Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 04 – Capítulo 15


Capítulo 15 – Pueblo del Papel Parte Final

 

EZ: hoy estuve fuera todo el día y no pude preparar todo a tiempo por esto la hora de subida


“Un concurso de bebidas, qué valiente de tu parte”.

 

El terrateniente le dijo eso a la doncella impertinente que apareció ante él. Los granjeros se rieron de ella a carcajadas. (EZ: ya me imagino como acabara esto y ustedes?)

 

“Oye, ¿hablas en serio?”

 

Los artesanos miraron con preocupación a Maomao. Era demasiado para el médico charlatán – se quedó sin habla y se desmayó. Justo cuando su cabeza estaba a punto de caer al suelo, su sobrino menor lo atrapó.

 

“No hay problema. Aparte de eso, una pregunta. ¿Cuánta resta de la deuda?”

 

“…mil pagarés de plata en un año. Ya que hemos pagado la mitad este año, quedan cuatro mil quinientos”.

 

Hm, Eso no es algo que ni siquiera un prestamista pueda prestarles fácilmente. Eran proveedores de la corte imperial, pero no eran aptos para la producción en masa, por lo que no pueden ganar dinero fácilmente.

 

“¿Es así?”

 

Maomao se subió a la silla.

 

“Ya que estamos en esto, ¿hacemos una apuesta?”

 

“Una apuesta, dices. Qué gran presentación”.

 

El terrateniente parecía muy confiado en su manera de beber. Se estaba burlando totalmente de ella.

 

“¿Tienes algo que quieras apostar?”

 

“De hecho, como dije, ¿no lo indiqué antes?”

 

Maomao se dio una palmadita en el pecho.

 

“Puedo conseguir 300 si me venden a un proxeneta.”

 

Buhoh- Los sinvergüenzas escupieron vino uno tras otro.

 

“Hahahaha! Trescientos, dices. Qué gran discurso. Muchacha, ¿sabes el precio de mercado de las cosas?”

 

Es porque sabía que lo dijo. Pensó en eso al ver a las muchas doncellas que han sido vendidas.

 

“No importa lo atractiva que sea una mujer, no podrán conseguir cien de cualquier manera, y aún así, y aún así…”

 

Aparentemente como si hubiera dado en el blanco, se rió, escupiendo por todas partes. Era conveniente ya que el entorno del vino también era bueno.

 

“Puh”, viendo a esos tipos, Maomao se rió. La mitad de los borrachos la miraron con desprecio, entendiendo que estaban siendo claramente despreciados.

 

“Quiero decir, ¿no es un hecho que no manejarán cincuenta monedas de plata aunque les entregues un daikon cubierto de tierra como está? Y pensar que ni siquiera conocen ese sentido común”.

 

El cuerpo de Maomao se balanceó. La agarraron por el cuello y la llevaron de puntillas.

 

Parece que un daikon que es la ridiculización de una chica de campo circulaba bien.

 

“¡Intenta decir otra cosa!”

 

Los granjeros con la cara roja se apoderaron de Maomao. El puño que se levantaba sobre la cabeza estaba ennegrecido por la suciedad – si la golpeaban, no podía resistirse.

 

(Aunque no se puede evitar que me golpeen.)

 

No puede retirarse aquí.

 

El médico charlatán ha caído. Los artesanos tenían el rostro rígido.

 

“Ni siquiera saben leer y escribir bien. Fufu, en ese caso, no podrán usar papel en toda su vida”.

 

Aunque la mano se movió para golpear a Maomao, no la golpeó.

 

“Paren con eso. Si se vuelve mercancía dañada, su valor disminuirá.”

 

El gran terrateniente le dijo eso al primer granjero que la derribo.

 

El terrateniente dijo que su valor disminuirá.

En otras palabras, indicó que aceptará la apuesta de Maomao.

 

“Bueno, entonces, ¿quién empieza?”

 

Los sorprendidos artesanos miraron estupefactos a Maomao.

 

El jefe de la casa de comidas y la jefa tenían expresiones de incertidumbre.

 

El médico charlatán estaba tirado en el suelo.

 

Y.

