino con ella, lo que lo hizo agradable de alguna manera.

Los niños reunidos jugarían después de terminar sus ejercicios hasta el horario comercial del aserradero. Por lo menos, toda la madera acumulada hizo que no se pudiera decir que era un lugar libre de peligros, por lo que cuando los niños estaban allí, alguien tenía que estar con ellos. Con la frecuencia con la que venían, ella tenía un vínculo aún más profundo con los niños, y en los días libres fácilmente venían a “tomarla prestada”. Estaban unidos a Junko y a Nao, y habían sido jalados de la casa innumerables veces, pero ser tan amado podía fomentar el amor en sus seres queridos, por lo que no era tan malo.

“Se perfila como un gran servicio”

“Oh, eso suena como mucho trabajo” dijo Nao, mirando al niño que jugaba a sus pies con trozos de madera. “Susumu-chan, eso es un no-no”

Nao tomó el trozo de madera afilado de la mano de su hijo.

El año pasado, Junko se había casado con esta familia del aserradero Maruyasu de fuera de la aldea. Nao era otra esposa que había venido de fuera del pueblo. Nao se había casado con la familia de la constructora Yasumori, comúnmente llamados Contratistas, que era una rama de la familia del aserradero, siendo el esposo de Nao el primo mucho más joven del suegro de Junko. Sus maridos tenían la misma edad, por lo que eran más como hermanos. Los dos esposos no solo se llevaban bien, sino que eran una familia de jefes y ramas, por lo que había todo tipo de participación entre ellos. En Obon o Año Nuevo o cualquier cosa de esa naturaleza, todos los familiares del vecindario se reunirían con los Maruyasu.

Nao recogió una colección de restos de madera que parecían seguros,

“Si es su último servicio conmemorativo, también estaremos involucrados. Tendremos que ayudar”

“Lo siento, especialmente cuando hace tanto calor”

“Ambos estamos en la aldea, tenemos que contar la una con la otra. Pero realmente será una molestia para Jun-chan, ¿no? Si estás diciendo que es a fines de agosto, entonces Obon apenas habría pasado. Harás esto de nuevo, ¿no?”

Así es, dijo Junko con una sonrisa forzada, volviéndose para mirar la casa iluminada. Desde la sala de tatami donde se reunía la familia extendida fluía el ruidoso clamor mientras bebían.

“En mi casa realmente no teníamos ningún pariente cerca, por lo que tanta gente reunida para Obon fue un completo shock. Nunca antes había visto un servicio conmemorativo budista”

“¿Ah? Aquí, son muy estrictos acerca de los servicios conmemorativos y las obras divinas ¿no es así? Mi suegra, todas las mañanas, va a un servicio religioso en el templo. Recuerdo lo sorprendida que estaba cuando lo escuché por primera vez”

“En cuanto a mí, pensé que solo ibas a los templos para los funerales”

“¿Verdad?” Junko se rio. “Recordar todas las pequeñas costumbres puede ser una molestia, pero una vez que te acostumbras, empiezas a pensar que también es agradable a su manera”

“Así es.”

Junko sonrió. Se había casado desde cerca, pero Junko nació en una zona más urbana, donde los familiares estaban muy lejos, y no se reunía con ellos. Ni siquiera había un altar familiar en la casa, y en realidad ni siquiera realizaban la mayoría de las funciones o eventos festivos anuales. Esa fue una razón más por la que estos rituales exigentes y precisos eran interesantes y divertidos. Incluso el alboroto de la familia reunida, mientras se cansaba, por un lado, era un buen tipo de trabajo. Especialmente cuando miraba a su esposo y al esposo de Nao, pensó que la forma en que los de la misma generación eran como hermanos era algo bueno.

“Si es su ceremonia conmemorativa final, la gente del vecindario también ayudará, así que no debería ser una molestia el día en sí. ¡Ahora, hay días antes y después! Es una molestia cuando la familia se reúne, pero, bueno, así es como funciona” dijo Nao, volviendo la vista hacia la casa principal con una sonrisa. Junko sonrió.

“Entonces, lo haremos de alguna manera. Mi suegra dijo que será un gran evento, así que me pusieron en un aprieto”

“Todo estará bien. ¡Jun-chan es confiable!”

