Dragón Egg: Capítulo 257


Anterior |Índice| Siguiente


La tercera vez es la vencida

 

 

Yarg volvió a atar las manos de Compañera con una cuerda nueva, y ata esa cuerda a otra en sus manos, después de eso, llevó a Compañera hacia la Mantícora. Caminó detrás de Compañera con su lanza apuntando directamente la cabeza de Compañera. Mientras que Tatarc, llevaba su lanza en su hombro, y en la otra mano llevaba una piedra que brillaba.

 

Yarg hizo bien en soportar el rodillazo de Compañera en su cara y las patadas de antes, aunque creo que todavía le duele, viendo como ocasionalmente se frota su nariz con su mano vendada cada cierto tiempo.

 

Tatarc podría encontrar sospechosa a Compañera, pues continúa observándonos por el camino. Pero, cuando Compañera mira hacia Tatarc, torpemente mira hacia otro lado. Mientras mira hacia otro lado, el comenzó a hablar.

 

—…Pronto llegaremos a la guarida de la Mantícora. Sabe que dos personas vendrán y le ofrecerán un sacrificio cuando el sol se ponga. Debe estar babeando mientras espera en este momento. (Tatarc)

 

Así que, ¿la Mantícora se queda en un solo lugar todo el día? La dirección a la que vamos… ¿Es el lugar donde la doncella del santuario usa [Telepatía] para negociar?

 

La Mantícora debe estar descansando en su roca favorita o algo así ahora. Valió la pena esperar hasta el momento exacto de la noche, cuando la Tribu Lithuvar se reúne.

 

—Hey Tatarc, no digas tonterías como esa. (Yarg)

 

—C-cierto… (Tatarc)

 

Tatarc le respondió a Yarg, mientras bajaba la cabeza y miraba a Compañera. Parecía estar preguntando si realmente pensaba pelear contra la Mantícora.

 

Compañera ahora está ignorando la mirada de Tatarc hacia ella y silenciosamente camina junto a Yarg.

 

Eventualmente llegamos a una gran cueva. Realmente emite una vibra de “Cueva del Sacrificio”, y al parecer, se formó naturalmente bajo la montaña rocosa. La entrada de la cueva es mucho más grande que la otra, y se ve más profunda también.

 

Cerca de la entrada, había una talla que se parecía a la Mantícora en la muralla. Hizo que pareciera que está cueva fue hecha para ella. Supongo que hablaban en serio cuando querían que la Mantícora siempre estuviera de buen humor.

 

Yarg se detuvo a unos poco pasos antes de la cueva y le dirigió una desagradable mirada a Compañera.

 

Al parecer, el también siente algo sospechoso de Compañera. Después de todo, no se resistió ni una vez en el camino hacia acá. Con lo mansa que fue durante todo el trayecto, no puedo culparlos por sospechar de Compañera.

 

Compañera le mordió el dedo, recibió un rodillazo en la cara, y además fue pisoteado y menospreciado.

 

— ¿Huh? ¿Qué pasa? (Compañera)

 

—…Algo no está bien. (Yarg)

 

— ¿Qué? ¿Quieres que me suelte de nuevo? (Compañera)

 

Yarg miró con odio a Compañera mientras miraba ligeramente sus dedos mordidos. Él no lo muestra en su cara, pero creo que está recordando el dolor que sintió cuando Compañera le mordió sus dedos.

 

Mientras tanto, Tatarc extendió la piedra antorcha hacia adelanté y procedió a entrar en la cueva. Aun así, no creo que el interior de la cueva sea más grande que la entrada de la cueva.

El ancho es el mismo que el nido de las Hormigas Rojas, pero el pasillo es aún más largo de lo esperado. Con esto, será más fácil pelear y escapar.

 

Pero, todavía hay una cosa más de lo que necesitamos asegurarnos…

 

—…Esta cueva, ¿conduce a un punto muerto? (Compañera)

 

—S-sí, lo hace. (Tatarc)

 

Compañera inmediatamente pregunta lo que necesitábamos asegurarnos, y Tatarc también respondió sin problemas.

