La Competitiva Sociedad Infinita de Mazmorra: Capítulo 163


Traductor: Aoisorabluesky

Editor: Fixer-san


Anterior |Índice| Siguiente


El Rondo de la Llama Escarlata y el Hielo Plateado (6)

Aunque quería esperar a que Illina se calmara, también estaba ansioso por salvar al usuario de habilidad que había sobrevivido. Por eso tan pronto Illina se apaciguó le acaricié la cabeza y le dije:

—Illina, lo siento, pero hay alguien a quien tengo que salvar. Quédate junto a Hwaya por momento.

—Ina.

—¿Ina?

—Así es como me dicen mami y papi.

—…Está bien, Ina. Espera un momento.

Un.

Después de escucharme decirle Ina me dejó ir. Preocupado de que no hubiera forma de remediar la situación me acerqué al usuario de habilidad.  Cuando todos los demás se habían convertido en zombis de hielo él había sobrevivido. Sin embargo, está en una situación peor que antes, ya que se le estaban congelando hasta los ojos. Por suerte, la habilidad de Ruyue se había hecho más fuerte justo en el momento indicado, y había detenido la congelación.

Cuando me acerqué a los demás, Walker fue el primero que comenzó a burlarse de mí.

—Oh, aquí llega el padre.

—Walker, si quieres pelear, adelante. Voy a estar feliz de aplastarte.

—Lo siento, pero no soy tan cruel como para lastimar a un hombre que tiene una hija. Protege tu hogar, Kang Shin.

—¡Walkeeeeeeeeer…!

Por otra parte, Ludia sacudió su mano y negó lo que dijo Walker.

—No lo aceptaré. Ella no es mi hija.

—Lo siento, pero tampoco eres mi esposa.

—Quiero acariciar a Illina también… ¿¡Puedo!?

—Es muy probable que te congeles al instante.

—Por qué solo pueden hacerlo Shin y Hwaya-unni…

Bueno, puedo entender lo que sentía Ye-Eun. Ina era pequeña y linda y parecía una princesa de un cuento de hadas. Aunque las personas con albinismo sufrían cierto dolor que las personas que no lo eran no podrían entender, con lo bonita que era Ina, podría considerarse más una bendición que una maldición.

Además, con esa cantidad de mana que competía con la de un rango SSS, ello no podría sentir el dolor que sentían las personas normales con albinismo. Aunque a cambio de eso ella había perdido mucho, a partir de ahora sería muy diferente. Yo me aseguraría de que fuera así.

En cualquier caso, tenía que tratar al usuario de habilidad que estaba al borde de la muerte.

—Ruyue, ¿Puedes devolverlo a la normalidad con tu habilidad?

[¡Un! Pero esa cabeza-amarilla tiene que ayudarme.]

Ruyue respondió con energía y señaló a Ludia. Mira que usar su cabello rubio para llamarla cabeza-amarilla… ¡Que atrevida, Ruyue!

—Ludia, ayúdale. Necesitamos salvarle.

—…

Debido a mi claro rechazo, las mejillas de Ludia estaban haciendo pucheros. Aunque no me respondió, se nos acercó, entonces apuntó su bastón hacia el usuario de habilidad.

—¿Qué debería hacer, Loba?

[¡Soy Ruyue! ¡No Loba!]

—Sí, Loba. ¿Así que dime que hacer?

[Shin, ¡Esta cabeza amarilla me está llamando Loba!]

—¿Pudiéramos apresurarnos? ¡Si se muere de verdad, no será gracioso…!

Aunque Ludia y Ruyue seguían discutiendo, cooperaron para salvar al usuario de habilidad. Mientras Ruyue lo descongelaba lentamente, Ludia fortalecía su mana y sanaba sus heridas. Sorprendentemente, después de un rato, comenzó a operar su propio mana para ayudarles, mientras tenía los ojos todavía cerrados. No estoy seguro de cuando fue congelado, pero era realmente tenaz…

Cerca de 10 minutos después, el hombre abrió los ojos lentamente después de recuperar su apariencia. Era un hombre de mediana edad, atractivo, de cabello rubio con vetas grises y ojos de igual color gris. Esto debe de ser a lo que la gente se refiere cuando dice “envejecen bien”.

—Gracias por ayudarme. Pensé que iba a morir.

—Soy Yeon Hwawoo de Revival.

—Ah, el mayor héroe de este siglo. Eres incluso más atractivo en persona. Tus ojos se ven suaves, pero muestran una fuerte voluntad. Es un honor conocerle. Soy Laz Michel, el rango SS de Francia.

