Alaben al Rey: Capítulo 114


 

-Asesinato-

 

“Quién… ¿Quién eres tú?”

Oleg sintió un escalofrío por la espalda.

Aunque no mostró ninguna reacción en su rostro, y solo miró a la misteriosa persona de capa negra con nerviosismo. Echó un vistazo a la puerta lateral y calculó los posibles caminos de escape mientras avanzaba lentamente hacia atrás, buscando la espada que colgaba al lado del espejo de bronce.

La habilidad de lucha de Oleg era mejor si llevaba la espada con él. Estaba seguro de que era capaz de defenderse de este misterioso intruso durante unos segundos, alertando a los guardias con el ruido. Una vez que los guardias escucharan ruidos en la habitación, vendrían a revisar. Con su ayuda, las posibilidades de Oleg de escapar de aquí con vida serían mucho mayores.

El tiempo pareció congelarse.

Su dedo ya había alcanzado la empuñadura fría de la espada. Oleg dejó escapar el aliento que estaba conteniendo y finalmente agarró su espada.

Sacó la espada y la colocó frente a su pecho. La luz se reflejó en la espada e iluminó el suelo de la habitación. Oleg tenía más confianza y su expresión se volvió menos tímida. Cuando estaba a punto de gritar y pedir ayuda…

“Llévame a la cima de la Montaña Este, ¡te dejaré vivir!”

El intruso levantó la mano y cantó una serie de hechizos oscuros que Oleg no pudo entender. Una gran cantidad de energía mágica apareció alrededor del intruso que luego presionó el espacio frente a ellos con la mano. Cinco cadenas rojas oscuras hechas de fuego salieron disparadas de los cinco dedos e inmediatamente estrangularon el brazo y la espada de Oleg como cinco serpientes flexibles. Las cadenas luego se extendieron lentamente y restringieron todo el cuerpo de Oleg.

Oleg, que tenía la energía de un Guerrero de Una Estrella y la fuerza física de un Guerrero de Dos Estrellas, simplemente fue capturado y controlado por estas endebles cadenas de fuego.

El intruso de capa negra sacudió repentinamente sus dedos.

Este simple movimiento causó un cambio enorme.

Las cadenas de fuego que ataban la espada se iluminaron instantáneamente. Si… La espada que estaba hecha de hierro de calidad se derritió al instante y se derramó en el suelo, formó un charco de metal fundido…….

“¡Si te atreves a resistir, tus huesos y carne serán como esta espada!”

“¿Quién… quién eres?” Oleg había perdido el coraje por completo. La fuerza de las dos personas estaban en dos niveles completamente diferentes. El intruso era al menos un Mago atributo Fuego de Cuatro Estrellas.

Oleg solo hizo esa pregunta porque estaba enojado por la situación y quería saber quién estaba detrás de todo esto. Quién sabía que después de que el intruso escuchó la pregunta, la persona dudó un poco, pero sorprendentemente se quitó la capa. La cara apenas era visible bajo la luz de las cadenas de fuego, pero Oleg pudo darse cuenta quién era.

“Esto no es posible…… ¿Cómo pudiste ser tú?” Los ojos de Oleg se abrieron de par en par, como si viera una criatura no muerta: “Esto no es posible…… esto no es posible……”

“Ahora estás dispuesto a llevarme a la cima de la Montaña Este, ¿verdad?” El intruso volvió a ponerse la capa y se escondió en la oscuridad. La voz sonaba tranquila, pero Oleg podía sentir la ira y el odio: “Si no me vas a llevar allí, todavía tengo métodos para llegar allí. Sin embargo, tomaría más trabajo, ¡pero morirás!”

“¡Te llevaré allí!”

Las piernas de Oleg se sentían temblorosas y se rindió.

……

……

El castillo de Chambord enfrentaba montañas por tres lados y un río por un lado. El terreno era muy difícil para los intrusos.

La montaña del este más empinada era especialmente importante para el Reino. Todos los antiguos reyes descansaban allí después de su fallecimiento. Los miembros de la realeza, nobles, soldados y héroes que sacrificaron sus vidas para proteger el Reino también descansaban allí. Esto simbolizaba que todas sus almas valientes aún protegerían el Reino de Chambord en los años venideros.

El terreno de la Montaña del Este era muy significativo. Era muy empinado, y solo había dos maneras de llegar a la cima de la montaña. Uno de los caminos rodeaba la montaña doce veces. Había, en total, tres mil cien escaleras de piedra que conducían a la cima de la montaña, como si fuera un camino al cielo. El otro camino era más peligroso. Al confiar en los grandes clavos de hierro que estaban incrustados en el cuerpo de la montaña, se conectó una cadena de hierro sobre ellos y se formó una cuerda de escalada que conducía al “cielo”. Era para personas que eran muy poderosas; llegarían a la cima mucho más rápido de esta manera.

Fei y sus seguidores solo pudieron usar el primer camino. Después de más de una hora, finalmente llegaron a la cima.

Lo que no sabían era que antes de llegar a la cima de la montaña, dos figuras, una con un par de alas oscuras de fuego, aceleraron la cadena hacia el “cielo”, para ser más precisos, era una figura que estaba vestido con un uniforme de valet y arrastrando a una figura gorda y calva mientras subía la montaña con la ayuda de las cadenas de hierro.

Faltaba menos de media hora para el amanecer.

Cuando Fei, Angela y los demás llegaron a la cima en un carro mágico flotante, casi todos estaban allí; los emisarios y príncipes de más de veinte Reinos, los guardias de Chambord que están aquí para proteger la ceremonia, sacerdotes y caballeros de la Santa Iglesia, y por supuesto, la Legión de la Coronación Real del Imperio Zenit.

