Bursters!! Capítulo 75


Gif: Primer capitulo del año, el autor empezando con ganas, ojala lo disfruten Bye

Edición y Corrección: Gif


Anterior |Índice| Siguiente


Entrenamiento y Parecidos

 

Parte del gimnasio fue clausurado debido al enorme daño a la estructura por culpa de lo sucedido la noche anterior.

Era obvio que todos creían que se trataba de uno de los japoneses, pero como era de esperarse de este tipo de acontecimientos, nadie vio quien fue el responsable. No obstante, era evidente que todos los alumnos, incluso los responsables del encuentro, comenzaron a pensar en ser más cautelosos, además de tener mayor cuidado con los japoneses.

—¿Quién demonios pudo haber sido…? —dijo Tan Shen colocando su mano bajo su barbilla en forma pensativa.

—Quien sea que haya sido, es una persona de cuidado… —dijo Rong.

—…

Mientras los otros dos participantes de la academia china se encontraban divagando, la 3er integrante, Kai-Lan se la veía absorta en sus pensamientos. Todos se encontraban en una especie de salón de reuniones con retoques chinos, discutiendo sobre el asunto.

—¿…? ¿No piensas siquiera intentar saber que sucedió, Kai-Lan? —preguntó Rong.

—¿Por qué debería? Ya sabemos lo que pasó… Yno de los japoneses es un monstruo con piel humana, es todo lo que necesitamos de momento… —respondió Kai-Lan.

—Bu-Bueno… quizás, pero no tenemos pruebas solidas sobre esas acusaciones —dijo Rong.

—Haaaa… Shen Fo, ¿recuerdas a alguno de la academia capaz de hacer tanto daño?

—Realmente no… al menos no dentro de todas las chicas, los inservibles de los chicos me importan poco a decir verdad…

—Ahí lo tienes Rong… Nadie dentro de la Academia posee tal nivel de fuerza.  Los únicos que lograrían algo así serian la profesora Fei, tu o Yo… y sabemos que nosotros no estábamos ahí. Eso solo deja a los visitantes… la pregunta es ¿Cuál de los 6 fue el que lo hizo? —respondió Kai-Lan cambiando de cruce de piernas.

—¿Algún sospechoso o sospechosa? —preguntó Tan Shen mientras ponía los pies sobre la mesa.

—… Uno de ellos fue capaz de frenar mi hoja y debo agregar que no es agradable a la vista… —dijo Kai-Lan refiriéndose a Ryuji.

—… Esas chicas se ven exquisitas, pero sus caracteres parecen perfiles psicópatas, no las descartaría… —Mencionó Tan Shen refiriéndose a Momoka y Enju.

—…

Rong por su parte parecido entrar un modo muy pensativo y reflexivo, como si algo no le cuadrase en todo esto. Algo no se sentía bien para él.

—¿Rong? —preguntaron ambos compañeros.

—… ¿Qué me dicen del Rango C, ese tal Shirazaki? —dijo Rong con una expresión de mucha intriga.

—¿…?

Tan Shen Fo realmente no entendió la pregunta y se le quedo mirando sin entender absolutamente nada. No obstante, Kai-Lan sonrió muy levemente al escuchar eso.

—Ahora que lo dices… es realmente extraño.

—¿Extraño dices? —respondió Rong.

—Sí. Piénsalo… ¿Por qué traer a un supuesto inútil hasta aquí solo para mandonearlo? Es una excusa un tanto infantil, ¿no crees?

—¿Te refieres a ese botones maltrecho que obedece a las 2 locas?

Tan Shen Fo seguía sin entender la razón de la sonrisa de Kai-Lan o las sospechas hacia Yashiro por parte de Rong. Después de todo, le importa un comino los hombres.

—No lo sé… cuando estuvimos en la cafetería, esas heridas… esas cicatrices no parecían ser normales. De hecho, me recuerda a-

—Rong… no hables más de la cuenta… —dijo Kai-Lan en un tono sumamente cortante.

Rong bajo rápidamente la mirada con una cierta expresión de nervios en su rostro, mientras Tan Shen ve la escena con una cara bastante fría para venir de él.