Me extendió su mano. Cuando le estreché la mano, me di cuenta al instante. ¡Era un usuario de habilidad de tipo reforzamiento físico!

—¿Eran todos ellos tus camaradas?

—Había otros, pero a la mayoría los mataron los monstruos de hielo.

Mientras decía eso, discretamente miró a Ina. Cualquier otro que no fuera yo no se hubiera dado cuenta. Aunque no dijo nada en voz alta, se a lo que aludía. No pude evitar agradecerle por ser tan considerado.

Aunque casi muere congelado, había visto todo lo que sucedió. Sabía que Ina no quería matar personas, y probablemente él no hablaría al respecto si lográramos controlar su habilidad.

—Me gustaría volver a expresar mi gratitud. De verdad, muchas gracias. Pensé que mi corta vida terminaría en este lugar. ¡Todavía me quedan muchas cosas por disfrutar!

—Es genial que pudimos salvarte antes de que fuera demasiado tarde. Siento decirle esto a alguien que acaba de salvarse de la muerte, pero, ¿podrías ayudarnos a completar la puerta? Tener a un usuario de habilidad poderoso y confiable como usted sería de gran ayuda para nosotros.

—Por supuesto. De hecho, me gustaría pedir que me dejarais ayudar. No soy el tipo de persona que se queda sin hacer nada después de ser golpeado. No estaré satisfecho hasta que tenga mi venganza.

Sonrió y alzó su espada, la cual sostenía incluso mientras estaba congelado. Para ser una espada de una sola mano, la hoja era grande y gruesa. Era una espada bastarda.

—Tengo confianza en mí habilidad para luchar con mi cuerpo.

—Me alegra que te nos unas.

Después de terminar con las presentaciones, Hwaya se nos acercó sosteniendo a Ina en sus brazos. Para ser exactos, Ina no la soltaba. Ahora que ya no estaba llorando, Ina estaba prácticamente en modo asedio. Hwaya habló con una voz mezclada de felicidad y agonía.

—¡Haz que me suelte!

—¿Por qué? Se ven bien juntas. Mucho mejor a que ella se me pegue a mí.

—Mamá es cálida.

—Bueno, ella es una usuaria de habilidad de fuego…

Ver a Hwaya y a Ina juntas puso una sonrisa en mi cara, pero había algo que tenía que decirle a Ina.

—Ina.

—Un.

Cuando la llamé pareció darse cuenta de que el tono de mi voz era serio, ya que me miró fijamente al levantar la cabeza.

—Ese que se fue huyendo. ¿Habías hablado con él antes?

—Un. Habló teniendo la forma de una oruga de hielo.

Como pensé, podía poseer a criaturas vivas. Era algo de lo que solo eran capaces los elementales enloquecidos. Por supuesto, una vez que estos elementales poseyeran a una criatura, los que no fueran elementalistas también podrían hablarles.

—Él perdió a alguien importante y lastimó a otros por esa razón. Quiero atraparle antes de que cometa algún error peor.

—¿Es igual que yo?

—No, aunque esté enloquecido, el lastimó y mató a mucha gente. No es como Ina, que huyó porque no querías lastimar a nadie.

—Pero también maté a mucha gente. Todos decían que Ina era una niña mala. Que mi mami y papi muertos también me odiaban.

Maldición, todo lo que ella decía me hacía llorar. ¿Qué bastardo le dijo eso a Ina? Apreté el agarre sobre mi lanza y pensé en que contestarle. Sin embargo, no se me ocurría nada. Hwaya abrazó a Ina en mi lugar y le acarició gentilmente.

—Ina no es una niña mala. Nadie es malo. Es solo que no podías controlar el poder que se te otorgó. Estoy segura que tu mami y papi que fallecieron nunca podrían odiarte Ina.

—¿De verdad?

—Por supuesto. Ahora soy la mami de Ina. ¿No crees en mami?

—Sí… ¿Y papi también?

Estaba actuando como la madre de Ina como si fuera algo natural. Que gracioso. Pero ya que la consoló tan perfectamente, lo dejaré pasar. Yo también acaricié la cabeza de Ina.

—Por supuesto, Ina. Ningún padre podría odiar a sus hijos.

Cuando me di la vuelta, mi padre me dio en silencio un pulgar arriba. Era algo embarazoso decir esto frente a él, pero… yo tenía razón, ningún padre puede llegar a odiar a sus hijos[1]. Un padre amaría incluso al hijo más odioso. Así es como son. Estoy seguro que todos los padres cometieron un enorme crimen contra sus hijos en su vida pasada o de otra forma no se podría explicar ese amor incondicional.

