Súper Gen Divino – Capítulo 426: Ocultado a la Belleza


Segundo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Antes de obtener la certificación como aristócrata divino, Han Sen necesitaba primero hacer los arreglos para Zero. Era casi imposible para él deshacerse de ella en ese momento, así que debía considerar cómo tratar el asunto.

Debido a que Zero no tenía ningún estatus legal, sería difícil para él dejarla en un hotel. Han Sen lo pensó y decidió que tendría que llevarla a casa. Era imposible para él evitar volver a casa para siempre.

Después de pasar más tiempo con ella, Han Sen estaba seguro de que Zero no tenía problemas de inteligencia, ni era una lunática o idiota. Además, parecía ser muy inteligente, sólo que no sabía mucho sobre cómo interactuar con la gente, lo que la hacía parecer extraña.

Antes de llevar a Zero a casa, Han Sen la llevó a una sala de pruebas. Planeaba hacer una simple prueba de fuerza él mismo y pedirle a Zero que hiciera la prueba para determinar qué tan fuerte era.

Era fácil hacer una prueba de fuerza. Si alguien golpeaba el dispositivo con la mayor fuerza posible de tres a cinco veces, el dispositivo obtenía un promedio exacto de la puntuación de su fuerza.

Han Sen eligió una habitación vacía, señalo al aparato y le dijo a Zero, “Golpea con todo lo que tengas.”

Zero siguió las instrucciones como siempre, caminó hasta el dispositivo, levantó su tierno puño y dio en el blanco con fuerza.

Han Sen rápidamente miró los números, 97.0472, que era menor de lo que Han Sen había pensado. Pensó que el estado físico de Zero debería ser superior a cien, mientras que era inferior a cien.

Han Sen le pidió a Zero que lo repitiera unas cuantas veces más y el número fue menor que el primero. El segundo golpe mostró 96.8964 y el resto estuvo entre esos dos números. Parecía que la fuerza de Zero era un poco menor a cien.

Sin embargo, eso era muy impresionante. Han Sen caminó hacia el dispositivo y lo golpeó con fuerza. Cuando miró el número, había subido hasta el 70.0006, lo que hizo que Han Sen estuviera muy contento. Esa era su estimación máxima.

Luego hizo unos cuantos golpes más y descubrió que casi no había variación entre los números, siendo la diferencia más grande de 0,0002.

“¡Un nivel de forma física de 70! ¡Qué gran supercuerpo! Los cuerpos divinos tendrían poco más de 30 puntos como mucho.” Han Sen se sintió entusiasmado. Con tal aptitud, su crecimiento se haría mucho más fácil.

Han Sen pensó y convocó a la Reina Feérica para que cambiar de forma. Luego usó el Mantra de la Herejía y Sobrecarga para dar en el blanco con todo lo que tenía.

¡Boom!

Con un sonido enorme, el número siguió subiendo y terminó en 81.6735, lo que hizo que Han Sen se sintiera muy contento.

El número de Han Sen no estaba tan lejos del de Zero. Aunque todavía había una diferencia de una docena de puntos, Han Sen ya había conseguido la capacidad de luchar contra ella. Incluso si de repente se volvía loca, Han Sen aún podría manejarla hasta cierto punto.

Además, se había convertido en un evolucionado, lo que no sólo significaba que su estado físico había mejorado enormemente, sino que también aumentaba su potencial. Creía que podía hacer que Sobrecarga funcionara aún mejor.

Además, la tercera fase del Mantra de la Herejía, la longevidad, estaba casi terminada. Si pudiera progresar en esos dos aspectos, tal vez Han Sen podría acercarse al nivel de Zero incluso sin ganar ningún punto genético.

Además, podría empezar a practicar las artes hipergénicas para evolucionados. Pensando en las artes hipergénicas que podían cambiar la estructura de las células de su cuerpo, Han Sen casi quiso obtener una del Pabellón Santo inmediatamente.

Ese tipo de arte hipergénica podía aumentar su fuerza de manera significativa. Los evolucionados que habían practicado esas artes hipergénicas eran significativamente diferentes de los que no lo habían hecho. Han Sen estaba muy contento con ese resultado de la prueba y se familiarizó con su propio nivel de forma física, lo que sería de gran ayuda en sus futuros esfuerzos de caza.

Según la investigación realizada por la Alianza, en la segunda zona de El Santuario de Dios, una criatura ordinaria tenía un físico entre 0 y 20, una criatura primitiva tenía un físico entre 20 y 50, una criatura mutante tenía un físico entre 50 y 80, mientras que una criatura divina tenía un físico entre 80 y 100 o incluso más.

Los Espíritus tenían aproximadamente el mismo nivel físico que las criaturas, lo que significaba que un Espíritu Aristócrata debía tener una fuerza entre 50 y 80.

Aunque los números podían ser conservadores, no lo eran demasiado. Las que más cambiaban eran las criaturas divinas, ya que muchas eran tan poderosos que su fuerza estaba fuera de las estadísticas. Han Sen sospechaba que esas podrían ser súper criaturas de la segunda zona de El Santuario de Dios.

Con la habilidad de Han Sen hasta ahora, podía luchar contra una criatura mutante o un Espíritu Aristócrata solo. Por supuesto, sería aún mejor si pudiera practicar unas cuantas artes hipergénicas diseñadas para los evolucionados de antemano.

Además, también tenía a Zero, que se acercaba a los cien en su estado físico, para que Han Sen pudiera eliminar por completo el refugio del Espíritu Aristócrata. Las restricciones en el crecimiento del grupo de Xu You no eran un gran problema para Han Sen.

Sin embargo, Han Sen no tenía suficiente tiempo para hacerlo en ese momento. Han Sen se llevó a Zero a su casa, que no era la antigua casa de su familia, sino un ático de tres habitaciones que se compró. Originalmente, planeaba usarlo con su novia, pero resultaba estar vacío.

Hacía unos días, Han Sen se arrepintió de haber comprado este ático. Pero ahora, se había vuelto útil para acomodar a Zero. Han Sen no se sentiría seguro si Zero viviera en la vieja casa.

Mirando la ropa andrajosa que Zero llevaba puesta, Han Sen creyó que estaba siendo inhumano. La chica lo seguía a todos lados, así que se merecía algo de ropa decente. Vestirse como un refugiado era una pena para tal belleza.

Han Sen compró algo de ropa y un comunicador para Zero en internet y le pidió que se duchara y se cambiara a la ropa nueva. Zero se convirtió de repente en un chica moderna y a la moda.

“¿Puedes quedarte aquí sola? Llámame con el comunicador si necesitas algo.” Han Sen le enseñó a usar el comunicador y la observo, temiendo que insistiera en seguirlo. Estaba a punto de presentarse en la Daphne, y ella no podía aparecer en el ejército.

“De acuerdo.” Contestó Zero asintiendo.

Por fin, Han Sen se tranquilizo. Temporalmente, podía acomodar a esa misteriosa chica e irse a su propios quehaceres.

Han Sen le enseñó a Zero un poco más actividades comunes y cómo buscar información en internet, pidiéndole que buscara lo que no entendiera.

Zero era realmente muy inteligente. Ella casi entendió todo después de ver a Han Sen hacerlo, lo que hizo que Han Sen estuviera más seguro. De esa manera, ella no crearía ningún problema al quedarse allí.

“¿Cuenta esto como tener una amante?” Han Sen se tocó la barbilla pensativo.

Considerando que Zero parecía tener sólo quince años, ni siquiera aún una adulta, Han Sen consideró que su pensamiento era demasiado malvado. Agitó la cabeza y descartó la idea.

A la mañana siguiente, Han Sen se fue para certificarse como aristócrata divino, que era el último asunto importante que tenía que atender antes de presentarse al servicio.

 

 


2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s