Súper Gen Divino – Capítulo 447: Recompensa


Segundo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

“¿Los Nings del Grupo Starry?” Han Sen frunció un poco el ceño. Era los únicos Nings que conocía.

El tío Qing dijo respectivamente, “Sí, soy el mayor de los seis hijos de los Nings, también el más inútil. Mis dos sobrinos no sabían quién eras y actuaron inapropiadamente. Mi padre quería disculparse en persona, pero tenía miedo de que a usted no le gustara que lo molestaran, así que no lo hizo. Sin embargo, nos dijo que no importa quién de nosotros en la familia tuviera la suerte de conocerlo, debíamos tratarlo como nuestro benefactor. Lo que sea que necesites, le apoyaremos sin importar cuánto cueste.”

Mientras el tío Qing hablaba, el resto del grupo estaba completamente conmocionado.

Todo el mundo había oído hablar del Grupo Starry, que era una de las corporaciones más grandes de la Alianza. Nadie había pensado que el tío Qing era uno de los Nings. Lo que era aún más inesperado era que incluso los Nings tenían que tratar a Han Sen de esa manera. Todo el mundo se preguntaba cuál era el origen de Han Sen.

Mucha gente se asustó y se puso pálida en ese momento. Querían robar a alguien a quien hasta los Nings necesitaban reverenciar. Si Han Sen quisiera vengarse, sería tan fácil no sólo en El Santuario de Dios, sino también en la Alianza. Todos estaban cubiertos de sudor frío y sentían que sus piernas estaban flojas.

“No lo sabías en el pasado, así que está bien. Hablaremos sobre el futuro más tarde.” Comentó Han Sen de forma neutral.

Sabía que la razón por la que el tío Qing le trataba así no era por quién era, sino por la posible relación entre él y Han Jingzhi. Han Sen no podía decir si el tío Qing quería decir lo que decía, así que no se sentía nada feliz.

“En el futuro, cualquier cosa que el Joven Amo Han necesite, por favor, háganoslo saber. Los Nings no le decepcionarán.” El tío Qing no dijo nada más, pero mostró su lealtad.

Han Sen asintió y se volvió hacia Yang Manli. “Yang Manli, te daré esta cantidad de carne. Organiza nuestro grupo lo antes posible, pero no será necesario reclutar a algunas de estas personas.”

Han Sen no dudaba de la capacidad de Yang Manli. Solía manejar muy bien un gran grupo como la Brigada Armadura de Acero. No había mucha gente presente, así que incluso si todos se unieran al grupo, seguiría siendo pan comido para Yang Manli.

“De acuerdo.” Yang Manli contó todos los cuerpos y se quedó perpleja. Ya que los Nings lo trataron así, ¿tal vez era pariente de Han Jingzhi?

Sin embargo, pensando en ello, Yang Manli pensó que era improbable. Todos sabían que Han Jingzhi no tenía esposa ni hijos.

A Han Sen no le importaba lo que Yang Manli estaba pensando. Después de darle todo a ella, se teletransportó de vuelta a la Alianza, queriendo averiguar de qué le serviría un glifo espíritu de la bestia tan pronto como fuera posible.

“Han Sen, ¿cuándo has regresado?” Qiu Cheng saludó a Han Sen mientras se marchaba en el momento en que Han Sen regresó al dormitorio.

“Acabo de regresar. ¿Adónde te diriges?” Preguntó Han Sen con indiferencia.

“¿Dónde más que al entrenamiento? Es fin de mes y en estas fechas siempre hay un entrenamiento para que todos se unan. Quienquiera que consiga el primer lugar será recompensado por el vicecapitán Chen. Sólo voy a echar un vistazo. Tu sincronización es perfecta. Vayamos juntos.” Qiu Cheng arrastró a Han Sen hacia afuera.

Inicialmente, Han Sen no quería ir. Sin embargo, como todos se llevaban muy bien en la cocina, no quiso rechazar a Qiu Cheng y lo siguió hasta la sala de entrenamiento de la nave de combate.

Han Sen había oído hablar del vicecapitán Chen a través de Ji Yanran. Era un gran transcendido. Inicialmente, el capitán de una nave de combate como la Daphne debía ser un transcendido de alto nivel que también sería un general. Sin embargo, debido a los antecedentes especiales de Ji Yanran, se convirtió en la capitana de la Daphne. Y el vicecapitán fue seleccionado en base a los estándares de un capitán oficial.

Chen Shoushan, un poderoso transcendido. Ji Yanran dijo que era cercano a los Jis, pero incluso si ella no decía eso, Han Sen sabría que lo era, porque si no trabajaba para los Jis, los Jis no dejarían que Ji Yanran trabajara en la Daphne.

Además del vicecapitán, había dos transcendido más en la Daphne: El director Lin Haifeng y el intendente Zhao Ping.

Estas eran las personas que trabajaban para la Daphne. En cuanto al grupo de expertos, también debería haber algunos transcendido. Sin embargo, estaban más allá del poder de Ji Yanran.

Incluso en el equipo de Ji Yanran, debido a las relaciones complicadas, era difícil para Ji Yanran hacer arreglos de vez en cuando. Muchas de las cosas que ella hacía serían potencialmente desafiantes.

Han Sen y Qiu Cheng llegaron a la sala de entrenamiento, que ya estaba casi llena de soldados. Parecía que mucha gente estaba interesada en el entrenamiento.

Como todos en la cocina estaban presentes, Qiu Cheng y Han Sen se sentaron a su lado.

Han Sen echó un vistazo a la sala de entrenamiento y descubrió que el campo de entrenamiento estaba cerrado. Además, la prueba de entrenamiento le resultaba familiar.

“¿No es este el dispositivo llamado Sprint que el profesor Yan diseñó?” Han Sen vio las paredes de metal en el campo de entrenamiento y se sorprendió de que el dispositivo se pusiera en uso tan pronto.

Un soldado saltaba y corría rápidamente sobre las paredes metálicas, pero ni siquiera llegó a la mitad del camino antes de que le diera un golpe y se cayera, saliendo rodando del aparato.

“¿Quién más quiere intentarlo? Si podéis pasar esta prueba en el nivel diez, os recompensaré con una licencia de clase S del Pabellón Santo para evolucionados.” Dijo Chen Shoushan con una sonrisa, sentado en la tribuna de la sala de entrenamiento.

La recompensa era grande, pero ninguno de los soldados se movió, mirándose los unos a los otros. Sprint al nivel diez con una gravedad de cuarenta era simplemente demasiado difícil. Muchos soldados ya lo habían intentado, y muchos de ellos eran poderosos evolucionados. Sin embargo, ninguno de ellos pudo llegar ni siquiera a la mitad del camino. No sólo por la gravedad, sino también por el fracaso de los soldados con una aptitud de más de setenta puntos, ningún soldado se atrevió a intentarlo de nuevo.

Han Sen conocía muy bien Sprint, naturalmente. No era algo que se pudiera lograr sólo con la fuerza. La fuerza, los reflejos, la flexibilidad y la capacidad de hacer juicios sobre el terreno, todo ello tenía una gran influencia en el resultado. Si un paso se daba mal, no había manera de que uno lo superase, sin importar lo fuerte que fuera.

“El departamento de combate, la tripulación de la nave de combate, los marines y el equipo médico enviaron a alguien a intentarlo. Ahora sólo la cocina no lo ha intentado aún. Creo que deberíamos darles una oportunidad.” Dijo alguien de repente.

Han Sen pensó que la voz le era familiar, miró en esa dirección y se dio cuenta de que era Wang Hou, el jefe del departamento de armaduras de combate que conoció la última vez.

 

 


2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s