Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 05 – Capítulo 08


Capítulo 08 – De acuerdo con el Dios Serpiente

 

Estaba goteando. En esta época del año, cuando empieza a calentarse, Maomao siempre se ponía melancólica por las constantes lluvias.

 

Maomao abría los cajones de las medicinas y comprobaba si las hierbas del interior estaban húmedas.

 

(Hice esto en el consultorio médico el año pasado, huh).

 

Ella limpió el lugar mientras le daba una paliza al médico charlatán por su manejo descuidado. ¿Podría el médico charlatán estar echando a perder los artículos en los estantes de las medicinas otra vez este año?

 

Todo el tiempo que Maomao limpió los estantes, maomao mostraba su barriga a sus pies. La vista de ella, con un aspecto completamente domesticado, era un estorbo para Maomao, así que la empujó a un lado. maomao levantó la vista con desagrado, pero no hizo ningún intento de moverse, así que fue empujada contra la pared.

 

Maomao apartó las hierbas estropeadas y añadió lo que no tenía suficiente a los tablones de madera. Algunas se podían conseguir en el mercado, mientras que otras tenía que depender de los comerciantes para traerlas.

 

(Creo que puedo conseguirlas).

 

Algunas de ellas eran plantas que crecían en esta temporada. Salgamos un poco y cosechemos algunas.

 

(Parece que la lluvia también ha parado.)

 

Aunque está húmedo, no era hasta el punto de llover. No hay tiempo como el presente. Si esperó a que el cielo estuviera despejado, no habría trabajo que hacer.

 

Maomao miró fuera de la farmacia. Las cortesanas estaban, en su mayoría, durmiendo como preparación para su trabajo nocturno, así que la gente de alrededor eran sirvientes o niñas pequeñas que se veían obligadas a estudiar.

 

Maomao se dirigió hacia la habitación donde se reunían los sirvientes. Deslizó la puerta corrediza para abrirla. Había sirvientes tumbados lentamente en el suelo. Sazen estaba entre ellos.

 

“Voy a salir así que cuidar de la tienda”, dijo ella.

 

“¿Hah? ¿Cuál es la prisa?” Sazen se rascó la cabeza en señal de enfado mientras se sentaba.

 

“Volveré por la noche. Será en el pueblo cercano.”

 

“Claro, claro. Entonces, ¿sólo atender la tienda?” Recordaba que Maomao trabajaba duro, así que parece que se volvió inteligente.

 

“Hay hierbas medicinales colgando del techo para secarse. Quiero que aplastes sólo las secas. La gestión será como siempre.”

 

“Claro, claro”. Sazen se puso de pie desde su posición de sentado. Se metió una mano en el cuello y se rascó la barriga. Maomao entrecerró los ojos ante eso. Vio tierra bajo sus uñas.

 

“Lávate bien las manos”.

 

“Lo sé”.

 

Su memoria no era mala, pero podría ser mejor si fuera más consciente de la higiene. Hay un gran número de huéspedes que se equivocan en eso.

 

Ella tenía que advertirle apropiadamente sobre eso.

 

(¿Llegaré a tiempo para el bus* a esta hora?) (EZ: *No es el autobús con el que están familiarizado(a)s acá info Link)

 

Es costoso viajar en un carruaje solo. Muchos carruajes pasan por el pueblo cercano durante todo el día para transportar el suministro de alimentos a la capital. Funcionan como un autobús de caballos cuando regresan, ya que no tienen nada que llevar. La sensación que se tiene cuando se monta en uno es la peor, pero resulta nada menos que barato.

 

Cuando Maomao salió del cuarto de los sirvientes para limpiar rápidamente, vio unos ojos brillantes mirando hacia ella.

 

“Pecas. ¿Vas a algún sitio?” Chou’u dijo eso sus dientes delanteros finalmente han crecido. Zuurin estaba parada a su lado como una seguidor.

 

Maomao hizo una mirada evidente de renuencia. Apartó a un lado a los mocosos que se acercaron a ella, volvió a la farmacia y envolvió las herramientas necesarias.

 

“Oye, vas a salir, ¿verdad? ¿Es el mercado? Si vas a ir de compras, llévame contigo…”

 

Chou’u entró en la farmacia y recogió a maomao, que estaba tumbada en sus brazos. Llévame, llévame, él usó las patas de Maomao para pinchar a Maomao. maomao sólo maulló un “ntaaa” en señal de molestia.