 

“¡Seré tu primer oponente!”

 

El hombre que ataco a Maomao dijo eso.

 

Fue, magníficamente conveniente.

 

 

 

 

 

 

 

¿Cuántas botellas de vino vacías han caído al suelo?

 

Y el número de idiotas que estaban borrachos en el suelo era cuatro. Cinco con este. (EZ: Jajajaja XD)

 

“…¿es una broma?”

 

Fue el sobrino del médico charlatán, que estaba cuidando al mismo*, quien dijo eso con una voz sorprendido.

 

“Oh Dios, ¿ya se acabó?

 

Maomao metió el resto del vino en la taza. Era un licor destilado que le quemaba la garganta. Un artículo que era demasiado de clase alta para una casa de comidas en el campo. Pero, para Maomao, que estaba acostumbrada a beber vino mucho más fuerte, no era la gran cosa.

 

Fue un error para ellos tratar de aplastar a Maomao rápidamente, sacando licor destilado de alta calidad. Los hombres rápidamente fueron aplastados por el vino de alta concentración que no estaban acostumbrados a beber. Estaban inconscientes, pero no debería ser hasta el punto de morir. Y sobre todo, a Maomao le parecía insoportable que la vendieran, por lo que no tenía intención de ser indulgente con ellos.

 

“Es ciento cincuenta.”

 

Este era el valor de Maomao.

Como al principio le cobraron de más trescientos de plata, pensó que era adecuado.

 

Por cierto, hubo casos en los que los proxenetas, que hacen tratos duros, también adquieren chicas de los pueblos por unos veinte de plata.

 

Ganó contra la primera persona con esos fondos. Una vez que lo hizo, apareció la segunda persona. Debe haber estado borracho desde el principio, ya que no se lo tomó en serio, bebiendo el vino fuerte de una sola vez, y fue destrozado.

La tercera y cuarta persona desafiaron así. Por lo mucho que faltaba de la porción anterior de vino, Maomao estaba en desventaja. Eso era de sentido común, pero desafortunadamente, Maomao no cruzó sus expectativas.

 

(Ya son cinco personas con esto huh.)

 

La primera persona era ciento cincuenta, la segunda, trescientos, la tercera, seiscientos. Los dos mil cuatrocientos de plata con las cinco personas eran la cantidad que Maomao ha ganado.

 

Quizás se dieron cuenta en este punto, los imbéciles la miraban furiosos con caras sonrojadas.

 

Todavía quedaba la mitad de la otra parte, pero Maomao no tenía problemas si ganaba en el siguiente encuentro. Deberían quedar cuatro mil quinientos de la deuda.

 

Fue un alivio que sus oponentes estuvieran borrachos. Al decir lo que se le vino a la cabeza, obtuvo el borrador de un sencillo contrato. Fueron cinco hojas. En cualquier caso, estos tipos deben estar pensando que el contrato es mera basura/charada. Comprendió que desde la parte en que el gran terrateniente que ocupaba el primer puesto lo iba a deshacer como si fuera chatarra.

 

Mientras su cara se retorcía de disgusto, finalmente sacó su botella de vino favorita.

 

“¿Debería ser tu oponente?”

 

El terrateniente barbudo sonrió, pero sus ojos eran agudos.

 

Maomao se frotó la barriga.

 

(Me pregunto si puedo seguir adelante.) (EZ: estoy seguro que lo dice por los “líquidos” y no por la ebriedad)

 

Como era de esperar, al tener cinco oponentes, te llenas un poco.

 

Mientras el terrateniente bebía su vino destilado habitual, el vino parecía fuerte. Mientras sonreía al ver a Maomao que parecía que estaba sufriendo un poco, miró el contrato.

 

“No me confundas con esos tipos.”

 

Garabateó su firma y puso el contrato sobre la mesa.

 

“¿Debemos hacer que el proxeneta venga a buscarnos mañana?”

 

“Eso ya lo sé”.

 

No se puede evitar. Maomao sacó una pequeña botella de su pecho.

 

“¡Oi! ¡Qué diablos es eso!”

 

Los seguidores del terrateniente se abalanzaron sobre ella.

