Súper Gen Divino – Capítulo 438: Cruel Realidad


Séptimo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Han Sen convocó al Rugidor Dorado, puso el cuerpo de la bestia con armadura de hielo sobre su espalda y luego se montó. Hizo un gesto a Yang Manli y le preguntó, “¿Hay algún lugar cercano donde podamos escondernos de la tormenta? Tomemos un descanso y comamos algo de carne.”

Yang Manli dudó, pero saltó a la grupa del Rugidor Dorado, guiando a Han Sen hasta una cueva cercana.

Han Sen diseccionó el cuerpo de la bestia con armadura de hielo con la daga Lobo Maldito, sacó las herramientas para hacer fuego y comenzó a asar carne con una flecha espíritu de la bestia como pincho. También usó una olla para hacer sopa.

“¿Realmente acaba de evolucionar?” Yang Manli seguía pensando en el puñetazo que usó Han Sen para matar a la bestia con armadura de hielo. Como evolucionado divino, no podía conseguirlo en absoluto.

Incluso si ella golpease a la bestia cien veces, no había forma de que pudiese matar a una bestia con armadura de hielo, y mucho menos a puñetazos. Si fuese en una bestia con armadura de hielo común, tal vez podría matarla. Sin embargo, nunca podría romper la armadura de una bestia berserker.

En comparación, el puñetazo de Han Sen rompió directamente la armadura de la bestia con armadura de hielo junto con el objetivo, lo cual no parecía la fuerza perteneciente a un evolucionado que acababa de evolucionar.

“¿Has oído hablar del nombre Han Jingzhi?” Han Sen miró a Yang Manli y preguntó con indiferencia.

Al escuchar el nombre, la expresión de Yang Manli cambió repentinamente. Aunque rápidamente volvió a la normalidad, Han Sen lo notó.

“¿Han Jingzhi?” Yang Manli frunció el ceño y preguntó.

“Instructor Han Jingzhi de la Unidad Especial SangreAzul, el maestro de qigong.” Respondió Han Sen.

“¿Sabes lo de Han Jingzhi?” La expresión de Yang Manli volvió a cambiar. Le sorprendió que Han Sen conociera el nombre de Han Jingzhi.

“Así que ella también sabe lo de Han Jingzhi.” Han Sen pensó y dijo con voz suave, “Mi bisabuelo también se llama Han Jingzhi.”

“¿Qué? ¿El instructor Han es tu bisabuelo? ¡Eso es imposible!” Exclamó Yang Manli.

“¿Qué ocurre con esa reacción? Sólo dije que el nombre de mi bisabuelo es Han Jingzhi, pero no dije que fuese el instructor de la Unidad Especial SangreAzul.” Han Sen sonrió a Yang Manli.

Yang Manli de repente se quedó en silencio, mirando a Han Sen mientras se mordía los labios. Si Han Sen era realmente un descendiente de Han Jingzhi, no era extraño que tuviera ese tipo de poder. Sin embargo, a los ojos de Yang Manli, era simplemente imposible, dado que Han Jingzhi no tuvo hijos para empezar. Sólo que el hecho de que Han Sen conociera el nombre de Han Jingzhi y su increíble poder confundía a Yang Manli.

Inicialmente, Yang Manli pensó que Han Sen era un tipo ordinario con algo de talento y suerte, pero ya no lo pensaba más.

“¿De qué familia eres?” Después de un largo silencio, Yang Manli no pudo resistirse a preguntar.

“¿Cuál crees?” Han Sen miró a Yang Manli, sonriendo.

Yang Manli de repente cerró la boca. El silencio volvió a caer.

Han Sen le dio un pincho de carne a Yang Manli, pero Yang Manli no extendió la mano. Se mordió el labio y dijo, “No hice ninguna contribución, así que eso no es mío.”

Han Sen sonrió, puso la flecha en su mano y dijo, “Solías ser mi subordinada, y espero que sigas siguiéndome. No puedo garantizar nada más que comida.”