 

“Iré al bosque. Digas lo que digas, es el aburrido campo.”

 

“¡El bosque! ¡Quiero ir al bosque! ¡Quiero ir, quiero ir, quiero ir!”

 

Golpeó las patas delanteras de maomao. A la gata obviamente no le gustó. Pateó sus patas traseras y se alejó de Chou’u.

 

Chou’u hizo una rabieta en el suelo. Ella pensó que dejaría de hacer berrinches a los diez años, pero ¿podría ser por su poca disciplina? Aunque hay otras partes que han crecido extrañamente, Maomao se agarró la cabeza.

 

Como Zuurin también iba a copiar a su líder Chou’u, Maomao la agarró por el cuello y la puso de pie.

 

“Se lo diré a la madam”. Cuando Maomao la amenazó, la chica se mantuvo rígida. Sólo su cabeza se movió hacia arriba y hacia abajo.

 

“¿Por qué tanto alboroto?”

 

La madam apareció con una expresión apática.

 

Zuurin se puso nerviosa.

 

“Quiero cosechar algunas hierbas medicinales mientras no esté lloviendo. Este tipo sólo estará en el camino si viene.” dijo Maomao mientras señalaba a Chou’u que estaba rodando por el suelo.

 

La madam entrecerró los ojos y miró al chico. Tomó un respiro de sorpresa, y luego le dijo a Maomao. “Llévatelo”.

 

“¿Hah?” Por qué esto nuevamente, Maomao dio una mirada de desagrado. Ella pensó que, si era la madam, siendo una persona completamente racional, no habría razón para que ella trajera al trabajo al mocoso molesto.

 

“¡Eh, no puede ser! ¿Hablas en serio, abuela?” Yay, Chou’u se levantó y saltó en círculos.

 

Zuurin también la copió en saltar alrededor, pero la madam sostuvo su cabeza. “Tú no”.

 

Como sus palabras, Zuurin bajó la cabeza. A diferencia de Chou’u, que de alguna manera recibió un trato especial, Zuurin es una kamuro. Dará un mal ejemplo a las otros kamuro si ella sale con ellos.

 

Chou’u golpeó el triste hombro de Zuurin. “Traeré recuerdos”, dijo.

 

“¿Quién va a pagar por eso?” Maomao respondió de inmediato.

 

“Si quieres salir, aguanta un poco más. Te redimiré pronto”, dijo.

 

“!?”

 

¿Dónde aprendió esa frase? Por cierto, muchos de los huéspedes que dicen eso eran unos inútiles.

 

Dejando a los felices mocosos en paz, Maomao pinchó a la señora.

 

“De nuevo, ¿por qué tengo que traerlo?” Dijo Maomao con decisión.

 

La madam miró a los mocosos mientras se rascaba la clavícula. “¿Fuiste a algún lugar lejano no hace mucho tiempo? ¿Sabes cómo fue Chou’u todo el tiempo?”

 

No sabía nada de eso. Tendría que estar armando un escándalo como siempre. Es muy cercano al sirviente jefe Ukyou, así que debería estar bien aunque Maomao no estuviera cerca.

 

“Nunca fue tan animado. Ya que está aquí sin sus padres, incluso cuando alguien como tú está lejos, se siente solo.”

 

“Realmente no puedo creer las palabras de una bruja que usa el dinero para comprar niños de un proxeneta”, dijo cínicamente Maomao. Aparentemente, su padre adoptivo Roumen llegó a tomarla y la encerraron sola en la habitación sin importar cuánto llorara. La pequeña Maomao llegó entonces a comprender que no tenía sentido llorar, por lo que desde entonces dejó de hacerlo. Esta podría ser también la razón por la que sus glándulas lacrimales estaban tan secas.

 

Ella no estaba realmente resentida con él por eso. No como ella lo recordaba. La mujer que la dio a luz tuvo que trabajar y Pairin que la amamantó también tenía trabajo. Fue cuando el Rokushoukan estaba en declive por lo que Maomao no tendría a nadie de quien estar celoso.

Sólo pensaba que sería feliz mientras no la estrangularan hasta la muerte.

 

La madam puso sus manos en sus mangas. “No se puede evitar que se vendan a un proxeneta. Es el trabajo de sus padres. No me concierne. Pero, criar a un patán que no hace nada y da puñetazos no es algo que queremos aquí. ¿Crees que estoy siendo amable? Sólo los estoy educando para que eso no suceda”.

 

“¿Qué pasa con Chou’u?”