 

“Ya tuve suficiente del sabor de este vino, así que pensé en cambiar el sabor un poco.”

 

Diciendo eso, Maomao triunfalmente vertió el contenido de la pequeña botella en la taza donde el líquido ámbar estaba a la deriva.

 

El terrateniente, al ver eso, se sacudió.

 

“Espera. En ese caso, ¿puedo tener algo para mi porción también?”

 

Desde que dijo eso, Maomao le pasó la pequeña botella al terrateniente. El terrateniente estudió la pequeña botella y vertió todo lo que quedaba en su taza.

 

“Esta no es una medicina que hace más difícil emborracharse o algo parecido, ¿verdad?”

 

Como respuesta al hombre sonriente, Maomao se tragó la copa sin expresión alguna.

 

El terrateniente confirmó la cara sobria de Maomao después de bebérsela toda, y luego tragó el contenido de su taza con una sonrisa. Se lo tragó todo, y entonces-.

 

Colapsó.

 

Los seguidores se apresuraron a despertar al terrateniente, pero sus luces estaban apagadas.

 

“¡Oye! ¿Qué le serviste?”

 

“Servir qué. Bebió lo mismo que yo”.

 

La razón por la que estaba completamente fuera, no era otra que el alcohol.

 

“La apuesta es mi victoria.”

 

“”….””

 

Mientras todos los presentes estaban atónitos, Maomao se levantó y aceptó el contrato. Sin titubear, se lo pasó al esposo artesano, y se puso de pie ante la jefa de la casa de comidas.

 

“¿Dónde está el baño?”

 

“Ve afuera. Está a la derecha.”

 

“Muchas gracias.”

 

Maomao se dirigió al baño con un trote parcial.

 

Si usted fuera a tomar varias botellas de vino, tendrá que sentir el impulso de orinar por lo menos una vez. (EZ: yep lo sabía)

 

Incluso Maomao fue incapaz de filtrarse vergonzosamente en público.

 

“Oye, querida. ¿Qué hiciste?”

 

El esposo artesano dijo mientras doblaba cuidadosamente el contrato.

 

“No mucho. Sólo quería cambiar el sabor del vino y añadir alcohol”.

 

Maomao puso muchas hierbas medicinales e instrumentos médicos en el cuello de su traje. También tenía alcohol desinfectante.

Debido a que era para uso de desinfectante, su fuerza era diferente a la del vino normal. Un tipo normal se desmayaría con un sorbo, y aún así el terrateniente lo llenó hasta el borde.

 

“…¿Puedo, hacer una pregunta?”

 

“¿Qué pasa?”

 

“También pusiste ese alcohol o lo que sea y te lo bebiste, ¿verdad?”

 

Dijo eso mientras su rostro se ponía un poco rígido.

 

“Sí. Ya que sé que todavía estaría bien con mucho más. Sólo pensé que sería mejor si pudiera terminar esto rápidamente.”

 

Si Maomao actuaba de forma sospechosa, se habría dado cuenta de que el otro bando se vería absorbido. Fue un alivio que entraran en un estado afortunado.

Podría haber ganado aunque lo hubiera hecho de forma normal, pero honestamente, de haberlo hecho no sabría cuánto tiempo podría aguantar su vejiga.

 

“Es un alivio haber llegado al baño a tiempo.”

 

“…eso es lo mejor. Sólo porque tienes tanta confianza, para hacer una apuesta con tu cuerpo como garantía, pienso mal de esto. Y por no decir que es por nuestro bien”.

 

“¿Es que tenemos algún malentendido?”

 

Maomao le quitó el contrato al espoco.

 

“Esta es mi parte”.

 

Maomao sonrió.

 

“¡Espera, Muchacha!”

 

En lugar del esposo que estaba boquiabierto, el médico charlatán finalmente se despertó.

 

“No digas cosas tan crueles.”

 

“Aunque digas eso, no tengo tanta obligación. Además, la charla no ha terminado del todo.”

 

Maomao miró hacia otro lado. El terrateniente estaba ahí, levantándose con la ayuda de su seguidor mientras sostenía su cabeza tumbada.

