Súper Gen Divino – Capítulo 476: Cristal Rojo


Tercer Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Después de ver esos cristales verdes, Ji Yanran comenzó a susurrar.

“¡Hay cristales de nido ahí! ¿Cómo es posible que crucemos hasta allí?” Preguntó Ji Yanran a Li Mingtang.

“Por eso necesitamos trabajar juntos.” Dijo Li Mingtang.

Han Sen no sabía para qué eran los cristales verdes, así que no habló sino que escuchaba. Tras un tiempo, finalmente entendió por qué Li Mingtang y Wang Hou no lograron pasar.

Los cristales verdes que parecían arañas se llamaban Cristales Nido, alimentando muchos minicristales dentro de ellos. Los cristales nido eran muy sensibles a la circulación del aire. Una vez que el aire circulaba a su alrededor, los minicristales del interior caían como granizo.

Sin embargo, esos minicristales eran mil veces más aterradores que el granizo. Llenos de púas, empezarían a absorber sangre una vez que tocasen la piel humana.

Incluso con Súper Cuerpo de Diamante, Li Mingtang no podía bloquear los minicristales, así que definitivamente no era fácil cruzar.

Usar espíritus de la bestia de vuelo para volar a través de ellas activaría definitivamente los cristales nido. La única manera posible era caminar lentamente sobre el puente de cristal para reducir la circulación del aire, de modo que los nidos no se activaran.

El problema era que a pesar de que podían caminar sobre el puente, eso generaría movimientos y circulación de aire, lo que seguiría activando los nidos.

Si los cristales nido eran activados, las tres personas deberían trabajar juntas para evitar ser tocadas por los minicristales.

Li Mingtang les dijo a Ji Yanran y Han Sen cómo lidiar con los minicristales, y los tres caminaron lentamente sobre el puente de cristal con cierta distancia.

Ninguno de ellos se atrevió a ir demasiado rápido. Se movieron en el puente como a cámara lenta por temor a alertar a los cristales nido.

Inicialmente, Li Mingtang pensó que era básicamente imposible caminar sin activar los cristales. Sin embargo, los tres pasaron el puente lentamente. Los cristales nido que colgaban de arriba no fueron activados en absoluto.

“Extraño.” Incluso Li Mingtang frunció el ceño, sin saber porque los cristales nido estaban tan tranquilos.

La última vez que Li Mingtang llegó a ese lugar con Wang Hou, activaron un cristal nido cristal sin caminar lejos. Al final, los dos tuvieron que correr por sus vidas por separado. Aún así, Li Mingtang fue herido.

“Es mejor que nos abstengamos de provocarlos. Vamos adentro.” Dijo Li Mingtang y entró en el castillo.

Ji Yanran y Han Sen le siguieron, manteniendo cierta distancia de Li Mingtang. Anteriormente, Li Mingtang necesitaba que cruzaran el puente. Sin embargo, ahora que los cristales nido no fueron activados, Li Mingtang podría no necesitarlos más.

Han Sen siguió a Li Mingtang, vigilante, dentro del castillo. La puerta ya estaba abierta. Después de que entraron en el patio, se quedaron boquiabiertos.

En el enorme patio yacían muchos cadáveres de una manera desordenada. Todos los cadáveres parecían vivos sin ningún indicio de estar secos. Casi parecían personas vivas.

Sin embargo, al mirarlos más de cerca, los tres se dieron cuenta fácilmente de que estaban muertos.

Al ver a esos muertos, Li Mingtang se emocionó de repente. Mirando rápidamente a los cadáveres, sus ojos cayeron sobre el cuerpo de un hombre de mediana edad y se emocionó.

Aunque Li Mingtang estaba muy contento, no se atrevió a acercarse, observando atentamente.

Esa gente no moriría allí sin ninguna razón. No había heridas en ninguno de sus cuerpos. De pie o sentados, simplemente murieron, sin ningún rastro de pelea o lucha.

