El hombre elegido por los Dioses — Capítulo 11


Bueno, perdón. Antes había traducido el capítulo que no era, y (digamos) que por eso el retraso.

Este capítulo es un poco más largo que de costumbre, así que debería durarles un poco. Que disfruten.


Anterior |Índice| Siguiente


En la posada de la ciudad

 

Ryôma terminó haciendo de guardia de Elialia hasta que Sebasu los llamó a la posada. Actualmente, ya estaban en la posada confirmando su reserva, pero…

—Ouch… [Elialia]

—¿Está bien, señorita? [Ryôma]

—Sí, es sólo que tengo los pies cansados. ¿No te afectó el carruaje, ¿Ryôma-san? [Elialia]

—No tengo problemas. [Ryôma]

Un poco de dolor en el trasero no iba a afectar a alguien como Ryôma, que poseía una cantidad estúpida de resistencia y una resistencia al dolor de nivel 8.

Pero Elialia quedó un poco deprimida después de escuchar la respuesta de Ryôma. Era un niño de la misma edad que ella, y aun así él se encontraba totalmente bien.

Al ver eso, una de las criadas dijo—: A todos le duele la primera vez, señorita. [Arone]

—¿Cómo dices? [Elialia]

—Una vez que se haya acostumbrado al carruaje, el dolor también cesará. Ryôma-sama, parece que está bien a pesar del largo viaje. ¿De casualidad usted tiene algo de experiencia con caballos? [Arone]

—No, también es… mi primera vez. [Ryôma]

—¿De verdad? Tenía por seguro que usted tenía por lo bien que lo manejó. [Arone]

—Nunca he montado uno, pero… he corrido junto a… uno jalando un carruaje. [Ryôma]

En los días de escuela de Ryôma, parte de su rutina de correr era correr al lado de un caballo mientras tiraba de un carro de culi. De hecho, él es bastante rápido también, siendo capaz de dejar atrás a un caballo en muchas ocasiones. Debido a eso, fue reclutado por un hombre que manejaba carros de culi, y comenzó trabajando como uno a tiempo parcial.

Ryôma recordó aquellos tiempos al decir la última frase, pero desafortunadamente, desde la perspectiva de Elialia y Arone, sólo pudieron interpretar la historia de Ryôma como si hubiera sido abusado y convertido en el sustituto de un caballo.

Debido a ese malentendido, la conversación se detuvo abruptamente y el aire rápidamente se volvió sombrío.

(… ¿Qué les pasa? ¿Dije algo raro…?)

Como aumentarían las posibilidades de que alguien descubriera su pasado si él seguía hablado de ello, Ryôma intencionalmente hizo su declaración con palabras no necesariamente directas, pero gracias a esa irreflexiva decisión suya, Arone y Elialia se mostraron de pronto con expresiones sombrías.

El mismo Ryôma no sabía que él era la causa del repentino cambio de aire, pero intentó cambiar de tema de todos modos.

—Um… Señorita, ¿acaso nunca ha… salido hasta ahora? Pues me pareció… que no está acostumbrada a los… carruajes. [Ryôma]

—Ah, sí. He salido antes, pero sólo a los pueblos cercanos cuando había algo que hacer. También cabalgué con los familiares de mi madre o de mi abuelo, así que… Y antes ya estuve en un carruaje, pero al final no duró mucho, por lo que no cuenta realmente. [Elialia]

—Ya veo. [Ryôma]

Ryôma, que era un caso perdido de más de cuarenta años en lo que respecta a interacciones sociales, no sabía técnicas en el arte de hablar. Tras cambiar el tema a la fuerza, no tenía nada que añadir, y el silencio reinó en el aire una vez más.