Por el hecho de que vomitó en el suelo, debe haber vuelto a la sobriedad obligando al vino a subir.

 

“¿No sería mejor que durmieras un poco más?”

 

“¡La apuesta anterior no es válida!”

 

Oh, su reacción fue la que ella esperaba.

 

“El concurso de bebidas fue algo así como un circo. No iba en serio desde el principio”.

 

“Pero, el contrato está aquí. Está redactado con tu propia letra. No me digas que vas a decir que no puedes leer esto también?”

 

“¡Como si supiera de ese tipo de cosas! Es papel basura , ¡basura!”

 

Maomao cruzó los brazos y se dirigió a los barriles de vino que quedaron en la casa de comidas.

 

“Entonces, no se puede evitar.”

 

Ella abofeteó los barriles de vino.

 

“No tengo más remedio que informar a los oficiales que están falsificando impuestos.”

 

Con la sentencia de Maomao, todos se quedaron quietos como si estuvieran muertos.

 

El terrateniente abrió la boca. Los campesinos que aún estaban despiertos se mostraron abiertamente agitados.

 

Los dueños de la casa de comidas parecían un poco incómodos, pero al mismo tiempo, hicieron expresiones de alivio.

 

Los artesanos intercambiaron miradas, y después, miraron a Maomao.

 

El médico charlatán solo inclinó la cabeza.

 

“¿Qué quiere decir con falsificar impuestos?”

 

El primero que abrió la boca fue el hijo mayor rebelde.

 

“Es necesario el permiso del país para hacer vino. Es diferente si es para el disfrute privado, pero venderlo en tiendas como ésta es un tema de impuestos sobre el licor, no importa cómo lo consideres”.

 

Al comerciarlo, pasará a estar sujeto a algunos impuestos. Y la tasa impositiva es más alta para los artículos de lujo. Los impuestos para los barcos de vino son más altos que los de las casas de comidas, y cuando se convierte en un burdel, la tasa aumenta. La madam siempre murmuraba sobre ello.

 

Consideró la cuestión de por qué esta tienda prestaba su lugar como lugar de discusión al terrateniente. También consideró que era porque eran inquilinos, pero el gran volumen de vino fue lo que más le llamó la atención.

 

Si la tienda tuviera que almacenar mucho vino barato y razonablemente sabroso, tendría que ser útil para ello. Ni siquiera podían ignorar un poco de problemas.

 

Cuando el terrateniente pidió vino, la razón por la que no sacó este sake sin refinar, ella consideró que ya estaba ahí. Tendrían que estar elaborando vino para el uso de los agricultores. No había razón para pedir el vino que se han cansado de beber después de todo este tiempo aquí.

 

“¿Podría ser, que los ingredientes para el vino también han sido rechazados?”

 

El vino utiliza un gran volumen de arroz y trigo. Este vino parecía usar arroz.

 

De improviso, recordó la acusación de este terrateniente.

 

“El rendimiento del arroz ha disminuido porque ustedes bastardos han contaminado el agua. Si no hay suficiente agua, no se puede cultivar arroz”.

 

Le contestó Maomao.

 

“¿No es esto una mentira? ¿No es la calidad del arroz mejor que antes?”

 

Los cultivos de arroz, a través del flujo de agua que transportan las hojas podridas y los nutrientes del suelo desde aguas arriba, el suelo no se volvería estéril. Es diferente si es veneno, pero lo que se disuelve en el agua de la fabricación de papel es el pegamento hecho de arroz y virutas de madera que son el origen del papel. Más bien, funcionaba como un buen fertilizante, consideró Maomao.

 

El anterior propietario que decidió vender la parcela en lugar de un contrato de alquiler, tendría que ser a causa de esa parte?

Cualquiera que sea la razón, el otro lado probablemente no lo sabía realmente, pero no hay duda de que la cosecha de arroz ha aumentado. Ella juzgó que el hecho de que se queden aquí por mucho tiempo será útil en el futuro.

 

Y así, en algún momento, encubrieron la parte donde su cosecha ha aumentado y la convirtieron en vino o lo que sea, presumió ella arbitrariamente. Va a ser muy grave tener doble evasión de impuestos.