El carruaje mágico de la princesa Tanasha estuvo estacionado frente al altar por un tiempo. Llegó a la cima de la montaña mucho antes que Fei, pero no apareció frente a la multitud y solo se quedó en su carruaje. La guerrera Susan y el Capitán Caballero Romain protegieron el carruaje con más de doscientos caballeros de caballería totalmente blindados.

Aunque la Montaña del Este era muy empinada, la cima de la montaña era una superficie muy plana; Eran unos cuatro, cinco kilómetros cuadrados. Había un altar ubicado en el medio de la plana superficie; medía aproximadamente seis yardas (m) de alto y diez yardas (m) de diámetro. Este era el Altar del Rey que tenían los 250 reinos afiliados de Zenit. Era el lugar donde todos los reyes fueron canonizados y se convertían en el gobernante oficial de sus reinos. Fei sería canonizado por Tanasha, que representaba al Imperio Zenit, en el Altar del Rey cuando la primera corriente de luz del sol brillara en la cima de la Montaña del Este.

Al lado del Altar del Rey y al costado del acantilado, había sesenta y seis estatuas de Guerreros de piedra que sostenían espadas. Todas tenían treinta o cuarenta yardas (m) de alto. Tenían una expresión realista en sus rostros, siendo gigantescas y majestuosas, representando la gloria, la justicia y los numerosos guerreros y héroes que sirvieron a Chambord.

Los emisarios, príncipes y sus sirvientes se extendieron alrededor del altar.

La docena de Guerreros del “puente de piedra” como Drogba, Barrack y Lampard llegaron hace mucho tiempo, protegiendo el altar con más de veinte soldados.

“¡Su Majestad!”

El alcaide Oleg caminó rápidamente hacia Fei y saludó; Sin embargo, sus piernas estaban ligeramente temblorosas.

Un valet de mediana edad lo siguió muy de cerca. Todos sabían que la persona era el valet de Oleg. Aunque no estaban seguros de por qué esté pendejo trajo a su valet a la cima de la Montaña Este, esta acción no se restringió y sus mentes rápidamente pasaron a otra cosa.

“¡Comienza a preparar!”

Fei asintió sin emoción y le indicó a Oleg, quien era el gerente principal de la ceremonia de hoy, que comenzara a prepararse. Como Fei le ordenó especialmente al Ministro Principal Bast que se quedara atrás, Oleg fue nombrado sorprendentemente. Estaba fuera de las expectativas de todos.

Se trasladaron toneladas de sacrificios al Altar del Rey, y los preparativos se estaban llevando a cabo lenta y constantemente.

Fei se paró en el carruaje de magos y miró a su alrededor. Excepto los emisarios del Reino de Thrace, que fueron asesinados por misteriosos asesinos poderosos, vinieron los emisarios del resto del reino. Fei vio al Príncipe Modric del Reino Lago. Este chico rubio se veía fabuloso como siempre, y era el centro de atención donde quiera que fuera.

Después de sentir la mirada de Fei, Modric sonrió cortésmente y asintió con la cabeza.

Fei asintió y continuó observando.

Había alrededor de quinientas personas en la cima. Excepto los doscientos caballeros de caballería que estaban aquí para proteger a la princesa Tanasha y las más de doscientas personas de todos los reinos, había menos de sesenta personas que pertenecían a Chambord, y la mayoría de estas personas eran sirvientes que no podían luchar en absoluto. Fei se centraba más en los emisarios y los caballeros de caballería. De su modo Bárbaro, había sentido vagamente una gran cantidad de peligro. Pero no pudo decir de dónde podría venir el peligro o quién podría causarlo.

Finalmente, el cielo oscuro se estaba iluminando.

El sol dorado estaba a punto de levantarse sobre el horizonte e iluminar el pico de Montaña Este.

La princesa Tanasha subió el Altar del Rey bajo la protección de Susan. El guardia detrás de ella levantó una placa de plata que estaba cubierta con una capa de seda roja. Se colocó una corona hecha de enredaderas y ramas doradas. Era la corona del Rey que el Imperio Zenit estaba a punto de otorgarle a Fei.

Fei agitó su mano.

Los sirvientes que no tenían habilidades de lucha salieron del altar de manera uniforme. Después de eso, se dirigieron directamente al camino y dejaron la cima de la montaña Este.

Solo había unas veinte personas de Chambord que todavía estaban en la cima.

Esto sorprendió a todos. Todos los emisarios comenzaron a charlar entre ellos, y una expresión de sorpresa apareció en el rostro de Tanasha. Eso era todo lo que Fei podía hacer. Aunque sintió el peligro, no sabía de dónde venía. Lo único que podía hacer era mantener a menos de su gente en la cima. Si las cosas realmente sucedieran, las bajas se mantendrían al mínimo.

La primera corriente de luz dorada finalmente iluminó el pico.

A la hora.

Fue este momento……

La princesa levantó la corona del rey en su mano. Según la tradición del Imperio, cuando esa corriente de luz solar pasara a través de las nubes y brillara la corona, y cuando se hiciera el antiguo juramento y bendición del Dios de la Guerra, Fei sería coronado oficialmente……

Cuando la atención de todos estaba en la corriente de luz dorada del sol.

En este momento.

Nadie notó la expresión llena de odio que apareció de repente en el valet de mediana edad que estaba detrás de Oleg y nunca habló una vez desde que llegó a la cima.

 

 

** Cualquier error que encuentren de ortografía, coherencia, etc. Por favor, coméntenlo, ayudarán mucho a los futuros lectores n.n **


CAPÍTULO ANTERIOR  | ÍNDICE| CAPÍTULO SIGUIENTE

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s