“¡No es difícil!”

“¿Oh? Eres una buena esposa ¡Mi suegro lo dijo él mismo!”

“¿En serio?”

“En serio. Quiero decir, ¡es mucho trabajo lo que haces! ¡Jun-chan, tu casa maneja los asuntos del aserradero! Hay trabajadores residentes ¿no es así? Y además de eso, está el abuelo”

Ah, murmuró Junko. El abuelo de su esposo había estado postrado en cama durante seis años. Estaba ayudando con el negocio y atendiendo al anciano, así que con tres generaciones viviendo en la casa, con el abuelo y la abuela de su esposo, había mucho de qué preocuparse. “Realmente no es tan malo. Es mi suegra quien se encarga de la gente del aserradero. El abuelo puede estar postrado en cama y necesita ayuda, pero no es particularmente exigente y no se enoja con mucha frecuencia”

“Ser capaz de verlo de esa manera es parte de lo que te hace grande”

“Nao-san es igual, ¿verdad? Con los jóvenes contratistas que viven contigo”

“Tenemos un albergue. No es como si realmente fueran residentes”

“¿Es eso así?”

Atrapadas tratando de elogiar a la otra, Junko y Nao se miraron y se rieron.

Había mucho por lo que preocuparse, pero sus vidas familiares iban bien. Tener a Nao tan cerca era tranquilizador. En la entrevista de matrimonio, ella acordó vivir con la familia cuando se casaron, y cada pareja tenía su propia sala de estar y cocina, por lo que no había nada de qué sentirse insatisfecha en sus arreglos de vida con la familia extendida. Pero — pensó Junko, volviéndose para mirar detrás de ella.

El cielo nocturno era negro, la cordillera occidental se extendía debajo de él. Esto, o cualquier otra cosa, no se podía ver allí en la oscuridad de la noche, pero allí era donde estaba la nueva casa de Kanemasa.

(Una casa así …)

“Sin embargo, también me gustaría intentar vivir en una mansión de estilo occidental como esa”

Pensando que Nao había leído su mente, Junko se volvió para mirarla y vio a Nao mirando la escena detrás de ellos.

“— Solo quiero decir, también sería bueno tener una casa que pudieras hacer de la manera que quieras”

Junko asintió con firmeza. “No es que esté particularmente insatisfecha con nada. Pero, incluso si creo que me gustaría acomodar esto así, no puedo ajustar la casa como quiera”

“Así es … debe ser realmente agradable, esa casa incluso tiene un ático. Siempre quise un ático, ya sabes”

Yo también, Junko se rió. Nao le dio a Junko una mirada traviesa.

“Una mansión occidental con un ático, por qué, es como salir de una película, ¿no? ¡Casarse en una casa como esa sería como ser llevada lejos al cielo! ¿No sería pintoresco, la nueva vida ideal para casados?”

“Estoy seguro de que habría una suegra como Rottenmeier-san” (NTE: Una referencia al trabajo de Johanna Spyri, Heidi. Miss Rottenmeier es estricta y decididamente no es una figura divertida de niñera dentro de la historia.)

“Oh, eso es cierto” dijo Nao, su voz se elevó con una carcajada. “— Se han mudado, ¿cierto? ahora es seguro”

“Parece que sí. Sin embargo, no sé qué tipo de personas son”

“Nunca salen, dicen. Como era de esperar para alguien que se muda al campo de esta manera, son extraños”

Lo son, murmuró Junko mirando las montañas negras. Mientras lo hacía, Nao le dio un codazo.

“— ¿Hn?”

“Oh, Guau. ¡Hablando del demonio!”

Mirando hacia donde señalaba Nao, bastante cerca, había una figura al borde del aserradero. Justo debajo de la farola de la entrada, una pareja, hombre y mujer, estaban de pie. Al mirar su ropa, quedó claro de inmediato que no eran del pueblo. En general, el ambiente que emitían era completamente diferente. Lo que dejó una impresión en Junko, por no hablar de su ropa, fue la forma en que los dos casualmente unieron sus brazos. Cualquiera que hiciera eso seguramente no era una de las parejas casadas de este pueblo. Deben haber notado a Junko y a los demás, dándoles un saludo fácil.