Se rompió el silencio sólo cuando Reinhart regresó después de terminar su discusión con los demás sobre los guardias y los planes para mañana

—Te esforzaste bastante hoy, Elia. Esta vez nos quedaremos en una posada, así que asegúrate de tomar un buen descanso. [Reinhart]

—Sí, padre. [Elialia]

—Ryôma-kun. Perdona, pero no pudimos conseguirte una habitación, así que tendrás que quedarte con los sirvientes. [Reinhart]

—Con eso me basta y me sobra. [Ryôma]

—La habitación es grande, pero Sebasu fue quien se encargó del papeleo, así que deberías poder quedarte en la misma habitación que Zeff y los otros. Creo que te será más fácil si te quedas con alguien que conoces. [Reinhart]

—Gracias. [Ryôma]

Sebasu regresó al cabo de un raro, y todos se fueron a sus respectivas habitaciones.

 

«Habitación del Duque».

Mientras los cuatro miembros de la familia Jamil se acomodaban en una esquina de su habitación, Reinhart de pronto le hizo una pregunta a Elialia.

—Elia. ¿De qué estaban hablando con Ryôma-kun en el vestíbulo? La atmósfera se veía bastante incómoda. [Reinhart]

Cuando Elialia escuchó la pregunta, se estremeció con un saltito.

—A-a decir verdad… Toqué accidentalmente el pasado de Ryôma. [Elialia]

—¿De veras? [Reinhart]

—Sí. Ryôma parecía estar bien a pesar de haber estado en el carruaje por tanto tiempo, así que pensé que estaba acostumbrado, pero resulta que para él era también la primera vez. El caso es que nunca ha montado uno antes, pero ha ido junto a uno mientras tiraba de un carruaje… [Elialia]

—Ya veo… Pero parece que a él no le molestó. No se veía incómodo cuando habló de eso, así que tú tampoco deberías de preocuparte, Elia. [Reinhart]

—Sólo diviértete. ¿No lo andabas arrastrando por doquier hasta llegar a la posada? Simplemente sigue con eso. [Elize]

Cuando escuchó a su madre decir eso, la cara de Elialia se tornó roja.

—Um, eso… Es muy embarazoso, ahora que lo pienso… Estaba muy emocionada. [Elialia]

—Ciertamente lo estabas. [Elize]

—Uu… [Elialia]

—Ja, ja. Es bueno estar alegre. Sigues siendo una niña, Elia, así que está bien divertirse. Pero, recuerda, no puedes descuidarte. Si actúas así, acabarás siendo un blanco fácil para rufianes. Asegúrate de estar más atenta a tu entorno. [Reinbach]

—Sí… [Elialia]

—De todos modos, deberías ir a tomar un baño y tomarte el día. Partiremos mañana y acamparemos de nuevo, así que asegúrate de aprovechar al máximo esta noche. [Reinhart]

—Está bien. Buenos noches, madre, padre, abuelo. [Elialia]

Al decir eso, Elialia salió de la habitación.

Tras confirmar que ella efectivamente se había ido, los otros tres miembros de la familia Jamil y Sebasu pasaron a otro tema.

—Hmm… ¿Qué piensan de Ryôma-kun? [Reinbach]

—Le dije a Elialia que no hay de qué preocuparse, pero honestamente hay mucho de lo que preocuparse. [Reinhart]

—Pero no es mal chico. Además, si realmente tuviese algo entre manos, él actuaría de forma más normal. [Elize]

—Concuerdo, pero aun así me hace preguntar… ¿Qué clase de vida tienes que pasar para terminar así? Él dijo que usó un slime venenoso para matar a los bandidos, pero no creo que eso sea todo, El propio Ryôma-kun es indudablemente fuerte. El hecho de que pudiera proteger fácilmente a Elia mientras era arrastrado por ella lo prueba. [Reinbach]

—Aun si dejamos de lado el hecho de que esos rufianes eran aficionados que ni siquiera podían notar que estábamos preparados para ellos, no se puede negar las hazañas de Ryôma-sama. Verdaderamente nos hizo la vida más fácil. [Sebasu]

—Ciertamente. [Reinbach]

Diciendo eso, bajó la mirada hacia su mano derecha. De sus mangas se asomaba la pequeña cabeza de una serpiente. Esta se deslizó sobre la palma de su mano y se asomó por el espacio entre su dedo índice y el dedo medio, mientras la acariciaba con el pulgar.