—Dijimos que no hablaríamos de eso Rong, ¿recuerdas? —dijo Tan Shen

—Sí… disculpa… es que ese chico, me recuerda mucho a ti… Kai-Lan…

La mesa se dividió en dos partes apenas Rong acabo la frase. Lo siguiente que vio fue la punta de la Lanza Guan Dao de Kai-Lan a milímetros de su ojo izquierdo. Tal fue la sorpresa y el miedo, que, a pesar de tener una hoja afilada a una distancia ínfima, Rong no era capaz de parpadear.

La expresión de Kai-Lan era poco menos que iracunda. Sus ojos fríos, pero a la vez furicos y carentes de piedad perforaban a Rong. Finalmente, Kai-Lan rompio el silencio.

—Vuelves a abrir la boca cuando no te lo pido, y perderás mucho mas que un ojo… ¿te quedo claro? —dijo Kai-Lan.

—S-Sí… Lo siento mucho, Kai-Lan… —dijo Rong completamente petrificado.

Debido a que Kai-Lan dividió la mesa como si fuera un simple pastel, Tan Shen tuvo que bajar los pies. Esta vez tenia los codos contra las rodillas y una mano sosteniendo su cabeza. Con una cara claramente de aburrimiento.

—Sabes que a la señorita presente no le gusta hablar de su pasado, Rong…

—¡…!

Kai-Lan escucho eso y sin pensarlo agito tempestuosamente su alabarda, rebanando el respaldar de la silla, pero sin tocar a Tan Shen. De hecho, Tan Shen no se encontraba en la silla.

—Kai-Lan… deberías respirar un poco… — susurro Tan Shen en el oído de Kai-Lan.

—Tch… Sabes que podría despedazarte si lograra solo un corte sobre ti… —respondió Kai-Lan.

—Quizás… Pero no soy tan tonto para dejarme cortar por ti —contestó Tan Shen sonriendo.

Kai-Lan finalmente suspiro, Tan Shen es demasiado molesto de tratar, tanto así que prefiere evitarlo. La mujer bajo el arma y Tan Shen tomo un poco de distancia.

—Es todo por esta vez, pueden irse…

—Al fin, veré si alguna chica quiere pasarla bien conmigo. Ke, ke, ke…

—«Ese tipo no piensa en nada más que en mujeres…» —pensó Kai-Lan disimulando el asco que le producía aquel chico.

—Hmmmm… Kai-Lan…

—Sí, ya lo sé, Rong… Mantén un ojo sobre el esclavo personal… cualquier información nos sirve.

Rong simplemente pudo hacer una pequeña reverencia hacia Kai-Lan y se retiró de la pseudo destruida sala. La chica quedo sola y mirando hacia la nada con una expresión seria. Simplemente dejo su arma reposar contra la pared y se sentó, mientras se sostenía el hombro con una cara algo disgustada.

—… Parecidos… ¿eh…?

Eran cerca de las 5 de la tarde y Yashiro había salido a correr por el lugar. Quería aparentar ser lo mas “buen tipo” posible, incluyendo buenos hábitos y demás adornos.

—Huff… Huff… Haa…

—Tienes mas resistencia de lo que pensaba… —dijo Sora.

—«¿Como crees que sobreviví casi un año con mi madre cuando aún no sabía recibir golpes?»

Sora comenzó a repasar lo acontecido en el pasado. En su mente Kazuha no parecía muy poderosa, dado que el era literalmente un ente endemoniado en cuanto a poder, en relación a Yashiro podía más o menos entenderlo. Simplemente se quedó mirándolo y asintiendo con una cara de desentendido.

Mientras tanto, los demás iban en camino al gimnasio, o al menos lo que queda de él.

—Oye, Ryu-chin… ¿A dónde fue Yaa-chin? —preguntó Misora.

Ryuji iba vestido con una camiseta deportiva y unos shorts para el gimnasio, las chicas por su lado tenían el uniforme de su academia, pero debajo llevaban sostén y shorts deportivos, con el cabello atado en cola de caballo. No hace falta decir que a los chinos les llamaba la atención las chicas visitantes. Sin embargo, la poca simpatía que desprendía Ryuji los mantenía alejados.

—Creo que dijo algo de salir a correr… para tranquilizarse o algo así —respondió Ryuji.

Escuchar eso hizo que Momo y Enju tragaron saliva y les dio un escalofrió.