“Buenas noches” se dijo en un profundo barítono.

“Oh … Buenas noches” respondió Nao, tomando a su hijo en sus brazos mientras Junko seguía.

“¿Son la buena gente de Kanemasa?”

El hombre habló, la mujer lo miró con una sonrisa. “Takemura-san había dicho algo al respecto. Que nos llamamos Kanemasa, aquí”

“Así es” Nao sonrió. “Tenemos la costumbre de llamar al territorio alrededor de su casa Kanemasa”

Ah, el hombre asintió. Tenía alrededor de cuarenta y tantos años. La mujer con él parecía estar en algún lugar alrededor de los treinta. Los pensamientos de Junko estaban en caos. Cómo describirlos ¿pulidos? Había algo artificial para ellos: su comportamiento carecía de cierta mundanalidad. Sintió una oleada de vergüenza ante el repentino estallido de voces borrachas que se podían escuchar en el fondo.

“Somos los Kirishiki. Es un placer” dijo la mujer, dirigiendo sus ojos al que estaba en los brazos de Nao. Su cabeza se inclinó, mirando a la cara del niño.

“Sí. Él es Susumu. Yo soy, eh, Yasumori. Y esto aquí es – no, ella es uno de los miembros de la familia del aserradero Maruyasu”

“¿Son hermanas?”

“No. Jun-chan es — Soy una pariente suya. De construcciones Yasumori”

Mientras Nao hablaba, hubo otra carcajada desde el fondo. El hombre volvió los ojos hacia la casa principal.

“Es Obon. Nuestra familia se está juntando”

“Ah, sí. Es la temporada de bienvenida, ¿no?” Dijo el hombre, mirando a su esposa. “¡Entonces todos se reúnen así!”

“Así es. Si no tienes a dónde regresar, te quedas afuera. A decir verdad, me preguntaba dónde estaban desapareciendo todas esas personas, ¡era misterioso!”

“Yo también pensé lo mismo.”

Junko observó a la sonriente pareja con un sentimiento sofocante. Era como ver a una pareja joven, lo cual era vergonzoso. No había parejas casadas tan abiertamente cariñosas en el pueblo. Una vez que se casó, se vio envuelta rápidamente en la vida familiar y el afecto dio paso a una familiaridad cómoda.

“¿Ustedes dos tienen hijos?”

“Tenemos una hija. ¡Ya tiene trece años!”

“No te ves como si tuvieras una hija tan grande”

“Muchas gracias” dijo la mujer con una sonrisa hechizante. Junko tuvo la sensación de que ella era como otra forma de vida. No era como una niña, ni como una mujer de mediana edad, no era como una mujer casada que había visto antes. El hombre era igual. Seguía siendo un hombre entre los hombres, lejos de cualquier hombre de más de cuarenta años que Junko pudiera imaginar. Fuera de los dramas de televisión.

“Uhm … si les interesa” dijo Nao tímidamente. “¿Les gustaría entrar? Como pueden ver, es la mitad de la fiesta, así que hay un montón de borrachos”

Nao la empujó ligeramente con el codo, lo que llevó a Junko a saltar precipitadamente.

“¡Oh, sí, por favor! Creo que nuestra familia también lo disfrutaría”

El hombre miró a su esposa como preguntándole.

“Oh, pero no podemos. ¡Estás en medio de una reunión familiar!”

“Oh, no, no me importa en absoluto”

El hombre se volvió hacia Junko. “Si pudiéramos aceptar su hospitalidad en una fecha posterior …”

“Entonces, por favor, vengan a nuestra casa también” dijo Nao emocionado. “Si pregunta por el lugar de los Contratistas, cualquiera podrá darle instrucciones. ¡Con su hija!”

El hombre sonrió bruscamente. Por un momento, Junko se sobresaltó. Esa sonrisa, algo parecía aterradora. Sin razón aparente, tenía la sensación de que se había dicho algo que no podía ser retirado.

“Muchas gracias.”

Dijo el hombre, mirando a Junko y Nao como si hicieran una promesa.

“Iremos a dar nuestros saludos … Muy pronto”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s