Esa serpiente era un monstruo de rango B conocido como Serpiente Asesina. Era pequeña, pero se movía con rapidez y siempre tenía cautela de su entorno. Reinbach la había estado usando para monitorear a los rufianes mientras Elia caminaba por la calle.

Aún si Ryôma no hubiera hecho nada, Elialia nunca habría estado en peligro realmente.

—Si es tan habilidoso a pesar de ser tan joven, entonces… ¿será que…? [Reinhart]

—Mejor no nos preocupemos de eso por el momento. Dejémoslo tranquilo. Sólo debemos mantenerle un ojo encima. [Reinbach]

—Eso es cierto… Pero es bastante triste verlo apenas reaccionar pese a que ha llegado a una ciudad. [Elize]

—En efecto. Aunque no tiene que ser tan evidente como con Elia, pero los niños deberían entusiasmarse más con cosas así. [Reinhart]

—La multitud no lo dejó perplejo. Los miró como si estuviera viendo una roca a la orilla del camino. [Reinbach]

La observación de Reinbach no era errónea, pero sí lo fue su interpretación del porqué Ryôma estaba haciendo esa cara. Él miraba a la multitud sin expresión alguna, pero sólo porque venía de Tokio, que siempre estaba repleto de gente.

Naturalmente, alguien acostumbrado a mayores congregaciones no se sorprendería al encontrarse con una multitud más pequeña. No se pudo evitar que sus ojos fueran completamente inexpresivos. Desafortunadamente, estas personas terminaron interpretando su expresión como la de una persona sin alma.

—Qué tristeza ver a un joven tan talentoso con los ojos de un muerto…

En ese día, los malentendidos innecesarios con respecto a Ryôma aumentaron.

 

«Habitación de los sirvientes».

Ryôma fue llevado por Sebasu a la habitación en la que se alojaría.

—Con permiso. [Sebasu]

—Disculpen las molestias. [Ryôma]

Cuando Ryôma entró en la habitación, vio a Jill, Zeff, Camil y Hyuzu ya dentro de ella. La habitación era sencilla, con camas y 6 mesas una junto a la otra.

—¡Has venido! [Jill]

—Buen trabajo. [Zeff]

—Será por una noche, pero llevémonos bien. [Camil]

—La cama de allá está libre. [Hyuzu]

—Gracias por recibirme. {Ryôma}

Después de saludarse, los cinco comenzaron a charlar. Sin embargo, Ryôma estuvo en su mayoría respondiendo preguntas.

—A propósito, ¿qué sueles hacer? [Hyuzu]

—¿…? [Ryôma]

—En nuestro caso, tendemos a salir a comer y beber a más no poder, pero tú vivías en el bosque, ¿no? [Hyuzu]

—Ah… Por lo general, investigo sobre los slimes… o practico mi magia, o entreno mi cuerpo. [Ryôma]

—… ¿Eso es todo? [Hyuzu]

—Sí. [Ryôma]

—¿No es aburrido? [Hyuzu]

—La magia y la investigación son… divertidas. [Ryôma]

—¿Esa es tu idea de lo divertido? Pareces tener la aptitud para ser un erudito. [Camil]

—Esas cosas son imposibles para mí. [Hyuzu]

—Ahora que lo pienso, Ryôma-sama. Usted a veces suelta conocimientos avanzados o un discurso bien educado. ¿Estudió en algún lado? [Sebasu]

—Mi abuela me enseñó todo eso. Me educó tanto en temas académicos como… la manera en que debo comportarme. [Ryôma]

—Su abuela parece una persona maravillosa. [Sebasu]

—Ella puede hacer de todo… menos luchar. [Ryôma]

—Oh. Entonces ¿qué hay de tu abuelo?  [Hyuzu]

