Súper Gen Divino – Capítulo 441: Debajo del Acantilado de Hielo


Tercer Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Han Sen no quería huir de todos modos. Cuando usaba todo de lo que era capaz, su índice de aptitud física también era de más de ochenta. Incluso si las dos criaturas divinas tuvieran ambas con un físico de más de cien, no tenían la ventaja absoluta.

Desafortunadamente, la situación era demasiado arriesgada, por lo que Han Sen no se atrevió a convocar al Pájaro del Desierto, temiendo que pudiera ser asesinado por las dos criaturas divinas. De lo contrario, su nivel de forma física podría ser aún mayor.

Aún así, bajo el asedio de dos criaturas divinas, Han Sen se movía a diestra y siniestra, pero no parecía demasiado incómodo. Lograba esquivar todos los ataques de las dos criaturas divina sin resultar herido.

Si Yang Manli estuviera allí para presenciar eso, probablemente se quedaría mirando fijamente. Entre los evolucionados, tal vez sólo los que tenían un índice de aptitud física superior a cien podrían lograrlo.

Aunque Han Sen no tenía el físico tan poderoso como las criaturas, era un ser humano equipado con inteligencia y técnicas. Mientras la diferencia no fuera demasiado grande, no le resultaba difícil enfrentarse a esas criaturas.

Han Sen estaba usando Spartícula al máximo. Más importante aún, las habilidades de kiting que aprendió de Queen lo convirtieron en un jugador de Go, llevando a las dos criaturas divina más poderosas a sus trampas.

Desde que aprendió kiting de Queen, Han Sen lo ha estado estudiando en profundidad. Aunque sus habilidades no eran tan buenas como las de Queen, había avanzado algo y se había vuelto más y más hábil en ello.

Cada paso, cada giro, y cada pausa fueron hechos con un propósito específico. Aunque podría ser demasiado pronto para saberlo, los beneficios eran cada vez más obvios.

La seda de araña no tocó a Han Sen, sino que atrapó las garras del pájaro negro. Agitando desesperadamente con sus alas, el pájaro negro no logró golpear a Han Sen, sino que golpeó a la gigantesca Araña de la Nieve que era atraída allí por Han Sen. Había habido más y más coincidencias como esa. Las dos criaturas divina no lograban herir a Han Sen, sino que se herían la una a la otra.

Poco a poco, las dos criaturas divina se enfadaron entre sí e ignoraron a Han Sen, quien, mientras luchaban entre sí, aprovechó la oportunidad para huir, observando a las dos criaturas peleando desde lejos, mientras pensaba con satisfacción que si Queen pudiera ver sus habilidades de kiting, probablemente le felicitaría por ello.

En ese momento, Han Sen no tenía prisa por huir, así que observó a las dos criaturas luchando. Sus niveles de forma física estaban definitivamente por encima de los cien. Con sus fieros movimientos, las paredes de hielo y las rocas se rompieron a medida que avanzaban, con crepitaciones y estallidos por todas partes.

El pájaro negro estaba enredado con la seda de araña por todas partes y se volvió cada vez más lento. La Araña de la Nieve gigante también había sido perforada en varios lugares por el pájaro negro, cuya sangre transparente fluía sin parar.

“Venga, venga. Será mejor que os matéis entre ustedes para que yo pueda tener algunos puntos genéticos gratis. Aunque ustedes dos son grandes, no me importa comer algo extra.” Mientras Han Sen animaba a las dos criaturas, pensó que la carne no se pondría mala a tan baja temperatura, ¿verdad? Incluso podría guardarla durante un par de días.

Inicialmente, Han Sen pensó que el pájaro negro sería más feroz, pero la seda de araña era tan resistente que el pájaro negro perdió gradualmente su capacidad de moverse cuando fue cubierto con la seda de araña. Muy pronto, estaba a punto de ser devorado por la Araña de la Nieve gigante.

Mientras Han Sen dudaba si debía darle un golpe al pájaro negro, el pájaro negro se sumergió rápidamente en el acantilado de hielo.

Debido a que la Araña de la Nieve había gastado demasiada seda de araña en el pájaro, fue arrastrada por el acantilado.

Han Sen quedó aturdido y corrió rápidamente hacia el borde del acantilado. Había niebla en el acantilado, así que Han Sen no podía ver lo que estaba pasando allí. Tampoco sabía lo que les había pasado a las dos criaturas divina.

Esperó un rato, pero no oyó caer nada. Tampoco hubo gritos. La niebla no se movía.

“¿Qué está pasando?” Han Sen no podía decidir qué hacer, mirando la helada niebla.

Las dos criaturas divina deberían haber quedado gravemente heridas, así que había una oportunidad para él. Sin embargo, Han Sen no estaba seguro si estaban vivas o muertas, ni tampoco sabía lo que había debajo, por lo que no se atrevió a bajar. Sin embargo, alguna fortuna de los dioses se perdería si no iba.

“Eso es todo. Hay que atreverse a sobrevivir. Estas son dos criaturas divina, así que no hay forma de que lo deje pasar. Además, yo también soy muy capaz. Aunque quedara una criatura divina, al menos podría escapar aunque no pudiera matarla.” Han Sen apretó los dientes y convocó al Rey Gusano de Roca Dorado, volando por el acantilado de hielo en la grupa de su mascota hacia la helada niebla.

Incluso Han Sen, que había practicado Músculo de Hielo y Hueso de Jade, no podía evitar temblar. La niebla era heladora y húmeda, incluso peor que el hielo. Si fuera un tipo promedio, probablemente necesitaría acostarse por un par de días después de viajar a través de la niebla.

Por suerte, Músculo de Hielo y Hueso de Jade tenía efectos especiales a la hora de resistir el frío. Han Sen se sentó quieto en la parte de atrás del rey Gusano de Roca Dorado con los ojos fijos en el fondo del acantilado. Sin embargo, la niebla era tan espesa que Han Sen no podía ver lo que había debajo.

Tras un rato, la espesa niebla comenzó a dispersarse. Han Sen podía ver vagamente que algo estaba allí abajo, pero no estaba seguro si era la Araña de la Nieve gigante o el pájaro negro.

Han Sen ordenó al Rey Gusano de Roca Dorado que bajase unos treinta metros más y finalmente fue capaz de saber lo que había debajo. Han Sen miró fijamente sus ojos de par en par.

Tanto la Araña de la Nieve como el pájaro negro estaban casi muertos, pero no fue debido a su anterior oponente. Bajo el enorme acantilado de hielo, había un lago de agua helada, de donde surgió un monstruo que parecía un calamar con muchos tentáculos. Tanto la Araña de la Nieve como el pájaro negro habían sido capturados por los tentáculos. Aunque estaban luchando, debido a sus heridas anteriores o al hecho de que eran más débiles que el monstruo, no podían zafarse de los tentáculos. En vez de eso, los tentáculos les apretaban cada vez más. Muy pronto, las criaturas estaban a punto de ser asesinadas.

Afortunadamente, el monstruo no parecía tener ningún otro medio de ataque que no fuera estrangular con sus tentáculos. No podía estrangular a las dos criaturas divinas inmediatamente. Sin embargo, era sólo cuestión de tiempo.

A Han Sen le sorprendió el hecho de que hubiera tres criaturas divinas, cada una de las cuales daba más miedo que la anterior.

Parecía que esta área de hielo y nieve era mucho más peligrosa de lo que Han Sen había pensado.

Inicialmente, Han Sen pensó que si podía derribar el refugio espiritual aristócrata, podría hacer lo que quisiera en esa área. Sin embargo, parecía que había sido demasiado ingenuo.

 

 


3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s