Sin embargo, Li Mingtang seguía sin entender cómo murieron esas personas y por qué sus cuerpos estaban exactamente igual a como estaban cuando vivían, sin ningún signo de putrefacción, razón por la cual no se atrevía a avanzar.

Han Sen y Ji Yanran estaban aún menos tentados de avanzar. Cuando estaban a punto de preguntarle al experto Li Mingtang, de repente vieron a alguien salir de una estructura dentro del castillo.

Con una mirada más atenta, Li Mingtang vio que era Wang Hou y de repente cambió su faz. Preguntó a Wang Hou, “¿Cuándo has venido? ¿Encontraste algo?”

Wang Hou sonrió, extendió la mano y le mostró a Li Mingtang un cristal rojo del tamaño de un huevo de paloma. “Después de separarme de ti, caminé antes de venir, y también encontré la cosa..

“Fantástico, dame la cosa, rápido.” Viendo el cristal rojo, Li Mingtang miró con alegría y observó el cristal rojo celosamente.

“De acuerdo.” Wang Hou caminó lentamente hacia Li Mingtang, entregándole rápidamente el cristal a Li Mingtang.

Li Mingtang estaba tan emocionado que se acercó para agarrar el cristal. Inesperadamente, Wang Hou volteó la mano con la que agarraba el cristal, golpeando a Li Mingtang en el pecho con su otra mano.

Li Mingtang también estaba preparado. En el momento en que se movió, el cuerpo de Li Mingtang se convirtió en oro. Cuando Wang Hou le golpeó el pecho, el sonido fue metal golpeando metal.

“Wang Hou, deberías saber que nunca podrás lastimar mi Súper Cuerpo de Diamante.” Exclamó fríamente Li Mingtang.

“¿Es eso cierto?” Wang Hou resopló y de repente lanzó una granada.

Sin embargo, Wang Hou no lanzó la granada a Li Mingtang ni a la pareja, sino fuera del castillo.

Al escuchar la fuerte explosión y el flujo de aire, Han Sen de repente se puso pálido. Los nidos en el techo casi explotaron al mismo tiempo. Todos los minicristales verdes escondidos en el interior cayeron como una tormenta de polvo.

Muy pronto, los minicristales llegaron a ellos como langostas, sin darles tiempo a reaccionar.

“Pudrios en el infierno.” Wang Hou miró fríamente a los tres, mientras que los minicristales pasaban por alto su cuerpo como si no fuera un objetivo. Li Mingtang estaba conmocionado, pero era demasiado tarde para huir. Todos los minicristales verdes se pegaron a su cuerpo, de los cuales ni siquiera su Súper Cuerpo de Diamante podía defenderlo. Agitando las manos como un loco, no logró destruir a muchos antes de que se cubriera de minicristales verdes como un apicultor cubierto de abejas.

Después de pegarse a su cuerpo, los minicristales verdes se convirtieron rápidamente en un color rojo. Obviamente, chuparon una gran cantidad de sangre del cuerpo de Li Mingtang.

Li Mingtang emitió un grito estridente, golpeando los minicristales en su propio cuerpo como un loco, pero fue en vano. Más y más minicristales empezaron a pegarse a él.

Han Sen y Ji Yanran estaban pálidos, pensando que probablemente era el fin de sus vidas. Dado que incluso el Súper Cuerpo de Diamante de Li Mingtang no era efectivo, era menos probable que sobrevivieran.

Sin embargo, después de que los minicristales llegaron, también pasaron por alto a la pareja y no los tocaron en absoluto, lo que sorprendió y alegro a ambos.

“¿Qué?” Viendo la situación, Wang Hou miró sorprendido a la pareja.

“Muy bien entonces. Déjame enviarte al infierno yo mismo.” Wang Hou invocó su espada dorada espíritu de la bestia y caminó directamente hacia Han Sen.

 

 


2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s