¡Eit, esto es demasiado cursi y vergonzoso!

—Ya Ina no tiene que matar a nadie. Te ayudaré. Ina, también quiero ayudarle a él. Los humanos fueron quienes provocaron que se enloqueciera. Ya que soy humano, tengo que traerle de vuelta.

Todos los elementales nacían sin sentimientos. Cuando conocían a sus contratistas recibían las emociones más profundas, pero cuando estos morían, o más específicamente cuando sus contratistas encontraban una muerte tan trágica como la de este niño, la conmoción podía hacer que se enloquecieran fácilmente. No era fácil que un elemental enloqueciera, pero cuando se enfrentaban a los deseos de los humanos, esto pasaría más fácilmente. Quizás es por eso que la cantidad de elementalistas humanos había disminuido.

Cuando un elemental se volvía loco, era muy difícil sacarlos de ese estado. A menos que pudieras contenerlo perfectamente y quitarle toda la energía, solo había dos formas de devolverlos a la normalidad. Una era matar al elemental o encontrarle un nuevo contratista.

Cuando conocí a Ruyue por primera vez, pensé en quitarle toda la energía y darle una paliza hasta que se tranquilizara, pero después de darme cuenta de que su alma y la mía estaban conectadas hice un contrato con ella. Cuando vi al chico, me di cuenta de que también estaba conectado a él. Después de todo, en ese momento él no estaba materializado.

Para mantener una forma materializada sin un contratista un elemental tendría que usar su propio poder. Eso estaba bien si el elemental estaba en un lugar repleto de poder elemental como en el Jardín de Hadas, pero este no era el caso ahora. Por eso no se materializó y usó el ambiente a lo máximo para atacarnos. Su verdadera fuerza debe ser mucho mayor.

Eso dicho, yo no podía entender por qué todos los elementales únicos que encontré después de conocer a Peika eran siempre elementales enloquecidos. Sin mencionar que todos estaban conectados a mí. Quizás…Eit, pensemos en eso después, también.

—Para hacer eso, Ina, necesitamos tu fuerza.

—¿Mi fuerza?

—Sí. Ina no te lo he dicho todavía, pero pronto esta mazmorra aparecerá en la Tierra.

—¿De verdad? ¿Qué debería hacer? Ya no quiero matar más gente.

—Solo tienes que quedarte con nosotros. ¿Ya te lo dije cierto? Voy a ayudarte para que no puedas lastimar a nadie.

—Ah.

La expresión de Ina se iluminó. ¿Antes no me creyó? Al parecer tendré que decirle las cosas varias veces. Con una sonrisa amarga, continué.

—Cuando esta mazmorra aparezca en la Tierra, es probable que no podamos volverlo a encontrar. Más gente morirá y será muy tarde para volver atrás. Ahora mismo está huyendo de mí. De verdad debe haber querido a su contratista anterior, pero si no lo capturamos, lastimará a más personas. Quiero evitar que eso pase.

—¿Tenemos que atraparlo?

—Sí, Ina. ¿Puedes ayudar?

—Un.

…Quizás, ella no necesitaba explicaciones largas. Ahora que lo pienso, no creo que sea lo suficientemente madura como para entender todo lo que yo le estaba diciendo. No sé por qué le estaba explicando tan seriamente a una niñita. Ina de repente levantó su mano. Incliné mi cabeza y la llamé. Ya que no podía entender lo que estaba haciendo.

—¿Ina?

—Lo atrapé.

¿Qué? Miré a Hwaya. Entonces me di cuenta que el lugar en el que estábamos no era el mismo. Estábamos sin lugar a dudas en un salón enorme en el segundo piso del castillo, pero ahora mismo estábamos en un lugar que tenía ventanas que daban al exterior del castillo. Viendo la altura a la que estábamos y el techo que parecía un domo, pensé…

—Pudiera ser este…. ¿¡El último piso!?

Todos, incluyendo Hwaya, los miembros del gremio Revival, y Laz Michel rango SS de Francia, habíamos sido teletransportados. Espera, ¿¡Eso quiere decir…!? Miré a mí alrededor. Entonces, me quedé estupefacto.

[Ya estás aquí… ¡Kuk!]

[¿Niña, cambiaste de opinión…?]

Vi al elemental poniendo una expresión de sorpresa y un ejército de armaduras de hielo que llenaban toda el área. Lo que era más chocante era el trono que estaba en el fondo de la habitación, y una armadura gigante de hielo estaba ahí sentada como un rey.

Para ser una armadura hecha de hielo, estaba adornada con grabados intrincados que brillaban con luz roja. ¡Como pensé, el jefe de esta mazmorra no era el elemental!