 

“¿No depende de ti cómo resulte? Sólo puedo mirar mientras me aseguro de no morir. Tienes que criarlo de acuerdo con el dinero que recibes, de acuerdo”.

 

Eso es un hecho. Qué ladrona, Maomao la calumnió.

 

“Oh, en verdad”, la madam se hizo la tonta y luego se fue a otro lugar.

 

 

 

 

 

 

Media hora después de balancearse en un autobús a caballo, llegaron al pueblo que estaba cerca del bosque. Estaba junto al río; el ambiente era similar al del pueblo natal del médico charlatán, pero en su lugar producían arroz y verduras. Los arrozales que acababan de terminar de cultivar reflejaban el cielo como un espejo gigante.

 

“Whoaaaa”.

 

Chou’u estaba mirando afuera, asomándose del carruaje.

Ciertamente, los arrozales son el punto más destacado de esta temporada. No parecía que fuera a llover ahora mismo. El cielo también era azul. El mundo rodeado de azul, en el cielo y en el suelo, se veía irresistiblemente maravilloso.

 

“Oye, Pecas. ¿Qué es eso?” Chou’u tiró de las mangas de Maomao. Ella se preguntó a qué señalaba; había postes clavados en dos colinas de arena, había paja retorcida ensartada entre ellos. Estaban situados justo a lo largo del arroyo que fluía junto al arrozal.

 

“¿No son esas cuerdas de vigilancia (注連, churen)?”

 

Maomao no sabía mucho sobre ello, pero si su memoria le servía correctamente, es un hechizo. ¿No era algo donde hacen una barrera para protegerse de las cosas malas?

La razón por la que la forma de la cuerda era un poco diferente – ella pensó que estaba mezclada con la creencia popular de esta región, pero–

 

(¿Huh?)

 

Maomao se inclinó hacia delante. Sintió que la forma de la cuerda de protección era muy diferente a lo que había visto antes. Pensó que la cuerda era mucho más plana que antes; este año tenía un pequeño giro y se le habían enrollado trozos de papel blanco. En cuanto a la forma, le pareció mucho más refinada que antes, pero ¿son estas cosas algo que se cambia a voluntad?

 

“Llegaremos pronto”, dijo el campesino que manejaba el carruaje. Aunque es un autobús a caballo, los pasajeros actuales eran sólo Maomao y Chou’u. Un buen punto acerca de este carruaje es que la tarifa no cambia con menos gente. Por el contrario, hay autobuses a caballo que se vuelven más baratos cuanto más gente hay, pero a ella no le gustaba cuando estaba demasiado desordenado. El caballo también reduce la velocidad, así que Maomao prefirió ir en éste.

 

Después de bajarse del carruaje, Maomao miró el bosque.

No significaba que este bosque perteneciera a la aldea. Pero lo añade para ellos cuando va a hablar con el jefe de la aldea. No recibirá quejas si les da algo de dinero. Este tipo de cosas son necesarias para mantener relaciones largas. Sería útil que recordaran su rostro.

 

Maomao le dio un tirón de orejas a Chou’u y se dirigió a la casa del jefe de la aldea.

 

“…”

 

“Este pueblo no tiene nada”.

 

Ciertamente no tiene nada, pero no hay necesidad de decirlo en voz alta. Ella le golpeó la cabeza a Chou’u. Apuntó a la casa más interna de la aldea.

 

Había verduras secas colgando del techo de la casa destartalada. Deben estar secándolas para su conservación, pero podrían enmohecerse esta temporada si no tienen cuidado. Había una versión más corta de la cuerda de protección que vieron en ese momento junto a las verduras secas.

 

¿Han pasado tres años desde que Maomao llegó a esta aldea? Como tenía trabajo en el palacio interior, faltó mucho tiempo. Sin embargo, el jefe de la aldea tenía un buen recuerdo de las caras.

 

“Hola”. Ella golpeó la puerta, y Chou’u la copió golpeándola. Basta, se enojó y lo agarró de la cabeza al niño, cuando una joven salió de la casa.

 

“¿Quiénes son ustedes?”

 

La mujer era bastante bonita para ser una en un campo como este. Llevaba ropa sencilla pero robusta.

 

“Deseo ver al jefe del pueblo. Lo entenderá si le dices que es la discípula del farmacéutico Ruomen.”