—… Oigan… ¿y donde se supone que esta la niña malcriada? —dijo Ryuji mirando alrededor.

—¿…?

—«Ni idea», «¿A mí qué me importa?», «¿De quién hablas?» —dijeron Misora, Momoka y Enju respectivamente.

Ryuji solo las miro y suspiro. Dada la situación era mejor no hace mas preguntas. Aunque en realidad su motivación era que a él también le importaba poco y nada. Una de las cosas de ser joven es no ver las cosas antes de que causen problemas.

—«Bueno… no es que Akira importe mucho a estas alturas, ha hecho tantas cosas mal que su padre apenas la utiliza…» —pensó Ryuji.

—Humpf… esos chicos creen que soy inútil…

Akira se encontraba en su dormitorio completamente sola y con un portátil revisando lo que parecía ser información. Mientras poco a poco mostraba una mueca de satisfacción.

—… Todo de acuerdo al plan… “Padre” … —dijo Akira sonriendo inquietantemente.

Akira permanecía con una sonrisa en su rostro mientras observaba lo que parecían ser 3 perfiles personales. Esta mujer está planeando algo, la pregunta es, ¿qué?

—Padre, esta bien confiar en la familia… pero recuerda, que no somos una familia normal…

Se volvía cerca de las 7 de la tarde. El gimnasio contaba con todo tipo de instalaciones. Equipo de pesas, cintas de maratón, maquinaria para diferentes ejercicios, colchonetas, incluso un campo de tiro y una sauna a carbón. Por obvias razones, el lugar también contaba con duchas.

—… Hey… ¿esos no son…? —dijo un estudiante impresionado.

— Sí, ahora entiendo porque eligieron a Kai-Lan y los demás para enfrentarlos.

Todos veían impresionados como el grupo amigo de Yashiro entrenaba. Luego del infierno pasado en la base militar, un entrenamiento como este era un simple calentamiento para ellos. Momoka usaba el campo de tiro con una precisión tan escalofriante que las balas de sus diferentes armas pasaban a través del agujero del primer disparo, mientras el blanco se movía y Momoka cambiaba de arma con cada disparo. Todo esto sin el menor cambio de expresión.

—Eh, je, je… le llenare la cabeza de agujeros a esa mujer y al idiota mujeriego…

Por su lado, Misora estaba levantando pesas enormes con una expresión muy obscena en su rostro. Casi babeando y riéndose como una zorra. Como ya se sabe en su grupo, su poder es equitativo a su lujuria, por lo que entre mas cachonda se sienta, más fuerte se vuelve.

—Nye, je, je~. Ryu-chin… No te dejare dormir~… —decía Misora complemente sola.

La expresión de su cara junto con las enormes pesas, alejaban a los chicos pese a su sexy apariencia.

Por otro lado, Enju se había encerrado en la sauna con la temperatura al máximo. La gente sentía un calor abrasador con solo acercarse, tanto así que no intentaban detenerla, no por no querer hacerlo, sino que el calor se los impedía.

—Haaaa~… Logré controlar mi temperatura…

La sauna del gimnasio era un lugar aparte que contaba con un pequeño vestidor de hombres y otro de mujeres, con lockers para poder cambiarse. Luego se accedía a la sauna de carbón, la cual se encontraba dividida por una pared que separaba los sexos. Enju entro solo con una toalla encima y coloco la temperatura al máximo. Su objetivo es mantenerse en buenas condiciones bajo temperaturas altas, lo mismo que hizo con Kazuha, pero en sentido inverso.

—Haaaaa~. Mi vista comienza a nublarse… debo concentrarme más… —dijo Enju mientras sudaba pesadamente dentro de aquel horno a vapor.

—Dios… esas chicas… Estoy acostumbrado a la zorra de Misora, pero ¿cómo demonios le hace para soportar a las otras dos? —murmuró Ryuji para sí mismo.

Ryuji decía eso, pero tampoco notaba que los demás lo miraban con expresiones incomodas al verlo correr en la cinta. El chico macarra estaba corriendo a cerca de 70km/h… Se podía escuchar a la cinta desgastarse por la insana velocidad. La resistencia que consiguió entrenando con Kenjuro fue sin duda fructífera.