Yang Manli miró la brocheta, queriendo devolvérsela a Han Sen de una manera digna, pero su mano no se movió.

Ella menospreció a Han Sen desde el principio. Después de que Qin Xuan se marchara, le dio el puesto de jefe de la brigada especial a Han Sen en lugar de a Yang, lo que hizo que Yang Manli se enfadara aún más por Han Sen.

Aunque más tarde, Yang Manli se dio cuenta de las habilidades de Han Sen, como una mujer arrogante, no estaba dispuesta a inclinar la cabeza ante él.

Si hubiera sido antes, Yang Manli habría tirado la carne a la cara de Han Sen al escuchar sus palabras, porque no había manera de que Yang Manli aceptara voluntariamente las órdenes de Han Sen.

Sin embargo, después de pasar mucho tiempo en la segunda zona de El santuario de Dios, Yang Manli había sufrido mucho y llegó a comprender lo difícil que era cazar algo en este lugar.

Si seguía así, Yang Manli no veía ninguna esperanza, y tal vez algún día se daría por vencida.

Aunque Yang Manli no quería que Han Sen le diera órdenes, la actuación de Han Sen le hizo comprender muy bien la gran distancia que había entre ambos, lo que también le hizo ver esperanza.

Yang Manli miró fijamente la carne que tenía en la mano durante un largo rato y de repente dio un mordisco. Mientras ella devoraba la carne, sus ojos empezaron a lagrimear.

Han Sen sonrió a Yang Manli sin hablar. Cuando ella terminó, él le dio otro pedazo de carne.

Yang Manli ni siquiera miró, tomó la carne y se puso a comer. Después de comer cuatro trozos de carne y beber un tazón de sopa, se detuvo, apretó los dientes y le preguntó a Han Sen, “Dime, ¿qué quieres?”

“No actúes como si fuera a violarte. Sólo quiero que te conviertas en mi subordinado y hagas algunas cosas por mí.” Han Sen miró a Yang Manli, sin saber qué decir.

La cara de la mujer era como la de una heroína que iba a sacrificarse por su país.

“¿Qué puedo hacer?” Yang Manli se rindió. Una persona tan arrogante como ella había perdido toda su confianza bajo la dura realidad.

“Hay muchas cosas que puedes hacer. Por ejemplo, podrías administrar el refugio espiritual después de que yo lo conquiste, cobrar alguna tasa de protección, vender algo de carne y reclutar a un par de personas.” Han Sen señaló el refugio espiritual de la gran montaña.

Yang Manli no pudo evitar decir fríamente, “Te estas adelantado. No esperes conquistar el refugio espiritual sólo porque puedas matar a una bestia berserker. Hay al menos una docena de criaturas mutantes y un espíritu aristócrata dentro del refugio. ¿Tienes idea de qué clase de seres son? Cualquier criatura mutante tiene un nivel de aptitud física de al menos cincuenta, y las más fuertes entre ellas estaría entre setenta u ochenta. Una docena de criaturas mutantes, junto con un espíritu aristócrata altamente inteligente con un físico igualmente fuerte, incluso si ya has llegado al límite de los puntos genéricos ordinarios y primitivos, no hay forma de que puedas conquistar ese refugio espiritual.”

“¿Es eso cierto?” Han Sen no discutió con ella, pero respondió con ligereza. Sin embargo, cualquiera podía distinguir su desprecio por su expresión, que era lo que más preocupaba a Yang Manli. Un poco alterada, dijo ella, “Admito que eres fuerte, mucho más fuerte que yo. Sin embargo, la comparación entre fuerzas está ahí mismo. No podrás conquistar ese refugio espiritual solo. Lo mejor que puedes hacer es usar tu habilidad para matar a tantas criaturas primitivas como sea posible para venderlas a otros. De esta manera, podrías ganar dinero y fortalecer la capacidad de todos al mismo tiempo. Cuando todos nosotros hayamos llegado al límite de los puntos genéricos ordinarios y primitivos, podremos trabajar juntos para conquistar ese refugio espiritual, que es el único camino a seguir.”

 

 


2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s