—Su total opuesto… Es alguien que no sabe hacer nada más que crear armas y luchar… pero es realmente amigable. Con el tema de las armas, incluso…, él puede crear armas de primera clase. Yo no he podido vencerlo… en ningún sentido. [Ryôma]

—¿Eh? ¿Sabes herrar? [Zeff]

—He ayudado antes, así que… mínimamente sé lo básico. Aunque no lo aprendí de la forma correcta… Y tampoco lo he hecho… en estos últimos tres años…, así que no me creo capaz de hacer algo decente al momento. [Ryôma]

—Bueno, es de intuir que no se podían encontrar materiales ni herramientas decentes en ese bosque. [Camil]

—Finalmente saliste del bosque después de todos estos años, así que deberías seguir adelante y comprar las cosas que necesitas. Si hay algo que quieras hacer, puedes dar un paseo hasta antes de la cena. [Hyuzu]

Al decírsele esto, Ryôma dijo—: Entonces, ¿les molestaría si les pregunto dónde queda la iglesia? [Ryôma]

—¿La iglesia? Desafortunadamente, ya estará cerrada a esta hora. [Camil]

—Hay mucha gente mala en esta ciudad, así que la suelen cerrar temprano. Aquí están las iglesias del dios de la creación y el dios de la luz. ¿Eres creyente de alguno de los dos? [Jill]

—Del dios de la creación. [Ryôma]

—Entonces perdona, pero hoy no podrás entrar. Si hubiese sido el dios de la luz, habrías podido entrar con un generoso soborno. [Jill]

—¿En serio? [Ryôma]

—La iglesia del dios de la luz es grande, pero también hay mucha gente sin escrúpulos entre ellos que haría cualquier cosa por una donación. [Hyuzu]

—Los dioses adorados son los mismos, así que no hay mucha diferencia en sus doctrinas. La mayoría de la gente simplemente escoge su iglesia basándose en la escala de esta y la personalidad de los seguidores. [Camil]

—Eso no lo sabía… Gracias. [Ryôma]

—No hay de qué. Pero… es extraño que preguntes dónde está la iglesia tan pronto como escuchaste que podías salir. ¿Eres tan devoto? [Camil]

—¿Eso es extraño? [Ryôma]

—… Yo también soy seguidor de la iglesia del dios de la creación, pero sólo voy una vez al mes. Rara vez asisto al culto. [Camil]

—Ryôma-kun, ¿ibas mucho a la iglesia antes de que empezar a vivir en el bosque? [Zeff]

—Una vez cuando nací… Sólo le recé al ídolo de piedra de mi casa… También tengo uno en la casa del bosque. Lo hice… con magia de tierra. [Ryôma]

—Entonces ¿qué tal si compra algunas piedras? Esta posada es bastante lujosa, así que debería poder pedir algunas piedras para hacer ídolos. [Sebasu]

Ryôma compró tres piedras de construcción de la posada tal y como Sebasu había sugerido. Sin embargo, las piedras que se podían comprar en la posada eran de muy alta calidad, de modo que costó una moneda de oro pequeña por cada una de las tres piezas.

Después de eso, regresó a la habitación y creó un ídolo al afeitar las rocas con magia de tierra.

Las estatuillas resultaron tan elaboradas que Camil quedó sorprendido. Ryôma pudo incluso ganar el sello de aprobación de Sebasu.

Por cierto, la razón por la que el trabajo de Ryôma era tan detallado es debido a que ya había conocido a los dioses en persona, así que tenía una buena idea de cómo eran. Además, tenía la habilidad Control de Maná, que le permitía controlar su magia de tierra con precisión, y previamente, en la Tierra, uno de sus pasatiempos era hacer figuritas, por lo que ya estaba acostumbrado a este tipo de trabajo.

Así pues, Ryôma esculpió las tres esculturas y, después de que Ryôma les rezara, llegó el momento de la cena. Cuando esta terminó, Ryôma dio por terminado el día y fue a prepararse para el viaje de mañana.


Anterior |Índice| Siguiente

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s