Hablar hasta ese punto estaba en contra de las enseñanzas de su padre, así que ella permaneció en silencio, pero en lo que respecta a las expresiones del terrateniente y de los agricultores, tampoco parecía estar equivocada.

 

“¿T-, tienes pruebas?”

 

Uno de los granjeros pronunció estas palabras.

 

“¡Así es! ¡¿Tienes pruebas?!”

 

En acuerdo con esto, los otros agricultores también hablaron.

 

“Está bien. Si son inocentes, nada saldrá de ello, incluso si los oficiales investigan a sus familias”.

 

Dijo Maomao, adrede agregando una sonrisa.

 

Los campesinos que protestaban enérgicamente se callaron. ¿Podría haber dado en el blanco?

 

“Eres muy firme, muchacha.”

 

El terrateniente dijo eso mientras sostenía su todavía mareada cabeza.

 

“¿Crees que todo terminará de esta forma?”

 

“Esas palabras, te las devuelvo. Al menos, por favor, mira la situación actual.”

 

Maomao estaba en posición de mirar hacia abajo al terrateniente.

 

La mitad de sus ayudantes estaban fuera por el vino, sin mostrar signos de movimiento, el mismo terrateniente también. Hablando del resto, aunque no estaban a punto de colapsar, bebieron mucho vino. Era difícil decir que estaban sobrios.

 

En comparación, había seis hombres sobrios con buena constitución física aquí. El médico charlatán no contaba, así que no lo incluyó desde el principio.

 

Los dueños de la casa de comidas parecían querer no estar relacionados tanto como pudieran. También deben querer estar absueltos de cualquier conocimiento sobre el vino.

 

Ella no tenía planes de resolver esto con violencia, pero si la otra parte tenía esa intención, este lado tendría que hacer lo mismo.

Por las repetidas acusaciones, los artesanos tendrían que volverse locos también.

 

Maomao sonrió de una forma muy vulgar y agitó el contrato en la frente del terrateniente.

 

“Está bien pedir ayuda… Ya que este lado enviará un caballo rápido a los oficiales como respuesta.”

 

Maomao cantó, de buen humor.

 

“Muchacha, ¿no es tu atmósfera algo diferente de lo normal?”

 

El médico charlatán murmuró eso.

 

En medio de eso, la puerta de la casa de comidas se abrió con un fuerte estruendo.

 

¿Qué pasa? Cuando ella pensó eso, había una doncella vestida con un vestido decorado al lado de la puerta. Y tan pronto como vio el estado del interior, palideció. Contrariamente a correr hacia el terrateniente caído, se arrodilló y bajó la cabeza.

 

“Sé que mi padre está haciendo una petición irrazonable de nuevo. Pero, por favor, no uses esta fuerza innecesaria.”

 

Bajó la cabeza profundamente.

 

No hacia Maomao. Bajó la cabeza hacia los artesanos.

 

“No, no fuimos nosotros.”

 

El segundo hijo meneó la cabeza, pero la doncella mantuvo la cabeza abajo. Su frente tocó el suelo, sin señales de prestar atención a que su cabello estuviera desordenado.

 

“Lo siento. Por favor, perdonenlo. Por favor, perdonen a mi tonto padre”.

 

Al no oír las voces a su alrededor, la doncella sólo se disculpó. En medio de eso, el que se movió fue el hijo mayor rebelde.

 

“No hagas tal cosa.  A tu padre”.

 

Lentamente abrazó los hombros de la doncella, y levantó su cabeza mientras la calmaba. La doncella, mientras lágrimas caían por sus mejillas, asintió al ver la cara del hijo mayor.

 

El que estaba en un frenesí por ver eso, era el terrateniente.

 

“¡Oye! ¡No te acerques a mi hija, idiota que ni siquiera sabe de dónde viene!”

 

Gritó, y cuando intentó ponerse de pie -sus piernas aún parecían tambalearse- se estrelló contra el suelo.

 

“¡Papá!”

 

“¡Suegro!”

 

“¡No tengo intenciones de ser tu padre!”

 

¿Qué es, esta atmósfera.