—… Con que esto es… Lo mejor de Bastille… —dijo Rong al verlos en el gimnasio y completamente pasmado.

Rong tardo uno segundos en sacar esa mirada de sorpresa y se convirtió en una sonrisa serena, diciendo algo muy tranquilamente.

—Parece que este encuentro será divertido —dijo Rong sonriendo tranquilamente.

—Haaaa~… Creo que eso será suficiente para convencer a los idiotas… —dijo Yashiro mientras se limpiaba el sudor con una toalla que había traído.

—Has corrido cerca de 10km… aguantas bastante sin mi ayuda —dijo Sora.

—«Al no tener Bursters desde nacimiento, debo fortalecer mi propio cuerpo para soportar el poder, mas teniendo a un adicto a los combates como tú de Burst.» —respondió Yashiro mientras seguía limpiándose el sudor

—Vaya… no esperaba encontrarte tan pronto… —dijo una voz femenina.

(Nota del Autor: Shohei, Akira, Ryuji y Momoka funcionan a modo traductores de chino/japonés. Sin embargo, Kai-Lan también sabe hablar japonés fluidamente)

—¿…?

Yashiro escucho una voz femenina y sintió frío en su mejilla izquierda. Era Kai-Lan quien tenía una bebida deportiva.

—Para encontrarme de casualidad, vienes preparada, gracias por la bebida —respondió Yashiro sonriendo levemente.

Yashiro intento tomar la bebida, pero Kai-Lan no se la dio, diciendo algo primero.

—Antes, quiero hablar un poco contigo, ¿tienes tiempo? —preguntó poniendo sus brazos tras ella e inclinándose un poco hacia adelante.

—… Hmpf… Bien, no tengo nada que hacer por ahora.

Ambos se sentaron en un banco cercano y Kai-Lan le entrego la bebida al muchacho.

—Bien, ahora… ¿Qué necesitas de un debilucho como yo? —dijo Yashiro mientras abría la bebida que le dieron.

—… ¿Nos ocultan algo? —preguntó Kai-Lan.

Yashiro, al estar acostumbrado a ser presionado, ni siquiera dejo de beber tranquilamente ante la pregunta. Simplemente lo negó fingiendo ignorancia.

—No que yo sepa, y si así fuera, ni siquiera lo sabría. Estoy al final de la cadena alimenticia en el equipo.

—Eh, no necesitas fingir conmigo. ¿Por qué disimulas?

—¡…!

Esta vez Yashiro si se sorprendió un poco, sabía que sería descubierto tarde o temprano, pero no tan pronto. No obstante, siguió con la farsa.

—¿Fingir? Vamos, ¿qué ganaría yo con eso? Además, ya viste que Momoka y Enju me tratan como un perro o aun peor —respondió sonriendo incómodamente.

—Si te tratan tan mal, ¿por qué sigues con ellas? —preguntó Kai-Lan sonriendo.

—…

Kai-Lan se levantó del lugar sin esperar la respuesta y paso a retirarse del lugar.

—No sé que es lo que escondes o por qué finges, pero estoy segura de algo. No eres quien disimulas ser. Además, ¿quién sabe? Quizá seamos más parecidos de lo que crees.

Yashiro dejó escapar por segundos su típica aura violenta junto con una sonrisa algo agresiva. A lo cual, Kai-Lan respondió también con una sonrisa soberbia y agresiva.

— Espero divertirme contigo, Shirazaki Yashiro.

—Je. Lo mismo digo, Kai-Lan. Gracias por la bebida —respondió Yashiro.

—De nada —dijo Kai-Lan mientras se volteaba y se despedía.

Pasaron unos pocos minutos, Yashiro acabo la bebida que la chica le obsequio y solo dijo unas palabras con unas ansias de luchar muy grandes.

—El encuentro, será divertido, ¿no lo crees, Sora?

Sora apareció tras el con una sonrisa igualmente ansiosa.

—No podría estar más de acuerdo… compañero…

Kai-Lan parece saber más de Yashiro de lo que parece a simple vista. ¿Sera por su ingenio nato o tendrá otros motivos? Esa pregunta giraba en los pensamientos de Yashiro mientras esperaba ansioso el día del encuentro.


Anterior |Índice| Siguiente

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s