 

Muy amable de confirmar eso, Compañera. Eso ayuda.

 

—Entonces, no será fácil escapar de aquí. (Compañera)

 

Compañera lame sus labios mientras observa la entrada de la cueva.

 

— ¡Tatarc! ¡Cuántas veces tengo que decirte que pares de decir cosas innecesarias! —Yarg le grita a Tatarc.

 

Tal vez ellos malentendieron a Compañera y pensaron “no será fácil escapar de la Mantícora aquí”, aunque Compañera quería decir “no será fácil para la Mantícora escapar de aquí”.

 

Espera, no me digas… Compañera, ¿tienes la intención de arrinconar a la Mantícora en esta cueva?

 

Compañera hace clic con su lengua. El chasquido hace eco en toda la parte posterior de la cueva. Ese eco parece haber despertado algo.

 

Se acercan los pasos de una bestia gigante.

 

—…La Mantícora… se acerca. —Yarg murmura para sí mismo.

 

Su voz tartamudea un poco. Claramente tiene miedo.

 

Y, entonces, Tatarc arrojó su piedra brillante hacia el aire y apuntó su lanza, mientras se precipitaba hacia adelante.

 

— ¡T-Tatarc! ¡¿Qué estas-……?! (Yarg)

 

— ¡Yarg-san, apártate! ¡Fuera del camino! (Tatarc)

 

Tatarc agarra el hombro de Yarg y lo empuja hacia un lado. Yarg se tropieza y suelta la cuerda que tenía unida a la cuerda que ataba a Compañera.

 

Tatarc entonces balancea su lanza hacia la cuerda de Compañera. Compañera lo esquivó saltando hacia atrás.

 

— ¡Ah!

 

Tatarc se sorprendió al ver el movimiento inesperado de Compañera y tropezó.

 

Compañera… creo que Tatarc estaba tratando de liberarte… no deberías haber saltado.

 

…Aunque, preferiría atrapar a la Mantícora con la guardia baja, por lo que es mejor tener una cuerda atada detrás de nosotros. Además, podemos liberarnos en cualquier momento.

 

— ¡Tatarc! ¡¿Qué demonios estás haciendo?! ¡Basta de estas tonterías! —Yarg le grita mientras intenta levantarse.

 

—Eh, ah, no… ¿Ee~eh? (Tatarc)

 

Tatarc parece estar realmente confundido, mirando a Compañera y a Yarg alternativamente.

 

—…Uhh, ¿tal vez no debería haber hecho eso? —Compañera me pregunta.

 

N-no exactamente…… oh bien, lo hecho, hecho esta. Pensé que nos habíamos jodido, pero tus rápidos reflejos seguían siendo lo mejor.

 

Y, por fin, desde la parte más profunda de la cueva, junto con unos fuertes pasos, un gran monstruo familiar apareció ante nosotros.

 

“¡Geba geba geba~a!”

 

Nos volvemos a encontrar, Mantícora.

 

Además de ser comparativamente más grande que un humano, esa espeluznante cara que parece una mezcla de un leopardo y un humano, es completamente aterradora.

 

Cuando la encontré por primera vez, no estaba tan asustado antes, ya que era más pequeña que yo en comparación a mi forma de dragón, pero al verla ahora desde la perspectiva de un humano, puedo entender su miedo.

 

Cuando Mantícora ve a Compañera, comienza a babear de sus colmillos. Yarg escapa a una distancia considerable antes de detenerse y darse la vuelta.

 

—… ¡T-te traje un sacrificio! —Yarg le dijo a la Mantícora, esperando que lo perdonara.

 

Por la forma en que lo dijo, sentí que le estaba rogando a la Mantícora que no lo matara. Es por eso que la Tribu Lithuvar le teme a la Mantícora.


Rachidor: Que buen tipo es Tatarc, aun cuando sabe que nada terminara bien para el, sigue tratando de hacer lo mejor para los demás. En el próximo capitulo comienza el tercer round.

 

Trad. ~Rachidor

Ed. ~Aucifer Sakuya


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .