Súper Gen Divino – Capítulo 423: Cristal Negro


Sexto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

A Han Sen le sorprendieron las dos palabras ‘Espíritu Rey’. Había muchos evolucionados entre los humanos. De hecho, la mayoría de los humanos eran evolucionados. Las personas no evolucionadas tenían generalmente entre dieciséis y treinta años de edad, mientras que la mayoría de los humanos entre veinte y trescientos años de edad eran evolucionados. La mayoría de la gente permanecería en ese estado toda su vida, y sólo unos pocos podrían llegar a ser transcendidos.

No era porque los evolucionados promedio no pudieran ganar cien puntos genéticos, sino porque la tercera zona de El Santuario de Dios era demasiado peligrosa. Si el índice de aptitud física era demasiado bajo, era muy probable que uno muriera en la tercera zona de El Santuario de Dios.

Había habido tantas lecciones que la mayoría de la gente prefería permanecer en la segunda zona de El Santuario de Dios toda su vida, lo que hizo que los evolucionados fueran mayoría entre los humanos.

Había cientos o incluso miles de miles de millones de evolucionados. Sin embargo, entre todos ellos, incluyendo aquellos que habían evolucionado con sus puntos genéticos divinos al máximo, Han Sen nunca había oído que el cuerpo ganado tuviera un nombre.

Un evolucionado con puntos genéticos mutantes al máximo ganaría un cuerpo mutante, mientras que un evolucionado con puntos genéticos divinos al máximo ganaría un cuerpo divino. No tenían otro nombre.

Sin embargo, detrás del supercuerpo de Han Sen, había un nombre, que era ‘Espíritu Rey’. Las dos palabras hicieron que Han Sen se sintiera sorprendido y emocionado, sin saber lo que significaba.

Comprobó la descripción del ‘Espíritu Rey’ del supercuerpo, que era tan conciso que sólo era una frase.

«Espíritu Rey: el rey gobierna el mundo; todos los espíritus se inclinarán.»

La simple frase de repente hizo que Han Sen cambiara su aspecto, porque de repente pensó en muchas cosas.

la segunda zona de El Santuario de Dios era muy diferente de la primera. No había refugios naturales para que los humanos pudieran descansar en su interior. No había nada alrededor de los dispositivos de teletransporte. Aparte de eso, los humanos necesitaban luchar solos para todo.

Las criaturas en la segunda zona de El Santuario de Dios estaban más organizadas que en la primera. Y había muchos refugios de criaturas gobernados por Espíritus.

Los Espíritus eran diferentes de las criaturas. La mayoría de ellos eran similares a los humanos. Podían ser hombres o mujeres, pero su cuerpo no estaba hecho de carne. A menos que sus piedras espirituales fueran destruidas, eran básicamente inmortales.

Mientras las piedras espirituales estuvieran allí, un Espíritu siempre podría renacer en la piedra espiritual, incluso si él o ella fuera asesinado.

Además, los espíritus tenían la habilidad de controlar a las criaturas. Mientras hubiera un refugio espiritual, la mayoría de las criaturas de la región estarían apegadas al espíritu y formarían una tropa de criaturas.

Por supuesto, las criaturas de mayor rango no podían ser controladas por Espíritus de menor rango. El estado y la capacidad de los espíritus determinaban su capacidad para controlar a las criaturas.

Bajo el control de los espíritus, había habido muchos incidentes de criaturas atacando refugios humanos. Si los humanos no eran lo suficientemente fuertes, era normal que los mataran en la segunda zona de El Santuario de Dios.

Uno podía realmente matar a un espíritu entrando en el refugio espiritual y rompiendo la piedra del espíritu. Por supuesto, uno también podría tomar posesión de la piedra espiritual y ganar la lealtad de los espíritus.

Sin embargo, los Espíritus raramente mostraban obediencia a los humanos. Cuanto mayor rango tuvieran los Espíritus, más difícil sería que los humanos obtuvieran su lealtad. La mayoría de los Espíritus preferirían detonar sus propias piedras espirituales antes de inclinarse ante los humanos. Por lo tanto, no mucha gente tenía Espíritus en la segunda zona de El Santuario de Dios.

Los Espíritus eran diferentes de los espíritus de la bestia. Los espíritus de la bestia eran sólo herramientas que necesitaban ser controladas por los humanos. Sin embargo, los Espíritus tenían sus propios pensamientos e inteligencia y podían realizar tareas por sí mismos. Además, los Espíritus que habían mostrado lealtad a los humanos perdían la habilidad de controlar a las criaturas mientras ganaban la habilidad de usar espíritus de la bestia como los humanos. Además, una vez que los Espíritus juraban lealtad, su vida y muerte serían determinadas por sus amos.