La armadura gigante nos miró y se puso lentamente en pie. En un su mano había un verdaderamente inmenso martillo de hielo.

[Ven. El Ejercito Eterno no os teme.]

Viéndolo lleno de energía, me di la vuelta y miré a Ina. ¿Pudieras haber dicho algo!? Sin saber cómo me estaba sintiendo ella infló su pecho orgullosamente.

—Puedo ir a donde quiera en este lugar.

—Sí, buen trabajo…

Por supuesto, no podía culparle. ¡Tenía pensado criar a mi hija solo con cumplidos!

—Si alguno no está preparado, dígamelo. Ina debería poder teletransportarnos otra vez.

—Estoy bien.

—¡Igual!

—¡Oh, poder de la tierra, bendícenos! ¡Otórganos tu poder! ¡Oh, Mitarus, bendícenos!

Parece que todos estaban bien preparados. Ese también era el caso para nuestros enemigos.

[Bien, les mataré a todos aquí y ahora. ¡A todos ustedes humanos!]

[No actúes alocadamente por tu cuenta. Mantén tu elegancia. Soldados, abran sus ojos.]

Las armaduras de hielo lentamente se levantaron. Al estar de pie con sus armas era fácil discernir que estaban mucho mejor organizadas, completamente diferente a las que habíamos visto antes. Eran sin dudas también mucho más fuertes. Estoy seguro que el ambiente del Castillo de Hielo tenía algo que ver con eso, pero cada armadura de hielo era sobrecogedoramente más fuerte que cualquiera de los insectos que encontré en el Mundo de Insectos. Ahora, había casi 200 de ellas. Ni siquiera yo podría relajarme en esta situación.

—Se va a poner salvaje.

—Papi, atrápalo. Yo atrapo a los demás.

—¿Qué, Ina?

—Eit.

Ina abrió los ojos como platos en los brazos de Hwaya y agarró algo con su mano en el aire. Entonces, todas las 200 armaduras de hielo dejaron de moverse de repente. ¿Pudiera…ser?

—¡Regresen!

Aunque les ordenes como si fueran tus mascotas… ¿Qué? ¡Las 200 armaduras de hielo se hicieron pedazos!

[Ciertamente eres fuerte, ¡Bruja de Hielo! ¡Pero no perderé!]

La armadura gigante apretó sus dientes y gritó. Sorprendentemente, las armaduras comenzaron a levantarse otra vez. Pude sentir una aterradora cantidad de mana moverse. Sin embargo, Ina la hizo retroceder fácilmente. ¡Como pensé, Ina es increíblemente fuerte en este lugar…!

—Yo me encargaré de ellos, papi.

—¡Sí, gracias!

—Nos haremos cargo del jefe. ¡Tú detén al elemental!

—¡Déjenmelo a mí!

Le dejé las armaduras a Ina y a Hwaya. Entonces, miré fijamente al elemental que estaba flotando arriba y mirándome con odio.

—Deberías sentirlo tú también. ¡Deja de huir!

[Ya te lo dije… ¡Pesina es mi única contratista!]

Gritó con rabia y emitió una presión en todas direcciones. ¡Kuk, de alguna manera lo consideré con lo que pasó en la anterior habitación, pero ciertamente era un elemental de viento! En cualquier caso, era mejor detener al elemental con otro elemental. Llamé a mis compañeras.

—¡Peika, Ruyue!

[¿Llamaste?]

[¡Un!]

Me di la vuelta. Ahora sin sellos parece que podían mantener sus apariencias mientras estaban en su forma espiritual, ya que versiones miniatura de una chica con orejas de lobo y un dragón con hermosas escamas me estaban mirando.

… ¿¡Dragón!?2


Notas:

[1] NE: Opinión del autor.

[2]Neet: bueno, esa sí no me la esperaba… por cierto, los que quieran recordar el sueño y la primera invocación de Peika se los dejo [aquí]


Anterior |Índice| Siguiente

4 comentarios

  1. Retiro lo dicho en el capitulo anterior, ahora que se que es el elemental de viento que espere tanto tiempo que apareciera estoy absolutamente de acuerdo con que la contrate Shin. Por cierto, de momento me a dado la impresión de ser un elemental masculino, pero como a Toika no le gustan los traps en sus harem, veo imposible que uno de los elementales de Shin sea masculino. Puede que en realidad sea femenina, que se convierta en mujer al contratarse con Shin, o que al final si se termine contratando con Ina y el elemental de viento de Shin sea otro, alguna de esas opciones tiene que ser.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s