 

La razón por la que dio el nombre de su padre adoptivo en lugar del suyo propio era fácil de entender. Había mucha gente que no confiaba en un farmacéutico como Maomao para que diera un nombre. Si envejeciera un poco, esa desconfianza probablemente desaparecería. Pero como no tenía ninguna razón para mostrar el hecho de que es farmacéutica, usaba palabras que eran fáciles de entender para la otra persona.

 

La mujer llamó a un hombre en la mejor época de su vida desde dentro de la casa.

Si la memoria de Maomao era correcta, este tendría que ser el hijo del jefe de la aldea. El hijo también parecía recordar a Maomao, mientras asentía con la cabeza, “Ahh”.

 

“Mi padre murió por complicaciones de un resfriado el año pasado”, dijo.

 

“Ya veo”.

 

No deberían tratar un resfriado como algo trivial. Si lo toman a la ligera, pronto empeorará, progresando a una neumonía y luego te irás de repente.

 

Si lo recuerda bien, el anterior jefe de la aldea no bebía medicina. Tenía una personalidad cordial en la que afirmaba que si bebes vino y descansas bien te pondrás mejor, así que aunque no era su cliente, no lo odiaba.

 

“Le dije que viera a un médico, pero, bueno, no se puede evitar. No, dejemos el tema sombrío. Irás al bosque, ¿verdad?”

 

“Sí”. Maomao le pasó al nuevo jefe de la aldea la cantidad de dinero habitual. Al hacerlo, el jefe de la aldea meneó la cabeza.

 

“No lo quiero. Si no te das prisa, el sol se va a poner.”

 

“…si me dices eso, es genial.”

 

Qué extraño giro de los acontecimientos. Maomao iba a devolver el dinero a su pecho, cuando Chou’u extendió su mano.

 

“Pecas. ¡Compra dulces con eso! ¡Compra!”

 

“¿No dijiste que ganarías el dinero tú mismo?” Maomao guardó el dinero de forma segura y se dirigió al bosque.

 

“Las serpientes salen esta temporada, así que ten cuidado”, dijo el jefe de la aldea.

 

“Yo sé eso. Son buenos ingredientes”.

 

“No, eso no es lo que quiero decir”, rebatió y agarró la cuerda de protección que colgaba del techo para que ella la viera.

 

Ella la miró cuidadosamente y vio que la forma de la cuerda era diferente en ambos extremos. El grosor de un lado se estrechaba, mientras que el otro extremo era más grueso y estaba desgarrado en la punta. Parecía una serpiente.

 

“Si matas serpientes, los aldeanos podrían venir a atacarte.”

 

“…¿qué pasa con eso?” ¿No está esto completamente en conflicto con los pensamientos de Maomao de asar serpientes en salsa de soja si viera alguna?

A pesar de que le agradecieron el exterminio cuando atrapó varias serpientes antes.

 

El jefe de la aldea también sonrió con amargura. “Estaba en el testamento de mi padre, sabes. Antes de morir, se puso un poco débil  mentalmente y terminó llamando a un médico brujo”.

 

A partir de ahí, a cambio de conseguir incienso que aliviara su sufrimiento, se le dijo que difundiera sus enseñanzas por todo el pueblo.

 

Y a partir de eso, Maomao lo entendió. Así que por eso las extrañas cuerdas de vigilancia estaban por todas partes.

 

“Este lugar originalmente adoraba a un dios serpiente, sabes. Por eso. Es para la adoración.” El jefe de la aldea sonrió amargamente. Si se trataba de una creencia que ha existido en el pasado, no se puede evitar – él tenía ese tipo de expresión, pero ella estaba extrañamente atascada en algo.

 

“Pero, ¿qué pasa con las serpientes venenosas?” preguntó.

 

Las especies de víboras de pozo eran el enemigo de los granjeros. Si los muerde una, lo perderán todo.

 

El jefe de la aldea susurró mientras sonreía con amargura: “Para esas, las matamos sin que nos descubran. Aunque somos profundamente religiosos, eso es algo que no se puede evitar”.

 

El jefe de la aldea debe tener varias caras también. La joven mujer que probablemente era su esposa los miraba con desprecio.

 

Podría ser desagradable ver a su marido hablando en secreto delante de ella.

 

“Ven, ¿nos vamos?” Maomao dijo.

 

“Okay”, respondió Chou’u.

 

Maomao entró rápidamente en el bosque con Chou’u a su lado.

 

– mis pensamientos: (EZ: De la traductora jap-ingles)

El jefe de la aldea y su constante sonrisa amarga xD


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s