Muchos humanos pensaban en la propiedad de los Espíritus como algo de lo que jactarse y algo que simbolizaba su estatus social. Si el “espíritu” en “Espíritu Rey” se refería al mismo Espíritu, ¿significaba que Han Sen podía pedirle a cualquier Espíritu que le diera su lealtad? Eso sería una habilidad increíble.

Sin embargo, era sólo una suposición de Han Sen. Todavía no tenía ni idea de si era verdad. Tendría que enterarse cuando entrase en la segunda zona de El Santuario de Dios y viera un Espíritu.

Aunque Han Sen estaba contento, no estaba demasiado entusiasmado porque todavía estaba preocupado por el cristal negro.

Han Sen quería teletransportarse a la Alianza de inmediato para probar su estado físico actual. Sin embargo, antes de resolver el problema del cristal negro, no podía salir.

Después de salir de la piscina de evolución, Han Sen percibió que el aire parecía haberse vuelto pesado. Las impurezas empezaron a entrar en su cuerpo como polvo.

Han Sen comprendió repentinamente por qué los que evolucionados no podían permanecer en la primera zona de El Santuario de Dios por mucho tiempo. Tras la evolución, el cuerpo se volvía tan puro como el agua de manantial. Cuanto más tiempo permaneciera un evolucionado en la primera zona de El Santuario de Dios, más impurezas entrarían en su cuerpo, haciéndolo sentirse más y más sucio.

Si las impurezas eran pequeñas, su cuerpo podía rechazarlas. Sin embargo, si un evolucionado se quedaba demasiado tiempo, su cuerpo puro nunca podría ser recuperado.

Han Sen no estaba dispuesto a permanecer en la primera zona de El Santuario del Dios por demasiado tiempo. Había terminado todos los asuntos que debía atender. En ese momento, sólo tenía una última cosa que hacer.

Después de regresar a su habitación, Han Sen sostuvo el cristal negro en su mano. Después de mucho tiempo, apretó los dientes y se puso el cristal negro en la boca.

Han Sen estaba parado frente al dispositivo de teletransporte. Una vez que sintiese que pasaba algo, se teletransportaría inmediatamente a la Alianza. Como Qin Xuan era la jefa de estación de la estación de teletransporte, buscaría su ayuda inmediatamente. Había un equipo médico en la estación de teletransporte que podría salvarlo.

Por supuesto, ese era el peor de los casos. Incluso si alguien se enterara del cristal negro, seguiría siendo mejor que la muerte.

Sin embargo, los escenarios que Han Sen estaba imaginando no ocurrieron. Se tragó el cristal negro como si se hubiera tragado una piedra ordinaria, sin alimentar a nadie.

No sintió calor, ni frío, ni hinchazón. Era casi como si el cristal negro no tuviera ningún uso.

Han Sen no se atrevió a ser descuidado. Había muchos minerales radioactivos en el universo que podían afectar las funciones del cuerpo a largo plazo. Uno podría enfermarse gravemente o incluso morir.

Han Sen respiró hondo y miró a su alrededor en la habitación. Asegurándose de que no le quedaba nada más que Zero, Han Sen le sonrió a Zero, quien le miraba con los ojos muy abiertos y se teletransportó desde el Refugio Armadura de Acero.

Zero siguió a Han Sen, pero Han Sen no le prestó atención. Corrió al escáner de autoservicio de la estación de teletransporte, pasó la tarjeta para escanearla y luego escaneó su propio cuerpo.

Después de ver la imagen holográfica en el escáner, Han Sen quedó aturdido. Escaneó un par de veces más y el resultado fue el mismo. No había ningún cristal negro en su cuerpo.

“¿Quizás no he podido traer el cristal negro conmigo?” Han Sen se decepcionó mucho. En el pasado, muchas personas se teletransportaban inmediatamente después de tragar la carne de una criatura entera, deseando llevar la carne a la Alianza. Sin embargo, aunque fueron teletransportados de regreso a la Alianza, la carne no digerida se quedó en el refugio. Han Sen pensó que el cristal negro también se había quedado en su propia habitación en el Refugio Armadura de Acero.

Sin embargo, Han Sen inmediatamente sintió que algo andaba mal. Había estado prestando atención a su propio cuerpo y no miraba a su mente. Sintiéndose decepcionado, ya no prestaba una atención especial a su cuerpo y sentía algo inusual en su mente.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s