 

El segundo hijo miró asombrado a su hermano mayor y a los demás.

 

“¿Podría esto ser…?”

 

“Es mayormente como lo adiviné.”

 

La razón por la que el hijo mayor era cercano a los granjeros, la razón por la que el terrateniente odiaba a la gente de fuera e intentaba echarlos, ella sentía que entendió a los dos.

 

Es bueno que ella lo sepa, pero era mejor no saber nada al respecto, pensó.

 

De las tontas negociaciones cómicas que se extendieron ante sus ojos, ella honestamente no tenía humor para describirlo.

 

“El hermano mayor lo hace todo el tiempo”.

 

“Será insoportable si un pueblo se arruina por esto.”

 

Maomao habló por los otros artesanos. Uh huh, ella asintió. En su mayor parte, pensó que tendría que ser un error traer al hijo mayor a este lugar de discusión en este momento, pero cuando lo pensó mucho, se olvidó de que él era pariente del médico charlatán.

 

No se puede evitar, ya que es pariente del él. Era un hecho que era deficiente.

 

Maomao se sentó de golpe por lo absurdo en un asiento.

 

“Vino, por favor”.

 

Levantó la mano y llamó a la dueña.

 

“¿Todavía quieres beber?”

 

“Puedo seguir adelante”.

 

Al oír sus palabras, la miraron con asombro, pero no le prestó atención a eso.

 

El vino podría haber sido inesperadamente efectivo.

Cuando se dio cuenta de que era más habladora de lo normal, fue después de que se le pasó la borrachera.

 

“Eras una persona muy mala”.

 

El médico charlatán se lo dijo muchas veces.

 

 

 

 

Al final, los cuatro mil ochocientos de plata no llegaron a las manos de Maomao. Por supuesto, era dinero fácil que ella consiguió. La extraña sensación de descontento tendría que ser mayor.

 

En cambio, durante una década, prometieron entregar ciento cincuenta koku (1 koku son 180,39 kg) de arroz de forma gratuita al Rokushoukan. En su mayor parte, la cantidad de arroz que se consume en un año en el Rokushoukan es de unos tres kokus por cada dos personas. Era considerablemente grande para servir a varias personas, pero como el arroz se puede cambiar por dinero, no hay problema.

 

Se lo estaba prestando a la mada. No tuvo que pagar el alquiler de la farmacia durante cincuenta años.

 

Además, el contrato con los artesanos de papel no ha cambiado desde antes. Era importante que su elaboración de vino por iniciativa propia fuera expuesta. Como los agricultores tenían miedo de los funcionarios, no pudieron decir nada imprudente. Por ahora, después de eso, se les dijo que el médico charlatán era alguien que trabajaba en la corte imperial.

 

Por el momento, el médico charlatán no perdió la cara.

 

Después de esto, tanto si falsificaban sus impuestos como si no hacian, esto no tenía nada que ver con Maomao.

 

Además, no supo qué pasó con el hijo mayor de los artesanos del papel y con la hija del terrateniente. Aunque si se separaran rápidamente, establecerían relaciones más estrechas con los agricultores. ¿Debería tentarle llevándole una vez al distrito del placer, Maomao consideró algo malvado. (EZ: Jajajaja)

 

Y entonces Maomao finalmente regresó al distrito del placer, pero-.

 

“Nyaaaa.”

 

¿Por qué está aquí?

 

Aunque no estaba tan tranquilo de camino al lugar, estaba paseándose en el carruaje tirado por caballos.

 

El equipaje que tenía el papel de mayor calidad lo aceptó como souvenir. Se metió ahí dentro.* La capa más alta de papel estaba hecha un desastre, usada para afilar sus garras.

 

“Oh, es maomao.”

 

El agudo y perspicaz Chou’u apareció y giró el cordón de una faja sin demora, jugando con el gato.

 

El médico charlatán regresó al palacio interior a toda prisa, y aunque Maomao deseaba de nuevo enviarle a maomao, muchos pedidos de medicamentos llegaron a su habitación.

 

Maomao exhaló y empezó a buscar las hierbas medicinales que necesitaba para la receta de los estantes.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s